¿Có­mo com­prar un ci­ne en ca­sa por par­tes? Apún­te­le y no pier­da de vis­ta su pre­su­pues­to por la fie­bre de las com­pras de­cem­bri­nas.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Javier E. Al­va­ra­do

Es­ta­mos ya en el úl­ti­mo mes del año y con él nor­mal­men­te vie­nen mu­chos pro­yec­tos de me­jo­ra a nues­tro hogar. Si de­ci­dis­te, al fin, ha­cer reali­dad tu sue­ño de te­ner un ci­ne en ca­sa, te fe­li­ci­to. Sin em­bar­go, si es­te pa­re­ce inal­can­za­ble, en es­te ar­tícu­lo te di­ré lo que pue­des ha­cer para lle­var­lo a ca­bo, po­co a po­co, si el pre­su­pues­to que has asig­na­do te im­pi­de rea­li­zar­lo de prin­ci­pio a fin, de for­ma que pue­das man­te­ner el alcance ori­gi­nal de tu pro­yec­to aún si lo ha­ces de for­ma pau­sa­da.

La so­lu­ción a la fal­ta de pre­su­pues­to

La ra­zón prin­ci­pal por la que un pro­yec­to de ci­ne en ca­sa se trun­ca o, peor aún, nun­ca se em­pie­za es la fal­ta de pre­su­pues­to. Sin em­bar­go si so­mos crea­ti­vos y con­ta­mos con una ade­cua­da ase­so­ría po­dre­mos con­cluir el pro­yec­to con éxi­to res­pe­tan­do los al­can­ces del pro­yec­to ori­gi­nal si lo pla­nea­mos en va­rias eta­pas.

Así pues, el se­cre­to es­tá en una pla­nea­ción in­te­li­gen­te. De acuer­do al pre­su­pues­to dis­po­ni­ble, po­dre­mos di­vi­dir la con­clu­sión de un pro­yec­to de ci­ne en ca­sa en va­rias eta­pas. (Si te que­dan du­das de có­mo ha­cer­lo te in­vi­to a re­vi­sar mi en­tre­ga en el nú­me­ro an­te­rior de HO­ME:TECH).

El pri­mer pa­so es de­fi­nir el alcance to­tal del pro­yec­to, es de­cir, ima­gi­nar és­te com­ple­to al 100%. De esta for­ma po­dre­mos asig­nar a ca­da ele­men­to un pre­su­pues­to bien aco­ta­do. Una vez he­cho es­to, es de­cir cuan­do asig­na­mos un pre­su­pues­to to­tal al pro­yec­to, po­dre­mos de­ci­dir qué co­sas com­pra­re­mos aho­ra y qué pue­de que­dar para eta­pas sub­se­cuen­tes.

¿Qué me com­pro pri­me­ro?

Des­de mi pun­to de vis­ta, lo que ha­ce ver­da­de­ra­men­te la di­fe­ren­cia en to­do sis­te­ma de ci­ne en ca­sa es el sis­te­ma de au­dio por ello es el que de­be­ría­mos prio­ri­zar. El re­sul­ta­do fi­nal del pro­yec­to de­pen­de en gran me­di­da de que com­pre­mos las me­jo­res bo­ci­nas que nues­tro pre­su­pues­to per­mi­ta y no de­be­mos es­ca­ti­mar en ello. Si te­ne­mos pla­nea­do, por ejem­plo, un sis­te­ma de 7.2 ca­na­les, po­de­mos ini­ciar con un 5.1 y de­jar la com­pra del par de bo­ci­nas su­rround back y el sub­woo­fer ex­tra para des­pués. Así es­ta­mos cu­bier­tos des­de el prin­ci­pio con los ele­men­tos bá­si­cos de un sis­te­ma de au­dio multicanal, sin sa­cri­fi­car de­ma­sia­do la ex­pe­rien­cia y de­ja­mos es­pa­cio para cre­cer en el fu­tu­ro.

Si por el es­pa­cio de la ha­bi­ta­ción que alo­ja­rá nues­tro pro­yec­to de ci­ne en ca­sa úni­ca­men­te se re­quie­re de un sis­te­ma 5.1, po­dría­mos op­tar por ad­qui­rir las tres bo­ci­nas fron­ta­les y un sub­woo­fer de ini­cio de­jan­do para des­pués la com­pra de las bo­ci­nas de su­rround.

