UNA NUE­VA PÁ­GI­NA EN LA HIS­TO­RIA DE VA­CHE­RON CONS­TAN­TIN

Es­ti­lo clá­si­co en la ca­rá­tu­la, de­ta­lles ins­pi­ra­dos en un re­loj de 1956 y una ca­ja con un di­se­ño atre­vi­do, la per­fec­ta sim­bio­sis en­tre el tiem­po y la ar­te­sa­nía.

Horloger - - Index - SAN­DRA BARRADAS @hor­lo­ger.mx

Va­che­ron Cons­tan­tin, una mar­ca sui­za con una his­to­ria de 263 años, es la úni­ca con pro­duc­ción inin­te­rrum­pi­da, es­to nos ayu­da a en­ten­der la ca­pa­ci­dad de la ca­sa re­lo­je­ra de adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des de to­dos los tiem­pos. Rein­ven­tar­se sin per­der de vis­ta los pi­la­res y la pro­pia fi­lo­so­fía es un ar­te que po­cos do­mi­nan. Des­de 1755, Va­che­ron Cons­tan­tin ha sa­bi­do ga­nar­se el co­ra­zón de los co­lec­cio­nis­tas más exi­gen­tes y de to­dos aque­llos que en­tien­den un po­co de equi­li­brio es­té­ti­co y al­ta ca­li­dad. Los nom­bres de ca­si to­das sus co­lec­cio­nes ha­cen re­fe­ren­cia a la ca­li­dad de ma­nu­fac­tu­ra: Pa­tri­mony, Tra­di­tio­ne­lle, His­to­ri­ques, Me­tiers D’Art e in­clu­so Quai d ’Ile, pe­ro la co­lec­ción pre­sen­ta­da es­te año en el SIHH nos ha­bla de al­go dis­tin­to, un men­sa­je que se des­ci­fra al ver la co­lec­ción Fifty­six®, sí, ése es el nom­bre de una lí­nea que trans­pi­ra mo­der­ni­dad, pe­ro sin ol­vi­dar los es­tán­da­res de ca­li­dad a los que Va­che­ron Cons­tan­tin nos tie­ne acos­tum­bra­dos. Se es­cri­be un nue­vo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria de Va­che­ron Cons­tan­tin con una co­lec­ción ins­pi­ra­da en un mo­de­lo icó­ni­co del año 1956 (de ahí se de­ri­va su nom­bre). Exis­ten dos ma­ne­ras de abor­dar el te­ma vin­ta­ge en la re­lo­je­ría, la pri­me­ra es cuan­do se re­pro­du­ce una pie­za lo más fiel a la ori­gi­nal y la se­gun­da es cuan­do se ins­pi­ran en su le­ga­do pa­ra crear una nue­va lí­nea, Fifty­six® con­ser­va gui­ños del mo­de­lo ori­gi­nal co­mo el cris­tal de ti­po ur­na con for­ma abom­ba­da, pe­ro la di­fe­ren­cia es que la nue­va co­lec­ción se ha­ce con cris­tal de za­fi­ro, a di­fe­ren­cia de los cris­ta­les mi­ne­ra­les o de ple­xi­glás que se usa­ban en la an­ti­güe­dad. Otro de­ta­lle es que la ca­ja es­tá ins­pi­ra­da en la em­ble­má­ti­ca Cruz de Mal­ta, dis­tin­ti­vo de la ca­sa re­lo­je­ra sui­za y que ha uti­li­za­do des­de fi­na­les del si­glo XIX. Pen­se­mos en la ín­ti­ma re­la­ción que estableció la mar­ca en­tre su pa­sa­do y la dé­ca­da de los 50 (con­si­de­ra­da co­mo la épo­ca do­ra­da de los re­lo­jes re­don­dos) y el pre­sen­te con la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­ser­var un pa­tri­mo­nio que les ha brin­da­do res­pe­to y re­co­no­ci­mien­to en to­do el mun­do. Fifty­six® tie­ne per­so­na­li­dad. El cui­da­do en la es­té­ti­ca (des­tre­za do­mi­na­da por Va­che­ron Cons­tan­tin) es im­pe­ca­ble, un re­fle­jo de res­pe­to por la tra­di­ción y el gus­to por la in­no­va­ción. Se dis­tin­gue por su for­ma, par­ti­cu­lar­men­te por la de sus asas, ca­da una de las cua­les re­pre­sen­ta un bra­zo de la Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.