El A, B, C de una per­fec­ta ilu­mi­na­ción en ca­sa

home:tech magazine mexico - - LUZ = DISEÑO Y CONTROL -

Ha­ce 20 años la gen­te in­tere­sa­da en re­mo­de­lar su ca­sa, o en dar un to­que dis­tin­to a cier­ta ha­bi­ta­ción, de­bía sa­lir al pues­to de la es­qui­na y com­prar las re­vis­tas de­di­ca­das a lo que hoy po­dría­mos lla­mar di­se­ño de in­te­rio­res. Hoy bas­ta una apli­ca­ción en el ce­lu­lar y me­dia ho­ra de nues­tro tiem­po pa­ra cla­si­fi­car las imágenes de acuer­do a nues­tras exi­gen­cias. Pa­re­ce­ría en­ton­ces que to­dos po­de­mos ser ex­per­tos y que bas­ta co­piar los ejem­plos de la red pa­ra te­ner la re­si­den­cia de nues­tros sue­ños.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, no es así tan sim­ple co­mo se pien­sa, atrás de ca­da fo­to hay un es­tu­dio del am­bien­te, de la luz, in­ge­nie­ría, ti­pos de lám­pa­ras, di­ver­sos fo­cos de acuer­do a la irra­dia­ción y un diseñador que con­ju­gue to­do lo an­te­rior, con la jus­ta ele­gan­cia y ar­mo­nía. Y si bien es cier­to que no to­do es imi­tar una ima­gen, tam­bién es ver­dad que apren­dien­do los tres tips bá­si­cos en ilu­mi­na­ción, se pue­de con­cre­tar un cam­bio in­te­li­gen­te de cual­quier es­pa­cio de nues­tro ho­gar. Los ex­per­tos lo lla­man “las tres lu­ces ar­ti­fi­cia­les que no pue­den fal­tar”.

Tría­da de luz

En­ten­da­mos que una ha­bi­ta­ción pue­de te­ner dis­tin­tas fun­cio­nes: des­de un lu­gar don­de re­la­jar­se, tra­ba­jar en la compu­tado­ra, ha­cer ma­nua­li­da­des con los ni­ños, has­ta co­ci­nar o com­par­tir co­mi­das con ami­gos y fa­mi­lia­res. Es­ta es la ra­zón por la cual, las ca­rac­te­rís­ti­cas de ilu­mi­na­ción, de­ben co­rres­pon­der a la con­fi­gu­ra­ción o apli­ca­ción de ca­da es­pa­cio. A me­nu­do las per­so­nas es­pe­ran que una úni­ca fuen­te de luz cu­bra to­das sus ne­ce­si­da­des, lo cual no su­ce­de­rá ja­más; no obs­tan­te, em­plean­do los tres ti­pos de ilu­mi­na­ción (am­bien­tal, es­pe­cí­fi­ca y pa­ra acen­tuar) se lo­gra sa­tis­fa­cer ca­da una de las ne­ce­si­da­des del lu­gar a tra­tar. Es­tu­die­mos a de­ta­lle ca­da una de las ya men­cio­na­das.

Ilu­mi­na­ción am­bien­tal

El ob­je­ti­vo de la ilu­mi­na­ción ge­ne­ral o am­bien­tal, co­mo bien lo apun­ta el si­tio web stan­dard­pro.com, es dar luz a una ha­bi­ta­ción completa ge­ne­ran­do un ni­vel uni­for­me pa­ra que las per­so­nas pue­dan mo­ver­se con fa­ci­li­dad y se­gu­ri­dad por el es­pa­cio, in­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier ilu­mi­na­ción especial que pue­da ser ne­ce­sa­ria en las áreas es­pe­cí­fi­cas del cuar­to. La irra­dia­ción re­bo­ta fue­ra de las pa­re­des pa­ra ali­ge­rar tan­to es­pa­cio co­mo sea po­si­ble. En al­gu­nas áreas, co­mo la de la­van­de­ría, la ilu­mi­na­ción am­bien­tal tam­bién sir­ve co­mo fuen­te prin­ci­pal pa­ra el desa­rro­llo de cier­tas ta­reas.

