LO QUE DI­JE­RON DE TROY AU­DIO

home:tech magazine mexico - - CENTRAL -

Ste­reop­hi­le Sun­day with Herb Herb Rei­chert Fue muy agra­da­ble ver, abra­zar y char­lar con mi ami­go fran­cés Fra­nçois Saint-gé­rand (y su nue­va es­po­sa, Ana, quien ca­da vez que nos en­con­tra­mos re­nue­va mi fe en la Fuer­za de la Vi­da que nos pu­so a to­dos aquí). La com­pa­ñía de Fra­nçois, Ana Mighty Sound, fa­bri­ca car­tu­chos fo­no­grá­fi­cos de bo­bi­na mó­vil -su úl­ti­mo mo­de­lo es el TNT 15 (pre­cio a pe­ti­ción)- que sue­nan siem­pre elec­tri­fi­can­tes. Hoy en día, el TNT 15 se mon­ta­ba so­bre un bra­zo Schrö­der per­so­na­li­za­do (tam­bién pre­cio a pe­ti­ción), mon­ta­do so­bre una tor­na­me­sa Ga­rrard 301 res­tau­ra­da y me­jo­ra­da (y muy be­lla) de épo­ca (pre­cio ba­jo de­man­da).

Tam­bién se usa­ba el di­mi­nu­to di­se­ño de tor­na­me­sa Frank Schrö­der, pe­ro con mo­tor de pa­ra­pen­te pe­sa­do y pro­pul­sor de ban­da (6000 dó­la­res). Lo es­cu­ché to­car só­lo dos dis­cos, pe­ro eso fue más que su­fi­cien­te para mí para re­co­no­cer la be­lle­za su su­pre­ma ca­li­dad. Pa­re­cía más vi­vo, di­rec­to y pre­ci­so que el Ga­rrard 301 sen­ta­do de­trás de él.

El pro­duc­to más nuevo de Ana Mighty Sound es el pream­pli­fi­ca­dor Le Phono de 3600 dó­la­res, que en­via­ba la se­ñal a un pream­pli­fi­ca­dor de ni­vel de lí­nea TRX-1 de Trio­de Cor­po­ra­tion (3000 dó­la­res) y un am­pli­fi­ca­dor a bul­bos TRX-P3H (6500 dó­la­res) tam­bién de Trio­de, im­pul­san­do los nue­vos al­ta­vo­ces Troy Au­dio He­lle­na (100,000/par). Las in­ter­co­ne­xio­nes, los ca­bles de po­ten­cia y de al­ta­vo­ces eran de la ve­ne­ra­ble em­pre­sa ja­po­ne­sa: Zo­no­to­ne.

Los al­ta­vo­ces He­lle­na de Troy son gi­gan­tes­cos, bri­llan­tes, de 330 li­bras y cua­tro vías. Em­plean nue­vos dri­vers de Al­tec y Fos­tex y son he­chos en Mé­xi­co por el vie­jo ami­go de Fra­nçois, y el apa­sio­na­do due­ñoin­ge­nie­ro de Troy, Fran­cis­co Ji­le­ta.

Es­cu­ché al­gu­nos dis­cos ex­tra­or­di­na­rios co­mo el Can­tan­do de Dom La Ne­ma (Fra­nçois tie­ne el mejor gus­to mu­si­cal del mun­do), y to­dos so­na­ban na­tu­ral­men­te vi­go­ro­sos, me­lo­dio­sos y bri­llan­tes. La ve­lo­ci­dad tran­si­to­ria y el tono ins­tru­men­tal es­ta­ban allí en bue­na me­di­da, pe­ro no po­día escapar no­tan­do una oc­ta­va su­pe­rior li­ge­ra­men­te ás­pe­ra. Cuan­do Fran­cis­co me pre­gun­tó si 100,000 dó­la­res era un pre­cio de­ma­sia­do al­to, me reí pre­ten­cio­sa­men­te, y le di­je al se­ñor Ji­le­ta: «¡De­be­rías me­jo­rar el twee­ter y do­blar el pre­cio! Frun­ció el ce­ño se­ve­ra­men­te. Lue­go más abra­zos y be­sos (en am­bas me­ji­llas) para to­dos, y de vuel­ta a los pa­si­llos (te­nía más de 100 ha­bi­ta­cio­nes por cu­brir.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.