El gus­to por el de­ta­lle en una sa­la de ci­ne pre­mium. Por Car­los Vi­lle­gas

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - HT.

Atra­vés de los años en es­te hobby, pri­me­ro al frente de Av­fo­ro y des­pués es­cri­bien­do para HO­ME:TECH Ma­ga­zi­ne, he te­ni­do la for­tu­na de vi­si­tar sa­las de­di­ca­das ex­cep­cio­na­les, al­gu­nas di­se­ña­das ex pro­fe­so para mú­si­ca con sis­te­mas de au­dio de ver­da­de­ro ni­vel high end y otras, sa­las de ci­ne con gran­des pan­ta­llas y vi­deo­pro­yec­to­res Full HD, equi­pa­das con po­ten­tes equi­pos de am­pli­fi­ca­ción multicanal y sub­woo­fers con ca­pa­ci­dad de des­pla­zar gran­des vo­lú­me­nes de ai­re, ne­ce­sa­rios para im­pri­mir el rea­lis­mo ci­ne­ma­to­grá­fi­co a nues­tras pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas.

Con los ac­tua­les for­ma­tos fí­si­cos en al­ta re­so­lu­ción en Full HD o 4K, el strea­ming en HD y los sis­te­mas de TV pri­va­da, sean por ca­ble o sa­te­li­tal en HD, las ca­pa­ci­da­des de las sa­las de ci­ne de­di­ca­das se han ca­ta­pul­ta­do a ni­ve­les im­pen­sa­bles ha­ce po­cos años. Así, du­ran­te el se­gun­do día de la reunión de Av­fo­ro en Ve­ra­cruz, fui­mos in­vi­ta­dos por un au­dió­fi­lo lo­cal a co­no­cer su sa­la. Al lle­gar, nos en­con­tra­mos una sa­la de gran ta­ma­ño con tra­ta­mien­to acús­ti­co in­te­gral, es­té­ti­ca­men­te muy bien lo­gra­da y muy có­mo­da gra­cias a dos fi­las de bu­ta­cas pro­fe­sio­na­les fo­rra­das en piel ne­gra. La sa­la de 175 me­tros cú­bi­cos, es­tá equi­pa­da con elec­tró­ni­ca Mcin­tosh y bo­ci­nas Bo­wers & Wil­kins de ni­vel high end, lo que per­mi­te uti­li­zar la sa­la tan­to para ci­ne co­mo para mú­si­ca. El día de la reunión, en esta sa­la pro­ba­mos con éxi­to las bo­ci­nas de pi­so di­se­ña­das por Wi­zard Au­dio con am­pli­fi­ca­ción y pream­pli­fi­ca­ción de cla­se A de Pass Labs. La bue­na acús­ti­ca de la sa­la, ayu­dó con­si­de­ra­ble­men­te a los amigos que via­ja­ron al Puerto para co­no­cer el ver­da­de­ro alcance del sis­te­ma pro­ba­do. El di­se­ño y la cons­truc­ción com­ple­ta del pro­yec­to es­tu­vie­ron a car­go del Gru­po Cons­truc­tor GEDAMI, en­car­ga­do tam­bién del su­mi­nis­tro de los equi­pos, la ilu­mi­na­ción y el mo­bi­lia­rio de la sa­la.

Cuan­do us­ted en­tra a una sa­la de es­te ni­vel y ob­ser­va to­do el fron­tal del sis­te­ma con bo­ci­nas de la ga­ma 800 de Bo­wers & Wil­kins, es im­po­si­ble no que­dar atra­pa­do pri­me­ro, por la be­lle­za del con­jun­to y des­pués, por el es­pec­ta­cu­lar so­ni­do de las B&W 802 D2. Aun­que la se­rie 2 de Bo­wers fue re­cien­te­men­te re­em­pla­za­da por la se­rie 3, es in­dis­cu­ti­ble que se tra­ta de una bo­ci­na de pe­di­grí au­dió­fi­lo con un gran desem­pe­ño y que en con­jun­to con la enor­me bo­ci­na cen­tral de la mis­ma ga­ma, con­si­guen man­te­ner el mis­mo tono en la sa­la cuan­do por ejem­plo, los diá­lo­gos se re­pro­du­cen de un la­do al otro del fron­tal del sis­te­ma. Para las bo­ci­nas de su­rround, GEDAMI op­tó por bo­ci­nas fa­bri­ca­das por JBL y di­se­ña­das para su uso pro­fe­sio­nal en sa­las de ci­ne. En con­jun­to, con un enor­me sub­woo­fer am­pli­fi­ca­do de ma­ne­ra ex­ter­na (tam­bién de la ga­ma pro­fe­sio­nal para ci­ne) el sis­te­ma al­can­za ni­ve­les so­no­ros muy al­tos con un buen con­trol, lo que se con­si­gue gra­cias al tra­ta­mien­to acús­ti­co de la sa­la, el cual pre­sen­ta una co­rrec­ta re­la­ción entre ab­sor­ción y re­fle­xión, así co­mo por la ca­li­dad su­pe­rior del con­jun­to de bo­ci­nas.

