Niz + Chau­vet

Hotbook Magazine - - Índice - Fo­tos cor­te­sía de Niz + Chau­vet

Ale­jan­dro Niz y Pa­tri­cio Chau­vet, egre­sa­dos de la UNAM, son so­cios fun­da­do­res del des­pa­cho de ar­qui­tec­tos Niz+chau­vet. A lo lar­go de los años han rea­li­za­do dis­tin­tos pro­yec­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y de di­se­ño co­mo ca­sas, res­tau­ran­tes, tien­das, es­cue­las y ofi­ci­nas. Su gran ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va y crea­ti­vi­dad, su­ma­do al tra­ba­jo en equi­po, han apor­ta­do es­pa­cios y con­cep­tos úni­cos en dis­tin­tas ciu­da­des de Mé­xi­co.

Cuén­ta­nos un po­co so­bre Niz+chau­vet ¿quié­nes son y có­mo na­ció el des­pa­cho?

PA­TRI­CIO: Nos co­no­ci­mos en la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UNAM, Alex en­tró tres años des­pués. Pri­me­ro es­tu­dié tres años de In­ge­nie­ría In­dus­trial en el Tec de Mon­te­rrey y no me gus­tó, en­ton­ces me cam­bié a Ar­qui­tec­tu­ra en la UNAM, que era lo que real­men­te me apa­sio­na­ba. Co­no­cí a Ale­jan­dro por­que fre­cuen­tá­ba­mos el mis­mo gru­po de ami­gos.

Des­pués, nos fui­mos a Puer­to Ri­co a un in­ter­cam­bio de ve­rano. Ahí em­pe­za­mos a tra­ba­jar jun­tos y des­cu­bri­mos que nos com­ple­men­tá­ba­mos muy bien. Lle­gan­do a Mé­xi­co, to­da­vía es­tu­dian­do, pu­si­mos las compu­tado­ras en la bi­blio­te­ca de ca­sa de Ale­jan­dro y em­pe­za­mos a ha­cer al­gu­nas re­mo­de­la­cio­nes de ca­sas. En 2001, em­pe­za­mos a te­ner pro­yec­tos ca­da vez más gran­des, has­ta que hi­ci­mos nues­tro pri­mer res­tau­ran­te en In­ter­lo­mas, el St Pa­tricks Pub. A la par, es­tá­ba­mos ha­cien­do una ca­sa que has­ta aho­ri­ta con­si­de­ra­mos que es la ca­sa in­su­pe­ra­ble, queno pa­sa de mo­da, la nom­bra­mos la Ca­sa 168.

¿Cuán­to tiem­po lle­va el des­pa­cho fun­cio­nan­do?

ALE­JAN­DRO: Ya son ca­si 16 años. Em­pe­za­mos ha­cien­do mu­chí­si­mos pro­yec­tos que nun­ca se hi­cie­ron en­tre ca­sas, res­tau­ran­tes y re­mo­de­la­cio­nes. Cuan­do em­pe­za­mos, yo creo que de diez pro­yec­tos que aga­rrá­ba­mos solo se ha­cía uno. Aho­ra es al re­vés, no hay un pro­yec­to que no se ter­mi­ne.

¿Qué ser­vi­cios ofre­cen?

To­do ti­po de pro­yec­tos que re­pre­sen­ten un re­to ar­qui­tec­tó­ni­co: ho­te­les, cen­tros co­mer­cia­les, ofi­ci­nas, edi­fi­cios, ca­sas, y de­más. No­so­tros solo di­se­ña­mos y to­do lo man­da­mos a con­cur­so de obra.

Lo que más ha­ce­mos den­tro del des­pa­cho son res­tau­ran­tes, ya es­ta­mos lle­gan­do a 100. De pro­yec­tos ori­gi­na­les han apro­xi­ma­da­men­te 60, y hay mu­chos otros que son fran­qui­cias co­mo 50 Friends. Cla­ro que ca­da uno con su pro­pia esen­cia. Tam­bién ha­ce­mos mu­chas vi­vien­das, pe­ro no las he­mos pu­bli­ca­do tan­to por pe­ti­ción de los clien­tes.

¿Cuál es la mi­sión prin­ci­pal de Niz+chau­vet en to­dos sus pro­yec­tos?

Que el clien­te siem­pre que­de fe­liz con su pro­yec­to.

¿Có­mo en­tien­den la ar­qui­tec­tu­ra? ¿Es un ar­te, un ofi­cio, un ser­vi­cio?

