Los tra­ba­jos y ofi­cios más cu­rio­sos del mun­do

Hotbook Magazine - - Índice -

En­con­trar el tra­ba­jo in­di­ca­do no es una ta­rea fá­cil. Des­de ni­ños vi­vi­mos pen­san­do en lo que que­re­mos ha­cer cuan­do sea­mos gran­des, ima­gi­nan­do un sin­fín de elec­cio­nes y po­si­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, son po­cos los que real­men­te ter­mi­nan ha­cien­do lo que les apa­sio­na. Lo cier­to es que hay un sin­nú­me­ro de op­cio­nes pa­ra ha­cer di­ne­ro. Co­no­ce al­gu­nos de los tra­ba­jos más ex­tra­ños y más in­tere­san­tes del mun­do.

1. CA­ZA­DO­RES DE MIEL

En una de las al­deas más re­mo­tas del mun­do, hun­di­da al sur de la ca­de­na mon­ta­ño­sa An­na­pur­na, ha­bi­ta des­de ha­ce cien­tos de años la tri­bu ne­pa­le­sa de los gu­rung. Aun en pleno si­glo XXI, pa­ra lle­gar no hay ni ca­lles ni ca­rre­te­ras, sino úni­ca­men­te ca­mi­nos he­chos por los lo­ca­les, que co­nec­tan un pue­blo con otro. Es ahí don­de ha­bi­tan unos cam­pe­si­nos con fa­ma de gue­rre­ros, pues desem­pe­ñan un ri­tual muy im­por­tan­te e in­creí­ble­men­te pe­li­gro­so: la ca­ce­ría de miel.

Dos ve­ces al año, en pri­ma­ve­ra y oto­ño, as­cien­den a la ba­se de unos acan­ti­la­dos es­pe­cí­fi­cos pa­ra re­co­lec­tar, con uno de los mé­to­dos más an­ti­guos, la miel de la abe­ja me­lí­fe­ra del Hi­ma­la­ya, ani­mal que pue­de lle­gar a me­dir has­ta 3 cm de lar­go. Pa­ra ello, uti­li­zan las mis­mas he­rra­mien­tas de sus an­te­pa­sa­dos. Pri­me­ro, apli­can hu­mo pa­ra con­fun­dir y dis­per­sar a las abe­jas. Sin usar ro­pa pro­tec­to­ra ni ar­ne­ses de se­gu­ri­dad, tre­pan más de 100 me­tros por una es­ca­le­ra he­cha de cuer­das, te­ji­das a mano. Una vez arri­ba, cor­tan las col­me­nas con unos bas­to­nes de bam­bú afi­la­do. Tan­to la miel, co­mo la ce­ra, que es don­de se en­cuen­tran las lar­vas, son de­po­si­ta­das en ca­nas­tos te­ji­dos a ba­se de fi­bras na­tu­ra­les y ase­gu­ra­das con un ar­pón pa­ra evi­tar que cai­gan al río. Las ces­tas lle­nas son re­ci­bi­das por un equi­po de apo­yo que es­pe­ra en la ba­se del acan­ti­la­do. Una vez aba­jo, la miel se cue­la con unas re­des de mim­bre y se se­pa­ra en dos lo­tes: el del au­to­con­su­mo y el de ven­ta. Los lu­ga­re­ños ase­gu­ran que ca­da pa­nal con­tie­ne cer­ca de dos mi­llo­nes de abe­jas y que una bue­na co­se­cha pue­de dar en­tre 50 a 70 kg de lí­qui­do do­ra­do. Los ca­za­do­res res­pon­sa­bles de­jan un ter­cio de las col­me­nas pa­ra que la po­bla­ción se re­cu­pe­re an­tes de la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

Mien­tras la miel del oto­ño sir­ve pa­ra en­dul­zar el té y pa­ra co­ci­nar, la co­se­cha de la pri­ma­ve­ra es di­fe­ren­te: las abe­jas po­li­ni­zan un ti­po de aza­lea que flo­re­ce en esa épo­ca, la cual con­tie­ne una sus­tan­cia tó­xi­ca lla­ma­da gra­ya­no­to­xi­na. Es­ta ter­mi­na en las col­me­nas vol­vien­do a la miel muy es­pe­cial. Se di­ce que, de­pen­dien­do de la can­ti­dad in­ge­ri­da, ac­túa co­mo me­di­ca­men­to, afro­di­sia­co, alu­ci­nó­geno o ve­neno, y por eso lle­ga a al­can­zar pre­cios exor­bi­tan­tes en paí­ses co­mo Chi­na, Ja­pón y Co­rea.

