Sport

El es­pe­ra­do re­torno

Horloger - - Index - POR Car­los Ma­ta­mo­ros

La Fór­mu­la 1 y la re­lo­je­ría ja­más de­ja­rán de ir de la mano. El Gran Pre­mio de Mé­xi­co 2015 vol­vió a jun­tar sus afi­cio­nes en la más co­lo­ri­da fies­ta del año.

La Fór­mu­la 1 por fin re­gre­só a Mé­xi­co y fue al­go mu­cho me­jor de lo que es­pe­rá­ba­mos.

El tiem­po es la razón de ser de la ve­lo­ci­dad, es el fac­tor bá­si­co del au­to­mo­vi­lis­mo. Sin el fac­tor tiem­po, con­du­cir rá­pi­do o no es com­ple­ta­men­te irre­le­van­te; y como sin me­di­ción no hay cien­cia, la F1 y la re­lo­je­ría son pu­ra cien­cia... y pa­sión, dos pa­sio­nes que se in­ter­sec­tan so­bre la pis­ta: ve­lo­ci­dad es igual a dis­tan­cia so­bre tiem­po. La alianza na­tu­ral de la re­lo­je­ría y el au­to­mo­vi­lis­mo al­can­za su má­xi­mo ni­vel con la F1: al­ta re­lo­je­ría y al­ta com­pe­ti­ción. Ma­te­ria­les exó­ti­cos, pre­ci­sión mi­cro­mé­tri­ca y una ab­so­lu­ta de­di­ca­ción ha­cia los de­ta­lles... ¿lo me­jor de to­do? El “gran cir­co” de la Fór­mu­la 1 por fin re­gre­só a Mé­xi­co tras 23 años de au­sen­cia. Pa­ra quie­nes año­rá­ba­mos te­ner cer­ca nue­va­men­te los mo­no­pla­zas más es­pec­ta­cu­la­res del mundo fue una lar­guí­si­ma es­pe­ra y pa­ra ser ho­nes­tos, una que –al me­nos quien es­to es­cri­be- pen­sá­ba­mos que se­ría mu­cho más lar­ga. La ter­ce­ra épo­ca de la F1 en la Ciu­dad de Mé­xi­co ya ini­ció y fue es­pec­ta­cu­lar pa­ra los pi­lo­tos, los equi­pos, los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros y por su­pues­to, pa­ra los afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos, que se vol­ca­ron al Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Rodríguez como si no hu­bie­ra ma­ña­na. Te­ner mu­cho co­no­ci­mien­to, in­te­rés o gus­to por la Fór­mu­la 1 no im­por­ta­ba gran co­sa, ha­bía que es­tar ahí. Por esa “uni­ver­sa­li­dad” no re­sul­tó na­da ra­ro ver en­tre el pú­bli­co asis­ten­te a en­tu­sias­tas per­so­na­jes por­tan­do ca­mi­sas de Te­ca­te de cuan­do Adrian Fer­nán­dez co­rría en la ex­tin­ta se­rie CART, Har­ley Da­vid­son, Ya­maha y sí, has­ta de fut­bol, en­tre una au­tén­ti­ca ma­rea ro­ja de di­ver­sos atuen­dos con el te­ma Fe­rra­ri; sim­ple­men­te, ha­bía que es­tar ahí y ves­tir al­go ra­cing… o por el es­ti­lo. Apar­te de ese rojo, el co­lor pre­do­mi­nan­te en el cir­cui­to fue el ver­de, no só­lo por las cui­da­das áreas ver­des que flan­quean el sua­ve asfalto chi­lan­go, sino por­que el pa­tro­ci­nio de Ro­lex era vi­si­ble por to­do el cir­cui­to, como ha su­ce­di­do con la gran ma­yo­ría de los de la F1 ac­tual. Es­ta aso­cia­ción era al­go na­tu­ral, los ne­xos de es­ta pres­ti­gia­da fir­ma sui­za con el au­to­mo­vi­lis­mo son pro­fun­dos, tan­to por los fa­mo­sos Day­to­na Paul New­man, la lar­ga his­to­ria con los ré­cords de ve­lo­ci­dad y uno de los em­ba­ja­do­res más vi­si­bles de la F1, el tri­ple cam­peón mun­dial Jackie Ste­wart, em­ba­ja­dor de Ro­lex des­de los años se­sen­ta. Muy pron­to se des­pe­ja­ron las in­cóg­ni­tas so­bre si la or­ga­ni­za­ción es­ta­ría a la al­tu­ra, la va­li­dez del con­cep­to al­re­de­dor del Fo­ro Sol y la ca­li­dez del pú­bli­co. Las du­das so­bre el nue­vo tra­za­do del Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Rodríguez que­da­ron atrás tan pron­to como Pas­tor Mal­do­na­do ro­dó so­bre él con su Lo­tus-Mer­ce­des du­ran­te la pri­me­ra se­sión de prác­ti­ca li­bre del vier­nes sin im­por­tar que el cli­ma fue­ra un tan­to hú­me­do y por lo tan­to, la pis­ta al­go res­ba­la­di­za. Des­de el prin­ci­pio la or­ga­ni­za­ción fun­cio­nó a la per­fec­ción, y si al­go im­por­tan­te fa­lló, no fue evi­den­te. Des­de el ini­cio, el con­tro­ver­sial Fo­ro Sol fue la re­fe­ren­cia obli­ga­da en­tre los asis­ten­tes y en es­pe­cial pa­ra los pi­lo­tos par­ti­ci­pan­tes por lo imponente que lu­cía esa área des­de la ca­bi­na de un mo­no­pla­za de F1. Pau­la­ti­na­men­te, la emo­ción de los afi­cio­na­dos fue lle­nan­do esa sec­ción con un am­bien­te y un ca­lor que que­dó pa­ra la his­to­ria. Tras dos días de preám­bu­los con las prác­ti­cas li­bres y la ca­li­fi­ca­ción, lle­gó el es­pe­ra­do día de la ca­rre­ra. Tras 23 años le­jos del al­tí­si­mo D.F. los equi­pos di­je­ron ha­ber si­do to­ma­dos por sor­pre­sa por el del­ga­do ai­re, que les lle­va­ba a ob­te­ner ni­ve­les de fuer­za des­cen­den­te equi­va­len­tes a Mon­za, uti­li­zan­do ale­ro­nes con los án­gu­los usa­dos en Mó­na­co. El re­sul­ta­do fue que las ve­lo­ci­da­des má­xi­mas fue­ron muy ele­va­das: el Fe­rra­ri de Vet­tel lle­gó a los 366 km/h en ca­rre­ra con ayu­da del sis­te­ma DRS (Drag Re­duc­tion Sys­tem), ya muy cer­ca­na al ré­cord en ca­rre­ra de Ki­mi Räik­ko­nen en Mon­za 2005, ya ca­si al fi­nal de la era V10 que al­can­zó los 370.1.

