Ste­reo Times

home:tech magazine mexico - - CENTRAL - Por Cle­ment Perry

Una vez oí a al­guien de­cir: “El ca­mino ha­cia la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad so­no­ra ra­ra vez es re­co­rri­do por las mul­ti­tu­des”. Ávi­do aman­te de la mú­si­ca y fun­da­dor de Troy Au­dio, Fran­cis­co Ji­le­ta acre­di­ta con la mis­ma con­vic­ción a los le­gen­da­rios gu­rús del au­dio, Jean Hi­ra­ga y Gé­rard Ch­ré­tien de la revista fran­ce­sa L’ Áu­diop­hi­le en 1977. Con la idea de los am­pli­fi­ca­do­res de tu­bo de ba­ja po­ten­cia o de es­ta­do só­li­do pue­den ali­men­tar al­ta­vo­ces ultra sen­si­bles de gran ta­ma­ño. Es a par­tir de es­te his­tó­ri­co con­cep­to que se creó el al­ta­voz de Troy Au­dio, He­lle­na ($100.000). El He­lle­na, vo­lu­mi­no­so pe­ro bien con­tor­nea­do, uti­li­za un woo­fer de 16”, una bo­ci­na de 16” y un twee­ter de com­pre­sión de al­ta fre­cuen­cia si­tua­do a ca­da la­do de su bri­llan­te piano ex­te­rior.

He te­ni­do el lu­jo de es­cu­char la elec­tró­ni­ca de Jean Hi­ra­ga en Mu­nich en 2009 y es­cri­bí de mi ex­pe­rien­cia es­cu­chán­do­la con los equi­pos sui­zos de Au­dio Con­sul­ting. Siem­pre que es­cu­cho el nom­bre de Jean Hi­ra­ga, mis oí­dos em­pie­zan a su­dar. Pue­do an­ti­ci­par que al­go muy es­pe­cial es­tá a pun­to de su­ce­der. Aun­que Jean Hi­ra­ga no es­tu­vo aquí y no cons­tru­yó es­tos al­ta­vo­ces, los He­lle­na tie­nen un so­ni­do que sim­ple­men­te sue­na vi­vo.

Las He­lle­na se ins­ta­la­ron en una ha­bi­ta­ción de­ma­sia­do pe­que­ña para es­tos al­ta­vo­ces de 3 vías de gran ta­ma­ño pe­ro muy atrac­ti­vos. Cuan­do le pre­gun­té a Ji­le­ta so­bre la sen­si­bi­li­dad, me con­tes­tó que eran “más de 100 db”, lo que me di­jo lo su­fi­cien­te, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do los vi ali­men­ta­dos por el nuevo par de am­pli­fi­ca­do­res mono TRX-P3M de 20 watts de Trio­de Corp TRX-P3M.

Sin ni si­quie­ra dar­se cuen­ta del vo­lu­men, la mú­si­ca bro­tó con una ca­li­dad que só­lo pue­do des­cri­bir co­mo es­pe­cial. Lo más sor­pren­den­te de to­do fue el equi­li­brio es­pec­tral a pe­sar del ta­ma­ño de las He­lle­na.

