Mi­tos so­bre mi­gra­ción: dos con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ras a de­ba­te

¿QUÉ HAY QUE TO­MAR EN CUEN­TA AN­TES DE FOR­MAR UNA OPI­NIÓN?

Hotbook Magazine - - Índice -

Una ma­ña­na en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos que­dan de­te­ni­dos los miem­bros de par­te de una fa­mi­lia Me­xi­ca­na –dos ni­ños y un pa­dre– que bus­can emi­grar al nor­te pa­ra re­unir­se con la ma­dre, quien lle­va la­bo­ran­do un año en el país ve­cino. Cuan­do el pa­dre pre­gun­ta por qué les han ne­ga­do la en­tra­da y cuál es el pro­ble­ma, el guar­dia con­tes­ta que los ni­ños pue­den en­trar, pe­ro él no, y agre­ga que Es­ta­dos Uni­dos no le de­be ex­pli­ca­cio­nes a él.

No es di­fí­cil sen­tir em­pa­tía con la fa­mi­lia en es­ta si­tua­ción hi­po­té­ti­ca, pues to­dos sa­be­mos la an­gus­tia y el con­flic­to que las se­pa­ra­cio­nes ge­ne­ran. Aun así, tam­po­co re­sul­ta un re­to ima­gi­nar que, da­da la op­ción, el pa­dre de fa­mi­lia op­ta­rá por en­viar a sus hi­jos con su ma­dre, en lu­gar de ha­cer­los re­gre­sar for­zo­sa­men­te con él al en­torno que han ele­gi­do aban­do­nar. Así pues, re­sul­ta co­mo con­clu­sión de es­te ejer­ci­cio men­tal la fuer­za del efec­to que una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria pro­tec­cio­nis­ta con­lle­va.

Es­te ex­pe­ri­men­to es­tá le­jos de su­ge­rir que de­be­ría exis­tir un li­bre y ga­ran­ti­za­do de­re­cho de mi­gra­ción in­ter­na­cio­nal, pues el en­ten­di­mien­to de mu­chas si­tua­cio­nes que apa­ren­tan in­jus­ti­cia re­quie­re ma­yor es­cru­ti­nio. Pre­ci­sa­men­te, el pun­to de la ana­lo­gía es cri­ti­car la ac­ti­tud in­do­len­te de ac­tuar sin ra­zo­na­mien­to fren­te a un pro­ble­ma cu­yas con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas son tan cla­ra­men­te da­ñi­nas, es­pe­cial­men­te cuan­do hay tan­ta in­for­ma­ción de­ba­tién­do­se so­bre el te­ma. En con­se­cuen­cia, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­ta no­ta es ma­ti­zar dos prin­ci­pa­les ase­ve­ra­cio­nes eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ras que sus­ten­tan el pro­tec­cio­nis­mo mi­gra­to­rio, un te­ma par­ti­cu­lar­men­te en boga es­tos días, a sa­ber:

- El pro­tec­cio­nis­mo mi­gra­to­rio de un país de­fien­de a su po­bla­ción del em­po­bre­ci­mien­to. - Los in­mi­gran­tes con­su­men más de lo que ge­ne­ran, de­jan­do me­nos pa­ra los lo­ca­les. La pri­me­ra afir­ma­ción, se ba­sa en la no­ción de que la en­tra­da de in­mi­gran­tes dis­mi­nu­ye el in­gre­so sa­la­rial com­pa­ra­ti­va­men­te pa­ra la po­bla­ción lo­cal, pues cuan­do hay más sus­ti­tu­tos de un bien, el pre­cio tien­de a ba­jar. En pa­ra­le­lo, el in­cre­men­to en el nú­me­ro de gen­te en una zo­na, au­men­ta la can­ti­dad de­man­da­da de bie­nes, lo cual ge­ne­ra in­fla­ción lo­cal y una con­se­cuen­te al­za de pre­cios, así co­mo ma­yor es­ca­sez. En con­cre­to, la com­bi­na­ción crea un efec­to ne­to ne­ga­ti­vo en el ni­vel de vi­da de los lo­ca­les.

