Ha­ble­mos de se­gu­ri­dad en la in­fra­es­truc­tu­ra de la vi­vien­da.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ser­gio Gai­tán

Pue­de que no nos fi­je­mos pe­ro, lo que ha­ce­mos, co­mo lo ha­ce­mos y cuan­do lo ha­ce­mos tie­ne un im­pac­to di­rec­to en te­mas de se­gu­ri­dad. Al prin­ci­pio sólo para no­so­tros, des­pués para otros con­tra­tis­tas que tra­ba­jan al mis­mo tiem­po que no­so­tros y, por su­pues­to, para el si­tio don­de se ins­ta­la el pro­yec­to del clien­te, sea una ca­sa, es­cue­la, ofi­ci­na o si­tio de entretenimiento. Lo ma­lo es que nor­mal­men­te no te­ne­mos con­cien­cia de la im­por­tan­cia del te­ma se­gu­ri­dad (no es na­da ra­ro du­ran­te el pro­ce­so de ins­ta­la­ción es­cu­char en nues­tro equi­po de tra­ba­jo o en otros el clá­si­co, “¡no pa­sa na­da!”); las con­se­cuen­cias de un ac­ci­den­te pue­den ser gra­ves y po­de­mos asu­mir­las no­so­tros o de­jar si­tua­cio­nes de ries­go la­ten­te para nues­tros clien­tes.

El pri­mer pun­to que so­le­mos ignorar es nues­tra pro­pia se­gu­ri­dad; bas­ta re­cor­dar que para ob­te­ner las cer­ti­fi­ca­cio­nes más im­por­tan­tes en nues­tra in­dus­tria, CTS de AVI­XA, con­si­de­ra co­mo in­dis­pen­sa­bles los te­mas de se­gu­ri­dad, aun­que tu­vié­ra­mos co­rrec­tas to­das las pre­gun­tas so­bre as­pec­tos téc­ni­cos, de­bi­do a la dis­tri­bu­ción de áreas de co­no­ci­mien­to es ne­ce­sa­rio te­ner tam­bién co­rrec­tas las pre­gun­tas so­bre se­gu­ri­dad per­so­nal y en el si­tio de tra­ba­jo.

Se­gu­ri­dad al ha­cer la ins­ta­la­ción

Lo ideal se­ría que co­no­cié­ra­mos y nos ci­ñé­ra­mos a la NOM que es­ta­ble­ce as­pec­tos de se­gu­ri­dad en el si­tio de tra­ba­jo y de­fi­ne re­glas ta­les co­mo uso de es­ca­le­ras y an­da­mios, ali­men­ta­ción eléc­tri­ca en es­pa­cios de cons­truc­ción, uso de equi­po de pro­tec­ción per­so­nal, ni­vel má­xi­mo de ocu­pa­ción de ca­bles en tu­be­rías y mu­chas co­sas más. En su­ma, la fun­ción de la NOM es pro­te­ger la in­te­gri­dad de las per­so­nas du­ran­te los pro­ce­sos de ins­ta­la­ción y guiar­nos a tra­vés de las me­jo­res prác­ti­cas, tan­to para realizar ins­ta­la­cio­nes de ca­li­dad y du­ra­de­ras, que a su vez per­mi­tan el ser­vi­cio y man­te­ni­mien­to de las mis­mas con fa­ci­li­dad.

Y es cu­rio­so pe­ro es­tos te­mas son na­tu­ral­men­te im­por­tan­tes para mu­chas com­pa­ñías, al gra­do que nos obli­gan a par­ti­ci­par en cur­sos de se­gu­ri­dad en los que hay una eva­lua­ción que, en ca­so de no res­pe­tar las po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos, pue­den lle­gar a san­cio­nar­nos po­nien­do alto a nues­tro tra­ba­jo con las con­se­cuen­cias de ello para no­so­tros y nues­tra em­pre­sa. ¿Por qué en esos ca­sos sí se­gui­mos al pie de la le­tra las nor­mas, vién­do­las co­mo ex­cep­cio­nes y no la re­gla? ¿De plano ne­ce­si­ta­mos te­ner mie­do a las con­se­cuen­cias en vez de asu­mir bue­nas prác­ti­cas y fi­jar­las en nues­tras em­pre­sas?

Or­den y lim­pie­za en los ca­blea­dos

Es otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes en nues­tros pro­yec­tos, no sólo por­que se vean bien. Un ca­blea­do cui­da­do­so ayu­da a evi­tar pro­ble­mas con las se­ña­les y el desem­pe­ño de los equi­pos y, lo más im­por­tan­te, an­ti­ci­pa las ne­ce­si­da­des de ser­vi­cio. Des­afor­tu­na­da­men­te es co­mún que un sis­te­ma que se de­jó fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te y con un ca­blea­do en or­den, no se con­ser­ve co­mo era su es­ta­do ori­gi­nal por­que al dar ser­vi­cio los téc­ni­cos no fue­ron lo su­fi­cien­te­men­te cui­da­do­sos y, por de­cir lo me­nos, “de­ja­ron un ma­za­co­te”.

