La re­gión sal­va­je. Amat Es­ca­lan­te y esa des­pia­da­da cria­tu­ra lla­ma­da de­seo

AMAT ES­CA­LAN­TE Y ESA DES­PIA­DA­DA CRIA­TU­RA LLA­MA­DA DE­SEO

Hotbook Magazine - - Índice - Tex­to por: Gon­za­lo Lira Gal­ván @Gonyz

No hay peor mons­truo que el ser hu­mano y las con­se­cuen­cias de su exis­ten­cia. Pa­ra mues­tra, la fic­ción siem­pre ha si­do un buen es­pe­jo, dotado de cier­tas li­cen­cias es­té­ti­cas que nos per­mi­ten sig­ni­fi­car los mo­ti­vos de­trás del más os­cu­ro es­pec­tro de nues­tra exis­ten­cia, don­de el de­seo es con­si­de­ra­do una prohi­bi­ción y nues­tra ne­ce­si­dad de sa­ciar­lo es dig­na de castigo.

Amat Es­ca­lan­te, ga­na­dor del pre­mio a me­jor di­rec­tor en Can­nes 2013, lo sa­be y es con es­to en men­te que re­gre­sa a la pan­ta­lla gran­de con La re­gión sal­va­je, cuar­to lar­go­me­tra­je de su bre­ve pe­ro has­ta aho­ra cre­cien­te ca­rre­ra. Re­cu­rrien­do por primera vez al ci­ne de gé­ne­ro aun­que, no obs­tan­te los ries­gos que ello im­pli­ca, nun­ca sa­cri­fi­can­do sus co­no­ci­das for­ta­le­zas co­mo au­tor, Es­ca­lan­te lo­gra una vez más ha­cer el dis­cre­to co­men­ta­rio so­cial que ca­rac­te­ri­za su obra, per­mi­tien­do que es­te lle­gue al es­pec­ta­dor a tra­vés del in­cons­cien­te.

Y es pre­ci­sa­men­te del in­cons­cien­te hu­mano de don­de más be­be es­te

nue­vo tra­ba­jo, tan com­ple­jo en su mi­sión co­mo grá­cil en su eje­cu­ción. La his­to­ria de un pe­que­ño pue­blo en la pro­vin­cia me­xi­ca­na, don­de el co­ti­diano no dis­ta del de mu­chos otros al­re­de­dor del país, en ma­nos de Es­ca­lan­te se tor­na len­ta­men­te en la ra­dio­gra­fía de aque­llo que ha lle­va­do a nues­tra so­cie­dad ha­cia un es­ta­do de de­s­es­pe­ran­za­do­ra pu­tre­fac­ción, don­de los lí­mi­tes de lo que an­tes con­si­de­rá­ba­mos hu­mano se han di­lui­do de for­ma alar­man­te.

Es­ca­lan­te sa­be que el es­pec­ta­dor es exi­gen­te en dis­tin­tos flan­cos y pa­ra ello co­ci­na len­ta­men­te un mis­te­rio cu­yas raí­ces ini­cial­men­te nos re­mi­ten al re­tra­to cos­tum-

bris­ta de los ha­bi­tan­tes de un pe­que­ño po­bla­do en el es­ta­do de Gua­na­jua­to –ele­men­to apa­ren­te­men­te fú­til, aun­que pie­za más en el en­gra­na­je de­trás de La re­gión sal­va­je–uno de los más con­ser­va­do­res del país. Ahí se desa­rro­lla la his­to­ria de Ale­jan­dra (Ruth Ramos), una ama de ca­sa que cui­da de sus hi­jas y tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra re­la­cio­nar­se exi­to­sa­men­te con su ma­ri­do Án­gel (Je­sús Me­za), quien a su vez tie­ne una vi­da se­cre­ta en la que su cu­ña­do Fa­bián (Eden Vi­lla­vi­cen­cio) fun­ge co­mo prin­ci­pal cóm­pli­ce.