Mien­tras que la se­gun­da, par­te del prin­ci­pio de que cier­tas ne­ce­si­da­des so­cia­les son pro­vis­tas por el Es­ta­do co­mo par­te del con­tra­to so­cial (i. e. bie­nes y ser­vi­cios por im­pues­tos). En par­ti­cu­lar, los bie­nes pri­va­dos que el go­bierno pro­vee a sus ha­bi­tan­tes se vuel­ven más es­ca­sos con la en­tra­da de in­mi­gran­tes, cu­yas pre­ca­rias con­di­cio­nes tien­den a exi­gir ma­yor aten­ción. Las res­tric­cio­nes mi­gra­to­rias son en­ton­ces ne­ce­sa­rias pa­ra pro­te­ger a la ciu­da­da­nía lo­cal del abu­so y con­se­cuen­te de­te­rio­ro de los re­cur­sos dis­tri­bui­dos por el Es­ta­do de bie­nes­tar.

Si uno bus­ca­ra con­fir­mar es­tas aser­cio­nes con­sul­tan­do un li­bro de teo­ría eco­nó­mi­ca neo­clá­si­ca li­be­ral –el pa­ra­dig­ma eco­nó­mi­co en Mé­xi­co y en Es­ta­dos Uni­dos– en­con­tra­ría la cla­ra afir­ma­ción de que, cae­te­ris pa­ri­bus (to­do lo de­más cons­tan­te), cuan­do una nue­va fuen­te de mano de obra en­tra en un mer­ca­do, el va­lor com­pa­ra­ti­vo de la mano de obra y la ofer­ta de re­cur­sos lo­ca­les dis­mi­nu­ye, y la de­man­da por pro­duc­tos lo­ca­les au­men­ta. Por tan­to, “la ca­ren­cia arri­ba / los sa­la­rios, aba­jo” , pin­ta mal pa­ra los lo­ca­les. Sin em­bar­go, los es­tu­dios em­pí­ri­cos en el te­ma re­fu­tan com­ple­ta­men­te es­ta ase­ve­ra­ción teó­ri­ca, in­di­can­do que, cuan­do me­nos, nun­ca es tan sen­ci­llo res­pon­der a tan com­pli­ca­da pre­gun­ta.

La evi­den­cia em­pí­ri­ca su­gie­re que, pa­ra em­pe­zar, es per­ti­nen­te di­vi­dir tan­to a la po­bla­ción mi­gran­te co­mo a la po­bla­ción lo­cal en tra­ba­ja­do­res “al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos” y aque­llos “no ca­li­fi­ca­dos”, es­pe­cial­men­te en torno a los prin­ci­pios de com­pe­ti­ti­vi­dad, sus­ti­tu­ción, y com­ple­men­ta­rie­dad. En efec­to, esa evi­den­cia su­gie­re que la in­mi­gra­ción pue­de ser da­ñi­na por me­dio de un efec­to de sus­ti­tu­ción cuan­do in­cre­men­ta la com­pe­ten­cia de mi­gran­tes “cla­si­fi­ca­dos” con­tra lo­ca­les “cla­si­fi­ca­dos”, o cuan­do com­pi­ten gru­pos mi­gran­tes “no ca­li­fi­ca­dos” fren­te a lo­ca­les “no ca­li­fi­ca­dos”. Sin em­bar­go, tam­bién se ha ob­ser­va­do que la en­tra­da de mi­gran­tes ge­ne­ra be­ne­fi­cios por me­dio de com­ple­men­ta­rie­dad con los lo­ca­les de la ca­li­fi­ca­ción opues­ta. Por ejem­plo, la en­tra­da de nue­va mano de obra ex­tran­je­ra en la in­dus­tria de la cons­truc­ción, cla­ra­men­te be­ne­fi­cia a los in­ge­nie­ros y ar­qui­tec­tos lo­ca­les, dis­mi­nu­yen­do el pre­cio sa­la­rial de los em­plea­dos que re­que­ri­rán. Las pre­gun­tas claves son en­ton­ces, en un mer­ca­do com­pe­ti­ti­vo ¿qué do­mi­na, la sus­ti­tu­ción o la com­ple­men­ta­rie­dad? y, más com­pli­ca­do aún ¿quién de­ci­de qué es lo que im­por­ta, y a quién re­pre­sen­ta el to­ma­dor de de­ci­sio­nes?

