In­te­gra­ción. Pro­pó­si­tos AV para año nuevo. Por Ser­gio Gai­tán

Siem­pre he pen­sa­do que ne­ce­si­ta­mos un pre­tex­to para ha­cer al­gu­nas co­sas, co­mo el cam­bio de año para de­jar de fu­mar, ha­cer die­ta o peor aún ad­qui­rir bue­nos há­bi­tos que nos pue­den ha­cer me­jo­res. Y por su­pues­to que con la co­yun­tu­ra de la lle­ga­da de año, en e

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - HT

1. Pro­ce­sos de tra­ba­jo

Si los tie­nes ¡fe­li­ci­da­des! Si no, es una bue­na opor­tu­ni­dad para ela­bo­rar­los. Hay dos gran­des be­ne­fi­cios en ello, el pri­me­ro es que tie­nes un do­cu­men­to es­cri­to que de­fi­ne qué y có­mo se ha­ce al­go en tu or­ga­ni­za­ción; y el se­gun­do es que, al ha­cer­lo pro­pia­men­te -al es­cri­bir­lo-, te obli­gas a po­ner en or­den ideas y con­fir­mar si los pa­sos son los co­rrec­tos, si los in­vo­lu­cra­dos son los que de­ben, si los en­tre­ga­bles es­tán de­fi­ni­dos y com­ple­tos o hay al­go que se pue­da me­jo­rar. Una bue­na prác­ti­ca es in­vo­lu­crar a los par­ti­ci­pan­tes y de ahí ob­te­ner los pro­ce­sos. Por su­pues­to, ha­cer­los no es fá­cil, y mu­cho me­nos lo es po­ner­los en mar­cha, con­ser­var­los, que les den uso res­pe­tán­do­los y re­vi­sán­do­los oca­sio­nal­men­te para ac­tua­li­zar­los o me­jo­rar­los. Mas son in­dis­pen­sa­bles.

2. Me­jo­rar los do­cu­men­tos con los que tra­ba­ja­mos

No me re­fie­ro a me­jo­rar la le­tra o co­lo­res, sino a con­fir­mar que ten­ga­mos los ne­ce­sa­rios para ase­gu­rar que de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal y ofi­cial po­de­mos co­mu­ni­car­nos con los clien­tes, sus re­pre­sen­tan­tes y otros con­tra­tis­tas de­jan­do un re­gis­tro es­cri­to que pue­da com­pro­bar he­chos y ras­trear de­ci­sio­nes, co­mu­ni­ca­dos y res­pon­sa­bi­li­da­des.

Lo nor­mal es te­ner for­ma­tos ade­cua­dos para la en­tre­ga de pro­pues­tas, ho­jas mem­bre­ta­das y fac­tu­ras, co­mo mí­ni­mo. Pe­ro, ¿qué tal que te­ne­mos for­ma­tos para minutas de reunio­nes, do­cu­men­tar cam­bios al pro­yec­to? Sin du­da nos ve­re­mos más pro­fe­sio­na­les.

3. Fo­men­tar el tra­ba­jo en equi­po

Mu­chas ac­ti­vi­da­des son rea­li­za­das por equi­pos de tra­ba­jo. No po­de­mos ima­gi­nar­nos, por ejem­plo, que una ins­ta­la­ción pue­da ser he­cha por una so­la per­so­na. En­ton­ces, al fo­men­tar tra­ba­jar co­mo equi­pos me re­fie­ro al res­to de la gen­te, es co­mún que ha­ya cier­tas rivalidades en­tre de­par­ta­men­tos pe­ro Ven­tas, In­ge­nie­ría e Ins­ta­la­cio­nes de­pen­den to­tal­men­te uno del otro y eso sin con­tar a las áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas, pe­ro la prác­ti­ca co­mún es que ca­da quien se es­me­ra en rea­li­zar bien su tra­ba­jo sin for­zo­sa­men­te apo­yar y com­ple­men­tar a los com­pa­ñe­ros de otras áreas. El pro­pó­si­to es ha­cer lo ne­ce­sa­rio para que to­da la or­ga­ni­za­ción tra­ba­je co­mo un mis­mo equi­po, ¿sue­na fá­cil?

