Fan AV.

UNA PA­RE­JA DE AL­TO DESEM­PE­ÑO

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Car­los Vi­lle­gas se aga­sa­jó con es­te ex­qui­si­to ma­ri­da­je so­no­ro: Brys­ton 4B SST & Odys­sey Au­dio Lo­re­lei

Des­de ha­ce al­gún tiem­po, mi sis­te­ma es­té­reo tie­ne co­mo ba­se una eta­pa de po­der Brys­ton 4B ST de 250 watts por ca­nal. El 4B ST es una ver­da­de­ra bestia au­dió­fi­la; se tra­ta de un am­pli­fi­ca­dor muy com­pe­ten­te de ar­qui­tec­tu­ra dual mono, es de­cir, que den­tro de su cha­sis en­con­tra­mos dos am­pli­fi­ca­do­res se­pa­ra­dos, uno pa­ra ca­da ca­nal, con ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar 250 watts a 8 ohms. Con ener­gía y co­rrien­te a rau­da­les, es­te em­ble­má­ti­co am­pli­fi­ca­dor cons­trui­do en Ca­na­dá por Brys­ton, es ca­paz de mo­ver con sol­tu­ra a una gran can­ti­dad de bo­ci­nas por lo que su com­pra re­pre­sen­ta una in­ver­sión se­gu­ra a lar­go pla­zo.

En la char­la con el gru­po de au­dió­fi­los lo­ca­les, Mi­guel Sen­ra de Co­mer­cia­li­za­do­ra Hi­fi me ofre­ció en de­mo el re­le­vo na­tu­ral del 4B ST, un am­pli­fi­ca­dor aún más com­pe­ten­te, tam­bién cons­trui­do por Brys­ton en Ca­na­dá, el 4B SST. Es­te Brys­ton es una des­ta­ca­da eta­pa de po­der de di­se­ño dual mono, que pre­su­me de unas cre­den­cia­les real­men­te impresionantes: 300 watts por ca­nal a 8 ohms. 500 watts por ca­nal a 4 ohms. 2 trans­for­ma­do­res to­roi­da­les de 600 VA (uno pa­ra ca­da ca­nal).

Fac­tor de amor­ti­gua­mien­to (dam­ping fac­tor) su­pe­rior a 500, me­di­do a 20 hz/8 ohms. Puen­tea­do (co­mo eta­pa mo­no­fó­ni­ca) pro­por­cio­na 900 watts.

Lo pri­me­ro que sor­pren­de al ob­ser­var­lo es su im­pe­ca­ble cons­truc­ción, un ver­da­de­ro tan­que en don­de no se es­ca­ti­mó un so­lo dó­lar en la ca­li­dad de sus ma­te­ria­les ni en sus aca­ba­dos. Su di­se­ño es más re­fi­na­do que el mo­de­lo que subs­ti­tu­ye, dis­cre­to y ele­gan­te a la vez, lo­gra ge­ne­rar el nue­vo fa­mily fee­ling de la mar­ca. Su pa­nel fron­tal es su­ma­men­te sen­ci­llo, es­tá for­ma­do por una pla­ca de alu­mi­nio ce­pi­lla­do y al cen­tro, dos LEDS que in­di­can el es­ta­tus de ca­da am­pli­fi­ca­dor, el lo­go de la com­pa­ñía así co­mo el lo­go de la fa­mi­lia SST. Ca­be se­ña­lar que se extraña el in­te­rrup­tor de encendido en el pa­nel fron­tal pues en ca­sa co­lo­qué el am­pli­fi­ca­dor en la par­te in­fe­rior del rack y re­sul­tó in­có­mo­do en­cen­der­lo en esa ubi­ca­ción. Es en su pa­nel pos­te­rior don­de po­de­mos ob­ser­var las ven­ta­jas téc­ni­cas de es­ta es­tu­pen­da eta­pa de po­der: un par de en­tra­das ba­lan­cea­das, un par de en­tra­das ti­po RCA (sin­gle en­ded), un se­lec­tor de en­tra­das, otro de ga­nan­cia (de­pen­dien­do de las en­tra­das se­lec­cio­na­das), un in­te­rrup­tor que per­mi­te la con­ver­sión del am­pli­fi­ca­dor de es­té­reo a mo­no­fó­ni­co y na­tu­ral­men­te, el in­te­rrup­tor de encendido.