Pa­ra in­vo­lu­crar­nos en la di­ná­mi­ca de es­tos per­so­na­jes, el di­rec­tor –sus­ten­ta­do en un guión que es­cri­bió en co­la­bo­ra­ción con Gi­brán Por­te­la– es ma­ni­pu­la­dor en el me­jor y más per­ver­so de los sen­ti­dos, lle­ván­do­nos en una di­rec­ción ar­gu­men­tal que le de­be lo mis­mo al ci­ne de de­nun­cia que al ins­pi­ra­do o rea­li­za­do con las ideas de per­so­na­jes co­mo H. R. Gi­ger, H. P. Lo­ve­craft y el ex­plí­ci­ta­men­te in­flu­yen­te Da­vid Cro­nen­berg. Co­mo si de un ac­to de ma­gia se tra­ta­ra, el trián­gu­lo en-

tre los pro­ta­go­nis­tas nos atra­pa tan pron­to co­mo se vuel­ve más com­ple­jo en con­se­cuen­cia de un ha­llaz­go muy par­ti­cu­lar, en el que la lle­ga­da de una mis­te­rio­sa mu­jer (Si­mo­ne Bucio) los con­fron­ta­rá con la ma­te­ria­li­za­ción de sus mie­dos y sus pla­ce­res.

Cri­men y castigo. Su­fri­mien­to y pla­cer. Cos­tum­bris­mo y cien­cia fic­ción. Es­ca­lan­te nos lle­va y nos trae con des­lum­bran­te fa­ci­li­dad de un gé­ne­ro al otro, de una emo­ción a la otra, lo­gran­do una de las má­xi­mas am­bi­cio­nes de cual­quier gé­ne­ro o au­tor: sig­ni­fi­car la reali­dad a tra­vés la ex­po­si­ción tá­ci­ta que so­lo en la fic­ción se pue­de con­se­guir. Pe­ro el lo­gro no se re­du­ce so­lo a eso. Por si fue­ra po­ca co­sa, el di­rec­tor de ori­gen ca­ta­lán (Es­ca­lan­te na­ció en Bar­ce­lo­na) tam­bién de­ja cla­ro que su ta­len­to va más allá del apre­mian­te sub­tex­to que ya­ce ba­jo la su­per­fi­cie de La re­gión sal­va­je, que lo mis­mo cri­ti­ca las ca­ren­cias eco­nó­mi­cas que las in­te­lec­tua­les, nun­ca ca­te­go­ri­zán­do­las sino mos­trán­do­las co­mo al­go in­he­ren­te a la hu­ma­ni­dad que ca­rac­te­ri­za a la ma­yo­ría de sus per­so­na­jes. La vi­sión de la sa­tis­fac­ción se­xual co­mo el po­co pa­vi­men­ta­do ca­mino ha­cia la fe­li­ci­dad con­tras­ta con los ne­cios tra­di­cio­na­lis­mos que con­de­nan su rea­li­za­ción. En ma­nos de Es­ca­lan­te, los ele­men­tos fan­tás­ti­cos que len­ta­men­te se van re­ve­lan­do re­ba­san el me­ro gim­mick has­ta al­can­zar un po­de­ro­so pun­to de en­cuen­tro, don­de ver­nos re­fle­ja­dos re­sul­ta in­có­mo­do si se ig­no­ra que to­dos te­ne­mos un la­do os­cu­ro. El mons­truo­so ins­tin­to que nos acom­pa­ña en la bús­que­da del pla­cer y nos aban­do­na an­te sus con­se­cuen­cias.

Pe­ro La re­gión sal­va­je no bus­ca ba­tir al es­pec­ta­dor co­mo si por­ta­ra un bas­tón de sa­bi­du­ría y re­pro­ba­ción. Por el con­tra­rio, lo que la pe­lí­cu­la en­cuen­tra en su tra­ta­mien­to es tan es­tre­me­ce­dor co­mo ra­cio­nal, nun­ca pre­jui­cio­so o per­ni­cio­so, pe­ro tam­po­co la­xo a la ho­ra de se­ña­lar nues­tras ca­ren­cias co­mo el vio­len­to co­lec­ti­vo en el que los hu­ma­nos nos he­mos con­ver­ti­do.

El peor mons­truo so­mos no­so­tros mis­mos y el peor da­ño ya nos lo he­mos he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.