4. Sa­ber de­cir no

Un “no” a tiem­po y, plan­tea­do de la ma­ne­ra co­rrec­ta, es una de las me­jo­res for­mas de te­ner el con­trol de un ne­go­cio. Con el clien­te, con otros con­tra­tis­tas, con el ar­qui­tec­to, con nues­tros com­pa­ñe­ros, en to­dos los ca­sos. To­dos te­ne­mos ex­pe­rien­cias, la ma­yo­ría de ellas his­to­rias de te­rror don­de un “no” hu­bie­ra he­cho mu­chí­si­ma di­fe­ren­cia. Lo im­por­tan­te de un “no”, no só­lo es de­cir­lo, sino ha­cer que se res­pe­ten los pro­ce­sos y po­lí­ti­cas de tra­ba­jo con quien sea.

5. En­tre­na­mien­to

Es cu­rio­so, to­dos sa­be­mos que la cons­tan­te y per­ma­nen­te evo­lu­ción de nues­tra in­dus­tria es una de sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro en ge­ne­ral -y sal­vo hon­ro­sí­si­mas ex­cep­cio­nes- el en­tre­na­mien­to no for­ma par­te de la ru­ti­na nor­mal de tra­ba­jo, lo de­ja­mos “para cuan­do ten­ga un ra­to li­bre”. En­ton­ces su­ce­de lo que ya sa­be­mos: en vez de ha­ber­nos pre­pa­ra­do téc­ni­ca­men­te, hay que im­pro­vi­sar para ha­cer que al­go fun­cio­ne, eso sin con­tar que en mu­chas oca­sio­nes só­lo ha­ce­mos que ope­re el equi­po, im­pen­sa­ble que se ob­ten­ga de és­te el má­xi­mo de su po­ten­cial. No im­por­ta el pues­to, or­ga­ni­za­cio­nes co­mo AVIXA, CEDIA y prác­ti­ca­men­te to­dos los fa­bri­can­tes de equi­pos, nos pue­den ayu­dar en es­te cam­po; só­lo es co­sa de de­di­car tiem­po para ha­cer un plan y to­mar un cur­so o dos, in­clu­so hay ma­te­ria­les ade­cua­dos para cons­truir un plan for­mal de en­tre­na­mien­to y, si lo ha­ce­mos, no só­lo ha­re­mos mejor las co­sas, la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la in­dus­tria se­rá en be­ne­fi­cio de to­dos.

6. Acer­ca­mien­to a pro­vee­do­res

Es­toy cons­cien­te que a ve­ces, cuan­do lle­ga a vi­si­tar­nos un pro­vee­dor y aun­que sea con ci­ta, qui­sié­ra­mos no de­di­car­le tiem­po y es­to su­ce­de bá­si­ca­men­te por dos ra­zo­nes: la pri­me­ra es la fal­ta de una co­mu­ni­ca­ción efi­cien­te y la se­gun­da el ni­vel de con­fian­za que uno pue­de te­ner en el otro. Por co­mu­ni­ca­ción efi­cien­te me re­fie­ro a co­no­cer am­bas em­pre­sas, su fun­cio­na­mien­to, ti­po de mer­ca­do y to­do lo ne­ce­sa­rio para que el clien­te pue­da apo­yar­se en el pro­vee­dor.

Los pro­vee­do­res pue­den ha­cer mu­chí­si­mo más que su­mi­nis­trar equi­pos y a ve­ces en­tre­na­mien­to o sus even­tos. Hay quie­nes re­par­ten sus com­pras en­tre va­rios pro­vee­do­res “por­que to­dos son amigos” y ter­mi­nan por di­luir los ne­go­cios sin dar­le la im­por­tan­cia re­que­ri­da. Te­ne­mos va­rias em­pre­sas que son mag­ní­fi­cos pro­vee­do­res, só­lo es­tán es­pe­ran­do que les per­mi­ta­mos des­cu­brir­lo.

7. Apro­ve­char al má­xi­mo las or­ga­ni­za­cio­nes de las que so­mos miem­bros

Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Avixa y CEDIA son mu­cho más gran­des y nos ofre­cen be­ne­fi­cios que ni ima­gi­na­mos, lo que pa­sa en que en ge­ne­ral no los co­no­ce­mos. No es una ma­la idea pa­sar una ma­ña­na o una tar­de (no unos po­cos mi­nu­tos), na­ve­gan­do en sus pá­gi­nas de in­ter­net y to­mar no­ta de lo que en­con­tra­mos in­tere­san­te para des­pués ha­blar­lo con sus re­pre­sen­tan­tes. Te­mas des­de do­cu­men­tos téc­ni­cos y me­jo­res prác­ti­cas, es­tán­da­res, es­tu­dios de mer­ca­do, en­tre­na­mien­to en va­rias dis­ci­pli­nas y ni qué de­cir de cer­ti­fi­ca­cio­nes. Y, lo más im­por­tan­te, si aún no eres miem­bro… ¿Qué es­pe­ras? La in­ver­sión pue­de pa­re­cer ca­ra, pe­ro si ves to­do lo que pue­des ob­te­ner ¡es una gan­ga!

