Pick Up the Pie­ces.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - por An­to­nio Le­go­rre­ta

DSD: Uno de los for­ma­tos es­te­la­res en el au­dio de al­ta re­so­lu­ción, de­ve­la­do a de­ta­lle

Ha­ce po­co me­nos de cua­tro años, Eli­seo Vega re­dac­tó un ar­tícu­lo so­bre es­te for­ma­to mu­si­cal de una ma­ne­ra ex­ten­sa (ups, no me que­da­rá atrás). En­ton­ces, ¿por qué re­vi­si­tar el asun­to? ¿Al­go o mu­cho ha cam­bia­do des­de ha­ce ca­si un par de años? ¿Qué nos ofre­ce hoy ?

Con­fie­so que el te­ma no me te­nía in­quie­to, por la exis­ten­cia es­ca­sa y aún con­ti­nua de los SACDS, en ver­sio­nes hi­bri­das con ca­pa PCM/DSD y só­lo DSD, a dos ca­na­les (es­té­reo) o mul­ti­ca­nal res­pec­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, vino a co­la­ción el te­ma al re­vi­sar las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de los DACS de la mar­ca T+A, con op­cio­nes DSD64, DSD128, DSD256 y DSD512. ¿Qué es to­do es­to? Por un la­do, Ber­nar­do Stock­der de Hi­fi Group, me co­men­ta­ba sus frus­tra­cio­nes al res­pec­to y qué po­día o no ha­cer, de­bi­do al me­dio de re­pro­duc­ción in­he­ren­te, llá­me­se strea­ming, me­mo­ria USB o lap­top. Por otro la­do, al su­mer­gir­me un po­co so­bre lo que ha­bía de mú­si­ca di­gi­tal dis­po­ni­ble vía si­tios web, me to­pé con va­rias gra­ba­cio­nes no re­cien­tes, sino de ha­ce 30 o 40 años, he­cho que me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción pues es­tas gra­ba­cio­nes fue­ron ori­gi­nal­men­te análo­gas, sin lu­gar a du­das. Así que, ¿cuál era el be­ne­fi­cio ob­te­ni­do en ello? No me fío más en los re­views o co­men­ta­rios pu­bli­ca­dos, pues es­tos me pa­re­cen más bien ema­na­dos por el efec­to de sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas que por la es­cu­cha o au­di­ción efec­tua­da cui­da­do­sa­men­te e in­clu­so do­ble blind o a cie­gas.

En­tre­mos en ma­te­ria. Por prin­ci­pio de cuen­tas, ¿qué es DSD? Las si­glas sig­ni­fi­can, en es­pa­ñol me­xi­cano: Flu­jo Di­rec­to Di­gi­tal y, en el idio­ma de H.P. Lo­ve­craft y Jack Ke­rouac (sorry, soy un cla­va­do del te­rror gó­ti­co y de la ge­ne­ra­ción beat­nik): Di­rect Stream Di­gi­tal, que es el for­ma­to de co­di­fi­ca­ción pa­ra Sú­per Au­dio CD, el cual Sony y Phi­lips crea­ron en el 2000 (Phi­lips ven­dió en el 2005 la di­vi­sión a So­nic Studio pa­ra un ma­yor desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía). Po­dría su­po­ner que, el éxi­to re­la­ti­vo y pos­te­rior caí­da en la de­man­da del for­ma­to, se de­bió al de­cli­ne de los for­ma­tos fí­si­cos a ini­cios del si­glo XXI y a la de­man­da de des­car­gas di­gi­ta­les de ar­chi­vos mu­si­ca­les en MP3 (ob­via­men­te que na­da tie­nen que ver con la ca­li­dad au­di­ble), ya que DSD em­plea la co­di­fi­ca­ción por mo­du­la­ción de den­si­dad de pul­sos. Es de­cir, la se­ñal es al­ma­ce­na­da co­mo au­dio di­gi­tal en mo­du­la­ción Del­ta-sigma, an­tes del pro­ce­so de “de­ci­ma­ción” que con­vier­te las se­ña­les en PCM (mo­du­la­ción por có­di­go de pul­sos); sien­do és­ta una se­cuen­cia de va­lo­res de un so­lo bit a una ta­sa de mues­treo de 2,822,400Hz, o sea 64 ve­ces la fre­cuen­cia de mues­treo de 44,100Hz co­rres­pon­dien­te al CD, pe­ro a 1/32768 de los 16 bits de re­so­lu­ción del mis­mo CD.