PA­TRI­CIO: La ar­qui­tec­tu­ra de­fi­ni­ti­va­men­te es un ar­te, pe­ro no­so­tros no nos con­si­de­ra­mos ar­tis­tas. La ar­qui­tec­tu­ra tam­bién es un ofi­cio y una for­ma de vi­vir. So­mos muy crí­ti­cos de to­do lo que nos ro­dea en cuan­to a es­pa­cios, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te, no nos con­si­de­ra­mos ar­tis­tas pa­ra na­da.

¿Quién o qué es su ma­yor ins­pi­ra­ción?

ALE­JAN­DRO: Via­jar, pe­ro no na­da más sa­lir del país, sino sa­lir de tu ciu­dad y via­jar en el in­te­rior de Mé­xi­co. Mé­xi­co tie­ne unos lu­ga­res es­pec­ta­cu­la­res. En lo per­so­nal, mu­chos años me de­di­qué a ha­cer raf­ting y ka­yak, en­ton­ces to­do lo que im­pli­que un con­tac­to con la na­tu­ra­le­za lo con­si­de­ro una ins­pi­ra­ción. En cuan­to a ar­qui­tec­tu­ra, siem­pre ciu­da­des co­mo Nue­va York, Chica­go o Londres tie­nen al­go nue­vo que en­se­ñar­te; no na­da más las par­tes tu­rís­ti­cas, sino co­no­cer real­men­te có­mo se vi­ve.

PA­TRI­CIO: De­fi­ni­ti­va­men­te, pa­ra un ar­qui­tec­to via­jar es al­go muy im­por­tan­te. No te pue­des en­ce­rrar en In­ter­net ni en los li­bros, tie­nes que sa­lir a co­no­cer. Pe­ro co­mo di­ce Ale­jan­dro,

no tie­nes que ir al fin del mun­do pa­ra traer nue­vas ideas, sino sim­ple­men­te abrir­te un po­co el pa­no­ra­ma. Hay ciu­da­des que to­dos los días es­tán apor­tan­do al­go en cuan­to a ar­qui­tec­tu­ra y ten­den­cias nue­vas. En Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca es­tán Cos­ta Ri­ca y Colombia, que tam­bién tie­nen unas pro­pues­tas muy in­tere­san­tes de ar­qui­tec­tos jó­ve­nes y ma­te­ria­les muy in­no­va­do­res. Cual­quier ciu­dad de Eu­ro­pa, sea chi­ca o gran­de, siem­pre tie­ne al­go que apor­tar.

ALE­JAN­DRO: Por ejem­plo, en el Joy de An­ta­ra hay un fo­rro de pu­ras va­ri­tas. En al­gún mo­men­to hi­ci­mos un via­je a Ja­la­pa y se nos pon­chó una llan­ta en la ca­rre­te­ra, jus­to al la­do de una re­ja de pu­ras va­ri­tas. Ahí se nos pren­dió el fo­co y se nos ocu­rrió la idea pa­ra usar esa re­ja, que la uti­li­zan pa­ra di­vi­dir las ca­sas, pa­ra fo­rrar to­dos los pla­fo­nes del Joy de An­ta­ra. PA­TRI­CIO: Uno de los mu­ros de la Ca­sa 168 es­tá he­cho con pie­dras de tres di­fe­ren­tes re­gio­nes de Mé­xi­co. Eso se nos ocu­rrió du­ran­te un via­je a Que­ré­ta­ro, cuan­do vi­mos to­das es­tas bar­das de po­tre­ros en los ran­chos, y de ahí se nos ocu­rrió ha­cer­lo con un to­que más mo­derno.

¿Có­mo des­cri­bi­rían el es­ti­lo de Niz+chau­vet?

Niz+chau­vet es una fir­ma que ha­ce el es­ti­lo que el clien­te quie­ra, cui­dan­do la fun­cio­na­li­dad y la es­té­ti­ca.

¿Cuál es el pro­ce­so por el que pa­san des­de que es­co­gen un pro­yec­to has­ta que lo ter­mi­nan?

Pri­me­ro es la en­tre­vis­ta con el clien­te. En es­tá en­tre­vis­ta apro­ve­cha­mos pa­ra re­co­lec­tar to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra em­pe­zar el pro­yec­to, co­mo el es­ta­do ac­tual, el te­rreno, las res­tric­cio­nes, ne­ce­si­da­des del clien­te y de­más in­for­ma­ción que con­si­de­re­mos útil. Con to­da esa in­for­ma­ción, co­men­za­mos a di­se­ñar has­ta te­ner un an­te­pro­yec­to apro­ba­do. Des­pués em­pe­za­mos con el pro­yec­to eje­cu­ti­vo, el cual se da a va­rias cons­truc­to­ras pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos y po­der em­pe­zar la obra. Siem­pre su­per­vi­sa­mos to­das nues­tras obras has­ta que el clien­te lle­ga a ha­bi­tar el lu­gar.