Cri­te­rios co­mo el ti­po de cin­chos a uti­li­zar (que de­ben ser de vel­cro y no de ny­lon, ni alam­bri­tos del pan Bim­bo) per­mi­ten el ser­vi­cio y cre­ci­mien­to del sis­te­ma, ade­más de ayu­dar a con­ser­var el ca­blea­do.

El em­pleo de un sis­te­ma de iden­ti­fi­ca­ción que ayu­de a ubi­car ca­da ca­ble en el rack, en ca­da in­ter­co­ne­xión de equi­pos y, por su­pues­to, que es­té re­gis­tra­do en una cé­du­la de ca­blea­do, es una invitación a con­ser­var un sis­te­ma en or­den por años y años, aun cuan­do se ten­gan ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to y cre­ci­mien­to.

Elec­tri­ci­dad

Sin du­da el pun­to que más ries­go re­pre­sen­ta en la in­fra­es­truc­tu­ra de la vi­vien­da es el ma­ne­jo de la ali­men­ta­ción eléc­tri­ca.

El te­ma es enor­me­men­te am­plio y abar­ca des­de el cui­da­do en el di­se­ño de la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca para el sis­te­ma AV has­ta cri­te­rios para el ma­ne­jo de tie­rras. Re­cuer­do el ca­so de un com­pa­ñe­ro de la in­dus­tria que siem­pre acom­pa­ña en su pro­pues­ta AV la rea­li­za­ción del pro­yec­to eléc­tri­co, la ra­zón es que en pro­yec­tos re­si­den­cia­les no siem­pre los elec­tri­cis­tas tie­nen los co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y el ape­go a nues­tras es­pe­ci­fi­ca­cio­nes y, usual­men­te, nos to­ca re­sol­ver te­mas eléc­tri­cos des­pués de mu­chas, mu­chí­si­mas ho­ras in­ver­ti­das para re­sol­ver des­de ano­ma­lías has­ta si­tua­cio­nes de ries­go, con el con­se­cuen­te des­gas­te en la re­la­ción con el clien­te. Por lo tan­to, si él no ha­ce la par­te eléc­tri­ca no lle­va a ca­bo el pro­yec­to.

Nor­mal­men­te en­tre­ga­mos una ta­bla de car­gas con el con­su­mo eléc­tri­co de los equi­pos que for­man el sis­te­ma, una bue­na prác­ti­ca es no ol­vi­dar las fuen­tes de ali­men­ta­ción que tam­bién for­man par­te de él y to­mar pre­cau­cio­nes co­mo cir­cui­tos en una mis­ma fa­se, pe­ro so­bre to­do que el pro­yec­to eléc­tri­co y el co­rres­pon­dien­te a sis­te­mas AV sean cui­da­do­sa­men­te in­te­gra­dos.

En la par­te eléc­tri­ca es­toy se­gu­ro que to­dos te­ne­mos his­to­rias de te­rror, al­gu­nas de ellas has­ta con ca­sos de alto ries­go pe­ro lo peor no es eso, sino que nos preo­cu­pa­mos por re­sol­ver­lo para ha­cer una en­tre­ga pro­fe­sio­nal del pro­yec­to, pe­ro ¿des­pués? Cuan­do el usua­rio ya ocu­pa sus es­pa­cios, sea una ofi­ci­na o una ca­sa, ¿po­de­mos te­ner la cer­te­za que no se pre­sen­ta­rá nin­gún pro­ble­ma? ¿Cuán­tos de no­so­tros te­ne­mos im­ple­men­ta­dos mé­to­dos de se­gui­mien­to y su­per­vi­sión al pro­yec­to eléc­tri­co, sa­be­mos es­pe­ci­fi­car sis­te­mas de tie­rras co­mu­nes o ais­la­das, po­de­mos de­mos­trar por me­dio de nues­tras bi­tá­co­ras de ser­vi­cio que la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca tu­vo cam­bios que afec­tan el desem­pe­ño del sis­te­ma y que una ano­ma­lía no es ge­ne­ra­da por el sis­te­ma mis­mo? ¿Cuán­tas ve­ces no­so­tros mis­mos o nues­tros equi­pos de tra­ba­jo he­mos re­ti­ra­do las pa­tas de tie­rra en una cla­vi­ja o ins­ta­la­do un flo­ta­dor? Hay mil de­ta­lles que po­de­mos pa­sar por alto o en los que po­de­mos in­fluir para que las co­sas que­den co­mo de­ben, pe­ro una cosa es se­gu­ra, un pro­yec­to en el que po­ne­mos aten­ción en to­dos los te­mas que re­pre­sen­tan se­gu­ri­dad para no­so­tros y el usua­rio tie­ne una me­jor opor­tu­ni­dad de tras­cen­der y nos de­ja­rá una con­cien­cia tran­qui­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.