In­te­gra­ción sin do­lor.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

¿En fun­ción de qué se­lec­cio­na­mos los equi­pos pa­ra su­ge­rir un sie­te­ma de in­te­gra­do A/V? He ahí el va­lor de la in­ge­nie­ría y de ello ha­bla Ser­gio Gai­tán

Nues­tra in­dus­tria es fas­ci­nan­te: Ha­bla­mos de tec­no­lo­gía, la en­ten­de­mos y, nor­mal­men­te, la do­mi­na­mos. Fre­cuen­te­men­te re­pre­sen­ta­mos el pa­pel de lí­de­res y nues­tros usua­rios nos per­mi­ten guiar y pro­po­ner; con fre­cuen­cia en­ta­bla­mos re­la­cio­nes de lar­go y, en mu­chos ca­sos, muy lar­go pla­zo. Es­to se de­be pri­mor­dial­men­te a dos ra­zo­nes: una bue­na la­bor de ven­ta y ma­ne­jo de la re­la­ción con el clien­te; y, la segunda –y tal vez más im­por­tan­te-, a la ca­pa­ci­dad de to­mar la ne­ce­si­dad del clien­te, in­ter­pre­tar­la y con­ver­tir­la -me­dian­te el uso efi­cien­te de equi­pos- en una so­lu­ción efec­ti­va pa­ra tal ne­ce­si­dad; di­cho de una ma­ne­ra muy sen­ci­lla: desa­rro­llar una in­ge­nie­ría.

En el mun­do de sis­te­mas in­te­gra­dos de au­dio y vi­deo, la esen­cia de lo que ha­ce­mos co­mo un pro­duc­to ter­mi­na­do es la in­ge­nie­ría, por és­ta no me re­fie­ro ex­clu­si­va­men­te a sa­ber com­bi­nar equi­pos pa­ra lo­grar la fun­cio­na­li­dad desea­da, sino a en­ten­der la in­ter­ac­ción en­tre el con­te­ni­do, el es­pa­cio don­de se rea­li­za­rán las se­sio­nes y el me­jor em­pleo po­si­ble de la tec­no­lo­gía.

De es­ta ma­ne­ra, lo pri­me­ro que de­be­mos es­ta­ble­cer es el es­pa­cio que in­vo­lu­cra el re­cin­to, es de­cir sus di­men­sio­nes, aca­ba­dos, for­ma, ma­te­ria­les, et­cé­te­ra; lue­go, la in­ter­ac­ción de és­te con las áreas co­lin­dan­tes, la in­fra­es­truc­tu­ra a su al­re­de­dor y los ser­vi­cios, el afo­ro, el mo­bi­lia­rio y có­mo re­du­cen és­tos el desem­pe­ño, mu­cho más de lo que nor­mal­men­te es­ta­mos acos­tum­bra­dos a pen­sar.

El con­te­ni­do se re­fie­re al ma­te­rial que for­ma el men­sa­je que se trans­mi­te, sea se­ñal de TV en even­tos de­por­ti­vos, pe­lí­cu­las, jue­gos de vi­deo, pre­sen­ta­cio­nes de compu­tado­ra, se­sio­nes de vi­deo­con­fe­ren­cia y, por su­pues­to, no ol­vi­de­mos la voz de un ora­dor que de­be ser es­cu­cha­da con cla­ri­dad en el es­pa­cio de­fi­ni­do (que a ve­ces con­tem­pla no úni­ca­men­te el es­pa­cio mis­mo sino áreas co­lin­dan­tes co­mo ves­tí­bu­los, te­rra­zas, jar­di­nes, pa­la­pas, et­cé­te­ra).

La tec­no­lo­gía son los equi­pos que se­lec­cio­na­mos pa­ra una apli­ca­ción en par­ti­cu­lar, pe­ro un de­ta­lle crí­ti­co aquí son los cri­te­rios de di­se­ño con los que se de­fi­ne la in­ge­nie­ría. Por ejem­plo, ¿cuál es el que apli­ca­mos pa­ra ele­gir los que for­ma­rán un sub­sis­te­ma?, ¿nos ima­gi­na­mos el de vi­deo?, ¿có­mo se se­lec­cio­na el ta­ma­ño de ima­gen, el bri­llo del pro­yec­tor, la re­la­ción de con­tras­te?, ¿el ma­ne­jo de la se­ñal y su ru­teo; el pro­ce­so de se­ñal que de­ci­da­mos im­ple­men­tar, la ma­ne­ra en que se ad­mi­nis­tran las se­ña­les di­gi­ta­les y sus pro­ce­sos de es­ca­la­mien­to? Bien, aquí en­tra la do­cu­men­ta­ción que des­cri­be mé­to­dos de in­ter­co­ne­xión, de­ta­lles de ins­ta­la­ción, tra­yec­to­rias de ca­blea­dos, es­pe­ci­fi­ca­cio­nes so­bre pa­rá­me­tros de con­fi­gu­ra­ción y to­do el de­ta­lle fino so­bre ali­men­ta­ción eléc­tri­ca, ma­ne­jo de tie­rras, di­si­pa­ción de ca­lor, ubi­ca­ción de equi­pos en el rack, re­que­ri­mien­tos es­pe­cia­les pa­ra ins­ta­la­ción, in­for­ma­ción pa­ra in­ter­fa­sar con otras es­pe­cia­li­da­des co­mo HVAC, re­des, con­trol de ac­ce­sos, se­gu­ri­dad.

