¿De­bo com­prar dó­la­res?

Hotbook Magazine - - Índice - Fuen­te: Aca­cia Ca­pi­tal

Es nor­mal que el te­ma del ti­po de cam­bio se abor­de en plá­ti­cas en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res co­mo in­di­ca­dor de la eco­no­mía na­cio­nal; al fi­nal, por ra­zo­nes his­tó­ri­cas, es uno de los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos en la men­te de los me­xi­ca­nos. En mu­chas oca­sio­nes aso­cia­mos có­mo va el país se­gún cuán­tos pe­sos te­ne­mos que pa­gar por ca­da dó­lar. Hay al­go de ver­dad en es­to, pe­ro la reali­dad es que de­pen­de de mu­chos fac­to­res. Me preo­cu­pa, eso sí, una con­clu­sión que úl­ti­ma­men­te es­cu­cho de va­rias per­so­nas, que creen que es ne­ce­sa­rio com­prar dó­la­res cuan­to an­tes, pues el dó­lar su­birá a 25 pe­sos. Es un he­cho que du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años he­mos vis­to nues­tra mo­ne­da de­pre­ciar­se ca­si 40 por cien­to. Sin em­bar­go, me pa­re­ce im­por­tan­te tra­tar de en­ten­der las ra­zo­nes de es­te fe­nó­meno y si el pre­cio ac­tual re­fle­ja un va­lor jus­to con­for­me a los fun­da­men­tos de nues­tra eco­no­mía. Por ejem­plo, po­dría­mos ha­cer una com­pa­ra­ción con la cri­sis eco­nó­mi­ca de 1994, don­de el pe­so tam­bién su­frió una gran de­va­lua­ción. Po­dría­mos em­pe­zar pre­gun­tán­do­nos: ¿nues­tra eco­no­mía es­tá pa­san­do por una si­tua­ción equi­va­len­te a la cri­sis co­no­ci­da co­mo “efec­to te­qui­la”?

El pre­cio que el mer­ca­do le es­tá dan­do al pe­so in­di­ca que sí. Una he­rra­mien­ta que his­tó­ri­ca­men­te ha re­sul­ta­do muy efec­ti­va pa­ra cal­cu­lar el va­lor de una mo­ne­da es la ta­sa de pa­ri­dad de com­pra, la cual com­pa­ra el po­der ad­qui­si­ti­vo de una mo­ne­da en otro país, es de­cir, cuán­tos pe­sos ne­ce­si­tas pa­ra com­prar el mis­mo pro­duc­to en Mé­xi­co y en Es­ta­dos Uni­dos. Si ana­li­za­mos la re­la­ción his­tó­ri­ca del pe­so y el dó­lar (Grá­fi­ca 1), en­con­tra­mos que el mer­ca­do le es­tá asig­nan­do un pre­cio al pe­so que no ha­bía­mos vis­to des­de el peor mo­men­to de la cri­sis de 1994.

Sin em­bar­go, nues­tra si­tua­ción ac­tual es muy di­fe­ren­te. La cri­sis de 1994 fue cau­sa­da, en gran me­di­da, por una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en la que el Banco de Mé­xi­co (Ban­xi­co) te­nía un ob­je­ti­vo de ti­po de cam­bio, el cual le obli­ga­ba man­te­ner cons­tan­te el pre­cio del pe­so fren­te al dó­lar. Es­ta po­lí­ti­ca lle­vó a Ban­xi­co a man­te­ner un ti­po de cam­bio que no ne­ce­sa­ria­men­te era el ni­vel de mer­ca­do. ¿Có­mo? Com­pran­do pe­sos, en mu­chos ca­sos so­bre­va­lua­dos, con sus re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, es de­cir, el ti­po de cam­bio se man­te­nía de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial. Ac­tual­men­te, Ban­xi­co es una ins­ti­tu­ción autónoma y lle­va­mos más de dos dé­ca­das con un sis­te­ma de flo­ta­ción li­bre del pe­so, es de­cir, el go­bierno ya no man­tie­ne el ti­po de cam­bio de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial, lo que ha con­ver­ti­do el pe­so en la se­gun­da mo­ne­da emer­gen­te más in­ter­cam­bia­da a ni­vel mun­dial. Ade­más, las re­ser­vas de Ban­xi­co hoy al­can­zan pa­ra pa­gar cer­ca de la mi­tad de la deu­da ex­ter­na pú­bli­ca y pri­va­da, cuan­do en 1994 no cu­bría ni el 10 por cien­to. Asi­mis­mo, hoy te­ne­mos un sis­te­ma ban­ca­rio mu­cho más só­li­do, la car­te­ra ven­ci­da de los ban­cos es de so­lo 2 por cien­to con­tra el 18 por cien­to de 1994.