Pri­me­ras im­pre­sio­nes

Uti­li­cé en­tre otros dis­cos, el “Grea­test” de Su­per­tramp pa­ra com­pa­rar las ca­pa­ci­da­des de am­bos am­pli­fi­ca­do­res. A pri­me­ra im­pre­sión, el 4B SST es un am­pli­fi­ca­dor más re­fi­na­do con un me­jor con­trol en to­das las fre­cuen­cias, tie­ne un ex­ce­len­te tim­bre muy pa­re­ci­do al mo­de­lo an­te­rior, de­fi­ni­ti­va­men­te más sua­ve y re­la­ja­do, que le per­mi­te a las B&W 805 al­can­zar el me­jor desem­pe­ño que les he es­cu­cha­do. En con­jun­to con las Bo­wers y el pre­vio Can­de­la, lo­gra una si­ner­gia ge­nial pa­ra es­cu­char mú­si­ca y ol­vi­dar­se del sis­te­ma por com­ple­to. A vo­lu­men ba­jo, mu­chos am­pli­fi­ca­do­res sue­nan bien, pe­ro a un vo­lu­men más ele­va­do, co­mo por ejem­plo el ne­ce­sa­rio pa­ra ob­te­ner el rea­lis­mo de una or­ques­ta sin­fó­nic a, no to­dos los am­pli­fi­ca­do­res tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra re­pro­du­cir obras com­pli­ca­das co­mo la “Ober­tu­ra 1812”. Des­pués de va­rios dis­cos y al­gu­nos vi­ni­los, de­ci­dí que era tiem­po de pro­bar el 4B SST con unas bo­ci­nas mu­cho más de­man­dan­tes pa­ra co­no­cer el ver­da­de­ro po­ten­cial de es­te Brys­ton.

Odys­sey Au­dio Lo­re­lei

Co­mo co­men­té en mi ar­tícu­lo an­te­rior, Odys­sey Au­dio de Klaus Bun­ge, ad­qui­rió los di­se­ños de la fir­ma ale­ma­na Symp­ho­nic Li­ne pa­ra fa­bri­car en Es­ta­dos Uni­dos am­pli­fi­ca­do­res, pream­pli­fi­ca­do­res y bo­ci­nas, im­ple­men­tan­do un sis­te­ma de ven­ta di­rec­ta al pú­bli­co que le per­mi­tie­ra man­te­ner una es­truc­tu­ra de pre­cios ra­zo­na­ble a cam­bio de equi­po fa­bri­ca­do a mano, con com­po­nen­tes de al­ta ca­li­dad y una im­pre­sio­nan­te ga­ran­tía de 20 años.

Las Lo­re­lei son unas bo­ci­nas de pi­so que pre­su­men una ca­ja de ma­de­ra de ex­ce­len­te ma­nu­fac­tu­ra y muy buen aca­ba­do, que tie­nen un pe­so de 36 ki­lo­gra­mos. Los flags­hips de la mar­ca mon­tan un twee­ter Scans­peak de do­mo de se­da de Ø1” y un mid­woo­fer Scans­peak de Ø6.8” de pa­pel tra­ta­do (im­preg­na­do con gra­fi­to y fi­bra de car­bón con lo que se con­si­gue una ma­yor ri­gi­dez). El con­jun­to tie­ne una im­pe­dan­cia de 6 ohms, una sen­si­ti­vi­dad de 89 db y un ran­go de fre­cuen­cia de 32 a 22,000 hz. Las Lo­re­lei son unos floors­tan­ders de gran ta­ma­ño (114 x 20 x 38 cm) que re­quie­ren de una sa­la de, al me­nos, 40 me­tros cua­dra­dos (una es­ti­ma­ción per­so­nal) pa­ra con­se­guir un desem­pe­ño no­ta­ble. ¿Por qué? Son unas bo­ci­nas con el puer­to de en­to­na­ción en su ca­ra pos­te­rior que ne­ce­si­tan ubi­car­se por lo me­nos a 2 me­tros de la pa­red fron­tal pa­ra ge­ne­rar un es­ce­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.