T+A: Au­dio high end sin lí­mi­tes

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por An­to­nio Le­go­rre­ta

Con más de cua­tro dé­ca­das en el mer­ca­do ale­mán, T+A der Elec­tro­akus­tik re­pre­sen­ta la Teo­ría y Apli­ca­ción a fa­vor de la má­xi­ma ex­pe­rien­cia de au­dio. Así lo prue­ban la se­lec­ción de ele­men­tos co­mo ca­pa­ci­to­res, re­sis­ten­cias, tran­sis­to­res, cir­cui­tos in­te­gra­dos y, cla­ro, el di­se­ño del dis­play y cha­sis de sus equi­pos; to­do cru­cial para el de­sen­vol­vi­mien­to del so­ni­do high end.

Mi pa­dre na­ció en 1910. A pe­sar de ha­ber te­ni­do sólo la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar has­ta ter­cer gra­do de pri­ma­ria y que a los sie­te años lo co­rrie­ran de ca­sa por ro­bar­se un bo­li­llo y em­pe­za­ra a tra­ba­jar en la com­pa­ñía de Luz y Fuer­za co­mo ba­rren­de­ro, es­tu­dió de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta por co­rres­pon­den­cia en Es­ta­dos Uni­dos, al­can­zan­do un ni­vel me­dio su­pe­rior en su for­ma­ción edu­ca­ti­va. In­tere­san­tes eran sus na­rra­cio­nes so­bre tec­no­lo­gía apli­ca­da -en muy alto vol­ta­je- y la épi­ca ca­li­dad que al­gu­nas co­sas u ob­je­tos, pro­ve­nien­tes de tie­rras le­ja­nas y no tan le­ja­nas, te­nía en su ha­ber.

Afi­cio­na­do a la car­pin­te­ría, te­nía he­rra­mien­ta de ma­nu­fac­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na y que, por des­gra­cia, mi familia desechó de ma­ne­ra in­fa­me a su muer­te. Pe­ro bueno, una de esas co­sas que eran de su or­gu­llo per­so­nal era su cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca ré­flex Voigtlan­der, la cual con­ser­vo en la ac­tua­li­dad. Los aca­ba­dos del cuer­po de la cá­ma­ra, sus len­tes Karl Zeiss, la pre­ci­sión y so­ni­do que pro­du­ce el ob­tu­ra­dor y su ca­li­dad fo­to­grá­fi­ca, a más de 52 años de su fa­bri­ca­ción, aún me ma­ra­vi­llan. Lo que se de­no­mi­na Sta­te of the art -o el ar­te-ob­je­to- es­tá re­pre­sen­ta­do en esta cá­ma­ra. Mu­chos años pos­te­rio­res a ello me hi­ce de una tor­na­me­sa Tho­rens TD-125MKII con bra­zo SME 3009 y fo­no­cap­tor Su­mi­ko Black­bird que si­guen, y se­gui­rán fun­cio­nan­do para brin­dar ho­ras de es­par­ci­mien­to, entretenimiento, pla­cer, re­man­so de re­po­so -e in­clu­so exal­ta­ción en mu­chas de las ve­ces-, a po­co más de 44 años de su fa­bri­ca­ción. De ma­ne­ra que, no ca­be la me­nor du­da: los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos en Ale­ma­nia (Federal, en ese en­ton­ces) son ca­si para siem­pre o por lo me­nos me ha to­ca­do ates­ti­guar­lo te­nién­do­les en per­fec­to uso por mí­ni­mo un lus­tro.

