Im­pre­so­ras 3D al ser­vi­cio del LED.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Na­ta­lia Pé­rez de la Fuen­te

¿Pue­des re­cor­dar aún có­mo fun­cio­na­ba la vi­da co­ti­dia­na cuan­do el plás­ti­co no se apo­de­ra­ba del mer­ca­do? Se­gu­ra­men­te en tu me­mo­ria es­ta­rá esa épo­ca en la que los re­fres­cos o la le­che se ven­dían en bo­te­lla de vi­drio; las va­ji­llas eran úni­ca y ex­clu­si­va­men­te de por­ce­la­na o al­gún ma­te­rial frá­gil y, si eras ni­ño, de­bías co­mer con mu­cho más cui­da­do para no rom­per­la; las lám­pa­ras o can­de­la­bros eran com­ple­ta­men­te de cris­tal. De lo an­te­rior que­dan sólo anéc­do­tas, ya que una vez da­do el pa­so a la era del plás­ti­co y au­na­do és­te a la tec­no­lo­gía, los re­sul­ta­dos son ca­si pro­duc­to de una pe­lí­cu­la de fic­ción de los años ochen­ta en el si­glo an­te­rior. Una im­pre­so­ra en ter­ce­ra di­men­sión, más un hi­lo de plás­ti­co, más una luz que du­ra el tri­ple de tiem­po y gas­ta la mi­tad de la ener­gía, eso en con­jun­to son los nue­vos mo­de­los de ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial.

Des­de las lám­pa­ras in­can­des­cen­tes has­ta los dio­dos emi­so­res de luz, co­mún­men­te co­no­ci­dos co­mo LED, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca en el cam­po de la ilu­mi­na­ción ha da­do pa­sos gi­gan­tes. La luz in­can­des­cen­te, in­ven­ta­da por Edi­son en 1878, aún cuan­do do­mi­na­ba la in­dus­tria de la irra­dia­ción du­ran­te más de un si­glo, ha es­ta­do fue­ra del mer­ca­do du­ran­te ha­ce ya al­gu­nos años (ex­cep­to para usos es­pe­cí­fi­cos, co­mo los elec­tro­do­més­ti­cos). La ra­zón para la eli­mi­na­ción de ta­les fo­cos tan ex­ten­di­dos en el pa­sa­do pe­ro tan in­efi­cien­tes, se en­cuen­tra en la ne­ce­si­dad de aho­rrar ener­gía y en el desa­rro­llo cons­tan­te de la in­ves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca en la di­rec­ción “sus­ten­ta­ble”. Las lu­ces in­can­des­cen­tes, de he­cho, tie­nen una efi­cien­cia muy ba­ja. Por ello fue­ron re­em­pla­za­das por lám­pa­ras fluo­res­cen­tes y, por su­pues­to, por el LED.

