En De­ta­lle.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Vega

Al­ta­vo­ces JBL 4312SE.

Ar­qui­tec­tu­ra Au­ral tu­vo a bien en pres­tar­me por al­gu­nas se­ma­nas es­tos mo­ni­to­res pro­fe­sio­na­les que ade­más cum­plen pa­ra ins­ta­lar­se en la sa­la de un afi­cio­na­do a la al­ta fi­de­li­dad. Las JBL 4312SE son otra muestra de las co­sas ge­nia­les que se crea­ron en la dé­ca­da de los se­sen­ta. Es­tas bo­ci­nas nor­te­ame­ri­ca­nas re­sul­tan in­di­ca­das pa­ra quie­nes tie­nen una sa­la ge­ne­ro­sa y pa­ra quie­nes el rock es ac­ti­tud y no só­lo un ge­ne­ro mu­si­cal.

Tal vez mi pri­me­ra afi­ción por los sis­te­mas Hi­fi fue ha­ber es­cu­cha­do bo­ci­nas JBL en ca­sa de ami­gos a me­dia­dos de los años ochen­ta. Esos al­ta­vo­ces me fas­ci­na­ban, eran los L100 y pro­du­cían un so­ni­do im­pe­ca­ble e im­pla­ca­ble. Es­te­reo­ti­pa­das co­mo bo­ci­nas pa­ra rock, re­sul­ta­ban ma­ra­vi­llo­sas pa­ra es­cu­char mis gus­tos ado­les­cen­tes: Bauhaus, The Clash, Siou­xie and the Bans­hees, The Cu­re, Mad­ness, Gary Nu­man, Tal­king Heads o El­vis Cos­te­llo.

En esa épo­ca era muy co­mún que las ca­jas acús­ti­cas tu­vie­ran woo­fers de 12 y has­ta 15”. Y na­die co­mo JBL pa­ra lo­grar el so­ni­do que a mi me gus­ta­ba: di­ná­mi­co, de gran cla­ri­dad en los me­dios, po­der y ama­rre en los gra­ves y un es­ce­na­rio so­no­ro enor­me.

Años des­pués usa­ría los mo­ni­to­res 4310 en mis cla­ses de ra­dio en la UNAM (Acatlán). La in­dus­tria los ha­bía ele­gi­do co­mo la re­fe­ren­cia en es­tu­dios de gra­ba­ción, so­bre to­do en la dé­ca­da de los se­ten­ta y ochen­ta.

Has­ta que apa­re­cie­ron los fa­mo­sos NS10 de Ya­maha. Em­pe­za­ba la era mi­ni­ma­lis­ta, las bo­ci­nas gran­des ya no eran bien vis­tas ni apre­cia­das. Es­ta ola de dri­vers pe­que­ños em­pe­zó en Es­ta­dos Uni­dos con ADS y que fue arro­pa­da por mar­cas eu­ro­peas que apos­ta­ron por un so­ni­do ele­gan­te, de al­ta re­so­lu­ción pe­ro de­li­ca­do, con gra­ves ape­nas in­si­nua­dos.

Las ciu­da­des se ll ena­ron y em­pe­zó la in­va­sión de de­par­ta­men­tos; ya era im­po­si­ble con­se­guir ca­sas gran­des co­mo las de nues­tros abue­los y nues­tro pa­dres. Así que, ¿quien que­rría unas bo­ci­nas gran­do­tas co­mo las JBL en su sa­la?

Aun­que la tec­no­lo­gía ha per­mi­ti­do gran­des avan­ces en la crea­ción de ga­bi­ne­tes ul­tra del­ga­dos y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de dri­vers, lo cier­to es que en bo­ci­nas, el ta­ma­ño si im­por­ta.

Gra­cias a Va­len­tín Ri­ve­ro de Ar­qui­tec­tu­ra Au­ral, tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­cu­char la re­no­va­ba ver­sión de las 4310, que aho­ra JBL re­bau­ti­za co­mo las 4312SE. In­di­ca­das co­mo mo­ni­to­res pa­si­vos pa­ra es­tu­dios de gra­ba­ción, la fir­ma ca­li­for­nia­na los de­no­mi­na “books­helf”. Si echa­mos un ojo a su ta­ma­ño, sa­bre­mos que las 4312SE na­cie­ron en otra épo­ca: 597mm x 362mm x 305mm, pe­san 25 kg ca­da una (esos da­tos no re­sul­tan books­helf pa­ra nues­tros días). Son co­lor ne­gro y vie­nen con una in­sig­nia es­pe­cial pa­ra el 70º aniver­sa­rio de la mar­ca. El es­ti­lo re­tro es evi­den­te. Se mi­ran y se ven co­mo unas bo­ci­nas de los años se­ten­ta. A mi me gus­ta su look tra­di­cio­nal.