Tris­te­men­te, la tradición se en­cuen­tra en pe­li­gro de ex­tin­ción, pues el cam­bio cli­má­ti­co, la de­fo­res­ta­ción y el tu­ris­mo irres­pon­sa­ble han cau­sa­do una enor­me dis­mi­nu­ción en la po­bla­ción de es­te ti­po de abe­jas.

2. LIMPIADORES DE CERILLA

En la In­dia, lim­piar pro­fe­sio­nal­men­te la su­cie­dad y la ce­ra de los oí­dos de la gen­te ha si­do ne­go­cio des­de ha­ce si­glos. Aun­que ca­da vez me­nos, aun se si­gue vien­do a es­tos kaan saaf wa­llahs en ciu­da­des im­por­tan­tes en bus­ca de clien­tes. Los po­cos que que­dan me­ro­dean las ban­que­tas y las pla­zas im­por­tan­tes, lle­van­do en la ca­be­za un som­bre­ri­to ro­jo, en una mano un ban­qui­to y en la otra, su ca­ja de he­rra­mien­tas ru­di­men­ta­rias.

Uti­li­zan­do una agu­ja de me­tal, unas pin­zas y un tro­zo de al­go­dón, el pro­fe­sio­nal de lim­pie­za re­ti­ra, cui­da­do­sa­men­te, to­da la su­cie­dad acu­mu­la­da en el ca­nal au­di­ti­vo del clien­te. Es una técnica an­ces­tral que ha ido pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Se cal­cu­la que ca­da kaan saaf wa­llah lim­pia en­tre 20 y 30 pa­res de ore­jas dia­rias, y que co­bra a ca­da clien­te unos cin­cuen­ta cen­ta­vos de dó­lar ame­ri­cano, lo cual ape­nas al­can­za pa­ra so­bre­vi­vir, en un país ca­da día más ca­ro. El tra­ta­mien­to de lu­jo, que in­clu­ye la apli­ca­ción de una lo­ción, acei­te de co­co y un tó­ni­co ayur­vé­di­co, pue­de lle­gar a cos­tar has­ta $1.5 dó­la­res.

A pe­sar de los apa­ren­tes pe­li­gros, la ma­yo­ría de los clien­tes son lea­les y no es­tán preo­cu­pa­dos por las le­sio­nes o in­fec­cio­nes. In­clu­so afir­man que es un pro­ce­di­mien­to re­la­jan­te, que se sien­te muy bien. Lo cier­to es que ra­ra vez se acer­ca nue­va clien­te­la, los jó­ve­nes de aho­ra pre­fie­ren usar bas­ton­ci­llos, o qui­zá son más cons­cien­tes de los pe­li­gros que es­ta técnica im­pli­ca.

3. “TO­QUES, TO­QUES…”

Aun­que pa­ra los me­xi­ca­nos el oficio de los to­que­ros pa­re­ce su­ma­men­te nor­mal y co­ti­diano, pa­ra los ex­tran­je­ros es al­go des­co­mu­nal. Con una ca­ja en­fren­te del ab­do­men, car­ga­da con un ar­nés y sos­te­nien­do ca­bles en ca­da mano, los to­que­ros re­co­rren las pla­zas, los ba­res y las fon­das más con­cu­rri­das de las ciu­da­des y pue­blos, ofre­cien­do su ser­vi­cio. “Toooo­ques, tooooo­ques toooo­ques” se les es­cu­cha gri­tar a to­do pul­món, pues lo que ofre­cen es eso, to­ques, o me­jor di­cho, des­car­gas eléc­tri­cas.