Les com­par­to es­to co­mo preám­bu­lo al por qué y có­mo ma­ne­jar una mar­ca de au­dio ve­ni­da de tie­rra teu­to­na. A ello iré en bre­ve no sin an­tes re­fle­xio­nar en que, jus­ta­men­te, co­mer­cia­li­zar una mar­ca y re­pre­sen­tar­la de­bi­da­men­te en nues­tro mer­ca­do no es una ta­rea fá­cil. De en­tra­da, no se tra­ta de co­lec­cio­nar mar­cas para ni si­quie­ra te­ner el per­so­nal con los co­no­ci­mien­tos so­bre és­tas o la he­rra­mien­ta para dar el ser­vi­cio y so­por­te que per­mi­ta re­pre­sen­tar­las con dig­ni­dad en nues­tro te­rri­to­rio, Me­xi­co. Es un com­pro­mi­so gran­de ha­cer, de­bi­da­men­te, la­bo­res co­mo pro­mo­ción, so­por­te, ex­hi­bi­ción para su de­mos­tra­ción y, so­bre to­do, po­seer am­plio co­no­ci­mien­to para dar esa tran­qui­li­dad, paz en la men­te de quien lo com­pra, con­su­me.

Así pues, ha­ble­mos de una re­fe­ren­cia en la dis­tri­bu­ción de au­dio de al­tos vue­los en nues­tro país, me re­fie­ro a Hi Fi Group en­ca­be­za­da por Ber­nar­do Stock­der. Su em­pre­sa ha si­do mi com­pe­ten­cia, mi clien­te, un ejem­plo a se­guir, un re­to e, in­clu­so per­so­nal­men­te, una ex­pe­rien­cia, un apo­yo y so­por­te en los mo­men­tos más com­pli­ca­dos de mi vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Ber­nar­do ha con­si­de­ra­do traer co­sas dis­tin­tas, di­fe­ren­tes a lo co­mer­cial en la in­dus­tria del au­dio y ele­gir T+A no es la ex­cep­ción. ¿Qué es? ¿Qué con­cep­to ma­ne­ja? ¿Cuál es el fac­tor di­fe­ren­cial que tie­ne la mar­ca en sí y sus pro­duc­tos? Aho­ra lo res­pon­de­re­mos.

Un po­co de his­to­ria

T+A es una em­pre­sa con más de 40 años en el mer­ca­do ale­mán. (Co­mo da­to de tri­via, hay más de 300 mar­cas re­gio­na­les ale­ma­nas de au­dio, ¡na­da más! Y yo que me ufa­na­ba de co­no­cer una vein­te­na o trein­te­na, es­toy más que fri­to en es­to). T+A der Elec­tro­akus­tik fue fun­da­da en 1978 por Sieg­fried Amft, el nom­bre de he­cho re­pre­sen­ta lo que es Theo­rie und An­wen­dung o sea, Teo­ría y Apli­ca­ción (cosa que qui­sie­ra ver más fre­cuen­te­men­te y no más mer­ca­do ma­si­vo + pro­duc­to ba­ra­to = ven­tas). La se­lec­ción de ele­men­tos co­mo ca­pa­ci­to­res, re­sis­ten­cias, tran­sis­to­res, cir­cui­tos in­te­gra­dos, el co­lor de los seg­men­tos en el dis­play o esa per­so­na­li­za­ción en los aca­ba­dos del cha­sis, son cru­cia­les para el me­jor so­ni­do y ex­pe­rien­cia para el usua­rio fi­nal. Sien­do jo­ven Sieg­fried, en la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Han­no­ver, es­cu­chó al­gu­nas de las con­fe­ren­cias de Fritz Senn­hei­ser so­bre elec­tro­acús­ti­ca y que­dó pren­da­do de la es­pe­cia­li­dad y, co­mo mu­chos en la in­dus­tria del au­dio, co­men­zó sus pri­me­ros di­se­ños de al­ta­vo­ces y elec­tró­ni­ca en la es­cue­la para ven­der­los entre los com­pa­ñe­ros, aun­que sin di­ne­ro para sol­ven­tar­lo to­do. Her­ford es la ciu­dad al es­te de Westp­ha­lia en Ale­ma­nia, don­de vio na­cer y fun­dar­se la com­pa­ñía y, des­de 1988, tie­ne su pro­pio edi­fi­cio y plan­ta con más de 6000 me­tros cua­dra­dos en áreas de pro­duc­ción y ad­mi­nis­tra­cion. Al prin­ci­pio de los años ochen­ta se di­se­ña­ron las pri­me­ras lí­neas de al­ta­vo­ces y, con la ad­he­sión del es­tu­dian­te -ac­tual­men­te fí­si­co y je­fe de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo-, Lot­har Wie­mann, se di­se­ña­ron las pri­me­ras lí­neas de elec­tró­ni­ca y de al­ta­vo­ces ac­ti­vos, un con­cep­to que hoy po­de­mos ob­ser­var co­mún­men­te en mo­ni­to­res ac­ti­vos, desa­rro­lla­dos ha­ce po­co más de ¡40 años! T+A ha si­do nom­bra­da tres ve­ces la mar­ca del año en Ale­ma­nia, entre 2010 y 2014 y co­mo mar­ca ale­ma­na ha ga­na­do mu­chos re­co­no­ci­mien­tos a lo lar­go de los años.

