3. VLACH: LA MA­GIA OR­TO­DO­XA

Hotbook Magazine - - Hotcultura­ltradition­s -

¿DÓN­DE? Ser­bia

La ma­gia vlach ha­ce re­fe­ren­cia a un ti­po de ri­tos má­gi­co-es­pi­ri­tua­les ín­ti­ma­men­te li­ga­dos a la adi­vi­na­ción y a la cu­ra­ción. Se prac­ti­ca en áreas re­mo­tas de Ser­bia, en don­de la edu­ca­ción es es­ca­sa y el des­em­pleo es muy al­to. Al trans­mi­tir­se de bo­ca a bo­ca y de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, es una tra­di­ción en pe­li­gro de ex­tin­ción, pues la emi­gra­ción de jó­ve­nes ha de­ja­do atrás úni­ca­men­te a los an­cia­nos.

Co­mo la ma­yo­ría de sus prac­ti­can­tes son cris­tia­nos or­to­do­xos, los ri­tua­les con­tie­nen mu­chos ele­men­tos cris­tia­nos, y co­mien­zan in­vo­can­do los nom­bres de Je­sús y de Ma­ría. Los ri­tua­les pue­den ser de ma­gia blan­ca o de ma­gia ne­gra: los de ma­gia blan­ca se lle­van a ca­bo du­ran­te el día y uti­li­zan ele­men­tos co­mo la miel, las flo­res y el agua; los de ma­gia ne­gra, por su par­te, se rea­li­zan du­ran­te la os­cu­ri­dad de la no­che y usan ofren­das ta­les co­mo la san­gre de al­gún ani­mal muer­to. Una de las cos­tum­bres más cu­rio­sas den­tro de las tra­di­cio­nes vlach es la “bo­da ne­gra”, la cual se lle­va a ca­bo cuan­do fa­lle­ce un hom­bre des­pués de com­pro­me­ter­se, pe­ro an­tes de ca­sar­se. Mien­tras to­dos asis­ten al fu­ne­ral ves­ti­dos de ne­gro, la no­via de­be­rá ha­cer­lo ves­ti­da to­tal­men­te de blan­co. En el mo­men­to en el que el ataúd to­que la tie­rra, la no­via que­da­rá es­pi­ri­tual­men­te vin­cu­la­da con el al­ma del muer­to. Pos­te­rior­men­te se ce­le­bra una fies­ta en la que los in­vi­ta­dos fes­te­jan can­tan­do, bai­lan­do, co­mien­do y be­bien­do du­ran­te ho­ras al­re­de­dor de la tum­ba. Du­ran­te un año, la no­via de­be­rá guar­dar lu­to, ser fiel y vi­si­tar la tum­ba fre­cuen­te­men­te. En el pri­mer aniver­sa­rio de la bo­da, la no­via que­da­rá li­bre de la unión y po­drá se­guir ade­lan­te con su vi­da.

Se­gún sus creen­cias, to­do aquel que mue­ra irá al cie­lo, pe­ro an­tes, de­be­rá lim­piar­se y pa­gar por sus pe­ca­dos, deam­bu­lan­do du­ran­te 7 años co­mo al­ma en pe­na. Du­ran­te es­te pe­rio­do, la fa­mi­lia del muer­to po­drá vi­si­tar la tum­ba de vez en cuan­do, pa­ra lle­var­le re­ga­los, agua y co­mi­da.

www.mys­tic­fi­les.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.