Cuan­do un gru­po de va­lien­tes se acer­ca, lo pri­me­ro que ha­ce es ne­go­ciar el pre­cio, el cual ge­ne­ral­men­te se co­bra por per­so­na. Des­pués, co­mien­za la ac­ción: los ami­gos, to­ma­dos de las ma­nos for­man un círcu­lo que ter­mi­na de ce­rrar­se con dos de ellos sos­te­nien­do sen­dos de ca­bles co­nec­ta­dos a la ca­ja de to­ques. Ge­ne­ral­men­te la gen­te de los al­re­de­do­res se aglo­me­ra pa­ra dis­fru­tar del show. Es ahí cuan­do el to­que­ro en­cien­de la má­qui­na y des­pués de de­jar pa­sar al­gu­nos se­gun­dos, co­mien­za a gi­rar la pe­ri­lla de la ca­ja, in­cre­men­tan­do el vol­ta­je po­co a po­co. Los ros­tros de los par­ti­ci­pan­tes co­mien­zan a cam­biar, al igual que sus po­si­cio­nes cor­po­ra­les. El es­pec­tácu­lo ter­mi­na cuan­do al­guno se suel­ta, ren­di­do, al no po­der so­por­tar la in­ten­si­dad de los to­ques. Qui­zá te pre­gun­ta­rás qué es lo que ga­na el úl­ti­mo en sol­tar­se. La res­pues­ta es que no ga­na na­da, más que el ho­nor de ha­ber si­do el más va­lien­te.

4. ABRAZADORAS Y ACURRUCADORAS PRO­FE­SIO­NA­LES

Mien­tras el nú­me­ro de per­so­nas en el mun­do cre­ce con una ra­pi­dez que asus­ta, en paí­ses co­mo Ja­pón ocu­rre lo con­tra­rio. La is­la tie­ne el ma­yor por­cen­ta­je de per­so­nas ma­yo­res a 65 años, y el me­nor por­cen­ta­je de per­so­nas me­no­res de 15 años. El fac­tor eco­nó­mi­co es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes de es­te fe­nó­meno, pues el en­ca­re­ci­mien­to de la vi­da ha he­cho que mu­chas mu­je­res no pue­dan dar­se el lu­jo de con­tra­tar a al­guien que cui­de a sus hi­jos ni mu­cho me­nos de­jar de tra­ba­jar pa­ra ha­cer­lo. Mu­chos pos­ter­gan el ma­tri­mo­nio, mien­tras otros pre­fie­ren ya no ca­sar­se.

Es­ta si­tua­ción, au­na­da a la fal­ta de tiem­po pa­ra te­ner re­la­cio­nes se­rias, ha crea­do un va­cío que los Cudd­le Ca­fés lle­ga­ron a lle­nar. En es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos, los clien­tes pa­gan pa­ra dor­mir una có­mo­da sies­ta en los bra­zos de una chi­ca her­mo­sa. El me­nú es ex­ten­so y hay op­cio­nes de to­dos los pre­cios. Pue­des pa­gar des­de $25 dó­la­res por 20 mi­nu­tos de sies­ta, has­ta $450 dó­la­res por dor­mir acu­rru­ca­do du­ran­te 10 ho­ras. Ade­más se van co­bran­do ex­tras por: te­ner la op­ción de ele­gir a la chi­ca con la que vas a dor­mir, aca­ri­ciar su ca­be­za, mi­rar­la a los ojos du­ran­te un mi­nu­to, ver­la cam­biar­se de ro­pa, ma­sa­jear­le la es­pal­da o los pies, aco­mo­dar la ca­be­za en sus pier­nas, en­tre otros. No obs­tan­te, que­da es­tric­ta­men­te prohi­bi­do in­ten­tar ha­cer otra co­sa ade­más de dor­mir, y un equi­po de se­gu­ri­dad se en­car­ga de que así sea.