Una for­ma de rui­do se pro­du­ce al em­plear, en una se­ñal au­dio, un so­bre mues­treo de 64 ve­ces pa­ra re­du­cir el rui­do y dis­tor­sión cau­sa­do por la im­pre­ci­sión de la cuan­ti­za­ción de una se­ñal a un so­lo bit. DSD em­plea una téc­ni­ca de con­for­ma­ción del rui­do que per­mi­te em­pu­jar el rui­do de cuan­ti­za­ción ul­tra­só­ni­co a ni­ve­les inau­di­bles. Es­to es muy ne­ce­sa­rio pues, si la se­ñal de DSD pa­sa­ra di­rec­ta al do­mi­nio análo­go, ten­dría que apli­car­se un fil­tro pa­sa-ba­jo muy agre­si­vo pa­ra de­jar in­tac­ta la in­for­ma­ción útil au­di­ble. Es­te fil­tro, en la prác­ti­ca, es muy pa­re­ci­do a los an­ti-alia­sing que se apli­can en PCM a 44.1khz. El fil­tro de con­for­ma­ción de rui­do tie­ne tres ven­ta­jas pues, pri­me­ra­men­te, pue­de rea­li­zar­se un di­se­ño en el do­mi­nio di­gi­tal -fa­bri­ca­do ca­si al de ni­vel teó­ri­co di­se­ña­do-; se­gun­do, su am­plia ca­pa­ci­dad de fil­tra­je y, fi­nal­men­te, pa­ra los di­se­ños High End, co­mo es­tos fil­tros se rea­li­zan me­dian­te com­po­nen­tes dis­cre­tos (ca­pa­ci­to­res, re­sis­ten­cias, se­mi­con­duc­to­res), es po­si­ble rea­li­zar di­se­ños de me­diano, al­to y sú­per al­to ni­vel, se­gún lo que se desee ofre­cer en el mer­ca­do.

Has­ta es­te pun­to to­do apa­ren­ta ser muy sen­ci­llo, nú­me­ros gran­des que re­ve­lan gran­des co­sas y, lo que se ha bus­ca­do in­ce­san­te­men­te, ob­te­ner el me­jor desem­pe­ño po­si­ble au­di­ble­men­te pa­ra que sea com­par­ti­do y acep­ta­ble por to­dos los fa­bri­can­tes y com­pa­ñías gra­ba­do­ras en el me­dio. Pa­ra em­pe­zar, no se tra­ta de que DSD sea la va­ri­ta má­gi­ca pa­ra arre­glar el en­torno so­no­ro pues se de­ben cui­dar to­dos los pro­ce­sos in­vo­lu­cra­dos: el equi­po de gra­ba­ción análo­go (ali­men­ta­ción, ca­bles, mi­cró­fo­nos, mez­cla­do­ras, pro­ce­sos y gra­ba­do­ras), el con­ver­ti­dor análo­go a di­gi­tal o ADC em­plea­do, la edi­ción y el for­ma­to (llá­me­se dis­co de vinyl, CD y ar­chi­vo di­gi­tal, en es­te ca­so DSD). Tal co­mo lo co­men­té en una an­te­rior co­la­bo­ra­ción so­bre XRCD24, to­dos es­tos pa­sos y pro­ce­sos son críticos; y, aquí vie­ne una cu­be­ta­da de agua he­la­da: mu­chas de las ac­tua­les edi­cio­nes de dis­cos en vinyl no pro­vie­nen de mas­ters análo­gos sino di­gi­ta­les, don­de se ob­tie­ne ca­li­dad CD y el for­ma­to fi­nal es vinyl e in­clu­so CD. Aho­ra me ex­pli­co por­que las nue­vas edi­cio­nes de Pink Floyd sue­nan, a mi pun­to de vis­ta, ra­ras en vinyl com­pa­ra­das con edi­cio­nes ori­gi­na­les e in­clu­so ver­sus CD. Tor­que­ma­da, pre­pa­ra las pi­ras, ¡he­re­jía a to­das lu­ces! Y no nos ha­ga­mos ton­tos de que ob­ten­dre­mos un me­jor ren­di­mien­to DSD pues si­gue sien­do ca­li­dad CD, a fi­nal de cuen­tas.

La ex­ten­sión en al­tas fre­cuen­cias y ran­go di­ná­mi­co que DSD po­see, son impresionantes: res­pues­tas de fre­cuen­cia has­ta 100khz y ran­go di­ná­mi­co de 120db, de 20-20khz. Sin em­bar­go, es­to más bien po­dría ser un pro­ble­ma. Es­ta más que acep­ta­do que el an­cho de ban­da au­di­ble “nor­mal” es de 2020khz y que es­ta úl­ti­ma ci­fra sea per­ci­bi­da si no hay pérdida au­di­ti­va; así mis­mo, hay es­tu­dios de psi­coa­cús­ti­ca que han de­mos­tra­do cier­ta ac­ti­vi­dad ce­re­bral con so­ni­dos de un ran­go hi­per­só­ni­co, lo cual no es­tá con­te­ni­do en to­dos los ma­te­ria­les gra­ba­dos y la po­si­bi­li­dad de que el equi­po de au­dio pue­da al­can­zar di­cha res­puest sin da­ño al­guno, ra­zón por la cual cier­tos fa­bri­can­tes co­mo T+A, han in­cor­po­ra­do un ajus­te pa­ra evi­tar una sa­li­da de muy al­tas fre­cuen­cias que las­ti­me los twee­ters.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.