Otra ma­ne­ra in­te­li­gen­te de te­ner un pro­yec­to es­ca­la­ble es ad­qui­rir un am­pli­fi­ca­dor multicanal por se­pa­ra­do y un re­cep­tor AV de en­tra­da, en lu­gar de un re­cep­tor AV de ga­ma al­ta. La ra­zón para ello es que el com­po­nen­te que es más pro­pen­so a que­dar ob­so­le­to es pre­ci­sa­men­te el re­cep­tor AV y de esta for­ma po­dre­mos se­guir a la van­guar­dia, sin sa­cri­fi­car la fir­ma só­ni­ca de nues­tro sis­te­ma, re­em­pla­zan­do úni­ca­men­te el re­cep­tor AV por uno de ga­ma bá­si­ca ca­da cier­to tiem­po. Así, por ejem­plo, siem­pre ten­dre­mos las co­ne­xio­nes ne­ce­sa­rias y los for­ma­tos de des­co­di­fi­ca­ción de úl­ti­ma hor­na­da.

¿Qué de­jar para des­pués?

An­tes de ini­ciar es­te pun­to, me gus­ta­ría co­men­tar­les que per­so­nal­men­te pien­so que di­vi­dir un pro­yec­to en tres eta­pas es lo me­jor. Di­vi­dir­lo en más pe­río­dos pue­de oca­sio­nar que pa­se de­ma­sia­do tiem­po o que sim­ple­men­te sean tan­tas eta­pas que se pier­da el fo­co del pro­yec­to ori­gi­nal y que nun­ca se con­clu­ya. Pue­de ser que se pla­ni­fi­que para tres años, y de esta for­ma te­ner el pro­yec­to com­ple­ta­do al 100% en ese pe­río­do de tiem­po. Re­to­man­do el pun­to, en la se­gun­da eta­pa mi su­ge­ren­cia se­ría op­tar por el vi­deo. Si el pro­yec­to usa una TV co­mo dis­play prin­ci­pal, po­de­mos usar una exis­ten­te al ini­cio y pla­near la com­pra de una de ma­yor ta­ma­ño o re­so­lu­ción en esta se­gun­da eta­pa.

Si el pro­yec­to in­vo­lu­cra un pro­yec­tor o pan­ta­lla al igual que con el sis­te­ma de au­dio po­dre­mos op­tar por com­prar la pan­ta­lla de pro­yec­ción que se bus­ca­ba des­de el prin­ci­pio en esta eta­pa y un pro­yec­tor de en­tra­da que no sig­ni­fi­que un gas­to ma­yor e ir cam­bian­do de pro­yec­tor con el pa­so del tiem­po. De esta for­ma po­dre­mos ir re­em­pla­zan­do úni­ca­men­te el pro­yec­tor para que el sis­te­ma va­ya siem­pre a la van­guar­dia en tec­no­lo­gía.

Por úl­ti­mo, para la eta­pa tres del pro­yec­to po­de­mos in­cluir aque­llos ac­ce­so­rios que se­rán la ce­re­za del pas­tel. Aquí po­dría­mos con­si­de­rar el mo­bi­lia­rio y ele­men­tos ta­les co­mo un sis­te­ma de con­trol de ilu­mi­na­ción o bien un sis­te­ma de con­trol cen­tra­li­za­do que re­em­pla­ce a to­dos los con­tro­les re­mo­tos in­di­vi­dua­les del sis­te­ma.

En esta úl­ti­ma eta­pa po­dría­mos tam­bién in­cluir al­gún ti­po de so­lu­ción acús­ti­ca para nues­tro cuar­to o in­clu­so al­gu­na re­mo­de­la­ción para ocul­tar ca­blea­do o in­cluir un nue­vo sis­te­ma eléc­tri­co que su­pon­ga una co­ne­xión di­rec­ta des­de el cen­tro de car­ga has­ta nues­tra sa­la de ci­ne.

Con­clu­sión

En al­gu­nas oca­sio­nes es mas sen­sa­to di­vi­dir un pro­yec­to de ci­ne en ca­sa en va­rios pa­sos y lle­gar a nues­tro ob­je­ti­vo ini­cial, que sim­ple­men­te com­prar lo que nues­tro pre­su­pues­to per­mi­ta en un mo­men­to da­do y que­dar­nos con un sis­te­ma me­dio­cre que no sea ap­to o in­su­fi­cien­te para las ca­rac­te­rís­ti­cas que bus­ca­mos. Com­prar bien es com­prar in­te­li­gen­te­men­te y, con un po­co de pa­cien­cia y una ade­cua­da pla­nea­ción, po­dre­mos lo­grar el sue­ño de con­tar con una sa­la de ci­ne en ca­sa tal y co­mo lo he­mos ima­gi­na­do. In­fór­ma­te bien y haz tu sue­ño reali­dad sin sa­cri­fi­car la ca­li­dad ni el alcance de tu pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.