El ba­lan­ce de las He­lle­na fue no­ta­ble, te­nien­do en cuen­ta lo len­to y pe­sa­do que era el ba­jo en otras ha­bi­ta­cio­nes usan­do al­ta­vo­ces de só­lo una frac­ción del ta­ma­ño. Pen­sa­ba que un am­pli­fi­ca­dor de 20 watts no iba a re­pro­du­cir mu­cho ba­jo o crear pro­ble­mas, pe­ro al mis­mo tiem­po, el ba­jo tam­po­co se sen­tía tí­mi­do. No só­lo fue pre­ci­so y afi­na­do el ba­jo, sino que ade­más fue po­ten­te y afi­na­do, crean­do una co­ne­xión per­fec­ta con la mú­si­ca una y otra vez. La fuen­te era en­te­ra­men­te de vi­ni­lo du­ran­te mi es­tan­cia de 90 mi­nu­tos... Sí, me que­dé atas­ca­do tra­tan­do de ave­ri­guar lo que es­ta­ba pa­san­do en es­ta ha­bi­ta­ción. El so­ni­do ge­ne­ral fue bas­tan­te in­creí­ble no só­lo por un as­pec­to só­ni­co, sino tam­bién por los com­po­nen­tes. Me con­si­de­ra­ría al­go sa­bio con res­pec­to a los nom­bres de los fa­bri­can­tes, sin em­bar­go, ha­bía nom­bres aquí que nun­ca ha­bía oí­do ha­blar. No ha­bría im­por­ta­do si el so­ni­do fuera ol­vi­da­ble. Pe­ro co­mo era tan en­can­ta­dor, ne­ce­si­ta­ba sa­ber quié­nes eran.

El res­to del sis­te­ma es­ta­ba com­pues­to por una gra­ba­do­ra de ca­rre­te So­no­rus, un am­pli­fi­ca­dor de ca­be­zal de cin­ta por Ce­llo/king por Char­les King y STS cin­tas de ca­rre­te abier­to. Tam­bién se es­ta­ba uti­li­zan­do un pream­pri­li­fi­ca­dor trio­do TRX-3 de Trio­de Corp. Jun­to a la tor­na­me­sa Ga­rrard, re­cons­trui­da so­bre un plinth de Ste­ve Dob­bins y equi­pa­da con un bra­zo de Frank Schro­der.

No re­cuer­do ha­ber es­cu­cha­do di­gi­tal­men­te, pe­ro en ca­so de que al­guien lo hi­cie­ra, ha­bría si­do a tra­vés de un re­pro­duc­tor de CD8S Me­tro­no­me y DIDIT High End DAC. Fi­nal­men­te, los ca­bles fue­ron he­chos por una com­pa­ñía lla­ma­da Zo­no­to­ne mien­tras que la ha­bi­ta­ción fue ajus­ta­da usan­do Re­so­na­do­res por J. Tri­llo. Sí, son muy pa­re­ci­dos a los que Franck Tchang tra­jo al CES ha­ce mu­chos años. Por su­pues­to, ha­brá otra opor­tu­ni­dad para mí de es­cu­char los al­ta­vo­ces de Troy Au­dio He­lle­na. Con suer­te, el lu­gar tam­po­co es­ta­rá en con­di­cio­nes de ex­hi­bi­ción. Me ima­gino có­mo se­ría es­to, ya que in­clu­so aquí, en es­tas du­ras con­di­cio­nes, el so­ni­do era ab­so­lu­ta­men­te es­te­lar.

Amirm

https://au­dios­cien­ce­re­view.com/ Al­ta­vo­ces Troy Au­dio. Es­ta fue una vi­si­ta re­pe­ti­da co­mo men­cio­né an­te­rior­men­te. Es­ta vez me sa­ca­ron la al­fom­bra ro­ja, me pu­sie­ron cin­ta ad­he­si­va, me die­ron el con­te­ni­do que que­ría y char­lé con el pre­si­den­te. Muy, muy bue­nos amigos. Co­mo se­ña­lé, las He­lle­na son tu­yas por $100,000 dó­la­res (en­tre­ga in­clui­da). Usan dri­vers de Al­tec Lan­sing/wes­tern Elec­tric y por lo tan­to tie­nen un so­ni­do a la an­ti­gua usan­za que era una bue­na com­bi­na­ción con el con­te­ni­do crea­do en esa épo­ca.

Ti­ta­nium­troy

Troy Au­dio, no sé na­da de los al­ta­vo­ces del ta­ma­ño de la ne­ve­ra. Sin em­bar­go, ¡el nom­bre de la em­pre­sa es sim­ple­men­te fan­tás­ti­co!