Aun­que T+A ha desa­rro­lla­do al­ta­vo­ces des­de sus ini­cios y desa­rro­lla­do di­ver­sos ti­pos, di­se­ños y ni­ve­les de pre­cio, Ber­nar­do me ex­pli­có que se en­fo­ca­rá en la elec­tró­ni­ca pues al te­ner Ma­gi­co co­mo mar­ca de al­ta­vo­ces lí­der con Avar­gar­de, su ofer­ta de al­ta­vo­ces es­tá cu­bier­ta pues Ma­gi­co es un al­ta­voz con de­ta­lle, pre­sen­cia, ba­lan­ce que, ubi­ca­do ade­cua­da­men­te, en­tre­ga una imagen so­no­ra im­pre­sio­nan­te, su pre­sen­ta­ción del es­ce­na­rio y la fle­xi­bi­li­dad en el ma­ne­jo de dis­tin­tos gé­ne­ros mu­si­ca­les me im­pre­sio­nó gra­ta­men­te cuan­do la au­di­cio­na­mos en si­ner­gia, T+A y Ma­gi­co.

Sus va­lo­res y re­fe­ren­cias

El desa­rro­llo de elec­tró­ni­ca es to­do un re­to pues para una em­pre­sa que no ven­de pro­duc­tos de ma­ne­ra ma­si­va, los re­cur­sos para in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo son pre­cia­dos. Hay mu­chos fa­bri­can­tes de bo­ci­nas y al­ta­vo­ces, es­te mer­ca­do po­dría ser muy com­pe­ti­do en un mo­men­to da­do. La elec­tró­ni­ca es otra cosa y más a ese ni­vel, pues se re­quie­re de mu­cha ex­pe­rien­cia en di­se­ño y co­no­ci­mien­tos para ele­var la ca­li­dad a ni­ve­les ar­te-ob­je­to, así co­mo con­tar con los re­cur­sos eco­nó­mi­cos para desa­rro­llar el pro­duc­to fi­nal. Evi­den­te­men­te no son pro­duc­tos de ba­jo pre­cio pues par­te de la fi­lo­so­fía T+A es no sa­cri­fi­car la ca­li­dad del pro­duc­to en nom­bre de la eco­no­mía o pro­du­cir­lo en paí­ses co­mo China para ba­jar cos­tos. La mano de obra ale­ma­na es le­gen­da­ria y se per­ci­be de inmediato en la ope­ra­ción de los equi­pos: sua­vi­dad, pre­ci­sión, so­li­dez, pe­so y ro­bus­tez, al mis­mo tiem­po. Se pre­cia una ma­qui­na­ria, per­dón, elec­tró­ni­ca de pre­ci­sión a to­das lu­ces.