Co­mo ven po­dria­mos se­guir por un lar­go ra­to en­lis­tan­do va­ria­bles por­que la in­ge­nie­ría, in­sis­to, no só­lo es la se­lec­ción de equi­pos, es ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de las de ne­ce­si­da­des del usua­rio con una se­lec­ción ade­cua­da de és­tos que per­mi­ta cum­plir la fun­cio­na­li­dad es­pe­ra­da a un pre­cio apro­pia­do pa­ra el usua­rio y sea ins­ta­la­do en un tiem­po sa­tis­fac­to­rio pa­ra am­bas par­tes. Es cu­rio­so que en reali­dad sa­be­mos ha­cer to­do es­to y, re­pi­to, en ge­ne­ral lo ha­ce­mos bien (ade­más de que siem­pre hay opor­tu­ni­dad de me­jo­ra y muy bue­nas fuen­tes de in­for­ma­ción en cuan­to a me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo, es­tán­da­res y pro­ce­sos pa­ra per­fec­cio­nar, pe­ro de eso ha­bla­re­mos en otro mo­men­to).

El pri­me­ro es el ni­vel de co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra efec­tuar el di­se­ño y una pro­pues­ta. Co­mo aca­ba­mos de ver, rea­li­zar una in­ge­nie­ría no es ha­cer una lis­ta de equi­pos o un dia­gra­ma, es lle­gar al ni­vel de de­ta­lles ne­ce­sa­rio pa­ra ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas del clien­te.

El se­gun­do es la com­bi­na­ción de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der rea­li­zar las in­ge­nie­rías. En es­te pun­to en­tran te­mas co­mo soft­wa­re de di­se­ño, compu­tado­ras ade­cua­das, el ni­vel de co­no­ci­mien­tos del In­ge­nie­ro de Di­se­ño, con los cos­tos aso­cia­dos a lo que és­te im­pli­ca.

Y el ter­ce­ro es có­mo pro­mo­ve­mos o co­mer­cia­li­za­mos el va­lor de es­ta in­ge­nie­ría (pa­ra pro­pó­si­tos de es­ta lec­tu­ra voy a dar por he­cho que to­das las em­pre­sas en Me­xi­co en­tre­ga­mos una in­ge­nie­ría co­mo la que aca­bo de des­cri­bir). ¿Ex­plo­ta­mos lo que po­de­mos ha­cer? Lo pre­gun­to por­que el só­lo he­cho de te­ner la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar una in­ge­nie­ría im­pli­ca un cos­to y, por lo tan­to, de­be­ría ha­ber un re­torno de in­ver­sión; de lo con­tra­rio, ¿có­mo seguiremos in­vir­tien­do en me­jo­rar nues­tras in­ge­nie­rías, tan­to en el co­no­ci­mien­to del per­so­nal co­mo el man­te­ni­mien­to y mo­der­ni­za­ción de las he­rra­mien­tas de tra­ba­jo?

Por lo tan­to lan­zo una pregunta pa­ra ser res­pon­di­da en­tre to­dos los in­te­gran­tes del equi­po de tra­ba­jo de una em­pre­sa: ¿qué se ima­gi­na el clien­te que es una in­ge­nie­ría y cree­rá que es­to apor­ta al­gún va­lor pa­ra re­sol­ver su ne­ce­si­dad? Por su­pues­to po­de­mos es­pe­cu­lar mon­to­nes de op­cio­nes, pe­ro si en­tre­ga­mos lo que men­cio­na­mos an­te­rior­men­te, el re­sul­ta­do se­rá uno di­fe­ren­te a si no lo ha­ce­mos.

Por otro la­do, y es­te es otro tema pa­ra ana­li­zar en equi­po, se­gún no­so­tros en nues­tra em­pre­sa: ¿cuán­to va­lor apor­ta una in­ge­nie­ría al pro­yec­to? Cuan­do se pla­ti­ca de es­to se lle­ga a con­clu­sio­nes in­tere­san­tes, pe­ro una de las más pro­fun­das es si real­men­te en­tre­ga­mos una in­ge­nie­ría completa o só­lo una par­te. ¿Cuán­to cree­mos que va­le una in­ge­nie­ría? Y, ¿cuá­les son los cri­te­rios ba­jo los que ha­ce­mos és­ta?

En su­ma, po­de­mos de­cir que una in­ge­nie­ría es in­dis­pen­sa­ble pa­ra rea­li­zar la in­te­gra­ción de un pro­yec­to de sis­te­mas de au­dio, vi­deo y automatización. Es­ta­mos de acuer­do que el ni­vel de la in­ge­nie­ría se­rá acor­de al ti­po y ta­ma­ño del pro­yec­to y las es­pe­cia­li­da­des in­vo­lu­cra­das así co­mo sus ele­men­tos cla­ve, que son qué in­for­ma­ción ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer una in­ge­nie­ría, los cri­te­rios que em­plea­mos pa­ra rea­li­zar­la, có­mo co­mu­ni­ca­mos és­ta a quien eje­cu­ta el pro­yec­to y, de ma­ne­ra especial, có­mo ha­ce­mos en­ten­der al clien­te su va­lor.

Pa­ra re­for­zar lo que di­go, quie­ro en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia de la in­ge­nie­ra ba­jo los si­guien­tes tres pun­tos de vis­ta:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.