Para ali­men­tar el set de sie­te bo­ci­nas, se se­lec­cio­nó un am­pli­fi­ca­dor multicanal de la pres­ti­gia­da fir­ma Mcin­tosh, el mo­de­lo MC8207 de 200 watts en ca­da uno de sus sie­te ca­na­les. Para ad­mi­nis­trar la po­ten­cia del Mcin­tosh, se eli­gió un pro­ce­sa­dor multicanal Ma­rantz AV8801 por sus múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de con­trol (11.2 ca­na­les). Co­mo fuen­tes del sis­te­ma, en­con­tra­mos un lec­tor uni­ver­sal de Ma­rantz UD7007 para la re­pro­duc­ción de pe­lí­cu­las, se­ries y con­cier­tos en for­ma­to blu­ray, más un ele­gan­te lec­tor Mcin­tosh MVP 871 para la au­di­ción de mú­si­ca en for­ma­tos SACD y CD. Las 802 se co­nec­tan al Mcin­tosh con ca­bles Out­put Terminator de MIT (Mu­sic In­ter­fa­ce Tech­no­lo­gies) pre­pa­ra­dos para bi­ca­blea­do.

Co­mo po­drá ob­ser­var en las fo­to­gra­fías, la imagen con­se­gui­da en esta sa­la es de gran ca­li­dad, al­go sor­pren­den­te con­si­de­ran­do que el vi­deo­pro­yec­tor ele­gi­do, un Benq DLP W7000 es ca­paz de des­ple­gar imá­ge­nes úni­ca­men­te a una re­so­lu­ción de 1080p. La ca­pa­ci­dad de re­fle­xión de la pan­ta­lla de 130”, la dis­tan­cia a la que es­tá ubi­ca­do el VP de és­ta y la dis­tan­cia de vi­sión en las dos fi­las de bu­ta­cas es tal, que la imagen con­se­gui­da da la im­pre­sión de te­ner una re­so­lu­ción su­pe­rior.

El día que hi­ci­mos la se­sión fo­to­grá­fi­ca, pro­ba­mos con di­fe­ren­tes pe­lí­cu­las que in­clu­yen vi­deo de re­fe­ren­cia y pis­tas de au­dio sin com­pre­sión, así co­mo con gra­ba­cio­nes he­chas con el DVR de Sky de la sa­la. El blu­ray de John Wick 2, es una pe­lí­cu­la de re­fe­ren­cia, ideal para pro­bar sis­te­mas de ci­ne en ca­sa, de­bi­do a que con­tie­ne es­ce­nas de ac­ción es­pe­luz­nan­tes a lo lar­go de la tra­ma, to­das ellas con una gran ca­li­dad de vi­deo y en es­pe­cial, con una pis­ta de au­dio sin com­pre­sión sor­pren­den­te que en esta sa­la, en con­jun­to con el sis­te­ma B&W / JBL, ge­ne­ran una ex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es­pec­ta­cu­lar, su­pe­rior al so­ni­do lo­gra­do en la ma­yo­ría de las sa­las co­mer­cia­les de nues­tro país. Al pro­bar el DVR de Sky en HD, pu­di­mos dis­fru­tar de nue­vo del en­cuen­tro entre los Pa­trio­tas de Nue­va In­gla­te­rra con­tra los Hal­co­nes de Atlan­ta, y en es­pe­cial del es­pec­tácu­lo de me­dio tiem­po a car­go de Lady Ga­ga. La ca­li­dad del au­dio y del vi­deo es ex­ce­len­te y con ello, se ele­va la ex­pe­rien­cia de ver un par­ti­do de Su­per Bowl en ca­sa, a ni­ve­les de ca­li­dad que ha­bi­tual­men­te sólo se ob­tie­ne en al­gu­nos ba­res y clu­bes pri­va­dos de alto per­fil.

La per­so­na­li­dad del pro­pie­ta­rio y su gus­to por el de­ta­lle es­tá re­fle­ja­da en to­dos los rin­co­nes de esta sa­la, con aca­ba­dos so­brios y ele­gan­tes así co­mo una de­co­ra­ción a ba­se de al­gu­nos car­te­les ci­ne­ma­to­grá­fi­cos co­lo­ca­dos en las pa­re­des la­te­ra­les. En es­pe­cial, al en­trar a la sa­la in­me­dia­ta­men­te so­bre­sa­le la es­cul­tu­ra de “Dro­gon”, el mí­ti­co dra­gón en cu­yo lo­mo vue­la Dae­nerys Tar­gar­yen en su lu­cha por re­cu­pe­rar el trono de hie­rro en la se­rie de TV “Ga­me of Th­ro­nes”. Con una sa­la de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, es­tá por de­más co­men­tar que el si­tio se ha con­ver­ti­do in­me­dia­ta­men­te, en el lu­gar de reunión pre­fe­ri­do de la familia así co­mo de los amigos más cer­ca­nos para ver pe­lí­cu­las y even­tos de­por­ti­vos. Nues­tro agra­de­ci­mien­to al pro­pie­ta­rio por las fa­ci­li­da­des otor­ga­das para la rea­li­za­ción de esta co­lum­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.