5. PA­SA­JE­ROS FAL­SOS

En la dé­ca­da de los 90, las ca­lles de Ya­kar­ta, ca­pi­tal de In­do­ne­sia, co­men­za­ron a inun­dar­se de un trá­fi­co in­fer­nal, y era im­po­si­ble lle­gar de un lu­gar a otro de la ciu­dad, lo cual afec­ta­ba a mi­llo­nes de per­so­nas to­dos los días. Fue en el año 2003 cuan­do el go­bierno in­do­ne­sio pu­so en mar­cha un pro­gra­ma pa­ra in­ten­tar re­sol­ver el pro­ble­ma: du­ran­te las ho­ras pi­co (7:00 a 10:00 y de nue­vo de 16:30 a 19:00), los au­tos que tran­si­ta­ran las ave­ni­das prin­ci­pa­les, de­bían traer a bor­do por lo me­nos tres pa­sa­je­ros.

Los ciu­da­da­nos pron­to en­con­tra­ron la ma­ne­ra de dar­le la vuel­ta a la ley, cuan­do sur­gie­ron los pa­sa­je­ros en ren­ta lla­ma­dos “ji­ne­tes”. Los ji­ne­tes es­pe­ran en las ban­que­tas a lo lar­go de las ave­ni­das me­nos tran­si­ta­das, es­pe­ran­do ser con­tra­ta­dos co­mo pa­sa­je­ros por los con­duc­to­res in­di­vi­dua­les, que ne­ce­si­tan cum­plir con la ley pa­ra po­der aden­trar­se a las ave­ni­das prin­ci­pa­les. Ca­da pa­sa­je­ro ga­na en pro­me­dio $1 dó­lar por via­je, y en un día pue­den lle­gar a ha­cer has­ta 15 via­jes. Las ma­dres con ni­ños co­bran en­tre $1 y$1.5 dó­la­res por via­je y son las más so­li­ci­ta­das, pues los con­duc­to­res se aho­rran unos cen­ta­vos. Es­to ha cau­sa­do que mu­chos pa­dres sa­quen a sus hi­jos de la es­cue­la pa­ra tra­ba­jar co­mo ji­ne­tes. Ade­más es un tra­ba­jo pe­li­gro­so, pues nun­ca se sa­be quién es­tá en reali­dad de­trás del vo­lan­te.

Los ji­ne­tes que son atra­pa­dos por la po­li­cía son en­car­ce­la­dos du­ran­te dos o tres se­ma­nas, pe­ro pron­to re­gre­san a las ca­lles pa­ra ga­nar­se la vi­da de la mis­ma for­ma. La reali­dad es que fue una ley su­ma­men­te in­efi­caz, que no re­sol­vió el pro­ble­ma del trá­fi­co en la ciu­dad. Por el mo­men­to, la ley ha si­do sus­pen­di­da y se es­tá im­ple­men­tan­do un sis­te­ma de co­bro elec­tró­ni­co que in­cen­ti­ve a la gen­te a com­par­tir au­to o a usar trans­por­te pú­bli­co. Aho­ra el pro­ble­ma es­tá en las que­jas de los cien­tos de ji­ne­tes que se han que­da­do sin su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos.

ELI­GE UN TRA­BA­JO QUE TE GUS­TE Y NO TEN­DRÁS QUE TRA­BA­JAR NI UN DÍA DE TU VI­DA. –Con­fu­sio

6. DABBAWALLAS

Con cer­ca de 20 mi­llo­nes de per­so­nas, Mum­bai es la ciu­dad más po­bla­da de la In­dia y una de las más ha­bi­ta­das en el mun­do. Ade­más, por ser una de las más desa­rro­lla­das del país, mi­llo­nes de per­so­nas de ciu­da­des y pue­blos cer­ca­nos via­jan a ella to­dos los días pa­ra tra­ba­jar. La so­bre­po­bla­ción ha cau­sa­do que el trá­fi­co sea in­so­por­ta­ble prác­ti­ca­men­te a to­da ho­ra. En cual­quier otro lu­gar del mun­do, lo nor­mal se­ría que ca­da per­so­na lle­va­ra su al­muer­zo al tra­ba­jo, o co­mie­ra en al­gún si­tio cer­cano a la ofi­ci­na, pe­ro en Mum­bai las co­sas son dis­tin­tas.

