RE­POR­TA­JE EL AU­GE DE LAS SUBAS­TAS DE RE­LO­JES

Los co­lec­cio­nis­tas acu­den a ellas pa­ra con­se­guir pie­zas úni­cas, ra­ras o vin­ta­ge que los mi­no­ris­tas no pue­den ofre­cer

Horloger - - Index - ANITZEL DÍAZ @hor­lo­ger.mx

El co­lec­cio­nis­ta bus­ca pie­zas úni­cas, ra­ras o vin­ta­ge que los mi­no­ris­tas no ofre­cen

Por dé­ca­das el re­loj ha si­do un ob­je­to de de­seo, sím­bo­lo de es­ta­tus y gus­to per­so­nal. Hoy, ade­más, se le re­co­no­ce su po­ten­cial co­mo in­ver­sión. Cier­tas pie­zas de al­ta re­lo­je­ría se ven­den me­jor que las ac­cio­nes más lí­qui­das de la bol­sa de va­lo­res, lo que se re­fle­ja so­bre to­do en las ca­sas subas­ta­do­ras. Un Ro­lex Sub­ma­ri­ner es muy po­pu­lar en mo­de­los nue­vos y clá­si­cos. Watch­box, pla­ta­for­ma que fun­ge co­mo ca­sa subas­ta­do­ra en lí­nea, di­jo que re­cien­te­men­te tu­vo nue­ve Sub­ma­ri­ner en ofer­ta con un ran­go de 9,000 a 13,000 dó­la­res. Cuan­do se tra­ta de una pie­za de al­ta re­lo­je­ría co­mo in­ver­sión, son las mar­cas Ro­lex y Pa­tek Phi­lip­pe las que ge­ne­ral­men­te al­can­zan las co­ti­za­cio­nes más al­tas en subas­tas. En la ac­tua­li­dad Ch­ris­tie’s, Sot­heby’s y Phi­llips li­de­ran el mer­ca­do de subas­tas de al­ta re­lo­je­ría, aun­que es­tán sur­gien­do pla­ta­for­mas en lí­nea co­mo Watch­Box y Ho­din­kee cu­yo ob­je­ti­vo es crear una ma­yor trans­pa­ren­cia pa­ra las per­so­nas que com­pran re­lo­jes por mi­les, no mi­llo­nes, de dó­la­res. “Phi­lips se es­pe­cia­li­za en subas­tas de al­ta re­lo­je­ría. En 2017 se ce­rró la subas­ta en Gi­ne­bra con una ven­ta to­tal de CHF 32.6 mi­llo­nes. Lo que más ven­de­mos es al­ta re­lo­je­ría. Se ven­dió un Ro­lex Day­to­na ‘Paul New­man’ muy par­ti­cu­lar por cier­tos me­ca­nis­mos y fun­cio­na­mien­tos en

ca­si CHF 4 mi­llo­nes. Lo que es­tá su­ce­dien­do es que co­mo ca­sa de subas­tas nos en­fo­ca­mos en lo es­pe­cial y lo par­ti­cu­lar. Y en los re­lo­jes es muy in­tere­san­te por­que son pie­zas úni­cas mu­chos de ellos. Pie­zas que tie­nen su his­to­ria, su ba­ga­je cul­tu­ral y to­das las fan­ta­sías de­trás de ellas. Es jus­to lo que co­di­cia mu­cho el co­lec­cio­nis­ta. El per­fil del co­lec­cio­nis­ta, su al­ma es: ‘mi­ra lo que me en­con­tré, es mía y es úni­ca’. Por ejem­plo, los co­lec­cio­nis­tas bus­can ‘los pa­ti­tos feos’. Aho­ra en la subas­ta de Gi­ne­bra hu­bo una lí­nea que sa­có Ro­lex con otro nom­bre. Un re­loj muy lu­jo­so que no pe­gó, los guar­da­ron en las bo­de­gas. Fue una pro­duc­ción muy li­mi­ta­da que aho­ra re­sul­ta ser al­go muy ex­clu­si­vo y co­di­cia­do. Te­nía un me­ca­nis­mo muy par­ti­cu­lar con fa­ses lu­na­res crea­das por un cien­tí­fi­co. Son es­tos re­lo­jes que en su tiem­po fue­ron fra­ca­sos co­mer­cia­les y aho­ra son las es­tre­llas de las subas­tas”, co­men­ta en en­tre­vis­ta pa­ra Hor­lo­ger Ce­ci­lia Laf­fan, di­rec­to­ra re­gio­nal de Phi­llips en Mé­xi­co.

