Guiar y pro­po­ner

home:tech magazine mexico - - DEL EDITOR -

La for­ma en que ac­tual­men­te con­vi­vi­mos con la tec­no­lo­gía de­man­da si o sí de ex­per­tos en có­mo fun­cio­na y pa­ra qué usar­la; yo si­go con­ven­ci­da de ello. Sien­do es­ta pu­bli­ca­ción un es­ca­pa­ra­te de las po­si­bi­li­da­des que hoy nos per­mi­te la in­no­va­ción en el ám­bi­to de la do­mó­ti­ca, con ma­yor ra­zón lo creo aun cuan­do las mar­cas que rei­nan en el con­su­mo ge­ne­ral -en ma­te­ria de au­dio y vi­deo, es­pe­cial­men­te­brin­den y pro­mue­van una in­ter­ac­ción más sen­ci­lla y, por lo tan­to, ase­qui­ble pa­ra el usua­rio fi­nal pro­me­dio.

Em­pe­ro, si se tra­ta de ar­mar ese en­torno de en­tre­te­ni­mien­to y con­fort don­de va­ria­bles co­mo la sus­ten­ta­bi­li­dad, el aho­rro y la se­gu­ri­dad o tra­ba­jo a dis­tan­cia sean po­si­bles, el asun­to cam­bia; cla­ro que sí. La so­la ar­qui­tec­tu­ra de re­des pa­ra ex­pe­ri­men­tar la re­so­lu­ción de vi­deo 4K o el au­dio mul­ti zo­na in­de­pen­dien­te por ha­bi­ta­ción e in­vi­ta­dos, im­pli­ca al­go más que po­ner ac­cess point. Y es ahí don­de los ex­per­tos de­ben no só­lo le­van­tar la mano, sino que ¡ha­cer­se pre­sen­tes!

¿De qué ma­ne­ra lo­gra­mos co­mu­ni­car es­to y ha­cer­lo va­ler? La in­te­gra­ción si­gue sien­do un uni­ver­so fas­ci­nan­te que im­pli­ca la ta­rea de in­ter­pre­tar sue­ños, así sin más se los di­go. El an­he­lo es “sim­ple”: pa­ra el usua­rio la tec­no­lo­gía en la que in­vier­te de­be ope­rar de for­ma “im­pla­ca­ble” (sí, aun­que sa­be­mos que eso es im­po­si­ble, así se de­be ha­cer sen­tir); que su co­rrec­to ope­rar sea im­per­cep­ti­ble gra­cias al pre­ci­so e im­po­lu­to tra­ba­jo de quie­nes tra­du­je­ron, orien­ta­ron, su­gi­rie­ron y plas­ma­ron un pro­yec­to con los equi­pos y con­tro­les de­bi­dos pa­ra que el clien­te vi­va la dul­zu­ra de lle­gar a su ho­gar a ha­cer al­go más que gua­re­cer­se: dis­fru­tar­lo y pa­sar­la bien. Pun­to.

“No só­lo es la se­lec­ción de equi­pos, es ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de las de ne­ce­si­da­des del usua­rio con una se­lec­ción ade­cua­da de és­tos que per­mi­ta cum­plir la fun­cio­na­li­dad es­pe­ra­da a un pre­cio apro­pia­do pa­ra el usua­rio y sea ins­ta­la­do en un tiem­po sa­tis­fac­to­rio pa­ra am­bas par­tes. Es cu­rio­so que en reali­dad sa­be­mos ha­cer to­do es­to y, re­pi­to, en ge­ne­ral lo ha­ce­mos bien (ade­más de que siem­pre hay opor­tu­ni­dad de me­jo­ra y muy bue­nas fuen­tes de in­for­ma­ción en cuan­to a me­to­do­lo­gías de tra­ba­jo, es­tán­da­res y pro­ce­sos pa­ra per­fec­cio­nar, pe­ro de eso ha­bla­re­mos en otro mo­men­to)”, Ser­gio Gai­tán es cla­ro en la ta­rea que es­ta­mos lla­ma­dos a cum­plir si de in­te­gra­ción y automatización se tra­ta.

E, in­sis­to: ¿de qué ma­ne­ra lo­gra­mos co­mu­ni­car y ha­cer va­ler es­to? Se tra­ta de un ser­vi­cio y, a la vez, de ejer­cer un rol co­mo pro­vee­dor (ojo, el es­la­bón que une el mo­vi­mien­to co­mer­cial de los pro­duc­tos de las mar­cas; la de los co­le­gas de la in­dus­tria, en­tién­da­se); no se pue­de ser par­cial o me­diano en la ta­rea. El cos­to no tan­gi­ble que tie­ne el do­mi­nio del co­no­ci­mien­to y cer­ti­fi­ca­ción re­la­cio­na­do a esa es­pe­cia­li­za­ción es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia. Y ese di­fe­ren­cia­do tie­ne que no­tar­se de ma­ne­ra im­pla­ca­ble. Co­mo en las re­la­cio­nes y los sue­ños, se juz­ga por lo que se ha­ce, se sien­te y se ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.