¿Cuá­les han si­do los pro­yec­tos más im­por­tan­tes que han he­cho?

ALE­JAN­DRO: La Ca­sa 168, el ho­tel Li­ve Aqua Bos­ques, el ho­tel Thom­pson Pla­ya del Car­men, el Res­tau­ran­te SUD777, la Can­ti­na La Vein­te en Mia­mi y la Ca­sa 2015. En su mo­men­to, to­dos fue­ron un re­to. El po­der te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­cer una ca­sa des­de ce­ro de tal mag­ni­tud, co­mo Ca­sa 168, fue una gran opor­tu­ni­dad. Tam­bién fue una ven­ta­ja te­ner el 100% de nues­tro tiem­po de­di­ca­do a ese pro­yec­to. Fue un año com­ple­to de tra­ba­jo lo que hi­zo que la ca­sa es­tu­vie­ra di­se­ña­da has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle, ab­so­lu­ta­men­te to­do es­tá di­se­ña­do.

En cuan­to al Aqua, es­te fue el pri­mer ho­tel gran­de que hi­ci­mos, y el re­sul­ta­do fue muy bueno.

PA­TRI­CIO: Cuan­do nos con­tra­ta­ron pa­ra el Aqua fue al­go muy chis­to­so, por­que no­so­tros les de­cía­mos a los eje­cu­ti­vos del Gru­po Po­sa­das, que no­so­tros ya ha­bía­mos he­cho mu­chos res­tau­ran­tes y vi­vien­das, y que en­ton­ces ha­cer un ho­tel era muy pa­re­ci­do. Y nos di­mos cuen­ta de que no tie­ne na­da que ver, to­do el fun­cio­na­mien­to de un ho­tel es bas­tan­te com­ple­jo. Apren­di­mos mu­chí­si­mo. Real­men­te sí fue una bue­na opor­tu­ni­dad y creo que que­dó bas­tan­te bien.

ALE­JAN­DRO: Ade­más fue un par­tea­guas a ni­vel ho­te­le­ría, a ni­vel ope­ra­cio­nal, ya que la idea

prin­ci­pal del lobby era po­der in­te­grar to­do sin que sean ne­ce­sa­ria­men­te es­pa­cios in­di­vi­dua­les. La re­cep­ción no es­tá en don­de nor­mal­men­te se pen­sa­ría que es­ta­ría. Aquí lo tie­nes to­do mu­cho más abier­to e in­te­gra­do. Tam­bién fue un re­to to­mar es­te nue­vo con­cep­to. A Po­sa­das le gus­tó mu­cho y lo lan­zó en dis­tin­tos ho­te­les pa­ra mar­car una nue­va lí­nea.

Si pu­die­ran es­co­ger un solo pro­yec­to que re­pre­sen­te en su to­ta­li­dad a Niz+chau­vet ¿cuál se­ría y por qué?

Creo que to­dos por­que ca­da uno re­suel­ve una ne­ce­si­dad di­fe­ren­te.

¿Hay al­gún pro­yec­to que con­si­de­ren el más di­fí­cil o re­ta­dor?

ALE­JAN­DRO: To­dos se vuel­ven re­tos en su pro­pia es­ca­la. Hay de­par­ta­men­tos que hi­ci­mos que fue­ron un do­lor de ca­be­za. Pe­ro no po­dría­mos com­pa­rar uno con otro. El ho­tel Thom­pson de Pla­ya del Car­men, por ejem­plo, te­nía sus pro­pias com­ple­ji­da­des por­que, al es­tar fue­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co, su su­per­vi­sión ge­ne­ra­ba com­pli­ca­cio­nes muy gran­des.

