Ni­les: au­dio dis­tri­bui­do con le­ga­do

au­dio dis­tri­bui­do con le­ga­do

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por An­to­nio Le­go­rre­ta

El si­glo lle­gó a su ma­yo­ría de edad y hay que ce­le­brar­lo arre­glan­do el jar­dín, pin­tan­do la te­rra­za, lle­nan­do la pis­ci­na o amue­blan­do el pa­tio; pe­ro, lo más im­por­tan­te: ins­ta­lan­do al­ta­vo­ces que re­sis­tan el mal tiem­po, ten­gan es­ti­lo, gran desem­pe­ño y aña­dan ele­gan­cia al es­pa­cio ex­te­rior. He­mos reuni­do lo me­jor de los al­to­par­lan­tes ex­ter­nos; aque­llos que nos ayu­da­rán a disfrutar al ai­re li­bre.

Un po­co de his­to­ria

Era 1975. En ese año en­tré a la se­cun­da­ria No.54 en Atz­ca­pot­zal­co y co­mo ta­ller se­lec­cio­né el de ra­dio y eso me lle­vó lue­go a ele­gir la ca­rre­ra en la cual si­go, ¡gra­cias! El pa­dre de uno de mis com­pa­ñe­ros de cla­se era ra­dio­téc­ni­co y vi­vían en la ca­lle tra­se­ra a la de mis pa­dres, el Sr. Arias, re­cuer­do yo. Un día me in­vi­ta­ron a co­mer y, pre­vio a la ac­ción de de­gus­tar de los ali­men­tos, rea­li­za­ron una ple­ga­ria de gra­ti­tud al Se­ñor, o sea Dios. Esa era la pri­me­ra vez que con­vi­vía con per­so­nas de otra re­li­gión (yo en ese en­ton­ces ya era li­bre pensador y a los es­tu­dios de fi­lo­so­fías y re­li­gio­nes me avo­qué); ho­nes­ta­men­te no su­pe qué ha­cer en la me­sa y mi­ré los agu­je­ros que ha­bía en el te­cho, cir­cu­la­res y con un bo­te de le­che Ni­do en ellos. Le pre­gun­té al Sr. Arias qué era eso que ha­bía por va­rias par­tes de la ca­sa y me co­men­tó que era su pro­yec­to pa­ra so­no­ri­zar, des­de la con­so­la, va­rias áreas de su ca­sa: sa­la, co­me­dor, co­ci­na, ta­ller, et­cé­te­ra, y lo que co­lo­ca­ría ahí se­rian una bo­ci­nas Fa­par­tel o de au­to­mó­vil de la mar­ca Cla­rion en el te­cho, lo que hu­bie­ra en un mo­men­to da­do. Ése fue mi pri­mer atis­bo al au­dio dis­tri­bui­do re­si­den­cial.

Mu­chas dé­ca­das des­pués, el au­dio dis­tri­bui­do -sea re­si­den­cial, de apli­ca­ción co­mer­cial o con­trac­tor-, si­gue for­man­do par­te de mi día a día y el en­cuen­tro con Ni­les fue gra­to.

Ni­les fue fun­da­da en Es­ta­dos Uni­dos en 1978 por Ivan Ni­les Zuc­ker­man, co­mo una “em­pre­sa” ca­se­ra o de ga­ra­je (co­mo ini­cia­ron sus pro­pios ne­go­cios fi­gu­ras co­mo Ste­ve Jobs y Woz­niak, por cier­to). El ini­cio de Ni­les fue co­mo el de otra com­pa­ñía que ha con­ti­nua­do en es­te mis­mo ru­bro, Au­dio Aut­ho­rity, ellos en la ela­bo­ra­ción de se­lec­to­res de bo­ci­nas pa­ra de­mos­tra­ción en pun­tos de ven­ta. De he­cho, aún re­cuer­do en los di­rec­to­rios co­mo el de Ste­reo Re­view, High Fi­de­lity y Au­dio (muuuy co­ti­za­dos, co­mo bi­blia en re­fe­ren­cia so­bre ca­rac­te­rís­ti­cas y cos­tos de pro­duc­tos), apa­re­cían los pri­me­ros se­lec­to­res de bo­ci­nas ca­se­ros Ni­les fa­bri­ca­dos en Mia­mi, Flo­ri­da, con los acos­tum­bra­dos “ca­che­tes” de ma­de­ra de esa épo­ca.

Sien­do yo un en­tre­na­dor cer­ti­fi­ca­do por CEDIA (Cus­tom Elec­tro­nic De­sign & Ins­ta­lla­tion As­so­cia­tion) des­de ha­ce po­co mas de ocho años, su­pe que Ivan Ni­les fue uno de los miem­bros fun­da­do­res de la or­ga­ni­za­ción CEDIA, ¡wow! De ma­ne­ra que la orien­ta­ción de la in­dus­tria y los pro­duc­tos es­ta­ba plas­ma­do, sem­bra­do y por desa­rro­llar­se has­ta nues­tros días. Pos­te­rior­men­te, y por 18 años, Frank Sterns lle­vó a la com­pa­ñía a un ni­vel de re­co­no­ci­mien­to tal en la in­dus­tria, da­da la con­cep­tua­li­za­ción de los pro­duc­tos, su apli­ca­ción, fia­bi­li­dad en desem­pe­ño, ca­li­dad en cons­truc­ción y so­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.