Troy Moth

En una ori­lla del mun­do, en la cos­ta oes­te de Van­cou­ver Is­land pa­ra ser más exac­tos, se en­cuen­tra Tahsis, es­pa­cio que no al­ber­ga ni a 300 per­so­nas. Mon­ta­ñas ne­va­das re­ple­tas de pi­nos y la mi­ra eter­na­men­te pues­ta en una en­tra­da del océano Pa­cí­fi­co con­viert

Hotbook Magazine - - Índice -

Des­pués, cuan­do se mu­da­ron a Soo­ke, vi­vió com­ple­ta­men­te di­ri­gi­do a la na­tu­ra­le­za: “Nun­ca tu­vi­mos mu­cho di­ne­ro, pe­ro te­nía­mos mu­cha li­ber­tad”, de­cla­ra. Sus pa­dres ja­más tu­vie­ron un in­te­rés por las ar­tes, le vino de aden­tro. Con­si­gue una cá­ma­ra a los 17 años y a tra­vés de su len­te se de­di­ca a re­tra­tar su mun­do. “Re­cuer­do que cuan­do te­nía 19 años fui a la ci­ma de una mon­ta­ña a cap­tu­rar a las águi­las apa­reán­do­se en el ai­re, pa­re­cie­ra que van en caí­da li­bre, so­lo po­día pen­sar que que­ría ha­cer fo­to­gra­fía por el res­to de mi vi­da, así que lo hi­ce”. Se sa­le de la es­cue­la de ne­go­cios y se va a To­ron­to a es­tu­diar su pa­sión, des­pués se con­vier­te en asis­ten­te de Has­nain Dat­tu y, cuan­do apren­de a rom­per las re­glas im­pues­tas por la es­cue­la y desa­rro­lla su pro­pio es­ti­lo, de­ci­de con­ti­nuar su ca­mino de for­ma in­de­pen­dien­te. “No fue na­da fá­cil, du­ran­te un año ape­nas lo­gra­ba pa­gar la ren­ta, pe­ro tam­po­co me im­por­ta­ba de­ma­sia­do”.

Des­pués co­no­ce a Cols­ton Ju­lian. Cuen­ta que el click que tu­vo con el fo­tó­gra­fo fue in­me­dia­to, tan­to que es­te lo in­vi­ta a tra­ba­jar

en Mum­bai con gran­des re­vis­tas co­mo GQ, Vo­gue y Ro­lling Sto­ne. Moth se in­tro­du­ce en el mun­do de la mo­da y a los 25 años cum­ple el que creía que era su sue­ño: crear con­te­ni­do pa­ra las pu­bli­ca­cio­nes más in­flu­yen­tes del mun­do fas­hion en pro­duc­cio­nes que in­vo­lu­cra­ban a más de 30 per­so­nas con un pre­su­pues­to ili­mi­ta­do.

“No po­día creer­lo, me la pa­sé in­creí­ble, reali­cé tres via­jes a Mum­bai has­ta que un día, en pleno shoo­ting de GQ, mien­tras to­dos ha­bla­ban de los nue­vos za­pa­tos que ha­bían com­pra­do, me di cuen­ta que ese ya no era mi sue­ño, yo no era ge­nui­na­men­te fe­liz”. De­ci­de vol­ver in­me­dia­ta­men­te y un ami­go abo­ri­gen, per­te­ne­cien­te a las Pri­me­ras Na­cio­nes de Ca­na­dá, lo in­vi­ta a su pow­wow fa­mi­liar, una ce­re­mo­nia anual don­de can­tan y bai­lan. Moth cuen­ta que en ese es­pa­cio, al­re­de­dor de esas per­so­nas, su men­te y ojos se abrie­ron a un nue­vo mun­do.

“Yo era el úni­co hom­bre blan­co. Re­cuer­do es­tar sen­ta­do al fue­go con un an­ciano de la tri­bu, la mi­tad de su ca­ra es­ta­ba pin­ta­da de ne­gro y la otra mi­rad de blan­co.

Tam­bién lle­va­ba una ca­be­za de oso arri­ba de la su­ya. Lo pri­me­ro que me di­jo el an­ciano fue: ‘Has ve­ni­do por una ra­zón, tú eres un con­ta­dor de his­to­rias y de­bes con­tar nues­tra his­to­ria’. Esa no­che no lo­gré con­ci­liar el sue­ño”.