En la ma­yo­ría de las con­fi­gu­ra­cio­nes ho­ga­re­ñas, cuan­do una per­so­na en­tra a una ha­bi­ta­ción y en­cien­de un in­te­rrup­tor, la luz am­bien­tal ilumina a tra­vés de ac­ce­so­rios mon­ta­dos en el te­cho o em­po­tra­dos co­mo el candelabro, o una lám­pa­ra col­gan­te ya que di­ri­gen la luz ha­cia aba­jo; otra op­ción son los apli­ques de pa­red o lám­pa­ras em­po­tra­das o de se­gui­mien­to las cua­les con­tie­nen dis­tin­tos fo­cos po­si­bles de di­ri­gir la luz pa­ra re­fle­jar­se en pa­re­des o ven­ta­nas y dar más po­ten­cia, color e in­ten­si­dad al am­bien­te; por úl­ti­mo se pue­den uti­li­zar lin­ter­nas mon­ta­das en el ex­te­rior de la ca­sa. Te­ner una fuen­te cen­tral de luz am­bien­tal en to­das las ha­bi­ta­cio­nes es fun­da­men­tal pa­ra un buen plan de ilu­mi­na­ción. Sim­ple­men­te un must.

Ilu­mi­na­ción de un si­tio par­ti­cu­lar

Es­ta luz es­tá pen­sa­da pa­ra pro­yec­tar lu­mi­no­si­dad so­bre las ta­reas que una per­so­na lle­va a ca­bo en un es­pa­cio es­pe­cí­fi­co, co­mo leer, co­ser, vi­tri­nas en co­ci­na, lu­ga­res que re­quie­ren una luz más bri­llan­te en un pun­to fo­cal pre­ci­so. Ade­más, es­ta luz pue­de in­cluir la is­la de la co­ci­na don­de se pre­pa­ra­rán ali­men­tos; o una sa­la de es­tar o áreas de des­can­so don­de se lle­va­rá a ca­bo la lec­tu­ra, de igual for­ma las su­per­fi­cies del es­cri­to­rio en la ofi­ci­na del ho­gar don­de se rea­li­za­rán los trá­mi­tes.

Pa­ra una ilu­mi­na­ción más agra­da­ble, a me­nu­do es me­jor evi­tar las lu­ces fuer­tes o la lu­mi­na­ria que arro­ja som­bras mo­les­tas. Tam­bién es bas­tan­te prác­ti­co ins­ta­lar un úni­co in­te­rrup­tor pa­ra la ilu­mi­na­ción fo­cal, in­de­pen­dien­te de que con­tro­la la luz ge­ne­ral del es­pa­cio co­mo lo su­gie­re el si­tio www.hgtv.com. La irra­dia­ción pue­de lo­grar­se a tra­vés de lu­ces em­po­tra­das y de se­gui­mien­to, una lám­pa­ra col­gan­te y o una de ma­ne­ra in­fe­rior, así co­mo por lám­pa­ras por­tá­ti­les de pie y de es­cri­to­rio. Es­te ti­po de luz de­be es­tar li­bre de des­lum­bra­mien­to y som­bras mo­les­tas, ade­más de ser lo su­fi­cien­te­men­te bri­llan­te co­mo pa­ra evi­tar la fa­ti­ga vi­sual.

Ilu­mi­na­ción pa­ra acen­tuar

Fi­nal­men­te, te­ne­mos la luz tam­bién co­no­ci­da co­mo de acen­to que se usa prin­ci­pal­men­te pa­ra en­fo­car­se en un pun­to es­pe­cí­fi­co de in­te­rés o pa­ra lo­grar un efec­to par­ti­cu­lar desea­do. Es­te ti­po de ilu­mi­na­ción sue­le uti­li­zar­se tam­bién pa­ra pro­vo­car la im­pre­sión de un es­pa­cio más gran­de; se em­plea con ma­yor fre­cuen­cia pa­ra re­sal­tar una ca­rac­te­rís­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca, una plan­ta, una es­cul­tu­ra, una obra de ar­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.