El fac­tor du­ra­bi­li­dad es­tá ple­na­men­te cu­bier­to pues se es­pe­ra que es­tos equi­pos fun­cio­nen entre 10 a 20 años; aquí es im­por­tan­te men­cio­nar a Herr Amft, quien aún re­pa­ra equi­pos con eda­des de más de 30 años y cuen­ta con un stock de par­tes ase­gu­ra­do para que al ad­qui­rir un pro­duc­to T+A sea una in­ver­sión a lar­go pla­zo, in­du­da­ble­men­te. Hoy la ten­den­cia del mer­ca­do son los DAC’S (con­ver­ti­do­res di­gi­tal/analó­gi­co), los strea­mers o re­pro­duc­to­res de me­dios di­gi­ta­les y los am­pli­fi­ca­do­res Cla­se D, pe­ro entre las lí­neas de T+A en­con­tra­mos en la Se­rie V am­pli­fi­ca­do­res y re­pro­duc­to­res con vál­vu­las al va­cio -o bul­bos- y en la Se­rie R una tor­na­me­sa de High End; cier­ta­men­te en el te­ma bul­bos, la ca­li­dad no es con­sis­ten­te (bul­bos ru­sos, chi­nos, NOS o new-old stock o pro­duc­to vie­jo no usa­do en al­ma­cén, y ¡muy cos­to­sos!); la úni­ca in­dus­tria en la mú­si­ca que aún da re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en ven­tas y cre­ci­mien­to anual es la del vinyl y T+A no ha ig­no­ra­do es­tas tec­no­lo­gías que el usua­rio pro­me­dio no entiende y no quie­re preo­cu­par­se en es­tar ajus­tan­do pe­rió­di­ca­men­te para ob­te­ner el desem­pe­ño desea­do. Ber­nar­do se ha preo­cu­pa­do por ma­ne­jar en T+A la se­rie al­ta que es la HV y al­gu­nos de los pro­duc­tos de la se­rie R co­mo es­tan­dar­tes, ase­qui­bles con re­pre­sen­tan­tes di­fe­ren­tes y de ni­vel su­pe­rior para el con­su­mi­dor exi­gen­te en Mé­xi­co que desea un pro­duc­to ex­clu­si­vo, de muy alto desem­pe­ño y con­fia­bi­li­dad, a to­das lu­ces en su ope­ra­ción y so­ni­do so­bre­sa­lien­te in­du­da­ble­men­te.

La se­rie HV o de al­ta vol­ta­je es el ejem­plo per­fec­to en T+A pues ofre­ce has­ta un ran­go de 50W en cla­se A, lo cual es po­si­ble por­que ca­da am­pli­fi­ca­dor en­tre­ga mas de 500W por ca­nal. Pa­rá­me­tros co­mo dis­tor­sión, re­la­ción se­ñal a rui­do no son so­lo me­di­cio­nes, pues to­dos es­tos son en su­ma, la com­bi­na­ción de fac­to­res para ob­te­ner el me­jor desem­pe­ño po­si­ble.

Se­rie R

La se­rie R es una de las más vie­jas y cier­ta­men­te im­por­tan­tes de es­te gru­po. Pre­sen­ta­da en 1992 fue con­vin­cen­te su di­se­ño in­dus­trial, tec­no­lo­gía apli­ca­da y la in­no­va­ción cuan­do así lo ame­ri­tó. Lí­neas del­ga­das o ro­bus­tas, una apa­rien­cia so­fis­ti­ca­da, tac­to sua­ve, po­cos bo­to­nes, al­ta fun­cio­na­li­dad y, so­bre to­do, un gran so­ni­do. Tres ele­men­tos la com­po­nen esen­cial­men­te: un am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do, re­pro­duc­tor de me­dios análo­gos y di­gi­ta­les y una tor­na­me­sa. Aun­que esta se­rie es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más pe­que­ña, es im­pre­sio­nan­te. Las eta­pas de am­pli­fi­ca­ción son dis­cre­tas, es de­cir, com­po­nen­tes in­di­vi­dua­les, no cir­cui­tos in­te­gra­dos, para ob­te­ner li­nea­li­dad, am­plia res­pues­ta de fre­cuen­cia al igual que res­pues­ta en tran­si­to­rios so­bre­sa­lien­te, eta­pas de sa­li­das con­sis­ten­tes, ca­pa­ces de en­tre­gar su­fi­cien­te po­ten­cia para ob­te­ner un alto ran­go di­ná­mi­co co­rres­pon­dien­te con la fuen­te de se­ñal apli­ca­da, es­ta­ble con la im­pe­dan­cia de car­ga co­nec­ta­da.

