De desechos a re­cur­sos

¿Al­gu­na vez te has pre­gun­ta­do qué pa­sa con la co­mi­da que no con­su­mes en tu ca­sa, se echa a per­der y ti­ras a la ba­su­ra? ¿Qué tal cuan­do no te aca­bas lo que pe­dis­te en un res­tau­ran­te por­que era de­ma­sia­do o por­que sim­ple­men­te no te gus­tó?

Hotbook Magazine - - Índice - Tex­to por: Ri­car­do Me­drano, Ru­bí Nar­váez, Mó­ni­ca La­fón y Flo­ren­cia Ga­llino Fo­to por: Kar­la Gar­cía

¿Has pen­sa­do al­gu­na vez que la “ba­su­ra” es un con­cep­to in­ven­ta­do por no­so­tros mis­mos y que, en reali­dad, los re­si­duos só­li­dos tie­nen una fun­ción en la na­tu­ra­le­za?

Los re­si­duos or­gá­ni­cos no son ba­su­ra. Nun­ca lo han si­do. Los re­si­duos or­gá­ni­cos que pro­vie­nen de pro­duc­tos de ori­gen ve­ge­tal y ani­mal son el ali­men­to de la tie­rra, com­po­nen­tes bá­si­cos pa­ra que los sue­los se re­ge­ne­ren y vuel­va a cre­cer la ve­ge­ta­ción. El pro­ble­ma es que, hoy en día, se nos ol­vi­da que la ma­yo­ría de la po­bla­ción vi­ve en ciu­da­des y con­su­me ali­men­tos que en su ma­yo­ría pro­vie­nen del cam­po.

Los ciu­da­da­nos so­mos los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de ge­ne­rar “ba­su­ra”: in­te­rrum­pi­mos el ci­clo na­tu­ral de trans­for­ma­ción de los re­si­duos or­gá­ni­cos y no per­mi­ti­mos que se desa­rro­lle co­rrec­ta­men­te el pro­ce­so na­tu­ral.

Si que­re­mos cam­biar de men­ta­li­dad, de­je­mos de pen­sar en ellos co­mo des­per­di­cios o ba­su­ra. Re­si­duos es una pa­la­bra más neu­tra, pe­ro si nos va­mos más le­jos, po­de­mos po­ner­los en va­lor y re­fe­rir­nos a ellos co­mo re­cur­sos.

Los re­cur­sos or­gá­ni­cos

Dia­rio, 365 días al año, la Ciu­dad de Mé­xi­co ge­ne­ra 16 mil to­ne­la­das de ba­su­ra, se­gún Ma­ría Elena Ta­va­re Cor­tés, analista del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal.1 Es­ta­mos ha­blan­do de que 20 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en pro­me­dio so­mos los res­pon­sa­bles de es­ta ci­fra.

De acuer­do con la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co (Se­de­ma),2 del to­tal de es­te es­ti­ma­do, 46.95 por cien­to de los re­si­duos son bio­de­gra­da­bles y sus­cep­ti­bles de ser apro­ve­cha­dos; el 25.89 por cien­to es ma­te­rial inor­gá­ni­co con po­ten­cial de re­ci­cla­je; el 26.94 por cien­to son re­si­duos inor­gá­ni­cos de apro­ve­cha­mien­to li­mi­ta­do y el 0.21 por cien­to son re­si­duos de ma­ne­jo es­pe­cial y vo­lu­mi­no­so.

En­ton­ces, po­de­mos de­cir que ca­si la mi­tad de la ba­su­ra es bio­de­gra­da­ble, es de­cir, un es­ti­ma­do de 8 mil to­ne­la­das de re­cur­sos or­gá­ni­cos ge­ne­ra­dos dia­ria­men­te. Pe­ro ¿los es­ta­mos apro­ve­chan­do?

Re­sul­ta que no. Al es­tu­diar es­te te­ma, tres ex­per­tos de la UNAM3 ase­gu­ran que, en el me­jor de los ca­sos, se re­ci­cla en­tre el 5 y 10 por cien­to del to­tal de los re­si­duos or­gá­ni­cos ge­ne­ra­dos en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Bor­do Po­nien­te y otros ce­men­te­rios de re­si­duos or­gá­ni­cos