LO QUE BUS­CAN LOS CO­LEC­CIO­NIS­TAS

Rich Lo­pez de Ch­ris­tie’s re­ve­la: “los co­lec­cio­nis­tas van a la subas­ta pa­ra ob­te­ner me­jo­res

El co­lec­cio­nis­ta que com­pra en subas­ta bus­ca so­bre to­do la his­to­ria de una pie­za

ofer­tas, pe­ro tam­bién pa­ra en­con­trar re­lo­jes es­pe­cia­les. Mu­chos re­lo­jes que se subas­tan son pie­zas vin­ta­ge ra­ras, por lo que los co­lec­cio­nis­tas acu­den a la subas­ta y tra­tan de con­se­guir es­te ti­po de pie­zas por­que no to­dos los mi­no­ris­tas pue­den ofre­cer­lo. Ade­más, a al­gu­nas per­so­nas les gus­ta com­prar en una subas­ta. La emo­ción de pu­jar y la ‘emo­ción de la per­se­cu­ción’ es al­go real”. Bla­ke Kwok de Sot­heby’s Hong Kong ex­pli­ca qué bus­can los co­lec­cio­nis­tas en una subas­ta: “La con­di­ción y la fres­cu­ra en el mer­ca­do son los fac­to­res más im­por­tan­tes. En los úl­ti­mos años se ha for­ma­do un mer­ca­do de tro­feos, los co­lec­cio­nis­tas es­tán dis­pues­tos a pa­gar to­do lo que pue­den per­mi­tir­se pa­ra ob­te­ner los me­jo­res ejem­pla­res. Las ca­sas de subas­tas ofre­cen opor­tu­ni­da­des pa­ra que los co­lec­cio­nis­tas com­pren re­lo­jes que no pue­den ob­te­ner di­rec­ta­men­te del mer­ca­do mi­no­ris­ta, ya sea por­que es una pie­za vin­ta­ge que ya no es­tá en pro­duc­ción o por­que el lo­te ori­gi­nal se ago­tó en el mo­men­to de su lan­za­mien­to”. El co­lec­cio­nis­ta que com­pra en subas­ta bus­ca so­bre to­do la his­to­ria de una pie­za. Por eso úl­ti­ma­men­te pa­re­ce que una de las cua­li­da­des que más lo­gra po­si­cio­nar un re­loj es de quién fue; el Day­to­na de Paul New­man, el Lon­gi­nes Con­quest He­ri­ta­ge que Ralph Fien­nes usó en Spec­tre, en­tre­ga de la sa­ga de Ja­mes Bond, o el Ome­ga que per­te­ne­ció a El­vis Pres­ley que fue ad­ju­di­ca­do por 1.5 mi­llo­nes de dó­la­res. El re­loj re­fuer­za la ima­gen de íco­nos de la cul­tu­ra pop.

FIR­MAS EN AS­CEN­SO

Ade­más de Ro­lex y Pa­tek Phi­lip­pe, las mar­cas Ri­chard Mi­lle, Au­de­mars Pi­guet y Vacheron Constantin apa­re­cen con más fre­cuen­cia en las lis­tas de subas­tas. Ha­blan­do de fir­mas in­de­pen­dien­tes que se po­si­cio­nan en­tre los co­lec­cio­nis­tas, nom­bres co­mo Phi­lip­pe Du­four, Geor­ge Da­niels, Ro­ger Smith, Ka­ri Vou­ti­lai­nen y F.P. Jour­ne mar­can la ten­den­cia. “In­ter­net ha ayu­da­do a evo­lu­cio­nar el mer­ca­do de subas­tas en los úl­ti­mos años. Ofre­ce­mos ven­tas só­lo en lí­nea y los clien­tes pue­den pu­jar en nues­tras ven­tas en vi­vo en lí­nea. Es­to abre la ven­ta a una au­dien­cia glo­bal. Mu­chos co­lec­cio­nis­tas jó­ve­nes es­tán co­men­zan­do a rea­li­zar transac­cio­nes. En la ac­tua­li­dad, la aten­ción se cen­tra en los Ro­lex de­por­ti­vos de ace­ro, par­ti­cu­lar­men­te en los mo­de­los Day­to­na, y de Pa­tek Phi­lip­pe des­ta­ca el Nau­ti­lus”, men­cio­na Rich Lo­pez.

Fo­to: Cor­te­sía de Phi­llips.

“Paul New­man” Ro­lex Day­to­na Ref. 6239, el re­loj de pul­se­ra más ca­ro ven­di­do en subas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.