8. Do­mi­nar las re­des

Eso de la con­ver­gen­cia en­tre AV e IT es co­sa del pa­sa­do, hoy quie­nes no ins­ta­lan al me­nos una red bá­si­ca es­tán re­tra­sa­dos y si la red es me­dia­na ape­nas es­tán “so­bre­vi­vien­do”.

De­sa­for­tu­na­da­men­te no es ra­ro es­cu­char que el clien­te cues­tio­na el pre­cio de la red y nos pi­de ba­jar las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes, ac­ce­der a es­ta pe­ti­ción es un error mo­nu­men­tal y si su­ce­de es por­que des­de el prin­ci­pio no hi­ci­mos un buen tra­ba­jo ex­pli­can­do el con­cep­to de nues­tras re­des. No es la idea hoy ha­blar so­bre as­pec­tos téc­ni­cos, pe­ro sí en­fa­ti­zar que las re­des para AV son di­fe­ren­tes y hay que tra­tar­las co­mo tal, des­de el pro­ce­so en có­mo iden­ti­fi­ca­mos las ne­ce­si­da­des para el di­se­ño de la red, có­mo la pre­sen­ta­mos al clien­te y có­mo que­da fun­cio­nan­do (y bien a la pri­me­ra).

9. Re­vi­sar el Mo­de­lo de Ne­go­cios

Mar­cas, tiem­pos, des­cuen­tos, efi­cien­cia, co­mu­ni­ca­ción, plan de ne­go­cios es­cri­to. Hay mu­chí­si­mas co­sas que po­de­mos ha­cer para me­jo­rar co­mo em­pre­sa, no im­por­ta el ta­ma­ño ni cuán­to ven­de­mos. Por ejem­plo, ¿nos in­tere­sa cre­cer? ¿Pen­sa­mos com­prar un vehícu­lo o con­tra­tar una per­so­na para un nuevo pues­to o re­for­zar al­gún área? ¿Có­mo lo va­mos cu­brir, qué pa­sa en me­ses de va­cas fla­cas, qué ti­pos de pro­yec­tos son don­de no par­ti­ci­pa­mos? En fin, mien­tras ten­ga­mos ideas cla­ras po­dre­mos estar mejor pre­pa­ra­dos para ha­cer más.

10. De­le­gar para ha­cer cre­cer a la gen­te

Co­noz­co va­rias com­pa­ñías don­de “el más chi­mue­lo… mas­ca tuer­cas”. Las ha­bi­li­da­des y es­pí­ri­tu de los co­la­bo­ra­do­res, en cual­quier área son so­bre­sa­lien­tes, la ra­zón es que se les asig­na­ron res­pon­sa­bi­li­da­des y se les de­jo re­sol­ver­las. Es pro­ba­ble que no que­den co­mo si las hu­bié­ra­mos he­cho no­so­tros y, se­gu­ra­men­te hu­bo erro­res, pe­ro des­pués de un poco de tiem­po te­ne­mos un equi­po de tra­ba­jo efi­cien­te y pro­duc­ti­vo.

Y con es­to para arran­car. Se­gu­ro se pre­gun­tan por­que só­lo hay diez y no doce pro­pó­si­tos, la ver­dad no quie­ro abu­sar, ene­ro arran­ca en cá­ma­ra len­ta y di­ciem­bre a mil por ho­ra, con pa­chan­ga tras pa­chan­ga. Pe­ro la in­vi­ta­ción es a re­fle­xio­nar, los más de no­so­tros no so­mos due­ños de nues­tras em­pre­sas, pe­ro sin du­da po­de­mos ha­cer más y ha­cer­nos me­jo­res en lo que ha­ce­mos, cre­cer y ha­cer cre­cer. ¿Se­rá que po­de­mos in­fluir en la suer­te del nuevo año? Pues por si las mos­cas ¡yo me pro­pon­go ser de ab­so­lu­ta uti­li­dad en mi com­pa­ñía!

Amigos lec­to­res, ¡lo mejor para el nuevo año a to­dos¡

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.