QUI­ZÁS SEA SA­NAR

Hotbook Magazine - - Hoteditori­al - POR NI­CO­LLE LE­KA­RE

Ele­gir el te­ma de las car­tas editoriale­s que pro­lo­gan la re­vis­ta es a ve­ces com­pli­ca­do. Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión, el te­ma lle­gó sin que­rer, con la res­pues­ta du­ran­te una en­tre­vis­ta que nos de­jó, a mí y a va­rios de los in­vo­lu­cra­dos en la crea­ción de es­ta edi­ción, pen­sa­ti­vos. La res­pues­ta fue de la di­rec­to­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca Ca­ta­li­na Agui­lar Mas­tret­ta a la pre­gun­ta “¿Cuál es el fin de lo que ha­ces?”, a lo que con­tes­tó, sor­pren­den­te­men­te, “Qui­zás sea sa­nar”.

Me pa­re­ce, sin du­da, de las pre­gun­tas más com­pli­ca­das de res­pon­der –por qué es­ta­mos aquí, cuál es el fin de nues­tra exis­ten­cia y de nues­tras ac­cio­nes–, y co­men­cé a pre­gun­tar­me por qué ha­ce­mos lo que ha­ce­mos en es­ta re­vis­ta, y la res­pues­ta no pue­de obe­de­cer a la sim­ple ne­ce­si­dad, so­bre to­do por par­te de quie­nes ama­mos nues­tro tra­ba­jo. Aun­que to­dos te­ne­mos cuen­tas por pa­gar, la ra­zón de ha­cer lo que ha­go es, cla­ra­men­te, otra. Me ro­bo la res­pues­ta de Ca­ta­li­na: qui­zás sea por sa­nar, a mí, pe­ro tam­bién a la gen­te a mi al­re­de­dor, a quien nos lee, a quien com­par­te su vi­sión con no­so­tros.

La sa­na­ción, a di­fe­ren­cia de la cu­ra­ción, tie­ne que ver con el ori­gen de los ma­les, lo que ge­ne­ra la en­fer­me­dad o los sín­to­mas, y con la trans­for­ma­ción que vi­vi­mos cuan­do re­co­no­ce­mos nues­tras creen­cias li­mi­tan­tes, nues­tras emo­cio­nes no pro­ce­sa­das y nues­tro al­can­ce es­pi­ri­tual. Sa­nar, tie­ne que ver más di­rec­ta­men­te con el cre­ci­mien­to, con cui­dar­nos, con prio­ri­zar­nos. Con el pro­ce­so de en­ri­que­cer­nos y me­jo­rar.

Sin que­rer enu­me­rar las va­rias oca­sio­nes, vis­tas so­la­men­te en es­te año, del in­fi­ni­to da­ño que nos ge­ne­ra vi­vir en un mun­do in­to­le­ran­te, me pa­re­ce que quie­nes op­ta­mos por con­tar his­to­rias so­bre nue­vos sue­ños, me­tas al­can­za­das, y en par­ti­cu­lar por el he­cho de sa­ber­se nun­ca so­lo, por­que los de­más exis­ten, nos ayu­da­mos a vi­vir en una reali­dad com­par­ti­da que sa­na con so­li­da­ri­dad.

Com­par­tir la co­mi­da, los sa­bo­res que pue­den re­gre­sar­te a la co­ci­na de tu abue­la. A di­fun­dir el ar­te co­mo fuente de ex­pre­sión, co­mo un gri­to de crí­ti­ca o de li­ber­tad. A pro­mo­ver pro­yec­tos so­cia­les co­mo Crian­tia que sa­na co­mu­ni­da­des en­te­ras con edu­ca­ción y opor­tu­ni­da­des de vi­da, ofre­cien­do po­si­bi­li­da­des de avan­zar. Pro­yec­tos co­mo He­fors­he que sa­nan co­mu­ni­da­des en­te­ras a ni­vel glo­bal, ven­cien­do pre­jui­cios y rom­pien­do las ba­rre­ras de la de­sigual­dad. E in­clu­so, co­mo en el tex­to de Terry Guin­di de es­ta edi­ción, ejer­cien­do de pro­yec­tor de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos que sa­nan y sal­van, tam­bién de las en­fer­me­da­des más mor­tí­fe­ras, que en reali­dad no ne­ce­sa­ria­men­te se en­cuen­tran alo­ja­das úni­ca­men­te en el pro­pio cuer­po.

HOT­BOOK es un gran pro­yec­tor de vo­ces, en ca­da edi­ción im­pre­sa, lo es­cri­to y leí­do es un me­dio pa­ra quie­nes quie­ren com­par­tir los via­jes que ayu­dan a en­con­trar­se, a pro­fun­di­zar sen­ti­mien­tos y a en­ri­que­cer al­mas.

Co­mo di­jo Ma­ría Sas­cha Khan en al­gu­na de las pá­gi­nas de es­ta re­vis­ta, “mi ma­ne­ra de ins­pi­rar e im­pac­tar po­si­ti­va­men­te en la vi­da de otros es a tra­vés de mi ma­yor pa­sión”. Con­si­de­ro que no hay de­fi­ni­ción más cla­ra de sa­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.