Co­no­ci­do co­mo el ti­ra­de­ro más gran­de en La­ti­noa­mé­ri­ca, ce­rró ha­ce cin­co años. Sin em­bar­go, si­gue con­ta­mi­nan­do. Su cie­rre tan so­lo sig­ni­fi­ca que no se si­gue acu­mu­lan­do y ver­tien­do ba­su­ra adi­cio­nal. Pe­ro lo que ya se ha de­po­si­ta­do allí, aún con­ta­mi­na el equi­va­len­te a 1.2 to­ne­la­das de ga­ses tó­xi­cos al año pro­ve­nien­tes de 74 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ra con­cen­tra­da en es­ta zo­na.4

Es­te re­lleno sa­ni­ta­rio se en­cuen­tra a un la­do del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en el lí­mi­te en­tre el Es­ta­do de Mé­xi­co y la Ciu­dad de Mé­xi­co. En­ton­ces ¿a dón­de va la ba­su­ra que ge­ne­ra­mos hoy?

El pro­ble­ma fue des­pla­za­do a la pe­ri­fe­ria de la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Mé­xi­co (ZMVM), prin­ci­pal­men­te al es­ta­do de Mé­xi­co: los re­lle­nos sa­ni­ta­rios La Ca­ña­da y El Mi­la­gro son dos ejem­plos don­de se en­vía la ba­su­ra que lle­ga­ría al Bor­do Po­nien­te.

Es­to su­po­ne, a su vez, el tras­la­do del da­ño a la sa­lud y de­te­rio­ro eco­ló­gi­co, da­do que, en es­tos re­lle­nos sa­ni­ta­rios, se ge­ne­ran gran­des can­ti­da­des de li­xi­via­dos tó­xi­cos y ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI), co­mo el me­tano, au­na­do al mal olor y la de­gra­da­ción del pai­sa­je.

Por otro la­do, el Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co anun­ció que se ha­bi­li­ta­rá una plan­ta de ge­ne­ra­ción de ener­gías lim­pias y ges­tión de re­si­duos só­li­dos: el pro­yec­to Bor­do Po­nien­te Eta­pa IV. Du­ran­te el even­to de lan­za­mien­to del pro­yec­to, el Se­cre­ta­rio de Ener­gía, Pe­dro Joa­quín Cold­well, ex­pre­só lo si­guien­te:

“El po­ten­cial del país pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad a par­tir de re­si­duos or­gá­ni­cos es enor­me, ya que ca­da me­xi­cano pro­du­ce cer­ca de 380 gra­mos de ba­su­ra or­gá­ni­ca por día, lo que sig­ni­fi­ca 45 mil 600 to­ne­la­das dia­rias y la Ciu­dad de Mé­xi­co con­cen­tra ca­si el 20 por cien­to del to­tal na­cio­nal”.

Y agre­gó que:

“El pro­yec­to del bor­do po­nien­te, se­rá ca­paz de pro­du­cir 560 gi­ga­watts ho­ra por año, es de­cir 3.6 ve­ces to­da la elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da en Mé­xi­co con bio­gás el año pa­sa­do”.5 Si bien es cier­to que es un avan­ce que el go­bierno in­vier­ta en el apro­ve­cha­mien­to de es­tos re­si­duos pa­ra con­ver­tir­los en fuen­tes de ener­gía, no es ex­cu­sa pa­ra de­jar­nos de preo­cu­par o más que na­da, pen­sar en pre­ve­nir.

Ti­ra­de­ro, ver­te­de­ro, re­lleno sa­ni­ta­rio. To­dos son si­nó­ni­mos de ba­su­ra. Cam­bie­mos de men­ta­li­dad y ayu­de­mos a trans­for­mar la ma­te­ria. De­jar de ti­rar re­si­duos or­gá­ni­cos es po­si­ble.

El com­pos­ta­je: los re­cur­sos or­gá­ni­cos son par­te de la so­lu­ción

En­tre las al­ter­na­ti­vas que exis­ten pa­ra el ma­ne­jo y trans­for­ma­ción de ma­te­rial or­gá­ni­co, se en­cuen­tra el com­pos­ta­je, técnica que tie­ne la fi­na­li­dad de me­jo­rar los sue­los y apor­tar nu­trien­tes a par­tir de la des­com­po­si­ción mi­cro­bia­na de los re­si­duos or­gá­ni­cos. Es­te pro­ce­so per­mi­te que la na­tu­ra­le­za se re­ge­ne­re y con­tri­bu­ye a man­te­ner ale­ja­dos los re­si­duos or­gá­ni­cos de los ver­te­de­ros.

