Al­ta­vo­ces JBL 4312SE

home:tech magazine mexico - - EN DETALLE -

Pa­ra es­cu­char­los co­mo se de­be, les co­nec­té un am­pli­fi­ca­dor de es­ta­do só­li­do Au­dio Re­search D130 con 130 watts de po­ten­cia. Uti­li­cé un preamp Mcin­tosh C47. Co­mo fuentes, un lec­tor de dis­cos Ma­rantz DV7001 y un to­ca­dis­cos ori­gi­nal Tech­nics 1200 MKII con fo­no­cap­tor Or­to­fon 2M Bron­ze. Los ca­bles en lo ge­ne­ral fue­ron Au­dio­quest. Un se­tup sim­ple y con­ven­cio­nal.

Lo pri­me­ro que es­cu­ché fue el dis­co com­pac­to Band on the Run de Wings. Las JBL de in­me­dia­to res­pi­ran rock; te in­vi­tan a su­bir el vo­lu­men sin pie­dad. Esa es otra de sus vir­tu­des, las 4312SE aguan­tan so­bra­da­men­te los al­tos ni­ve­les de pre­sión. Lue­go vino Jeth­ro Tull, The Doors y Grand Funk.

Pa­sé a es­cu­char el vi­ni­lo de “Re­main in Light” de los Tal­king Heads; obra maes­tra con Brian Eno co­mo ge­nio pro­duc­tor. “On­ce in a Li­fe­ti­me” ha­ce to­dos los ho­no­res a es­tas ca­jas: el ran­go me­dio tie­ne una cla­ri­dad y na­tu­ra­li­dad que no es­pe­ras, los agu­dos siem­pre crean­do tex­tu­ras. El ba­jo siem­pre tie­ne su lu­gar pre­ci­so y ma­jes­tuo­so.

“Mas­ter of Pup­pets” de Me­ta­lli­ca es un dis­ca­zo de 1986 que devela la ga­rra de las JBL: su di­ná­mi­ca se des­plie­ga a rau­da­les, las gui­ta­rras ma­cha­can ace­le­ra­da­men­te sin com­pa­sión y la ba­se rít­mi­ca gol­pea el pe­cho in­ce­san­te­men­te. Una bo­ci­na pe­que­ñi­ta y del­ga­di­ta, por más fi­na que sea, sim­ple­men­te no pue­de lo­grar el im­pac­to, la sen­sa­ción de reali­dad, la can­ti­dad de gra­ves y el po­de­río que res­ca­tan es­tas JBL.

Pa­ra no que­dar­me atra­pa­do en los ochen­ta, brin­qué unos años mis gus­tos mu­si­ca­les y pu­se un “Cu­re for Pain”, un vi­ni­lo de Morp­hi­ne, una de las mejores ban­das de los años no­ven­ta. El ba­jo de dos cuer­das, el sa­xo­fón y la ba­te­ría en­tre­gan ener­gía pu­ra a tra­vés de los 4312SE. De nue­vo, la emo­ción sube el vo­lu­men. Pe­ro no só­lo hay po­ten­cia, la mez­cla se oye en su jus­ta di­men­sión, con los ins­tru­men­tos aco­ta­dos en su es­pa­cio, es­pe­cial­men­te se nota una ge­ne­ro­sa pro­fun­di­dad que ex­ce­de cual­quier ex­pec­ta­ti­va.

“Drunk” es una ma­ra­vi­lla de nues­tros días. Pren­sa­do el año pa­sa­do, es un gran dis­co de Thun­der­cat. Pu­de es­cu­char­lo tan­to en CD co­mo en vi­ni­lo y es ya ma­te­rial de re­fe­ren­cia. R&B con elec­tró­ni­ca, funk sua­ve­ci­to y to­ques de rock fu­sión, so­ni­dos que a tra­vés de las 4312SE se tra­du­cen en esa in­vi­ta­ción al bai­le sen­sual.

Cor­ne­lius (Oya­ma­da Kei­go) es una de las sen­sa­cio­nes mu­si­ca­les de ac­tua­li­dad. El ja­po­nés sa­be com­bi­nar las tex­tu­ras am­bien­ta­les con tin­tes pop so­bre una ba­se rít­mi­ca elec­tró­ni­ca que atra­pa. Y con las JBL su mú­si­ca es evo­ca­do­ra de fe­li­ci­dad. A pe­sar que hay mu­chas ca­pas en la mez­cla de es­te ge­nio orien­tal, las JBL son ca­pa­ces de des­me­nu­zar­las con gra­cia. Si me han l eí­do has­ta aquí sa­brán que las JBL 4312SE me han en­can­ta­do. Y es­ta vez ni si­quie­ra es­cu­ché j azz. Es­tas bo­ci­nas nor­te­ame­ri­ca­nas me han re­gre­sa­do a mis gus­tos pri­mi­ge­nios. Ta mpo­co v oy a d e ja r d e men­cio­nar de­ta­lles que l as JBL 4312SE po­drían ha­ber me­jo­ra­do. Por ejem­plo, la ca­ja, que a pe­sar que se sien­te so­li­da, no pa­re­ce lo su­fi­cien­te­men­te iner­te co­mo pa­ra con­tro­lar el em­ba­te de los gra­ves: el re­sul­ta­do es un so­ni­do po­co co­lo­rea­do que en lo per­so­nal a mi no me mo­les­ta, sin em­bar­go ha­brá que no­tar­lo pues no son unas ca­jas que sean l o más neu­tra­les po­si­bles.

Es evi­den­te que es­te des­plie­gue de gra­ves pue­de “con­ta­mi­nar” en al­guno sen­ti­do mí­ni­mo al ran­go me­dio. Es­tos ras­gos “boomy”, po­drían mo­les­tar a los ver­da­de­ros pu­ris­tas. Eso mis­mo las ale­ja de ser ejem­plo del ba­lan­ce to­nal per­fec­to.

Es jus­to se­ña­lar que las JBL 4312SE se com­por­tan muy di­fe­ren­te al va­riar su co­lo­ca­ción, así que hay que ex­pe­ri­men­tar con las dis­tan­cias a las pa­re­des la­te­ra­les y tra­se­ra. De igual ma­ne­ra, es pre­ci­so evi­tar a to­da cos­ta co­lo­car­las di­rec­ta­men­te en el sue­lo (su gran ta­ma­ño po­dría cau­sar esa ten­ta­ción), pues el gra­ve se des­com­po­ne por com­ple­to.

Con­clu­sión Muy por en­ci­ma de sus po­cas li­mi­ta­cio­nes, las JBL 4312SE son unas bo­ci­nas que de­ve­lan el es­pí­ri­tu ron­ca­ro­le­ro con el que se aso­cia la mar­ca. Son po­de­ro­sas y ex­tre­ma­da­men­te di­ná­mi­cas, con­tun­den­tes en los gra­ves, de ex­cep­cio­nal cla­ri­dad en me­dios y una no­ta­da ex­ten­sión en agu­dos, siem­pre ama­bles. Bien ubi­ca­das pro­vo­can un ge­ne­ro­so sounds­ta­ge. Si tie­nes el es­pa­cio, si te gus­ta el es­ti­lo re­tro y si el rock es prio­ri­dad pa­ra tus oí­dos, es­tas JBL4312SE de­ben es­tar en tu lis­ta de com­pras, ¡ya!

Dis­tri­bui­das por: Ar­qui­tec­tu­ra Au­ral. Pre­cio pú­bli­co USD 2500 más IVA. www.aau­ral.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.