LES INDEPENDANTS EPENDANTS

Ho­ri­zon­te de per­fec­ción

Horloger - - Index - POR is­rael or­te­ga

La his­to­riaa de las pe­que­ñas ma­nu­fac­tu­ras in­de­pen­dien­tes dien­tes que agre­gan sa­bor y va­lor r a la in­dus­tria con sus mag­ní­fi­cas crea­cio­nes.cio­nes. En es­te nú­me­ro: MB&F, B&F, Louis Moi­net y Vou­ti­lai­nen.

El jo­ven maes­tro fin­lan­dés de la re­lo­je­ría hi­zo de Sui­za te­rreno fér­til pa­ra dar­le un gi­ro al es­ti­lo de ar­te re­lo­je­ro con­tem­po­rá­neo.

Ka­ri Vou­ti­lai­nen no es un nom­bre que sue­ne muy re­lo­je­ro. Eso se de­be a que él na­ción en Fin­lan­dia, en 1962. Pe­ro des­de jo­ven, su cu­rio­si­dad por la ho­ro­lo­gía lo en­ca­mi­nó a se­guir y emu­lar los pa­sos de los gran­des. En 1989, lle­gó a Sui­za don­de acu­dió a la Es­cue­la In­ter­na­cio­nal de Re­lo­je­ría. Ahí, com­ple­tó los cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en las li­des de la al­ta re­lo­je­ría, la res­tau­ra­ción y aca­ba­dos. Al po­co tiem­po, lla­mó la aten­ción de Par­mi­gia­ni y se in­te­gró a su equi­po ar­tís­ti­co. Con­for­me afi­nó su ta­len­to, se res­pon­sa­bi­li­zó de en­se­ñar a nue­vos re­lo­je­ros en cier­nes y de me­jo­rar los pro­ce­sos de for­ma­ción. Fue en 2002 cuan­do Vou­ti­lai­nen es­ta- ble­ció su ta­ller pro­pio en Mô­tiers don­de se com­pro­me­te­ría con los va­lo­res y tra­di­cio­nes re­lo­je­ras en la crea­ción de sus abru­ma­do­ra­men­te ter­mi­na­dos re­lo­jes. Pa­ra el re­lo­je­ro, el uso de he­rra­mien­tas clá­si­cas es im­por­tan­te; sa­be que el tiem­po to­do lo ago­ta y la re­lo­je­ría es un cla­ro tes­ti­mo­nio de la evo­lu­ción de las ar­tes y fae­nas téc­ni­cas. Di­ce Vou­ti­lai­nen de su he­rra­men­tal: “cuan­do tra­ba­jas de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, de­bes te­ner una men­ta­li­dad de lar­go pla­zo. No todos los re­cur­sos de la ac­tua­li­dad es­ta­rán dis­po­ni­ble en el fu­tu­ro. Cuan­do lle­gué a la vie­ja fac­to­ría don­de me es­ta­ble­cí, ha­llé to­das es­tas ma­ra­vi­llo­sas má­qui­nas. Pro­cu­ra­ré que si­gan aquí cuan­do yo me ha­ya ido”.

En el be­llo Hi­sui, la ca­rá­tu­la fue tra­ba­ja­da por el es­tu­dio Unr­yuan, es­pe­cia­lis­ta en el ar­te de la­quea­do tra­di­cio­nal ja­po­nés.

Es­te de­ta­lle es pre­ci­sa­men­te la mar­ca de la ca­sa: Vou­ti­lai­nen, así como es un maes­tro re­lo­je­ro, es un ex­per­to ar­te­sano ver­sa­do en to­das las téc­ni­cas de aca­ba­do y de­co­ra­do. Sus pie­zas con­fir­man ese do­mi­nio en ca­da uno de sus com­po­nen­tes que hay si­do tra­ba­ja­dos de­li­ca­da­men­te a mano pa­ra con­se­guir un gra­do cer­cano a la per­fec­ción. No en bal­de, es­te ta­len­to, muy re­co­no­ci­do por el en­torno re­lo­je­ro in­ter­na­cio­nal, le ha sig­ni­fi­ca­do tra­ba­jar con otros crea­do­res, en­tre ellos Max Bus­ser, cu­ya fir­ma MB&F in­clu­ye la rú­bri­ca de Vou­ti­lia­nen en los fon­dos mé­cá­nis de al­gu­nos de sus más em­ble­má­ti­cos re­lo­jes, como lo son en LM101 y el Le­gacy Ma­chi­ne Per­pe­tual, la pri­me­ra gran com­pli­ca­ción de la ca­sa. Sus re­lo­jes des­de lue­go no son aje­nos a su amo­ro­sa la­bor. Su co­lec­ción in­clu­ye las más ela­bo­ra­das com­pli­ca­cio­nes e in­clu­yen tour­bi­llo­nes y re­pe­ti­do­res. Él pen­só, desa­rro­lló y eje­cu­tó ca­da uno de sus re­lo­jes. Su maes­tría per­mea en todos los ni­ve­les. Por eso no es ra­ro que su GMT ha­ya si­do re­cien­te­men­te premiado como el me­jor re­loj pa­ra va­rón en el Gran Pre­mio de la re­lo­je­ría de Ginebra, uno de va­rios ga­lar­do­nes que el fin­lan­dés se ha acre­di­ta­do gra­cias a su amor por el cen­te­na­rio ar­te y su pa­sión por la per­fec­ción. Ello dic­ta que so­lo ha­ce un pu­ña­do de ca­da re­fe­ren­cia, ha­cien­do de sus pie­zas real­men­te co­lec­cio­na­bles y co­di­cia­das. So­bre su ma­ne­ra ge­ne­ral de ha­cer las co­sas, Vou­ti­lai­nen co­men­ta: “la cla­ve del éxi­to como un re­lo­je­ro in­de­pen­dien­te es­tá aso­cia­do a la reali­dad del en­torno. De­bes lo­grar un fe­liz equi­li­brio en­tre la can­ti­dad jus­ta de pie­zas pa­ra de­mos­trar que eres un ta­ller in­de­pen­dien­te, digno de ser re­co­no­ci­do y ser to­ma­do en se­rio. Y tam­bién im­pli­ca ser eco­nó­mi­ca­men­te via­ble. Por eso, yo de­ci­do cuán­tos re­lo­jes ha­cer ca­da año, qué quie­ro crear en el fu­tu­ro y cuá­les son mis gran­des me­tas”.

El in­ma­cu­la­do V-8R, re­loj del año en 2013, abru­ma por don­de se le vea. Na­tu­ral­men­te, ca­da una de sus par­tes fue eje­cu­ta­da a mano. Una ca­rá­tu­la de pla­ta ale­ma­na, es­pe­cial­men­te la­bra­da, es el lien­zo que al­ber­ga un de­li­ca­do ca­li­bre de es­ca­pe por im­pul­so di­rec­to del Vou­ti­lai­nen Tour­bi­llon 6.

El LM1 de MB&F sa­ca par­ti­do del ta­len­to de Vou­ti­lai­nen pa­ra abri­llan­tar el aca­ba­do del ca­li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.