Hi­fi 2.0.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Vega

Va un opor­tuno re­cuen­to de las ten­den­cias que han trans­for­ma­do la in­dus­tria au­dio­vi­sual.

Es­ta úl­ti­ma edi­ción de HO­ME:TECH me de­ja el es­pa­cio pa­ra re­fle­xio­nar los cam­bios que ha te­ni­do la in­dus­tria au­dio­vi­sual. Es­to no pre­ten­de ser un com­pi­la­do his­tó­ri­co a con­cien­cia, sino un bre­ví­si­mo re­pa­so de que co­mo el Hi­fi y el AV re­si­den­cial han si­do con­se­cuen­cia de las con­vul­sio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les del mundo que nos ro­dea.

En prin­ci­pio te­ne­mos que en­ten­der que el mun­di­llo del Hi­fi es ape­nas una pe­que­ñí­si­ma par­te de la in­dus­tria de la elec­tró­ni­ca de con­su­mo. Cla­ro que es­to no siem­pre fue así. An­tes lo era to­do. Y es que la elec­tró­ni­ca de con­su­mo na­ció a par­tir de los ge­nios eu­ro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos que des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se de­di­ca­ron a apro­ve­char el au­ge tec­no­ló­gi­co que sig­ni­fi­có la con­fron­ta­ción y, a par­tir de mu­cha in­ves­ti­ga­ción an­tes de­di­ca­da a ar­te­fac­tos bé­li­cos, cons­ti­tu­ye­ron fa­bu­lo­sos equi­pos de au­dio ba­sa­dos en la ma­gia de los bul­bos. Nom­bres co­mo Saul Ma­rantz o Frank Mcin­tosh son icó­ni­cos.

Pa­ra en­ton­ces la ra­dio era el me­dio de co­mu­ni­ca­ción más po­de­ro­so y a tra­vés de em­ble­má­ti­cas es­ta­cio­nes la gen­te po­día es­cu­char la mú­si­ca be­lla y re­co­no­cer ar­tis­tas que ges­ta­ron su fa­ma a par­tir del en­can­to de la ra­dio. Los ra­dio-re­cep­to­res se con­vir­tie­ron en cen­tro de aten­ción de las fa­mi­lias que se reunían al­re­de­dor del apa­ra­to pa­ra es­cu­char no­ti­cias, mú­si­ca y ra­dio-dra­mas. Es­to em­pu­jó mu­cho a los de­sa­rro­lla­do­res que veían a la ra­dio co­mo el mo­tor me­diá­ti­co pa­ra que la gen­te com­pra­rá her­mo­sos sin­to­ni­za­do­res, am­pli­fi­ca­do­res y con­so­las.

El au­dio Hi­fi co­mo lo co­no­ce­mos em­pe­zó en los años cin­cuen­ta. Pa­ra fi­na­les de esa dé­ca­da e ini­cio de los años se­sen­ta, los bul­bos te­nían que con­vi­vir con un com­po­nen­te que ame­na­za­ría con ser su sus­ti­tu­to: los tran­sis­to­res. Por otro la­do, los dis­cos de vi­ni­lo ya eran una sen­sa­ción. El rock ha­bía lle­ga­do y se ges­ta­ba una in­dus­tria mu­si­cal que ope­ra­ba co­mo un per­fec­to tán­dem: ra­dio y dis­que­ras. La épo­ca de bonanza in­va­día a los eje­cu­ti­vos.

Las tor­na­me­sas vie­ron una in­sos­pe­cha­da evo­lu­ción. El ca­se­te es nues­tro me­jor ami­go en la ca­sa y en el co­che; na­ció en 1964 y aun­que ya no tie­ne vi­si­bi­li­dad, nues­tros mix­ta­pes se nie­gan a mo­rir. Y aun­que en la “su­per­fi­cie” vi­vía­mos una épo­ca de so­ni­do analó­gi­co, los in­ves­ti­ga­do­res ya tra­ba­ja­ban en la pró­xi­ma era di­gi­tal. Só­lo pa­ra enun­ciar­lo, la co­di­fi­ca­ción PCM ve­nía desa­rro­llán­do­se des­de los años cua­ren­ta, pe­ro vio la luz co­mer­cial a fi­nes de los años se­sen­ta con equi­pos de la NHK (la te­le­vi­so­ra ja­po­ne­sa) y cuan­do De­non pre­sen­tó su gra­ba­do­ra de 8 ca­na­les PCM en 1972. Esos avan­ces y mu­chos más die­ron fru­tos cuan­do fue pre­sen­ta­do el dis­co com­pac­to en 1981 por Phi­lips y Sony.

Los equi­pos de au­dio do­més­ti­co se van ha­cien­do ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos y es cuan­do el fac­tor di­se­ño le cam­bia la ca­ra a la in­dus­tria. Ya no só­lo im­por­ta­ba que se oye­ran bien, sino que fue­sen agra­da­bles a la vis­ta. Los fa­bri­can­tes eu­ro­peos son pun­tal en el desa­rro­llo de pe­que­ñas ca­jas acús­ti­cas con dri­vers de 6” y me­no­res, lo que ha­ce al­ta­vo­ces del­ga­dos. En los años se­ten­ta tam­bién se de­jan ver los pri­me­ros sub­woo­fers que se­rán apre­cia­dos (o so­bre va­lua­dos) dé­ca­das más tar­de.

Pa­ra los años ochen­ta, úni­ca­men­te so­bre­vi­ven un pu­ña­do de fa­bri­can­tes ocu­pan­do bul­bos en eta­pas de pream­pli­fi­ca­ción y po­ten­cia. Los tran­sis­to­res son la on­da, pe­ro ya vie­nen las pri­me­ras olea­das de com­po­nen­tes de con­su­mo ba­sa­dos ex­clu­si­va­men­te en cir­cui­tos in­te­gra­dos, lo que se­rá un cam­bio drás­ti­co: los ta­ma­ños se re­du­ci­rán in­sos­pe­cha­da­men­te, se­rán ex­tre­ma­da­men­te li­ge­ros.

Es aquí cuan­do ce­le­bra­mos la lle­ga­da del Walk­man en 1980. Sony creó una nue­va ca­te­go­ría: el au­dio per­so­nal, al­go que se­rá vi­tal 30 años des­pués.

Des­de los años se­ten­ta, las mar­cas ja­po­ne­sas em­pe­za­rán a aso­mar­se y en los ochen­ta in­va­di­rán nues­tras sa­las. Los orien­ta­les cam­bia­ron las for­mas de pro­duc­ción y eso pro­vo­có que los pre­cios ba­ja­ran a ni­ve­les nun­ca vis­tos. La gen­te po­día te­ner equi­pos Hi­fi de­cen­tes por po­cos dó­la­res. En esa épo­ca to­do era Ma­de in Ja­pan, hoy se ha tras­la­da­do por el Ma­de in Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.