Re­view con­ci­so.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Jo­sé A. Gon­zá­lez Maya

Al­ta­vo­ces PSB T3 To­wer.

Trans­cu­rría el año 1974, dos años des­pués de ha­ber fun­da­do la com­pa­ñía PSB, cuan­do su fun­da­dor Paul Bar­ton fue pre­sen­ta­do con el Doc­tor Floyd Too­le, que en aque­llos años per­te­ne­cía al Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes de Ca­na­dá. Era la pri­me­ra vez en la his­to­ria que un fa­bri­can­te de al­ta­vo­ces acu­día a un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes fe­de­ral pa­ra ave­ri­guar el com­por­ta­mien­to del so­ni­do en di­fe­ren­tes ha­bi­ta­cio­nes acús­ti­cas y desa­rro­llar al­gún pro­ce­di­mien­to pa­ra im­ple­men­tar los resultados de di­chas prue­bas en los ajus­tes de sus al­ta­vo­ces. Tras inago­ta­bles me­ses de aná­li­sis y es­tu­dio, Paul lan­zó al mer­ca­do una se­rie de al­ta­vo­ces que re­vo­lu­cio­na­ría la in­dus­tria de ma­ne­ra drás­ti­ca. El Avan­té II, Tar­ga y se­rie Pas­sif fue­ron los pri­me­ros al­ta­vo­ces en el mundo en los que se apli­ca­ron ajus­tes ba­sa­dos en resultados de au­di­ción (NRC). Fue­ron al­ta­men­te ga­lar­do­na­dos y su re­co­no­ci­mien­to no tar­dó en ex­ten­der­se en to­do el te­rri­to­rio. Paul Bar­ton lo ha­bía lo­gra­do; a par­tir de ese mo­men­to se con­vir­tió en el re­co­no­ci­do fa­bri­can­te de al­ta­vo­ces que in­clu­so en es­tos días nos si­gue sor­pren­dien­do. Aho­ra trae pa­ra nues­tros oí­dos al su­ce­sor del im­pla­ca­ble Syn­crony One. El nue­vo bu­que in­sig­nia de la fir­ma: El PSB T3 To­wer.

Pe­ro, ¿có­mo se­ría po­si­ble me­jo­rar la po­de­ro­sa to­rre PSB Syn­crony One? Esa es una pre­gun­ta a la que el mis­mo Paul Bar­ton ha con­tes­ta­do: “Es­toy ple­na­men­te con­ven­ci­do de que, pa­ra me­jo­rar cual­quier al­ta­voz de­ben con­si­de­rar­se tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les: Au­men­tar el an­cho de ban­da en fre­cuen­cias, in­cre­men­tar su sen­si­bi­li­dad y dis­mi­nuir la dis­tor­sión”.

Pa­ra lo­grar es­tos re­tos, el PSB T3 tie­ne una es­truc­tu­ra ex­te­rior muy di­fe­ren­te a su an­te­ce­sor, em­plean­do un ga­bi­ne­te mul­ti-la­mi­na­do de MDF con tri­ple duc­to de en­to­na­ción, un de­ta­lla­do as­pec­to cur­vo en to­dos sus án­gu­los y un di­se­ño -en una so­la pie­za- real­men­te im­pre­sio­nan­te. Se tra­ta de una cons­truc­ción se­me­jan­te al PSB T2, pe­ro en di­men­sio­nes mu­cho más ge­ne­ro­sas y con un aca­ba­do bri­llan­te (nun­ca vis­to en los al­ta­vo­ces de la fir­ma) que le da un to­que de ele­gan­cia su­pre­ma. Pa­ra crear los woo­fers y mid-ran­ge del T3, Paul ha op­ta­do por dar­le un tra­ta­mien­to di­fe­ren­te a la fi­bra de vi­drio en­tre­te­ji­da em­plea­da en el Syn­crony One. No obs­tan­te, la fi­bra de vi­drio se si­gue usan­do pues ha com­pro­ba­do su al­ta efi­cien­cia y ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ver gran­des can­ti­da­des de ai­re de ma­ne­ra uni­for­me; sin em­bar­go, pa­ra ali­ge­rar la ma­sa sin afec­tar el ren­di­mien­to, se han ela­bo­ra­do co­nos con al­ma de fi­bra de vi­drio com­pri­mi­da y un re­cu­bri­mien­to com­pues­to de re­si­nas.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca no­ta­ble en el T3 de PSB son sus tres pa­res de pos­tes pa­ra co­ne­xión. Con ello po­de­mos has­ta tri-am­pli­fi­car ca­da to­rre de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te o bien, em­plear uno o los dos puen­tes in­clui­dos en ca­da to­rre pa­ra rea­li­zar la co­ne­xión que más re­sul­te con­ve­nien­te, de acuer­do con nues­tra eta­pa de am­pli­fi­ca­ción.