Co­mo si es­to no hu­bie­ra en­re­da­do la si­tua­ción lo su­fi­cien­te ¿qué hay de la va­ria­ble tem­po­ral? Pa­ra sim­pli­fi­car la pre­gun­ta, el pri­mer cor­te ló­gi­co de­be ser en­tre el cor­to pla­zo y el lar­go pla­zo. Pa­ra em­pe­zar, los efec­tos por ni­vel de ca­li­fi­ca­ción men­cio­na­dos an­te­rior­men­te son ob­ser­va­bles y es­ta­bles úni­ca­men­te en el cor­to pla­zo. En el lar­go pla­zo, dos fac­to­res in­ter­vie­nen en la di­ná­mi­ca más allá de lo que se pue­de des­cri­bir en una so­la ten­den­cia. En pri­mer lu­gar, el mer­ca­do lo­cal di­fe­ren­cia las dis­tin­cio­nes de es­ta cla­si­fi­ca­ción ofre­cien­do un nue­vo am­bien­te de desa­rro­llo. En otras pa­la­bras, un in­mi­gran­te jo­ven, sin edu­ca­ción, pue­de con­ver­tir­se en mano de obra ca­li­fi­ca­da por me­dio de su ex­pe­rien­cia la­bo­ral, y cam­biar su par­ti­ci­pa­ción y las di­ná­mi­cas de com­pe­ti­ti­vi­dad y com­ple­men­ta­rie­dad; de he­cho, es­ta es la apues­ta de los mi­gran­tes.

En se­gun­do lu­gar, más allá de la dis­tri­bu­ción de re­cur­sos en el cor­to pla­zo, el pro­duc­to to­tal (no per cá­pi­ta) de un país in­du­da­ble­men­te au­men­ta con un in­cre­men­to en la po­bla­ción la­bo­ral. Por tan­to, los des­cen­dien­tes de lo­ca­les y mi­gran­tes en un país abier­to en­con­tra­rían que han he­re­da­do más re­cur­sos que sus ve­ci­nos de un país ce­rra­do a la mi­gra­ción la­bo­ral.

En los úl­ti­mos 10 años, el nú­me­ro de de­por­ta­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos ha au­men­ta­do de ma­ne­ra cons­tan­te has­ta ocu­par la más al­ta ta­sa his­tó­ri­ca en la his­to­ria del país, tan­to en tér­mi­nos per cá­pi­ta co­mo en va­lo­res to­ta­les. Y na­die es­pe­ra que es­ta ci­fra dis­mi­nu­ya en la nue­va ad­mi­nis­tra­ción. Fren­te a un fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co y eco­nó­mi­co de tal mag­ni­tud, la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de tan­to pro­po­nen­tes co­mo crí­ti­cos del pro­tec­cio­nis­mo mi­gra­to­rio es man­te­ner­se in­for­ma­dos. Ya sea co­mo ciu­da­da­nos o par­tí­ci­pes ac­ti­vos en la to­ma de de­ci­sio­nes res­pec­to a es­te te­ma, an­tes de ex­pre­sar nues­tro pun­to de vis­ta, si­gue va­lien­do la má­xi­ma del em­pi­ris­mo cien­tí­fi­co: “pri­me­ro hay que ave­ri­guar si es cier­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.