Cuan­do vuel­ve a To­ron­to, ven­de to­das sus co­sas y ma­ne­ja de re­gre­so a Van­cou­ver Is­land don­de cons­tru­ye una ca­ba­ña. “De­bía con­tar la his­to­ria, de al­gu­na ma­ne­ra, pe­ro tam­bién de­bía ha­cer di­ne­ro, así que con­ti­nué ha­cien­do fo­to­gra­fía co­mer­cial y me de­di­qué a re­pre­sen­tar ar­tis­tas de to­do el mun­do y ven­der sus pie­zas”. Le to­mó cua­tro años rea­li­zar un cor­to­me­tra­je ti­tu­la­do Two Roads que con­ta­ra la his­to­ria de la co­mu­ni­dad de Jerry, el an­ciano abo­ri­gen. La uni­ver­si­dad de To­ron­to y de Vic­to­ria lo uti­li­zan has­ta hoy co­mo ma­te­rial pa­ra la cla­se de His­to­ria In­dí­ge­na. “Aún no he ter­mi­na­do con la his­to­ria de Jerry”, ase­gu­ra.

Su pre­sen­te es Tahsis Farm, un pro­yec­to que lle­va en con­jun­to con dos so­cios, Josh Lam­bert y Mark von Nagy. Ha­ce un año com­pra­ron 186 acres de cos­ta

oes­te que han con­ver­ti­do en su ho­gar y don­de re­ci­ben a ar­tis­tas, geó­lo­gos, bió­lo­gos ma­ri­nos, gran­je­ros, crea­do­res de apps y has­ta a un aman­te de las ti­ro­le­sas que es­tá co­men­zan­do a cons­truir las pri­me­ras den­tro de la pro­pie­dad. Tur­cos, fran­ce­ses, ale­ma­nes, sui­zos, aus­tria­cos e in­gle­ses son al­gu­nas de las na­cio­na­li­da­des con las que me ha to­ca­do to­par­me en mi es­tan­cia aquí co­mo re­si­den­te ar­tís­ti­ca.

Tahsis Farm es un es­pa­cio en el que ya se co­mien­za a ges­tar pe­que­ños ne­go­cios en ma­nos de ter­ce­ros, pa­ra que los so­cios fun­da­do­res no pier­dan su li­ber­tad y de­ban es­tar en Tahsis to­do el año. Al­gu­nos de esos pro­yec­tos son un in­ver­na­de­ro or­gá­ni­co, una plan­ta­ción de lú­pu­los pa­ra ge­ne­rar su pro­pia cer­ve­za, ani­ma­les de gran­ja y las ti­ro­le­sas an­tes men­cio­na­das. Sin em­bar­go, pla­nean cons­truir ca­ba­ñas pa­ra tu­ris­tas y aden­trar­se más en el mun­do de la tec­no­lo­gía: “Me en­can­ta­ría que lle­ga­ra el día don­de al­guien es­té cons­tru­yen­do un ro­bot en el ta­ller”, con­fie­sa son­rien­do.

En cuan­to a Tahsis Farm co­mo pro­yec­to a lar­go pla­zo, Troy sa­be que lle­ga­rá el día en que el es­pa­cio sea au­to­sus­ten­ta­ble y él so­lo se de­di­que a su ar­te: crear es­cul­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes con una his­to­ria y sig­ni­fi­ca­do que las sus­ten­ten pa­ra des­pués to­mar­les una fo­to­gra­fía. Su se­rie ga­lar­do­na­da The Na­tu­re Mer­chant es el pro­yec­to en el que con­ti­nua­rá tra­ba­jan­do. “He es­cri­to no­tas pa­ra es­te con­cep­to (The Na­tu­re Mer­chant) seis años y to­ma­do fotos por cua­tro, y ni si­quie­ra creo que ha­ya co­men­za­do. Me in­tere­sa la co­ne­xión de los hu­ma­nos con la na­tu­ra­le­za y có­mo nos he­mos ido dis­tan­cian­do tan­to que de­be­mos aprender las pro­pie­da­des de las plan­tas de nue­vo, por ejem­plo”.

En cuan­to a los ar­tis­tas, la ca­ba­ña les pro­vee de ca­ma y ali­men­to mien­tras desa­rro­llan su ar­te y, cuan­do su re­si­den­cia fi­na­li­za, de­jan al­gu­nas pie­zas pa­ra que for­men par­te de la co­lec­ción pri­va­da de es­te rin­cón en una ori­lla del mun­do.

Fo­to por Troy Moth

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.