PA­TRI­CIO: En eso Ale­jan­dro tie­ne ra­zón, no hay pro­yec­to chi­co que no sea com­pli­ca­do. El chis­te es en­ten­der qué es lo que quie­re el clien­te. A ve­ces el clien­te ni si­quie­ra sa­be lo que quie­re. Real­men­te uno de los más di­fí­ci­les fue el com­ple­jo de An­ta­ra de en­tre­te­ni­mien­to que hi­ci­mos con Ja­vier Sor­do. Nos die­ron 5 lo­ca­les

y ha­bía que ha­cer 7 ne­go­cios di­fe­ren­tes, una dis­co­te­ca, un cen­tro de es­pec­tácu­los, un loun­ge. Pa­ra es­to nos ase­so­ra­mos muy bien con ex­per­tos en acús­ti­ca, pa­ra que el so­ni­do no pa­sa­ra de un la­do a otro. Tam­bién te­nía­mos que di­se­ñar el fun­cio­na­mien­to de to­do lo que na­die ve, los ser­vi­cios, los in­su­mos y las sa­li­das de emer­gen­cia. En to­tal fue­ron 2 años y me­dio de pro­yec­to.

¿Cuál es el pro­me­dio de tiem­po de un pro­yec­to?

ALE­JAN­DRO: Los res­tau­ran­tes son los pro­yec­tos más rá­pi­dos, tar­dan en­tre 6 y 8 me­ses. Las vi­vien­das nor­mal­men­te tar­dan un año, pe­ro siem­pre hay im­pre­vis­tos y los tiem­pos pue­den va­riar.

PA­TRI­CIO: El pro­ble­ma de la vi­vien­da es que es­tás tra­tan­do con una fa­mi­lia que tie­ne sus gus­tos, que via­ja y que apor­ta co­sas al pro­yec­to. Es un pro­yec­to que real­men­te nun­ca se ate­rri­za por es­ta di­ná­mi­ca que te­ne­mos con los clien­tes en la que ellos tam­bién apor­tan y ha­cen cam­bios. Por eso se com­pli­ca un po­co, ha ha­bi­do vi­vien­das que se alar­gan has­ta dos años. Pe­ro tam­bién hay vi­vien­das o de­par­ta­men­tos de 600 me­tros que se hi­cie­ron en 8 me­ses.

¿Cuá­les son las ten­den­cias que vie­nen en cuan­to a di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra en 2017?

De­pen­de de la zo­na, pe­ro la op­ti­mi­za­ción de es­pa­cios y ha­cer edi­fi­ca­cio­nes que res­pe­ten el me­dio am­bien­te son de las co­sas que más de­be­mos de te­ner en cuen­ta pa­ra es­te año.

¿Qué pro­yec­tos tie­nen en puer­ta?

Es­ta­mos ha­cien­do el ho­tel Wes­tin Mon­te­rrey, un ho­tel en Ba­ca­lar, un edi­fi­cio de ofi­ci­nas en Ma­saryk y al­gu­nos edi­fi­cios re­si­den­cia­les.

Si pu­die­ran re­co­men­dar una ciu­dad en el mun­do con la me­jor ar­qui­tec­tu­ra ¿cuál se­ría y por qué?

Apar­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, cree­mos que hay mu­chas ciu­da­des con pro­pues­tas in­tere­san­tes. Las ciu­da­des que con­si­de­ra­mos que siem­pre es­tán a la van­guar­dia son Londres, Chica­go, Pa­rís y Nue­va York.

¿A qué ar­qui­tec­tos con­tem­po­rá­neos me­xi­ca­nos ad­mi­ran?

Los de ma­yor re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, En­ri­que Nor­ten, Al­ber­to Ka­lach y Au­gus­to Qui­jano.

Si pu­die­ran sen­tar­se en una me­sa a pla­ti­car con tres per­so­nas ¿a quié­nes es­co­ge­rían?

PA­TRI­CIO: A mi sue­gro, Her­nán Vie­co, ar­qui­tec­to co­lom­biano de la ca­ma­da de los 50 que se fue a tra­ba­jar a Pa­rís; a Kandinsky, que era ar­tis­ta y ar­qui­tec­to; y a Mies van der Rohe, creo que una no­che de vi­ni­tos es­ta­ría bas­tan­te in­tere­san­te con ellos.

ALE­JAN­DRO: Ri­chard Neu­tra tam­bién es de los ar­qui­tec­tos que más me gus­tan; en vi­da, To­yo Ito es al­guien con quien me gus­ta­ría pla­ti­car; y por úl­ti­mo, Luis Ba­rra­gán, sin du­da sus in­ter­ven­cio­nes y el co­lor, creo que es al­go que a no­so­tros to­da­vía nos fal­ta ex­plo­rar un po­co más e in­te­grar­lo a nues­tra ar­qui­tec­tu­ra. www.niz-chau­vet.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.