SIEN­TO QUE LA FIC­CIÓN, LAS HIS­TO­RIAS, SIR­VEN DE ES­PE­JO Y PA­RA TE­NER EX­PE­RIEN­CIAS QUE NO PUE­DES TE­NER EN LA VI­DA Y HA­CER CA­TAR­SIS A TRA­VÉS DE ELLAS.

Hotbook Magazine - - Hotshot -

por­que es­tán he­chas así, o sea las co­sas se han vuel­to mu­cho más un asun­to de ni­cho y esa es su vir­tud. En­ton­ces es más fá­cil pa­ra un ci­neas­ta que, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, “tie­ne al­go que de­cir”, que la gen­te co­nec­te con eso; es fá­cil en­con­trar un pú­bli­co ya sea chi­co, me­diano o gran­de, que co­nec­te con lo tu­yo y que te per­mi­ta te­ner mu­cha ho­nes­ti­dad en lu­gar de pe­lear en un am­bien­te de ci­ne en don­de las re­glas fue­ran más rí­gi­das o hu­bie­ra me­nos ca­pa­ci­dad pa­ra op­tar por ha­cer ci­ne de ma­ne­ras dis­tin­tas.

Pue­des te­ner ci­ne de mu­chos ti­pos, siem­pre te­ne­mos la in­fluen­cia de Holly­wood, que sin du­da es con la que más me iden­ti­fi­co, pe­ro to­da la in­fluen­cia del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano es­tá en no­so­tros y sin du­da el se­llo eu­ro­peo tam­bién. Yo que tra­ba­jo en la in­dus­tria grin­ga, sí no­to que hay una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial por Mé­xi­co, te­ne­mos co­mo una ven­ta­na abier­ta que es­tá pa­dre. La co­sa que siem­pre es com­pli­ca­da es la dis­tri­bu­ción, la po­si­bi­li­dad o el me­dio pa­ra que tu pe­lí­cu­la en­cuen­tre a su au­dien­cia.

¿Có­mo te fue con Las ho­ras con­ti­go en ese sen­ti­do?

Muy bien. La ver­dad es que tu­vi­mos mu­cha suer­te. No sé exac­ta­men­te de nú­me­ros, pe­ro en lo que nos fue muy bien, por lo me­nos en mi ex­pe­rien­cia, muy egoís­ta si quie­res, es la gen­te que co­nec­ta­ba. Ro­ber­to y yo re­ci­bi­mos car­tas con his­to­rias fa­mi­lia­res sú­per in­ten­sas y gen­te con­tán­do­nos co­sas muy ín­ti­mas por­que ha­bían sen­ti­do una co­ne­xión con lo que ha­bía­mos pues­to en la pan­ta­lla. Eso es una re­com­pen­sa que no pa­gas con na­da.

Si pu­die­ras de­cir­me que tu tra­ba­jo tie­ne un fin es­pe­cí­fi­co, ¿cuál se­ría?

Qui­zá sa­nar. Sien­to que la fic­ción, las his­to­rias, sir­ven de es­pe­jo y pa­ra te­ner ex­pe­rien­cias que no pue­des te­ner en la vi­da y ha­cer ca­tar­sis a tra­vés de ellas. Siem­pre me pa­sa que co­noz­co un doc­tor y di­go “Ay, ¡qué bueno! Gen­te útil, por­que ya su­fi­cien­te de gen­te que in­ven­ta co­sas”. (Ri­sas) Pe­ro al mis­mo tiem­po, la ver­dad es que las his­to­rias im­por­tan y mar­can, es­tas his­to­rias me han mar­ca­do la vi­da y me han for­ma­do, y si yo pue­do ha­cer eso por al­guien en mi­nús­cu­la me­di­da ¡qué ma­ra­vi­lla!

Cuén­ta­me so­bre tu nue­vo pro­yec­to. Se lla­ma To­do el mun­do quie­re a al­guien. Bueno, no es­toy segura có­mo se va a lla­mar, se lla­ma Every­body Lo­ves So­me­body por­que era un guión que ori­gi­nal­men­te es­ta­ba es­cri­to en in­glés. Lo es­cri­bí ha­ce mu­cho tiem­po, ha­ce co­mo 7 años, y la ver­dad es que nun­ca pen­sé que se fue­ra a ha­cer, tam­bién fue un pro­yec­to con muy bue­na es­tre­lla. El pro­duc­tor, Fran­cis­co Gon­zá­lez Com­peán, me di­jo por ca­sua­li­dad en una reunión que es­ta­ban ha­cien­do mu­chas co­me­dias ro­mán­ti­cas en Mé­xi­co y me pre­gun­tó si te­nía una. Le di­je que te­nía una com­ple­ta­men­te grin­ga, pe­ro que la le­ye­ra. To­do lo que yo es­cri­bo ter­mi­na pa­san­do por el te­ma de la fa­mi­lia, en­ton­ces en es­ta his­to­ria los pa­pás son muy im­por­tan­tes y se desa­rro­lla en­tre el lu­gar don­de vi­ven la hi­jas y el lu­gar don­de vi­ven los pa­pás. Ori­gi­nal­men­te, to­do pa­sa­ba en­tre Los Án­ge­les y Ojai, un pue­bli­to hip­pie en Ca­li­for­nia, pe­ro co­mo que­ría­mos que la fa­mi­lia fue­ra me­xi­ca­na, aho­ra la his­to­ria es en­tre Los Án­ge­les y En­se­na­da: las her­ma­nas vi­ven en Los Án­ge­les y los pa­pás vi­ven en Mé­xi­co. Y de re­pen­te, se vol­vió un sú­per te­ma por la ex­pe­rien­cia mi­gra­to­ria de los mé­xi­co-ame­ri­ca­nos.

