Lo hi­ci­mos jun­tos

home:tech magazine mexico - - EDITORIAL -

El que tie­nes en tus ma­nos es el úl­ti­mo nú­me­ro de ho­me:tech Ma­ga­zi­ne México. A la luz de ce­rrar el que, no ten­go la me­nor du­da, ha si­do un ci­clo edi­to­rial pro­di­gio­so por con­ver­tir­se en tes­ti­mo­nio de có­mo la tec­no­lo­gía ha cam­bia­do nues­tras vi­das en di­ver­sos ám­bi­tos pe­ro, en es­pe­cial, en uno muy ín­ti­mo: esa es­fe­ra sa­gra­da que es el ho­gar.

Por más de una dé­ca­da en es­tas pá­gi­nas vi­mos la evo­lu­ción del in­ter­net y có­mo és­te se si­túo en el hi­lo con­duc­tor pa­ra eso que hoy de for­ma tan bre­ve y sen­ci­lla, de­no­mi­na­mos Smart Ho­me; aquí he­mos vis­to co­mo un gad­get, una app y la in­te­gra­ción de sis­te­mas de­ben co­exis­tir. En nin­gu­na otra era de la his­to­ria hu­ma­na nues­tros sen­ti­dos han es­ta­do tan ex­pues­tos a cap­tu­rar lo que ocu­rre en su en­torno pa­ra re­fle­xio­nar y emo­cio­nar­se así. Su­pi­mos de la ver­sión be­ta, de su con­so­li­da­ción, evo­lu­ción y hoy im­pa­ra­ble uso, to­do con la guía en­tu­sias­ta, con­ci­sa y cla­ra de quie­nes to­ma­ron la plu­ma pa­ra abor­dar sus pre­cep­tos en las no­tas, re­por­ta­jes, en­tre­vis­tas, ar­tícu­los y co­lum­nas de es­ta pu­bli­ca­ción. Esa, créan­me fue una la­bor apa­sio­na­da, quis­qui­llo­sa y adic­ti­va.

Re­cuer­do bien que la pri­me­ra en­tre­ga que su ser­vi­do­ra hi­zo pa­ra es­tas pá­gi­nas, de­ve­la­ba una sa­la de­di­ca­da pa­ra ci­ne. Guar­do y guar­da­ré en mi ca­be­za y co­ra­zón el or­gu­llo y la sa­tis­fac­ción del en­tre­vis­ta­do quien fas­ci­na­do con­ta­ba pa­so a pa­so la rea­li­za­ción del pro­yec­to, des­cri­bien­do con jú­bi­lo, la reac­ción de su clien­te: un ci­né­fi­lo de al­tos vue­los a quien, el día que opri­mió ON y se hi­zo la ma­gia del ci­ne en su ca­sa, le cam­bió la vi­da.

Mi gra­ti­tud y ad­mi­ra­ción pa­ra quie­nes cre­ye­ron siem­pre que do­cu­men­tar esas ex­pe­rien­cias ins­pi­ra­ría y for­ja­ría un pun­to de par­ti­da pa­ra la in­dus­tria de la automatización re­si­den­cial. Tú, Jor­ge Ur­bano a la pun­ta y co­mo ejem­plo vi­vo de ello; Eli­seo Vega, cóm­pli­ce y tes­ti­mo­nio por igual. Jun­to a us­te­des, mis es­ti­ma­dos co­le­gas: gra­cias Ser­gio, Saúl, An­to­nio, Car­los, Alex, Na­ta­lia, Ale­jan­dro, Jo­sé An­to­nio. Y pe­ga­di­tos en el día a día, su pa­cien­cia y de­di­ca­ción: Lo­re­na, Sam y Héc­tor. Les de­be­ré siem­pre ha­ber me­jo­ra­do mis ha­bi­li­da­des pa­ra tra­ba­jar en equi­po. Con na­da se los pa­go.

Aquí es­tá pues la úl­ti­ma en­tre­ga. E, igual que en el nú­me­ro uno, oja­lá les pro­vo­que cu­rio­si­dad, les in­cen­ti­ve y les lle­ve a pro­mo­ver po­ner la sen­si­bi­li­dad en otra di­men­sión, una don­de el go­ce por la be­lle­za de las sim­ples co­sas se trans­for­ma en me­ticu­losa y sublime vi­ven­cia: es­cu­char el pro­di­gio­so fluir de un dis­co, per­ci­bir sus de­ta­lles co­mo sa­bo­reán­do­los, tal co­mo se ha­ce al ocu­rrir la char­la vi­vaz con los de uno, o en el ar­mo­nio­so si­len­cio que da la so­le­dad al ca­lor de una son­ri­sa y un buen vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.