Alu­mi­nio es el ele­men­to ele­gi­do para la cons­truc­ción del cha­sis, es­ta­ble, mo­no­lí­ti­co con di­si­pa­ción de ca­lor ga­ran­ti­za­da para man­te­ner un fun­cio­na­mien­to es­ta­ble en to­das las eta­pas, así co­mo la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les dia­mag­né­ti­cos que eli­mi­nan el pro­ble­ma de rui­do por in­duc­ción mag­né­ti­ca -que afec­ta ad­ver­sa­men­te la ca­li­dad del so­ni­do- y fuen­tes de ali­men­ta­ción de al­ta efi­cien­cia que brin­den la co­rrien­te ne­ce­sa­ria. Los cir­cui­tos son si­mé­tri­cos, con en­tra­das ba­lan­cea­das y no ba­lan­cea­das para aco­mo­dar múl­ti­ples fa­ci­li­da­des de in­ter­co­ne­xión. El re­pro­duc­tor de me­dios pue­de re­pro­du­cir ar­chi­vos mu­si­ca­les DSD 512, ¡es in­creí­ble! Los ar­chi­vos DSD que he visto son 64 y 128, pe­ro es­to va a re­so­lu­cio­nes en gra­ba­ción de ¡más del do­ble! In­du­da­ble­men­te el equi­po es­tá pen­sa­do a fu­tu­ro. Así mis­mo, em­plea un con­ver­ti­dor DAC de 384kbps, es de­cir, del cuá­dru­ple de re­so­lu­cio­nes nor­mal­men­te ofre­ci­das en lo co­mer­cial a 96 o 192kbps, e in­clu­ye un sin­to­ni­zar de FM y de HD ra­dio, strea­ming vía Blue­tooth, in­ter­net ra­dio e in­ter­co­nec­ti­vi­dad con ser­vi­cios de nu­be. Una cosa acla­ra T+A: es­te dis­po­si­ti­vo no es una compu­tado­ra sino un dis­po­si­ti­vo de au­dio de pri­me­ra cla­se. La tor­na­me­sa es de man­do por banda, mo­tor sin­cró­ni­co con un DSP para con­tro­lar la ve­lo­ci­dad, pla­to de 3.8kg con ta­pe­te de hu­le y si­li­cón, con un ran­go de ulu­la­ción y fluc­tua­ción de +/- 0.02%. El bra­zo se pue­de so­li­ci­tar con ver­sio­nes ela­bo­ra­das por Re­ga o Clea­rau­dio, o sin bra­zo o fo­no­cap­tor para el que quie­ra ele­gir. Las ver­sio­nes de ma­yor ta­ma­ño sólo di­fie­ren en sa­li­da de po­ten­cia, 300W a 2 Ohms en el PA200R y 560W en el PA2500R (si le­yó bien, ¡es­ta­ble a 2 Ohms de im­pe­dan­cia de car­ga!)

Se­rie HV

Esta se­rie es la cul­mi­na­ción de lo­gros e in­ves­ti­ga­ción por más de 30 años en el di­se­ño de am­pli­fi­ca­do­res a es­ta­do só­li­do y bul­bos, lo­gran­do el po­si­cio­na­mien­to de T+A co­mo mar­ca High End en Ale­ma­nia. Crea­da en el año 2013, esta se­rie in­cor­po­ra ven­ta­jas téc­ni­cas de una y otra tec­no­lo­gía, evi­tan­do las des­ven­ta­jas in­he­ren­tes a los bul­bos. HV -o Alto Vol­ta­je- es uti­li­za­do en to­das las eta­pas de am­pli­fi­ca­ción de esta se­rie, ase­gu­ran­do de esta ma­ne­ra un desem­pe­ño uni­for­me y so­bre­sa­lien­te en la ca­li­dad de so­ni­do.