La his­to­ria cuen­ta que, a fi­na­les del si­glo XIX, ha­bía un ban­que­ro que tra­ba­ja­ba muy le­jos de ca­sa, por lo que le era muy di­fí­cil re­gre­sar a co­mer to­dos los días. Se di­ce tam­bién que su mu­jer era una co­ci­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria y que nin­gún pla­ti­llo se ase­me­ja­ba a los que ella pre­pa­ra­ba. De­ses­pe­ra­do, se le ocu­rrió con­tra­tar a un men­sa­je­ro pa­ra que, to­dos los días, re­co­gie­ra la co­mi­da re­cién he­cha en su ca­sa y se la lle­va­ra a la ofi­ci­na. Sus co­le­gas co- men­za­ron a co­piar­le la idea, y así fue co­mo sur­gió la ex­ten­sa red de en­vío de los dab­ba­wa­las, hoy com­ple­ta­men­te in­te­gra­dos a la cul­tu­ra de la ciu­dad.

Los dabbawallas ope­ran me­dian­te un com­ple­jo sis­te­ma de aso­cia­ción y je­rar­quía. A me­dio día re­co­gen, a pie o en bi­ci­cle­ta, la co­mi­da que es al­ma­ce­na­da en “fiam­bre­ras” (pe­que­ñas ca­nas­ti­llas de alu­mi­nio) de ca­da ca­sa. Las fiam­bre­ras con­tie­nen cier­tos ti­pos de mar­cas en ellas, co­mo co­lo­res, nú­me­ros y sím­bo­los, que se­ña­lan la es­ta­ción de des­tino así co­mo la di­rec­ción don­de de­be ser en­tre­ga­da. El dab­ba­wa­lla las lle­va a un lu­gar pre-asig­na­do, en don­de otros dabbawallas es­tán en­car­ga­dos de or­de­nar las ces­tas en gru­pos. Una vez agru­pa­das, son trans­por­ta­das en tren (ha­bi­tual­men­te exis­te un va­gón de­sig­na­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra las fiam­bre­ras) a la es­ta­ción más cer­ca de su des­tino. En ca­da es­ta­ción, los re­ci­pien­tes son en­tre­ga­dos a un dab­ba­wa­lla lo­cal, quien las re­par­te a las ofi­ci­nas, usan­do su bi­ci­cle­ta. Las ces­tas va­cías son pos­te­rior­men­te re­co­gi­das y de­vuel­tas a sus res­pec­ti­vos orí­ge­nes de la mis­ma ma­ne­ra.

Se es­ti­ma que más de 200 000 fiam­bre­ras son ma­ne­ja­das ca­da día por unos 5,000 dabbawallas. Lo in­creí­ble es que, aun­que en su ma­yo­ría son anal­fa­be­tos y no co­no­cen al clien­te, su ex­pe­rien­cia ha­ce que el mar­gen de error sea prác­ti­ca­men­te nu­lo y la pun­tua­li­dad, per­fec­ta. El ser­vi­cio no se in­te­rrum­pe, así llue­va o ha­ya tor­men­ta, lo cual es muy co­mún du­ran­te la épo­ca de mon­zón. El sis­te­ma ha si­do es­tu­dia­do por mu­chas es­cue­las de ne­go­cios, y es con­si­de­ra­do el me­jor ser­vi­cio de entrega del mun­do, que con­ti­núa cre­cien­do a una ta­sa del 5-10% anual.

La sus­crip­ción cues­ta cer­ca de $5 dó­la­res al mes. Los dabbawallas no son em­plea­dos, sino que ca­da uno de ellos es un em­pre­sa­rio au­tó­no­mo. Son ac­cio­nis­tas igua­les en el Fi­dei­co­mi­so Dabbawallas, y tie­nen un in­gre­so de $125 dó­la­res men­sua­les.