En la ca­pi­tal me­xi­ca­na, exis­ten tan so­lo seis plan­tas que pro­du­cen com­pos­ta, sien­do la prin­ci­pal la de Bor­do Po­nien­te.6 Ade­más, las ca­pa­ci­da­des de es­tas son re­du­ci­das ya que cin­co de ellas –Álvaro Obre­gón, Cua­ji­mal­pa, Iz­ta­pa­la­pa, Mil­pa Al­ta y el Cen­tro de Pro­duc­ción y Plan­ta Axo­lotl Xo­chi­mil­co– tie­nen el ob­je­to de pro­ce­sar so­lo los re­si­duos or­gá­ni­cos de po­da y jar­di­ne­ría, au­na­do a que la plan­ta de Iz­ta­pa­la­pa de­jó de ope­rar en ju­lio de 2014.

En ge­ne­ral, la ca­pa­ci­dad to­tal de las plan­tas es cer­ca del 4 por cien­to de los re­si­duos or­gá­ni­cos ge­ne­ra­dos por la ciu­dad al año,7 lo que cla­ra­men­te de­mues­tra que no es su­fi­cien­te an­te el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, la la­xa re­gla­men­ta­ción y la ca­si inexis­ten­te cul­tu­ra del re­ci­cla­je de los ca­pi­ta­li­nos.

Fren­te a la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra el ma­ne­jo del ma­te­rial or­gá­ni­co que im­pe­ra en la me­ga­ló­po­lis, la ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar ac­cio­nes que ten­gan co­mo fin ma­xi­mi­zar la re­uti­li­za­ción y el re­ci­cla­je de los re­si­duos se tor­na un te­ma in­elu­di­ble.

Ho­ri­zon­te O: lu­gar don­de em­pie­za la vi­da

La vi­da en la tie­rra de­pen­de del cui­da­do del sue­lo, re­cur­so na­tu­ral que, cons­ti­tui­do por di­fe­ren­tes ca­pas, en­tra­ña en sus diez pri­me­ros cen­tí­me­tros la trans­for­ma­ción de la ma­te­ria ve­ge­tal y el ini­cio de un ci­clo na­tu­ral y be­né­fi­co pa­ra la vi­da.

Ge­ne­rar con­cien­cia, cul­tu­ra y ac­cio­nes en fa­vor del cui­da­do y re­ge­ne­ra­ción de la tie­rra, es una preo­cu­pa­ción pa­ra los fun­da­do­res de Ho­ri­zon­te O,8 em­pren­de­do­res so­cia­les com­pro­me­ti­dos con el me­dio am­bien­te.

Ho­ri­zon­te O tra­ba­ja pa­ra in­no­var y me­jo­rar los mé­to­dos de pro­duc­ción en tér­mi­nos de so­be­ra­nía ali­men­ta­ria, así co­mo pa­ra es­tre­char víncu­los co­mu­ni­ta­rios al ofre­cer fer­ti­li­zan­tes na­tu­ra­les9 a par­tir del abono de lom­briz ro­ja ca­li­for­nia­na; lle­var a ca­bo ta­lle­res edu­ca­ti­vos pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia; y fo­men­ta la lom­bri­cul­tu­ra y el cui­da­do de la na­tu­ra­le­za.

“La lom­bri­cul­tu­ra es ob­ser­var los prin­ci­pios bá­si­cos de có­mo fun­cio­na la tie­rra,” in­di­có Fer­nan­do Mu­ñoz, co-fun­da­dor de la em­pre­sa agrí­co­la. “Es ob­ser­var que con la ayu­da de las lom­bri­ces, se pue­de trans­for­mar los re­si­duos pa­ra pro­du­cir nu­trien­tes y sue­los fér­ti­les. No es otra co­sa que po­ner los re­si­duos or­gá­ni­cos de tu ca­sa en el lu­gar co­rrec­to pa­ra que tra­ba­jen por sí so­los y ge­ne­ren vi­da”.

Con­ti­nuó ex­pli­can­do que, me­dian­te la crian­za de lom­bri­ces de tie­rra, se pue­den me­jo­rar las ca­rac­te­rís­ti­cas mi­cro­bio­ló­gi­cas de los re­si­duos or­gá­ni­cos con la fi­na­li­dad de ge­ne­rar pro­duc­tos na­tu­ra­les ta­les co­mo el hu­mus o abono de lom­briz, ma­te­rial ri­co en nu­trien­tes y que per­mi­te la re­si­lien­cia de los sue­los y re­ge­ne­rar el ci­clo de la vi­da.

