Cu­ba. Más allá de la Ha­ba­na y Va­ra­de­ro

MÁS ALLÁ DE LA HA­BA­NA Y VA­RA­DE­RO

Hotbook Magazine - - Índice - Tex­to y fo­tos por: Ri­car­do Mu­ñoz S Ins­ta­gram @riks­mu­noz /@rams­piks

Pa­ra na­die es una sor­pre­sa que Cu­ba es­tá de mo­da. El reini­cio de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les en­tre el país ca­ri­be­ño y los Es­ta­dos Uni­dos ha he­cho es­pe­cu­lar a pro­pios y ex­tra­ños que la na­ción in­su­lar se con­ver­ti­rá en el “Du­bái ca­ri­be­ño” del tu­ris­mo de­bi­do a las gran­des pro­yec­cio­nes que se con­tem­plan a fu­tu­ro en ma­te­ria de in­ver­sión y desa­rro­llo tu­rís­ti­co a me­di­da que Cu­ba se va­ya re­in­cor­po­ran­do al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Por ello es ne­ce­sa­rio re­sal­tar que Cu­ba no es úni­ca­men­te La Ha­ba­na o Va­ra­de­ro, sus des­ti­nos más po­pu­la­res. Es­ta­mos ha­blan­do de una ex­ten­sión de te­rri­to­rio de más de 100 000 km², con más de 3.700 km de cos­ta (Va­ra­de­ro no re­pre­sen­ta ni el 2% de la cos­ta cu­ba­na), ex­ten­sas lla­nu­ras y tie­rras fér­ti­les cu­bier­tas de plan­ta­cio­nes de ta­ba­co, ca­ña de azú­car, ca­cao y pa­re de con­tar, va­lles in­des­crip­ti­bles, mon­ta­ñas an­ces­tra­les, ríos sub­te­rrá­neos y de­más atrac­ti­vos, cu­ya prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Lo que se vie­ne en tu­ris­mo

In­de­pen­dien­te­men­te del blo­queo, Cu­ba ya es un país cu­ya prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos es el tu­ris­mo. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo (OMT) Cu­ba ya su­peró los 3 mi­llo­nes de lle­ga­das de ex­tran­je­ros en 2015, sien­do sus prin­ci­pa­les mer­ca­dos emi­so­res el ca­na­dien­se, el ita­liano, el es­pa­ñol y el ar­gen­tino. Se es­pe­ra que con la re­cien­te aper­tu­ra de vue­los de ae­ro­lí­neas es­ta­dou­ni­den­ses, el nú­me­ro de tu­ris­tas ex­tran­je­ros se mul­ti­pli­que con­si­de­ra­ble­men­te, cau­san­do que los prin­ci­pa­les des­ti­nos en el Ca­ri­be co­mo Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Mé­xi­co o Puer­to Ri­co tiem­blen con la du­ra com­pe­ten­cia que se les vie­ne.

Y es que Cu­ba ya ha co­men­za­do a ex­pan­dir su ofer­ta tu­rís­ti­ca más allá de las con­ven­cio­na­les y po­pu­la­res Va­ra­de­ro-la Ha­ba­na. Los es­fuer­zos se es­tán rea­li­zan­do en ma­te­ria de eco­tu­ris­mo, im­pul­san­do el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za, cu­ya prin­ci­pal ban­de­ra es la pro­vin­cia de Pi­nar del Río, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el Va­lle de Vi­ña­les, y las ac­ti­vi­da­des ru­ra­les ad­ya­cen­tes. Por otro la­do, el tu­ris­mo sol y pla­ya bus­ca ex­pan­dir­se a mo­de­los más mo­des­tos, bus­can­do que los tu­ris­tas pue­dan dis­fru­tar de des­ti­nos más tran­qui­los y vír­ge­nes co­mo Ca­yo Lar­go y otros ca­yos del sur.

El jar­dín de Cu­ba

Así se po­dría de­fi­nir el es­pec­ta­cu­lar Va­lle de Vi­ña­les en la pro­vin­cia de Pi­nar del Río. Es­te te­rri­to­rio de un ver­de lus­tro­so im­pac­ta a cual­quier vi­si­tan­te des­de la ca­rre­te­ra cuan­do sus pe­cu­lia­res mon­ta­ñas lla­ma­das “mo­go­tes” se van aso­man­do a me­di­da que uno se va in­ter­nan­do en el va­lle.