Sin du­da, nues­tra eco­no­mía hoy es mu­cho más de­pen­dien­te del co­mer­cio que el pro­me­dio mun­dial, por es­to la ame­na­za de un shock en el co­mer­cio es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes del des­ajus­te en el pre­cio del pe­so me­xi­cano. Es im­por­tan­te men­cio­nar que los mercados pue­den ade­lan­tar­se a even­tua­li­da­des, pe­ro tam­bién se pue­den equi­vo­car en el cor­to pla­zo. El he­cho de que el pe­so es­té sub­va­lua­do en tér­mi­nos de pa­ri­dad de com­pra no es ga­ran­tía de que ma­ña­na va­ya­mos a ver el pe­so a un ni­vel mu­cho más ba­jo. Ade­más, las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN, los abrup­tos (por de­cir lo me­nos) men­sa­jes del pre­si­den­te Trump y las elec­cio­nes que ten­dre­mos en 2018, in­yec­ta­rán vo­la­ti­li­dad y pre­sión a nues­tro ti­po de cam­bio. Hay que to­mar en cuen­ta el pa­trón his­tó­ri­co que in­di­ca que las mo­ne­das tar­dan en re­gre­sar a su va­lor pro­me­dio cer­ca de 5 años, en­ton­ces, so­lo el tiem­po nos po­drá de­cir si es­tos ni­ve­les son jus­ti­fi­ca­dos.

Mien­tras tan­to, to­das las per­so­nas que ga­na­mos y aho­rra­mos en pe­sos te­ne­mos fren­te a no­so­tros la gran ame­na­za de que nues­tro pa­tri­mo­nio val­ga me­nos en el tiem­po, por lo que hay que pro­te­ger­lo. Te­ne­mos op­cio­nes y es­tas no pa­san por el pá­ni­co o la hui­da ha­cia otras mo­ne­das que po­drían es­tar so­bre­va­lo­ra­das. La me­jor pro­tec­ción es di­ver­si­fi­car e in­ver­tir en em­pre­sas con ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas sin una ex­po­si­ción fuer­te al USD o, me­jor aún, que se be­ne­fi­cien de un ma­yor ti­po de cam­bio. Pue­des en­con­trar mu­chas de es­tas en la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, en tu pro­pio ne­go­cio o en un ac­ti­vo pro­duc­ti­vo. Pre­de­cir el ti­po de cam­bio es una ta­rea muy com­ple­ja en don­de siem­pre es­cu­cho co­men­ta­rios so­fis­ti­ca­dos pa­ra jus­ti­fi­car por­qué no su­ce­dió lo que se ha­bía pre­vis­to. Por eso es me­jor in­ver­tir co­no­cien­do las va­ria­bles de ries­go/be­ne­fi­cio, di­ver­si­fi­car, te­ner dis­ci­pli­na y, cuan­do al­guien nos in­ten­te con­ven­cer por­que “di­cen que su­birá o ba­ja­rá”, me­jor que nos in­vi­te un fin de se­ma­na en Las Ve­gas.

Grá­fi­ca 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.