Yo vi­vo en Es­ta­dos Uni­dos y ten­go muy pre­sen­te la idea de “What are you? ” En la in­dus­tria pa­sa mu­cho que de re­pen­te me lla­man pa­ra di­ri­gir una co­sa de una nar­co­tra­fi­can­te sú­per in­ten­sa y ma­lé­vo­la, y me di­cen que soy per­fec­ta pa­ra el pro­yec­to y pien­so “¿Por?” (Ri­sas) “¿Qué de lo que he pues­to en el mun­do te in­di­ca que soy per­fec­ta pa­ra es­te pro­yec­to, ade­más de que soy una mu­jer me­xi­ca­na?” En­ton­ces es­ta pe­lí­cu­la se ha vuel­to de pron­to co­mo un ejem­plo pa­dre de có­mo vi­vo esa si­tua­ción. Yo y mu­chí­si­ma gen­te.

¿Rees­cri­bis­te un po­co el guión en­ton­ces?

El cen­tro de la his­to­ria no. En la pro­duc­ción siem­pre te vas en­con­tran­do co­sas que vuel­ves es­pe­cí­fi­cas y se vuel­ven más in­tere­san­tes. In­clu­so, la ex­pe­rien­cia de cru­zar la fron­te­ra (que yo nun­ca ha­bía he­cho en co­che), pues di­ces: “Ah, mi­ra, es­te de­ta­lle es­tá in­tere­san­te. Lo va­mos a po­ner por­que es­tá chis­to­so”. Así, las lo­ca­cio­nes o los ac­to­res, to­do te va in­for­man­do y lo vas vol­vien­do mu­cho más es­pe­cí­fi­co; pe­ro no, la his­to­ria es bá­si­ca­men­te la mis­ma.

¿Ya la fil­mas­te?

Sí, la fil­ma­mos en En­se­na­da en abril. Fue una go­za­da, la ver­dad de las co­sas. To­do mun­do de­be­ría ir a En­se­na­da, es un pue­blo má­gi­co. Y te­ne­mos un cast pa­drí­si­mo, Kar­la Souza y Jo­sé Ma­ría Yaz­pik. Es un trián­gu­lo, en­ton­ces la pro­ta­go­nis­ta tie­ne al ex­no­vio me­xi­cano, que es Yaz­pik, y al nue­vo no­vio grin­go, que en es­te ca­so fue aus­tra­liano, muy sim­pá­ti­co. Ar­ma­mos una fa­mi­lia pa­dre, es­tu­vo di­ver­ti­do.

¿Cuán­do la va­mos a po­der ver?

Es­ta­mos ter­mi­nan­do aho­ri­ta. La post­pro­duc­ción ter­mi­na­rá en no­viem­bre y es­tre­na­mos yo creo que por ahí en fe­bre­ro, esa es la idea.

Cuén­ta­me si hay al­gu­na his­to­ria que sa­bes que en al­gún mo­men­to quie­res con­tar.

¡Mu­chí­si­mas! Aca­bo de ter­mi­nar una no­ve­la que va a sa­lir aho­ra en sep­tiem­bre y tar­dé co­mo diez años en es­cri­bir­la, aun­que no de ma­ne­ra cons­tan­te, ob­via­men­te.

Se lla­ma To­dos los días son nues­tros, y ca­da vez que una si­tua­ción me pa­re­cía in­tere­san­te o veía a al­gu­na ami­ga mía de­cir al­go chis­to­so, lo es­cri­bía, des­pués lo or­de­né y se ar­mó co­mo un mun­di­to de co­sas que me pa­re­cían in­tere­san­tes a mi al­re­de­dor que es­tán pues­tas al ser­vi­cio de una na­rra­ti­va de fic­ción. Aho­ra que no ten­go ese cua­derno ya, me da mu­cha an­sie­dad, por­que to­das esas co­si­tas que oi­go, aho­ra di­go ¿a qué his­to­ria las me­to?

Mi sue­ño en la vi­da, de in­fan­cia por­que es un li­bro que leí a los 10 años y des­de ese mo­men­to pen­sé que se­ría una gran pe­lí­cu­la, aun­que hoy pien­so que se­ría una gran se­rie por­que es un li­bro muy gran­de, es Mal de amo­res. To­do el tiem­po lo voy pit­chan­do por la vi­da, pe­ro es un pro­yec­to tan gran­de y tan ca­ro que es di­fí­cil, sin em­bar­go sien­to que al­gún día pa­sa­rá.

Cuén­ta­me de al­guien con quien te gus­ta­ría tra­ba­jar en la in­dus­tria. To­dos son di­rec­to­res, en­ton­ces no ten­dría ma­ne­ra de tra­ba­jar con ellos. Por eso lo de Ro­ber­to fue tan go­zo­so, por­que es un pro­duc­tor pro­di­gio­so y un di­rec­tor in­creí­ble­men­te ta­len­to­so y ge­ne­ro­so, y eso pa­ra mí fue un sue­ño, por­que fue­ra de cual­quier de­ma­go­gia, a Ro­ber­to lo ad­mi­ra­ba de to­da la vi­da y que de re­pen­te fue­ra mi co­la­bo­ra­dor, fue co­mo una ma­ra­vi­lla. En Es­ta­dos Uni­dos, me en­can­ta­ría tra­ba­jar con gen­te co­mo Nancy Me­yers, Ni­co­le Ho­lof­ce­ner o Kath­leen Ken­nedy. Bá­si­ca­men­te pro­duc­to­ras con una tra­yec­to­ria de buen gus­to. Me pa­re­ce­ría un lu­jo tra­ba­jar con ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.