Esta se­rie es­tá com­pues­ta por com­po­nen­tes co­mo pream­pli­fi­ca­do­res, am­pli­fi­ca­do­res de po­der, am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do, re­pro­duc­tor de me­dios y una fuen­te de po­der, to­dos a dos ca­na­les. Y co­mo di­je­ra Don Pe­dro “Ma­go” Sep­tien, la frial­dad de los nú­me­ros, son im­pre­sio­nan­tes. Por ejem­plo, la res­pues­ta de fre­cuen­cia del pream­pli­fi­ca­dor es de 0.5Hz a 300khz, to­dos los am­pli­fi­ca­do­res de po­der y am­pli­fi­ca­do­res in­te­gra­dos es­tán es­pe­ci­fi­ca­dos co­mo en las an­te­rio­res nor­mas DIN, pri­me­ra­men­te a 4 Ohms, 500W por ca­nal así que ¡por po­ten­cia de sa­li­da no pa­ran!, su re­ser­va en ca­pa­ci­to­res es de 120,000μf. La re­la­ción se­ñal a rui­do es de 105/110db, la dis­tor­sión ar­mó­ni­ca to­tal es de 0.001%; y el re­pro­duc­tor de me­dios no se que­da atrás, 4 DACS de 32 bits en con­fi­gu­ra­ción Sig­ma Del­ta por ca­nal.

Y eso no es to­do. Los ter­mi­na­dos o aca­ba­dos es­tán­dar en el cha­sis son en la­ca pla­tea­da 47 o la­ca ti­ta­nio 64 con los di­si­pa­do­res en ne­gro 42, re­sis­ten­tes a los ara­ña­zos… o si lo pre­fie­re, pue­de so­li­ci­tar un aca­ba­do de su pre­fe­ren­cia e in­clu­so au­to­mo­triz. El cha­sis in­te­rior no es la ex­cep­ción y se man­tie­ne una ex­tre­ma ri­gi­dez con pla­cas grue­sas de alu­mi­nio só­li­do ator­ni­lla­das entre sí; otras pla­cas por su gro­sor con­tie­nen la cir­cui­te­ría a ma­ne­ra de cá­ma­ras se­lla­das. Otros be­ne­fi­cios de esta cons­truc­ción son el em­pleo de ma­te­ria­les no mag­né­ti­cos que no de­gra­den el so­ni­do, blin­da­je en cir­cui­tos y di­si­pa­ción de ca­lor ge­ne­ro­sa. Fi­nal­men­te se apli­ca una la­ca es­pe­cial en el alu­mi­nio para que to­dos los com­po­nen­tes luz­can igual en to­na­li­dad.

Tec­no­lo­gía apli­ca­da en la se­rie HV

Cuan­do se ha­bla de fuen­tes de ali­men­ta­ción in­de­pen­dien­tes, en T+A el con­cep­to to­ma otro gi­ro. En los pream­pli­fi­ca­do­res y re­pro­duc­to­res de me­dios, hay una fuen­te se­pa­ra­da para los cir­cui­tos di­gi­ta­les y otra para los análo­gos, con to­do y ¡ca­bles de ali­men­ta­ción in­de­pen­dien­tes! Ade­más es­tá la al­ter­na­ti­va de una fuen­te de ali­men­ta­ción para am­pli­fi­ca­do­res de po­der e in­te­gra­do que tie­ne una re­ser­va en ca­pa­ci­to­res de 240,000μf así co­mo un trans­for­ma­dor to­roi­dal de 1200W, efec­tuan­do un en­cen­di­do sua­ve y la po­si­bi­li­dad de en­tre­gar una gran can­ti­dad de co­rrien­te a las eta­pas de sa­li­da del am­pli­fi­ca­dor, re­du­cien­do la in­ter­fe­ren­cia entre cir­cui­tos que pue­dan afec­tar la ca­li­dad de so­ni­do a fi­nal de cuen­tas.