Por otra par­te, ca­da to­rre T3 lle­va mon­ta­dos tres woo­fers de 7”, un mi­dran­ge de 5” ¼ y el po­de­ro­so twee­ter con cú­pu­la de ti­ta­nio ya co­no­ci­do de 1”. Sin em­bar­go, y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, en su cir­cui­te­ría in­ter­na no en­con­tra­re­mos el clá­si­co arre­glo de tres vías; sino al­go mu­cho más in­tere­san­te co­no­ci­do co­mo tran­si­ción de 5 vías. Es­to bá­si­ca­men­te con­sis­te en la asig­na­ción de las tres vías tra­di­cio­na­les (con cor­tes en 1800 Hz y 800 Hz), pe­ro tra­ba­jan­do ca­da uno de los woo­fers con ex­ten­sión en ran­gos de me­dios di­fe­ren­tes. Los años de ex­pe­rien­cia en el te­rreno han he­cho de­du­cir a Paul que, te­ner el mis­mo cor­te de fre­cuen­cia en los 3 woo­fers, ha­ría su­ma­men­te di­fí­cil rea­li­zar los ajus­tes en cru­ce y fa­se con el res­to de los dri­vers. Es por ello que mien­tras los tres woo­fers co­mien­zan a tra­ba­jar en 24 Hz, no to­dos al­can­zan el mis­mo ran­go de fre­cuen­cias me­dias; ob­te­nien­do la mis­ma ge­ne­ra­ción de gra­ves en los woo­fers pe­ro con di­fe­ren­tes to­na­li­da­des de me­dios en ca­da uno. Al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas adi­cio­na­les que so­bre­sa­len en los T3 son su ex­ten­sa (más ex­ten­sa que en el Syn­crony) res­pues­ta en fre­cuen­cia que va des­de los 24 has­ta los 23,000 Hz; sen­si­bi­li­dad de 91 db/m/w (ma­yor tam­bién que su an­te­ce­sor), im­pe­dan­cia de 8Ω (mi­ni­ma de 4Ω) y am­pli­fi­ca­ción re­co­men­da­da des­de 20 has­ta 300 Watts.

En el re­sul­ta­do, el T3 en­tre­ga gra­ves real­men­te pro­fun­dos, co­rrec­ta­men­te con­tro­la­dos y bien ex­ten­di­dos. Las fre­cuen­cias me­dias se brin­dan con to­na­li­da­des pre­ci­sas y bien co­lo­ca­das; mien­tras que las res­pues­tas agu­das se ha­cen pre­sen­tes con de­ta­lle, di­na­mis­mo y siem­pre en per­fec­ta convivencia con el res­to de los dri­vers. La car­ga de tra­ba­jo y exi­gen­cia so­no­ra no re­pre­sen­ta pro­ble­ma pa­ra el T3, pues res­pon­de fir­me y es­toi­ca­men­te an­te ele­va­dos ni­ve­les de pre­sión so­no­ra. Am­pli­fi­can­do de ma­ne­ra co­rrec­ta un par de al­ta­vo­ces T3, son ab­so­lu­ta­men­te ca­pa­ces de crear es­ce­na­rios mu­si­ca­les cohe­ren­tes, con una ex­tra­or­di­na­ria pro­fun­di­dad y la dis­tri­bu­ción pa­no­rá­mi­ca que to­do pu­ris­ta del au­dio bus­ca en un par de al­ta­vo­ces de al­to desem­pe­ño.

El Sr. Bar­ton se des­cri­be así mis­mo co­mo “El hom­bre que más tiem­po ha pa­sa­do den­tro de una cá­ma­ra anecoi­ca”, y su tra­ba­jo bien ha va­li­do la pe­na con el desa­rro­llo del T3. Nue­va­men­te es­ta­mos an­te un pro­duc­to que de­lei­ta al oí­do y tie­ne la dis­tin­ti­va tím­bri­ca que siem­pre pen­sa­mos de­be­ría ser más cos­to­sa de lo que su pre­cio re­fle­ja.

En mi opi­nión, si tu­vie­ra que de­fi­nir los PSB T3 en una so­la pa­la­bra, sin du­da es­ta se­ria: Es­pec­ta­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.