Ja­mes Ed­ward Só­lo al­gu­nos pen­sa­mien­tos, es­te fue mi cuar­to año y al­gu­nas co­sas pa­re­cen cons­tan­tes:

1. Hay una co­rre­la­ción prác­ti­ca­men­te nu­la en­tre cos­te y so­ni­do que me atrae.

2. Para mis hu­mil­des oí­dos, los sis­te­mas más sim­ples sue­nan mejor. Cuan­do di­go sim­ple, es­toy ha­blan­do de un to­ca­dis­cos, CD o cin­ta co­mo fuen­te. No los sis­te­mas bi o tri am­pli­fi­ca­dos, y otras ma­nías exó­ti­cas de­ma­sia­do nu­me­ro­sas para men­cio­nar. No es­toy tan­tean­do el con­cep­to, pe­ro pa­re­ce que un sis­te­ma com­ple­jo tar­da se­ma­nas en fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te.

3. La gen­te acu­de a las ha­bi­ta­cio­nes que es­tán to­can­do mú­si­ca de ver­dad, no ba­su­ra de au­dió­fi­los. Y se que­dan un ra­to más. Hay un sen­ti­mien­to pal­pa­ble de ale­gría cuan­do al­guien ofre­ce The Doors, Cat Ste­vens, Enigma, Ray Char­les, Nat King Co­le, Frank Si­na­tra, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra. Creo que la mú­si­ca más di­fí­cil de au­di­cio­nar es la clá­si­ca, ya que lle­va más tiem­po lle­gar a don­de se quie­re ir, y los pa­sa­jes si­len­cio­sos es­tán abru­ma­dos por el rui­do del es­pec­tácu­lo. Pe­ro eso es co­mo nues­tras reunio­nes del club...

5. Sé que es­to es es­tric­ta­men­te una de­ci­sión per­so­nal, pe­ro com­bi­nan­do los nú­me­ros 2 y 3, no me co­nec­to con la mú­si­ca que toca un ti­po que ca­mi­na por ahí con un ipad. Pe­ro eso tam­bién se re­la­cio­na con el au­dio con­tro­la­do por compu­tado­ra, que no me atrae. Di­cho to­do eso, al­gu­nos de mis so­ni­dos fa­vo­ri­tos pro­ve­nían de un al­ta­voz re­cién lle­ga­do, Troy Au­dio. El mo­de­lo era el He­lle­na, un al­ta­voz muy gran­de ba­sa­do en el dri­ver Al­tec 604. Fue­ron ali­men­ta­dos por am­pli­fi­ca­do­res Trio­de, un re­pro­duc­tor de CD Me­tro­no­me, y una tor­na­me­sa cu­yo nom­bre no re­cuer­do. Fe­li­ci­da­des a to­dos.

Mi­ke La­vig­ne Miem­bro Pa­tro­ci­na­dor [Miem­bro Fun­da­dor de WBF] http://www.whats­best­fo­rum.com/showth...l=1#post472608

Troy Au­dio.

Nun­ca los ha­bía oí­do an­tes, pe­ro... ¡Wow!

Na­da ba­ra­to, pe­ro tie­ne un ex­tre­mo su­pe­rior sú­per sua­ve y ex­ten­di­do. El so­ni­do bas­tan­te so­fis­ti­ca­do y real­men­te dis­fru­té ha­blar con el di­se­ña­dor Fran­cis­co Ji­le­ta y su hi­jo Ja­vier. Es­ta es una mar­ca, cons­trui­da en Mé­xi­co, que es­ta­ré apo­yan­do.