7. ESPANTAPÁJAROS HU­MA­NOS

Los hal­co­nes y las águi­las son las aves ca­za­do­ras por ex­ce­len­cia, ex­per­tas en la cap­tu­ra de otras aves. Los hal­co­nes pe­re­gri­nos, por ejem­plo, son los ani­ma­les más rá­pi­dos del pla­ne­ta, pu­dien­do al­can­zar ve­lo­ci­da­des de vue­lo en pi­ca­do en­tre los 230 y 360 ki­ló­me­tros por ho­ra. Es por es­to que aves co­mo los gan­sos, pa­tos y pa­lo­mas, vi­ven ate­rro­ri­za­dos. Ex­per­tos ase­gu­ran que aun­que una pa­lo­ma no ha­ya vis­to nun­ca a un hal­cón, ya trae con­si­go un mie­do ge­né­ti­co ha­cia el ave de pre­sa. Y es­to es jus­ta­men­te lo que apro­ve­cha la ce­tre­ría, de­cla­ra­da en 2011 Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

La ce­tre­ría es el ar­te de adies­trar a las aves ra­pa­ces pa­ra que ca­cen otras es­pe­cies de aves o ani­ma­les de tie­rra. Sus orí­ge­nes se re­mon­tan a la his­to­ria de la do­mes­ti­ca­ción de los ani­ma­les, ha­ce mi­les de años. Mien­tras que en la an­ti­güe­dad, la ce­tre­ría se uti­li­za­ba prin­ci­pal­men­te pa­ra pro­veer de ali­men­to a las fa­mi­lias, en la ac­tua­li­dad su uso, aun­que dis­tin­to, si­gue sien­do muy ne­ce­sa­rio. Es una re­la­ción ga­nar-ga­nar, pues tan­to el hom­bre co­mo el ave se be­ne­fi­cian.

Por un la­do, se en­cuen­tran los es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad bio­ló­gi­ca pa­ra la avia­ción, que tra­ba­jan en los ae­ro­puer­tos. Su ru­ti­na

dia­ria, que co­mien­za an­tes del ama­ne­cer y ter­mi­na des­pués de la pues­ta de sol, con­sis­te en evi­tar que las aves en­tren en las vas­tas pro­pie­da­des de los ae­ro­puer­tos, man­te­nien­do así los cie­los des­pe­ja­dos. El des­pe­gue y el ate­rri­za­je son las ma­nio­bras más de­li­ca­das de un vue­lo y en­tre los pe­li­gros es­tá el im­pac­to de las aves con la ae­ro­na­ve. Un so­lo pá­ja­ro es ca­paz de des­truir el mo­tor de un avión, cau­san­do te­rri­bles pér­di­das hu­ma­nas y eco­nó­mi­cas. En cuan­do la to­rre de con­trol in­for­ma so­bre la pre­sen­cia de aves en las pistas o zo­nas ale­da­ñas, los hal­co­nes son pues­tos en li­ber­tad, pa­ra ahu­yen­tar­las. Even­tual­men­te re­gre­san a sus amos, por la leal­tad que se tie­nen y pa­ra ser ali­men­ta­dos.

Por otro la­do, se en­cuen­tran los ex­per­tos en ce­tre­ría ur­ba­na, quie­nes en ciu­da­des co­mo Du­bái o Abu Da­bi, es­tán en­car­ga­dos de ahu­yen­tar a las pa­lo­mas. Sus há­bi­tos ali­men­ti­cios a ba­se de gra­nos y fru­tos, au­na­dos a su adap­ta­bi­li­dad al en­torno ur­bano y a un ín­di­ce de re­pro­duc­ción al­to, ha­cen de las pa­lo­mas un fac­tor de­ter­mi­nan­te en el de­te­rio­ro del pa­tri­mo­nio, prin­ci­pal­men­te en las fa­cha­das de los edi­fi­cios. Gra­cias a es­tos pro­fe­sio­na­les, las ciu­da­des se con­ser­van lim­pias y li­bres del co­rro­si­vo y tó­xi­co ex­cre­men­to de las pa­lo­mas.

ima­ge1.red­bull.com

pix.avax­news.com

lyn­ne­jo­nesp­ho­to­graphy.com

www.straits­ti­mes.com

sta­tic3.bu­si­nes­sin­si­der.com

upload.wi­ki­me­dia.org

www.eco­no­ce.com

1.bp.blogs­pot.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.