Las ven­ta­jas de los LED para la ilu­mi­na­ción in­te­rior

Di­chas lu­ces fue­ron in­ven­ta­das en 1962, así es que tam­po­co son muy jó­ve­nes, sin em­bar­go, los LED (Light Emit­ting Diods, li­te­ral­men­te, dio­dos que emi­ten luz), han ido evo­lu­cio­nan­do cons­tan­te­men­te con los años, lo­gran­do ser hoy prác­ti­ca­men­te im­ba­ti­bles en tér­mi­nos de efi­cien­cia: al mis­mo ni­vel de luz emi­ti­da, con­sien­ten un aho­rro que lle­ga a ser de has­ta el no­ven­ta por cien­to de elec­tri­ci­dad con res­pec­to a las bom­bi­llas con­ven­cio­na­les. Te­nien­do en cuen­ta es­tas ven­ta­jas sig­ni­fi­ca­ti­vas en tér­mi­nos de ener­gía, no es di­fí­cil ima­gi­nar por qué las lám­pa­ras LED, cu­yos pre­cios es­tán aho­ra ca­si ali­nea­dos con las de las lám­pa­ras fluo­res­cen­tes, se es­tán ex­ten­dien­do tan­to en el mer­ca­do, ya sea en la ilu­mi­na­ción de in­te­rio­res, en el sec­tor co­mer­cial, en ofi­ci­nas, así co­mo en las in­dus­trias. Ade­más del he­cho de per­mi­tir un im­por­tan­te aho­rro ener­gé­ti­co, las lám­pa­ras con fo­cos LED se re­co­mien­dan para la lu­mi­no­si­dad in­te­rior tam­bién por otras ra­zo­nes, entre las que des­ta­ca­ría­mos las si­guien­tes. 1) Por la du­ra­ción: las lám­pa­ras LED fue­ron pues­tas a prue­ba, de­mos­tran­do que son ca­pa­ces de du­rar has­ta cin­cuen­ta mil ho­ras, que co­rres­pon­den a seis años en los cua­les la lám­pa­ra en cues­tión que­dó en­cen­di­da las 24 ho­ras del día. De he­cho, las lám­pa­ras LED, des­pués de unas 50 mil ho­ras de ope­ra­ción, no de­jan de ilu­mi­nar sólo em­pie­zan a emi­tir me­nos luz que al ini­cio. Si es­to no es su­fi­cien­te, las lám­pa­ras tam­bién pue­den uti­li­zar el do­ble de tiem­po, es de­cir, has­ta 100 mil ho­ras, o de lo con­tra­rio re­em­pla­zar­las. Por otro la­do, el fun­cio­na­mien­to de las lám­pa­ras LED no de­pen­de del nú­me­ro de ve­ces en que en­cien­des o apa­gas la luz, lo que los ha­ce idea­les para el en­torno do­més­ti­co, don­de ra­ra vez las lám­pa­ras per­ma­ne­cen en­cen­di­das du­ran­te días en­te­ros, sin ser des­ac­ti­va­das (co­mo su­ce­de en ofi­ci­nas, es­cue­las e in­dus­trias). 2) La pro­duc­ción de ca­lor: Aun­que es­te as­pec­to úni­ca­men­te ha­ga pen­sar a la efi­cien­cia de la lám­pa­ra (si no pro­du­ce ca­lor se pue­de apro­ve­char de ma­ne­ra más efi­cien­te la ener­gía re­ci­bi­da), aque­llo de la fal­ta de pro­duc­ción de ca­lor de las lám­pa­ras en LED es un as­pec­to muy im­por­tan­te en la ilu­mi­na­ción de un in­te­rior pues con­sien­te po­ner­las en con­tac­to con ma­te­ria­les ta­les co­mo ma­de­ra, plás­ti­co y otras su­per­fi­cies que po­drían da­ñar­se por el ca­lor. 3) El ajus­te del bri­llo: Las lám­pa­ras en LED se pue­den aco­plar a los re­gu­la­do­res de in­ten­si­dad (dim­mer), y por en­de, ser uti­li­za­dos en en­tor­nos en los que no siem­pre se desea el mis­mo ni­vel de bri­llo. La po­si­bi­li­dad de ajus­te de la in­ten­si­dad de la luz tam­bién ha­ce que las lám­pa­ras LED sean com­pa­ti­bles con los sis­te­mas do­mó­ti­cos y ello per­mi­te, ade­más, que se pue­dan es­ta­ble­cer es­ce­nas de ilu­mi­na­ción ob­te­ni­das con los LEDS. 4) Crea­ti­vi­dad y di­se­ño: Los LEDS se pue­den fa­bri­car en cual­quier co­lor, in­clu­yen­do blan­co, lo que per­mi­te la crea­ción de am­bien­tes per­so­na­li­za­dos. La luz del LED es muy di­rec­cio­nal, lo que le per­mi­te re­sal­tar un área es­pe­cí­fi­ca, des­ta­car una pin­tu­ra o ilu­mi­nar el so­fá don­de se sien­ta uno a leer, sin cau­sar nin­gún des­te­llo im­por­tan­te de luz.

Las lám­pa­ras LED, la im­pre­sión en 3D y la bio­plás­ti­ca

Sin du­da, cin­cuen­ta años atrás, es­tos tres pro­duc­tos y con­cep­tos nos hu­bie­ran re­sul­ta­do com­ple­ta­men­te ex­tra­ños y dis­tan­tes para nues­tra co­ti­dia­nei­dad. Hoy, to­da una se­rie de ven­ta­jas en el uso de LED con­ven­ció a los más im­por­tan­tes di­se­ña­do­res para ha­cer un sin fin de crea­cio­nes úti­les y ori­gi­na­les y crear lám­pa­ras pro­pias del si­glo XXI. Hay in­nu­me­ra­bles mar­cas que tie­nen ya en men­te esta nue­va ma­ne­ra de tra­ba­jar con el plás­ti­co, una de ellas es LED by LED, una mar­ca ita­lia­na que rea­li­za y pro­du­ce lám­pa­ras de di­se­ño he­chas a mano, com­ple­ta­men­te ar­te­sa­na­les. Para la pro­duc­ción de sus lám­pa­ras ha uni­do la co­mo­di­dad del LED a la im­pre­sión 3D uti­li­zan­do un ma­te­rial sus­ten­ta­ble y un pro­ce­so pro­duc­ti­vo com­ple­ta­men­te ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te.

¿Có­mo fun­cio­na la im­pre­sión 3D para la pro­duc­ción de lám­pa­ras?

La pro­pues­ta es sim­ple: ofre­cer una nue­va ma­ne­ra de pro­du­cir ar­te­sa­nal­men­te; es de­cir, es­tam­pan­do las lám­pa­ras con la tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D, pro­por­cio­nan­do in­no­va­ción y lan­zan­do un re­to tec­no­ló­gi­co en un mer­ca­do to­da­vía orien­ta­do prin­ci­pal­men­te a la crea­ción de pro­to­ti­pos. Esta for­ma de im­pri­mir compu­tari­za­da es­tá trans­for­man­do com­ple­ta­men­te la ma­ne­ra en có­mo se ge­ne­ran los di­se­ños de luz, con­vir­tién­do­la al mis­mo tiem­po, en lo más crea­ti­vo y rá­pi­do del mer­ca­do. Y si se pien­sa en que los cos­tos de pro­duc­ción no son ex­ce­si­vos, es­to po­dría ayu­dar a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra a sa­lir de la crisis en la que se en­cuen­tra des­de ha­ce unas dé­ca­das. Pro­gra­man­do la ma­qui­na­ria para la im­pre­sión en 3D, de he­cho, se pue­den fa­bri­car una in­fi­ni­ta va­rie­dad de ob­je­tos.