La ma­te­ria no se crea ni se des­tru­ye, so­lo se trans­for­ma. La lom­briz con­su­me los desechos or­gá­ni­cos, y al mo­men­to de ex­cre­tar­lo, po­ten­cia­li­za los nu­trien­tes más de lo que se hu­bie­ran ob­te­ni­do por sí so­los.

Tam­bién cuen­tan con pro­duc­tos di­dác­ti­cos,10 lom­bri-com­pos­te­ras, ali­men­tos or­gá­ni­cos y al­ter­na­ti­vos pa­ra aves de en­gor­de y ga­lli­nas po­ne­do­ras. En pa­la­bras de Mu­ñoz, “las me­jo­res co­sas del mun­do pue­den sur­gir de las es­pe­cies más hu­mil­des de la na­tu­ra­le­za”.

Ec­ta­gono: una pla­ta­for­ma de con­cien­cia eco­ló­gi­ca

Ec­ta­gono es un es­pa­cio de apren­di­za­je don­de cual­quier ciu­da­dano pue­de su­mar­se a una di­ver­si­dad de ac­ti­vi­da­des pa­ra trans­for­mar­se en ciu­da­da­nos más res­pon­sa­bles con el me­dio am­bien­te y to­mar con­cien­cia de ca­da una de las ac­cio­nes y de­ci­sio­nes que to­ma­mos. Ho­ri­zon­te O for­ma par­te de es­ta red de ex­per­tos e im­par­te cur­sos de lom­bri­cul­tu­ra11 jun­to con otras or­ga­ni­za­cio­nes que rea­li­zan ac­ti­vi­da­des si­mi­la­res, co­mo Si­to­pia Agri­cul­tu­ra Ur­ba­na.12 Ec­ta­gono cuen­ta con una cá­ma­ra bio­ló­gi­ca que trans­for­ma re­si­duos or­gá­ni­cos a par­tir de la ac­ti­vi­dad de bac­te­rias ori­gi­na­rias de las chi­nam­pas de Xo­chi­mil­co. En se­gui­da, com­par­ti­mos va­rias ma­ne­ras en las que pue­des ha­cer una di­fe­ren­cia y em­pe­zar a ac­tuar pa­ra po­ner en va­lor los re­si­duos or­gá­ni­cos que ge­ne­res:

¡Se­pa­ra tus re­si­duos!

Si bien aún no se dis­po­nen de los mé­to­dos y es­pa­cios pa­ra el com­pos­ta­je de los re­si­duos or­gá­ni­cos, hay mu­chas per­so­nas que sí re­ci­clan los inor­gá­ni­cos. Al se­pa­rar nues­tros re­si­duos, fa­ci­li­ta­mos el tra­ba­jo de los re­ci­cla­do­res.

¡Haz una com­pos­ta en ca­sa!

Si tienes un es­pa­cio en tu co­ci­na, pue­des re­em­pla­zar tu ba­su­re­ro or­gá­ni­co por un lom­bri com­pos­te­ro. 13 No ge­ne­ra olor y re­quie­re un mí­ni­mo de man­te­ni­mien­to. Al ha­cer es­to, es­tás ce­rran­do el ci­clo de los nu­trien­tes en tu pro­pio ho­gar y ob­tie­nes un abono muy nu­tri­ti­vo pa­ra tus plan­tas.

¡Con­su­me de ma­ne­ra cons­cien­te!

Ca­da vez más, exis­ten más es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mi­da que rea­li­zan el com­pos­ta­je de sus pro­pios re­si­duos. Tra­ta de es­co­ger o con­su­mir en aque­llos que se es­tán com­pro­me­tien­do con el me­dio am­bien­te. (Pan Co­mi­do, Ca­fé Ru­ta de la Ce­da, Gust & Ple­ser, But­cher & Sons, Mi­mu, Bu­na).

¡In­vo­lú­cra­te! Par­ti­ci­pa en ac­ti­vi­da­des de lim­pie­za y con­cien­ti­za­ción en la ciu­dad. Si te su­mas a las re­des de Ec­ta­gono, te pue­des en­te­rar de to­das las ini­cia­ti­vas vin­cu­la­das al re­ci­cla­je y lom­bri­cul­tu­ra.

¡In­fór­ma­te! Si bien son po­cos, exis­ten cen­tros de com­pos­ta­je14 en la ciu­dad, apren­de cuál es el más cer­cano a tu ho­gar y qué se es­tá ha­cien­do ahí, po­si­ble­men­te ha­ya ma­ne­ra de su­mar­se y co­la­bo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.