Emo­ción a to­do, tras una lar­ga es­pe­ra, vol­vie­ron a ro­dar los mo­no­pla­zas de la F1 so­bre el AHR.

La se­sión de ca­li­fi­ca­ción dio como re­sul­ta­do un Ni­co Ros­berg do­mi­nan­te que co­lo­có su Mer­ce­des al fren­te jun­to a su com­pa­ñe­ro y pa­ra en­ton­ces ya tricampeón Le­wis Ha­mil­ton, quien no pu­do ro­dar tan rá­pi­do como su com­pa­ñe­ro ale­mán. Lo que fue cla­ro es que los em­ba­ja­do­res de IWC an­da­ban muy le­jos del Fe­rra­ri de Se­bas­tian Vet­tel que dis­fru­tó en la ca­li­fi­ca­ción de sus me­jo­res mo­men­tos de to­do el fin de semana, por­que de ahí en ade­lan­te to­do fue cues­ta aba­jo pa­ra los ro­ji­llos de Ma­ra­ne­llo; tan aba­jo como Ki­mi en el otro Fe­rra­ri que tu­vo que arran­car des­de el lu­gar 15 tras una ma­la se­sión de ca­li­fi­ca­ción. Los dos au­tos del equi­po Red Bull se co­lo­ca­ron jus­to de­trás de Vet­tel, se­gui­dos del fin­lan­dés Val­te­ri Bot­tas y el bra­si­le­ño Fe­li­pe Mas­sa de Wi­lliams. De los McLa­ren-Hon­da de But­ton y Alon­so no se es­pe­ra­ba de­ma­sia­do, apar­te de los pro­ble­mas que han te­ni­do, la al­ti­tud re­sul­tó ser fa­tal pa­ra sus mo­to­res ya que en el ni­vel de desa­rro­llo en que se en­con­tra­ban, no te­nían la op­ción de au­men­tar la pre­sión de los tur­bos de sus mo­to­res como pu­die­ron ha­cer otros fa­bri­can­tes. Cuan­do se apa­gó la lí­nea de lu­ces ro­jas fren­te a los au­tos for­ma­dos y dio ini­cio el Gran Pre­mio de Mé­xi­co 2015, los dos au­tos pla­tea­dos Mer­ce­des se lan­za­ron ha­cia la pri­me­ra cur­va; la úni­ca opor­tu­ni­dad que Le­wis Ha­mil­ton te­nía de po­ner­se fren­te a Ni­co Ros­berg fue des­apro­ve­cha­da cuan­do su in­ten­to de re­ba­se no fruc­ti­fi­có. El rubio pi­lo­to ale­mán to­mó la tra­yec­to­ria del re­no­va­do com­ple­jo Moisés So­la­na y se co­lo­có al fren­te, ad­mi­nis­tran­do la di­fe­ren­cia so­bre el otro Mer­ce­des de su com­pa­ñe­ro y cam­peón rei­nan­te. Los mo­no­pla­zas de Red Bull se man­tu­vie­ron fi­jos tras los Mer­ce­des, y man­te­nien­do a ra­ya a los Wi­lliams y des­pués de ha­ber pa­sa­do a Vet­tel, quien re­ci­bió una ca­ri­cia en la rue­da tra­se­ra de­re­cha por par­te del ale­rón fron­tal de Red Bull de Ric­ciar­do que le cor­tó la llan­ta y lo obli­gó a pa­rar en pits tras una ago­ni­zan­te vuel­ta en tres rue­das de ca­mino al úl­ti­mo si­tio; vol­ver al fren­te era una uto­pía. El pi­lo­to lo­cal Ser­gio Pé­rez le dio mu­cha ale­gría al pú­bli­co, eje­cu­tan­do un par de re­ba­ses en el Fo­ro Sol, que en­lo­que­ció co­lec­ti­va­men­te crean­do un gran am­bien­te, sin im­por­tar si era un re­ba­se pa­ra ga­nar po­si­ción o no.