Di­se­ña­dos y fa­bri­ca­dos en North­rid­ge, Ca­li­for­nia, los al­ta­vo­ces 4312SE es­tán cons­trui­dos en pa­res es­pe­jo-ima­gen adap­ta­dos que per­mi­ten una am­plia va­rie­dad de apli­ca­cio­nes de co­lo­ca­ción y po­si­cio­na­mien­to. En la mo­da clá­si­ca de mo­ni­to­res de es­tu­dio, pue­den co­lo­car­se ho­ri­zon­tal o ver­ti­cal­men­te y con los twee­ters en el in­te­rior o ex­te­rior de la po­si­ción de es­cu­cha, y pue­den mon­tar­se en es­tan­te­rías o so­bre pe­des­tal. Es­ta fle­xi­bi­li­dad los ha­ce ca­pa­ces de cum­plir con las mis­mas fun­cio­nes en en­tor­nos au­di­ti­vos pe­que­ños e ín­ti­mos o en sa­las más gran­des sin sa­cri­fi­car el de­ta­lle y la cohe­ren­cia del so­ni­do es­té­reo y la ca­li­dad de ima­gen que de­ben te­ner los mo­ni­to­res de es­tu­dio.

Po­seen dos pe­ri­llas de ajus­te fino (EQ) pa­ra me­dios y agu­dos, tie­ne re­ji­llas des­pren­di­bles de te­la clá­si­ca y na­tu­ral­men­te son bass re­flex con el puer­to de sa­li­da de ai­re apun­tan­do al fren­te. Atrás so­lo cuen­ta con los pos­tes de co­ne­xión pa­ra bo­ci­nas que acep­tan ca­ble des­nu­do, ba­na­nas o za­pa­tas.

Al fi­nal de la des­crip­ción, de­jo lo me­jor; JBL uti­li­za un woo­fer de 12” de pul­pa pu­ra de pa­pel con re­cu­bri­mien­to de Aqua-plas, un mi­dran­ge de 5” tam­bién de pul­pa pu­ra de pa­pel y un twee­ter de 1” de alu­mi­nio-mag­ne­sio que se be­ne­fi­cia de una guía de on­da. Prác­ti­ca­men­te igua­les a la ver­sión que na­ció en 1968. Si aca­so hu­bo un ajus­te en los pun­tos de cru­ce que aho­ra es­tán fi­jos en los 640 Hz y en los 5 khz. JBL ase­gu­ra un efi­cien­cia de 90 db´s y una im­pe­dan­cia no­mi­nal de 6 ohms.

El woo­fer blan­co (1200FE-8) es la joya de es­tas ca­jas. Em­pu­ja siem­pre y sin con­tem­pla­cio­nes, al te­ner muy ba­ja com­pre­sión, pue­de mo­ver ai­re (y ge­ne­rar gra­ves) sin pro­ble­mas in­clu­so a muy ba­jos vo­lú­me­nes.

Co­mo ve­mos, sin pa­ra­fer­na­lia, in­clu­so con un di­se­ño sim­ple pe­ro efec­ti­vo, JBL nos vuel­ve a de­cir en la ca­ra: “la vuel­ta a lo bá­si­co”.

Eva­lua­ción Sub­je­ti­va

Co­mo lo men­cio­na­ba lí­neas arri­ba, las 4312SE vie­nen en par es­pe­jo, así que de­pen­dien­do del ta­ma­ño de la ha­bi­ta­ción o del gus­to del clien­te, pue­den aco­plar­se con los twee­ters ha­cia aden­tro o ha­cia afue­ra, lo mis­mo en mo­do ver­ti­cal u ho­ri­zon­tal. En mi ca­so los em­plee con los twee­ters ha­cia afue­ra y co­lo­ca­dos so­bre unas ba­ses de ace­ro de 40 cm de al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.