He subido más fo­tos de Troy Au­dio y he bo­rra­do una. Al­ta­vo­ces gran­des, poco es­pa­cio, po­ca luz y sin flash, (se me ol­vi­dó el mo­no­po­de de mi ha­bi­ta­ción) en mi Lei­ca. Al­guien pre­gun­tó de­ta­lles, lo sien­to... no pue­do re­cor­dar pe­ro vol­ví dos ve­ces y es­cu­ché. Una ha­bi­ta­ción tan pe­que­ña que no fue ca­paz de mos­trar com­ple­ta­men­te sus ver­da­de­ros co­lo­res. Es di­fí­cil ver dón­de uno pue­de equi­vo­car­se aquí; muy efi­cien­te, ne­ce­si­ta al­re­de­dor de 20 watts o así (y qui­zás mu­cho me­nos en una ha­bi­ta­ción de ta­ma­ño me­dio).

Las vo­ces que es­cu­ché son com­pe­ti­ti­vas con lo mejor que he oí­do en cual­quier lu­gar.

No hay ra­zón por la que es­te al­ta­voz no pu­die­ra ha­cer mú­si­ca a gran es­ca­la muy bien.

Es­tas bo­ci­nas se es­tá vol­vien­do muy desea­das.

La hue­lla so­no­ra

Nos he­mos preo­cu­pa­do por com­bi­nar uni­da­des con el mis­mo tono y ca­rác­ter. Nues­tra in­ten­sa bús­que­da en­con­tró que las ade­cua­das uni­da­des que cum­plen con nues­tras exi­gen­cias. Es así co­mo ofre­ce­mos He­lle­na, una ca­ja acús­ti­ca con una ex­cep­cio­nal y úni­ca hue­lla so­no­ra.

Nu­la fa­ti­ga acús­ti­ca

Uti­li­za­mos una con­cep­ción en la que se fa­vo­re­ce la in­ter­ac­ción de los dri­vers y una gran ca­pa­ci­dad de re­pro­du­cir las fre­cuen­cias en la ga­ma com­ple­ta. Te­ne­mos una con­fi­gu­ra­ción que nos per­mi­te op­ti­mi­zar las cua­li­da­des de ca­da uno de los com­po­nen­tes y ob­te­ner un ex­cep­cio­nal Aco­pla­mien­to To­nal.

Es­te con­cep­to de tono es muy im­por­tan­te para no­so­tros. Si bien los gran­des fa­bri­can­tes se li­mi­tan a te­ner un ma­rria­ge en­tre com­po­nen­tes ajus­ta­do elec­tró­ni­ca­men­te, no­so­tros pen­sa­mos que la ar­mo­nía to­nal es al­go que de­be de estar ín­ti­ma­men­te li­ga­do a la cons­truc­ción y ope­ra­ción de los com­po­nen­tes re­pro­duc­to­res. Las co­rrec­cio­nes elec­tró­ni­cas traen sus pro­pios pro­ble­mas que no per­mi­ten una ter­sa y agra­da­ble re­pro­duc­ción so­no­ra. La fa­ci­li­dad de re­pro­duc­ción tie­ne que ver con la ca­li­dad y ca­rac­te­rís­ti­cas del so­ni­do de los al­ta­vo­ces que ten­gan pa­rá­me­tros nu­mé­ri­cos y cua­li­ta­ti­vos de una gran si­mi­li­tud.

To­do lo an­te­rior nos lle­va a afir­mar que en nues­tras ca­jas He­lle­na, las dis­con­ti­nui­da­des son mí­ni­mas.

El pro­ble­ma de las dis­con­ti­nui­da­des (por cul­pa de múl­ti­ples cor­tes de fre­cuen­cia abrup­tos) ge­ne­ran efec­tos psi­coa­cús­ti­cos, pues­to que el ce­re­bro re­cu­rre a la me­mo­ria “re­lle­nan­do” con so­ni­dos inexis­ten­tes. Es­to pro­du­ce fa­ti­ga acús­ti­ca. En He­lle­na no su­ce­de eso. Nues­tras bo­ci­nas pue­den es­cu­char­se por lar­gas ho­ras para el de­lei­te au­di­ti­vo de sus afor­tu­na­dos po­see­do­res.

Char­les King dan­do cá­te­dra so­bre Open Reels

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.