Vi­ña­les se en­cuen­tra a unos 180 Km de La Ha­ba­na, y es de fá­cil ac­ce­so por tie­rra a tra­vés de la au­to­pis­ta Es­te-oes­te que co­nec­ta la zo­na oc­ci­den­tal de la is­la. Fue de­cla­ra­do Par­que Na­cio­nal y pos­te­rior­men­te Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co por su im­por­tan­te va­lor y ca­rac­te­rís­ti­cas geo­ló­gi­cas, geo­mor­fo­ló­gi­cas y na­tu­ra­les, de acuer­do a su di­ver­si­dad de flora y fau­na. En su seno se lo­ca­li­za el tra­di­cio­nal po­bla­do de Vi­ña­les, don­de la prin­ci­pal ocu­pa­ción de sus po­bla­do­res es la agri’cul­tu­ra y la ga­na­de­ría; sin em­bar­go, po­co a po­co se han ido acos­tum­bran­do a la lle­ga­da de tu­ris­tas, so­bre to­do mo­chi­le­ros, adap­tan­do sus ca­sas pa­ra hos­pe­dar­los.

Den­tro de los prin­ci­pa­les si­tios de in­te­rés de Vi­ña­les se en­cuen­tra la Cue­va del In­dio, en la cual pue­des na­ve­gar uno de los ríos sub­te­rrá­neos que ca­rac­te­ri­za la geo­lo­gía de es­ta zo­na, atra­ve­san­do gru­tas y ca­ver­nas de­ri­va­das de las for­ma­cio­nes de los mo­go­tes. Vi­ña­les es un des­tino que se es­tá ha­cien­do fa­mo­so en­tre afi­cio­na­dos y pro­fe­sio­na­les de la es­ca­la­da y el sen­de­ris­mo, apro­ve­chan­do las di­fe­ren­tes ru­tas que es­tas for­ma­cio­nes ro­co­sas brin­dan a los más aven­tu­re­ros.

Uno de los mo­go­tes más fa­mo­sos es el lla­ma­do Pi­ta, por­que en una de sus pa­re­des ver­ti­ca­les se en­cuen­tra “El mu­ral de la prehis­to­ria”. Se tra­ta de una re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de la evo­lu­ción de las es­pe­cies, en el cual se pue­den apre­ciar dis­tin­tas es­pe­cies en su ca­de­na evo­lu­ti­va, des­de mo­lus­cos o di­no­sau­rios, has­ta el ser hu­mano. El mu­ral fue rea­li­za­do a pin­cel y se con­ser­va muy bien, y en los al­re­de­do­res se en­cuen­tran ser­vi­cios co­mo res­tau­ran­te, bar o ca­fe­te­ría.

En las no­ches es re­co­men­da­ble vi­si­tar el Pa­len­que de los Ci­ma­rro­nes, un mu­seo “vi­vien­te” que se dis­fru­ta den­tro de uno de los mo­go­tes, don­de la his­to­ria de los es­cla­vos y la re­li­gión afro­cu­ba­na es per­so­ni­fi­ca­da por ac­to­res, fi­na­li­zan­do en un res­tau­ran­te am­bien­ta­do con ele­men­tos de la san­te­ría. Pa­ra los más rum­be­ros exis­te una dis­co­te­ca den­tro del mis­mo mo­go­te.

La vi­si­ta a Vi­ña­les pue­de com­ple­tar­se con un re­co­rri­do por el pue­blo pa­ra com­prar ar­te­sa­nía, ta­ba­co he­cho ar­te­sa­nal­men­te en la zo­na, la vi­si­ta a ran­chos y ha­cien­das co­mo el Ran­cho San Vi­cen­te, el mirador Los Jaz­mi­nes e in­clu­so con­ti­nuar con la aven­tu­ra que ins­pi­ra la zo­na e ir al Ca­nopy y tras­la­dar­te en la ti­ro­le­sa con­tem­plan­do la in­men­si­dad del va­lle.

Va­lle de Vi­ña­les, Pi­nar del Rio.

Ca­nopy El For­tin, Vi­ña­les

Ca­rre­te­ra Cen­tral de Cu­ba, Pi­nar del Rio

Ca­rre­te­ra Cen­tral de Cu­ba, Pi­nar del Rio

Mu­ral de la Prehis­to­ria, Vi­ña­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.