En las eta­pas de po­ten­cia, los cir­cui­tos de ali­men­ta­ción y elec­tró­ni­ca que ma­ne­jan las se­ña­les es­tán se­pa­ra­dos uno de otro por una pla­ca de alu­mi­nio de 10mm; la sa­li­da de co­rrien­te es com­ple­ta­men­te si­mé­tri­ca em­plean­do MOSFETS y tran­sis­to­res de sa­li­da bi-po­la­res con “se­gui­mien­to tér­mi­co”, pues se mo­ni­to­rean sus pun­tos de ope­ra­ción de ma­ne­ra cons­tan­te sin im­por­tar la tem­pe­ra­tu­ra exis­ten­te, para ob­te­ner una al­ta ca­pa­ci­dad en co­rrien­te y so­ni­do con ca­li­dad de­fi­ni­ti­va­men­te au­dio­fi­la. El re­pro­duc­tor de me­dios es su­ma­men­te in­tere­san­te pues mi­ro una ten­den­cia en es­te ti­po de elec­tró­ni­cas don­de se reúne el re­pro­duc­tor de CD, strea­ming de ra­dio por in­ter­net, ser­vi­cios de nu­be co­mo Tidal, Blue­tooth (¡sue­na a que no es Blue­tooth!), HD Ra­dio, Ra­dio FM, y ade­más en­tra­das ex­tras para otras fuen­tes de se­ña­les di­gi­ta­les, es de­cir un DAC con en­tra­das di­gi­ta­les óp­ti­cas/coaxia­les SPDIF, AES/EBU, USB y eso no es to­do, pues cuen­ta con un con­ver­ti­dor para se­ña­les PCM y otro para DSD 256 y 512 (inau­di­to y li­mi­ta­do a la ins­ta­la­ción de un dri­ver en la compu­tado­ra y la dis­po­ni­bi­li­dad de ta­les ar­chi­vos, wow), cuen­ta con pro­ce­sa­mien­to up­sam­pling en 4 mo­da­li­da­des dis­tin­tas (FIR short, FIR long, Be­zier/iir y Be­zier). En con­clu­sión, se tra­ta de un cen­tro de entretenimiento de su­per-du­per alto desem­pe­ño.

Al res­pec­to de có­mo se es­cu­chan, les cuen­to. En la au­di­ción ho­nes­ta­men­te me per­dí en lo que es­cu­ché, un po­co de to­do, nue­vo y vie­jo, ma­te­rial co­no­ci­do y otro no tan­to, de gran con­cier­to e ín­ti­mo tam­bién. No pu­de re­sis­tir­me a na­da, era co­mo es­tar en una es­plen­di­da ce­na de­gus­tan­do di­ver­sos pla­ti­llos y no sa­cian­do mi ape­ti­to por es­cu­char más y más. Un ba­lan­ce ex­tra­or­di­na­rio con ese sen­ti­do del rit­mo e im­pac­to en don­de se re­qui­rie­ra, una de­fi­ni­ción de ran­go di­ná­mi­co co­rrec­to, de­ta­lle que en cier­tos mo­men­tos po­nía la piel de gallina. Emo­cio­nal, de­fi­ni­ti­va­men­te y al ma­ni­pu­lar los equi­pos se per­ci­be una su­ti­le­za en su ope­ra­ción que uno no para de ad­mi­rar sen­so­rial­men­te.

No ca­be du­da, T+A es el equi­po, el pro­duc­to, la máquina exac­ta en in­ge­nie­ría, desa­rro­llo y so­bre to­do, so­ni­do. Si pue­den, dén­se la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­la.

Por An­to­nio Le­go­rre­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.