La es­tra­te­gia pa­ra el equi­po Mer­ce­des era de ha­cer una so­la de­ten­ción pa­ra cam­biar de llan­tas, pe­ro el des­gas­te y un lap­so ba­jo Sa­fety Car abrie­ron la po­si­bi­li­dad pa­ra ha­cer una se­gun­da pa­ra­da a la mi­tad de la ca­rre­ra, lo cual el ale­mán Ros­berg hi­zo de in­me­dia­to; pe­ro cuan­do Ha­mil­ton fue lla­ma­do pa­ra su se­gun­do jue­go, cues­tio­nó la de­ci­sión del equi­po, ya que en su opi­nión, sus llan­tas lle­ga­ban has­ta al fi­nal. Sin em­bar­go, aca­tó la or­den y se de­tu­vo por se­gun­da vez, lo que di­si­pó cual­quier po­si­bi­li­dad de ata­car a Ni­co al fi­nal de la ca­rre­ra, quien se lle­vó el triun­fo con to­da se­re­ni­dad. Ni bien ha­bía caí­do la ban­de­ra de cua­dros se desató la apoteosis, ya que el par­que ce­rra­do y el po­dio es­tu­vie­ron –inusual­men­te- ubi­ca­dos fren­te al Fo­ro Sol, lo que creó un am­bien­te de coliseo ro­mano que di­fí­cil­men­te se ha­bía vis­to en la Fór­mu­la 1. Va­rias decenas de Mi­les de afi­cio­na­dos co­rean­do el nom­bre de Ni­co Ros­berg, el ga­na­dor; quien di­jo ha­ber­se sen­ti­do como nun­ca, “como un rocks­tar”. La emo­ción y en­tre­ga del pú­bli­co fue al­go in­creí­ble. La le­gen­da­ria pis­ta del Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Rodríguez con su nue­vo tra­za­do ofre­ció al­gu­nas opor­tu­ni­da­des de re­ba­se y la es­tre­cha sec­ción del Fo­ro Sol re­sul­tó ser to­do un éxi­to, una vi­sión par­ti­cu­lar de nues­tra ca­rre­ra que se­gu­ra­men­te se­rá co­pia­da en un fu­tu­ro por otros es­ce­na­rios de la F1. Tras la enor­me can­ti­dad de emo­cio­nes vi­vi­das, no pu­di­mos evi­tar mi­rar nue­va­men­te el re­loj, pe­ro ya no bus­can­do los se­gun­dos y sus mí­ni­mas frac­cio­nes, sino bus­can­do in­cré­du­la­men­te el ca­len­da­rio y pen­sar con cier­ta tris­te­za: “fal­tan 364 días pa­ra el si­guien­te Gran Pre­mio de Mé­xi­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.