Ade­más de l os ac­ce­so­rios para el hogar, di­cha tec­no­lo­gía se es­tá apro­ve­chan­do muy bien den­tro del sec­tor de la in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca: dis­tin­tas ca­sas de au­to­mó­vi­les la uti­li­zan para la pro­duc­ción de com­po­nen­tes, ayu­da­dos del he­cho que in­clu­so la crea­ción de pro­to­ti­pos, así co­mo la pro­duc­ción mis­ma, es mu­cho más rá­pi­do que an­tes y se per­mi­te ex­pe­ri­men­tar con di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas an­tes de lle­gar al pro­duc­to fi­nal que se en­vía al área de pro­duc­ción. La gen­te que tra­ba­ja con la im­pre­sión 3D ha de­ci­di­do con­fiar en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, don­de la pro­duc­ción de com­po­nen­tes es­ta­rá a bor­do, per­mi­tien­do au­to­no­mía y aho­rro eco­nó­mi­co. Ale­ján­do­se así de los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de pro­duc­ción, bus­can­do que las em­pre­sas no sólo aban­do­nen las ta­sas de fa­bri­ca­ción es­tán­dar para de­di­car­se a di­se­ñar be­llos ob­je­tos de for­ma in­no­va­do­ra, sino ade­más se per­mi­ta el cui­da­do al me­dio am­bien­te.

PLA para im­pre­sión 3D

Las lám­pa­ras de es­te gé­ne­ro se pro­du­cen me­dian­te la im­pre­sión 3D y uti­li­zan­do un fi­la­men­to de po­li­áci­do lác­ti­co (PLA). El PLA es por un la­do un áci­do po­li­lác­ti­co y, por el otro, una mo­lé­cu­la ob­te­ni­da por la fer­men­ta­ción, se­pa­ra­ción y po­li­me­ri­za­ción del al­mi­dón de maíz. El re­sul­ta­do es un bio­plás­ti­co es­pe­cial, na­tu­ral, fá­cil­men­te bio­de­gra­da­ble y con ex­ce­len­te trans­pa­ren­cia, que es per­fec­ta­men­te ade­cua­do para su uso co­mo car­ca­sa o cu­bier­ta de la lám­pa­ra LED

En la pro­duc­ción de sus lám­pa­ras, es­tas em­pre­sas tie­nen co­mo fi­na­li­dad no afec­tar el me­dio am­bien­te. El dió­xi­do de car­bono su­mer­gi­do du­ran­te el pro­ce­so de pro­duc­ción se equi­li­bra con la ab­sor­ción de CO2 que da la plan­ta de maíz du­ran­te el cre­ci­mien­to y que és­ta ab­sor­be, me­dian­te la fo­to­sín­te­sis, la clo­ro­fi­la. El ci­clo de vi­da com­ple­to de es­tas lám­pa­ras pue­de con­si­de­rar­se to­tal­men­te sos­te­ni­ble pues ade­más de la pro­duc­ción que com­pen­sa las emi­sio­nes y el uso, du­ran­te el cual los LED con­su­men muy po­ca ener­gía, es­tas lám­pa­ras son fá­ci­les de eli­mi­nar. El PLA es to­tal­men­te bio­de­gra­da­ble y re­ci­cla­ble, por lo que re­sul­tó un ejem­plo per­fec­to de tec­no­lo­gía, di­se­ño y res­pon­sa­bi­li­dad am­bien­tal.

Bre­via­rio cul­tu­ral

El áci­do po­li­lác­ti­co o po­li­áci­do lác­ti­co (PLA) es un po­lí­me­ro cons­ti­tui­do por mo­lé­cu­las de áci­do lác­ti­co, con pro­pie­da­des se­me­jan­tes a las del te­ref­ta­la­to de po­li­eti­leno (PET) que se utiliza para ha­cer prin­ci­pal­men­te en­va­ses, pe­ro que ade­más es bio­de­gra­da­ble. Se de­gra­da fá­cil­men­te en agua y óxi­do de car­bono. Es un ter­mo­plás­ti­co que se ob­tie­ne a par­tir de al­mi­dón de maíz (EE. UU.) o de yu­ca o man­dio­ca (ma­yor­men­te en Asia), o de ca­ña de azú­car (res­to del mun­do). Se utiliza am­plia­men­te en la im­pre­sión 3D ba­jo el pro­ce­so FDM. El se­gun­do ma­yor pro­duc­tor mun­dial de PLA es el gru­po we­for­you con una ca­pa­ci­dad anual de PLA pu­ro y com­pues­tos de cin­cuen­ta mil to­ne­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.