Tam­bo del In­ka Re­sort

Hotbook Magazine - - Índice -

Exis­ten in­con­ta­bles des­ti­nos de lu­jo pa­ra dis­fru­tar de un via­je de lu­na de miel. Se so­lía creer que pa­ra es­ta oca­sión especial, lo que va­lía eran una pla­ya pa­ra­di­sía­ca y ha­ma­cas col­gan­tes sobre aguas cris­ta­li­nas. Y es que na­die se re­sis­te a un plan que sue­ne co­mo ese. Sin em­bar­go, ca­da vez hay más op­cio­nes pa­ra quie­nes bus­can algo di­fe­ren­te, los que dis­fru­tan de via­jes más ac­ti­vos y aque­llos que de­ci­den ha­cer de es­te via­je to­da una ex­pe­rien­cia, más allá del ro­man­ti­cis­mo im­plí­ci­to en to­da ho­ney­moon.

En­tre esas al­ter­na­ti­vas, via­jar a Pe­rú es ideal, su­bir a Ma­chu Pic­chu en el ama­ne­cer a lle­nar­te del bie­nes­tar que se res­pi­ra en la ci­ma, y cla­ro, es­te des­tino tam­bién in­vi­ta a de­lei­tar­nos con la mun­dial­men­te re­co­no­ci­da gas­tro­no­mía pe­rua­na.

Una de las elec­cio­nes más im­por­tan­tes en to­do via­je es el hos­pe­da­je, ya que por más be­llos que pue­dan ser los des­ti­nos pa­ra pa­sar la lu­na de miel, sin un ho­tel que jus­ti­fi­que el via­je com­ple­to, no son vá­li­dos, y es aquí don­de en­tra el Tam­bo del In­ka Re­sort.

Si­tua­do jus­ta­men­te en­tre Cus­co y la Ciu­da­de­la de Ma­chu Pic­chu, tam­bién co­no­ci­da co­mo Aguas Ca­lien­tes, apro­xi­ma­da­men­te a una ho­ra y me­dia de ca­da uno, es­te re­sort for­ma par­te del se­lec­to gru­po The Lu­xury Co­llec­tion, y es el úni­co ho­tel en el Va­lle Sa­gra­do de Uru­bam­ba con es­ta­ción de tre­nes pri­va­da ha­cia Ma­chu Pic­chu pa­ra ma­yor co­mo­di­dad de los hués­pe­des.

Los al­re­de­do­res con­quis­tan con su ri­que­za natural y con ar­te­sa­nías de los pe­que­ños mer­ca­dos cer­ca­nos al ho­tel. El Tam­bo ha­ce ver­da­de­ro ho­me­na­je a su nom­bre que se de­ri­va del que­chua tem­pu y sig­ni­fi­ca ‘pa­ra­da de des­can­so, un lu­gar ideal pa­ra un down-day en­tre el via­je a Cus­co y la subida a Ma­chu Pic­chu. El ho­tel im­pre­sio­na con una la­gu­na es­me­ral­da y jar­di­nes que se an­to­jan eter­nos. Los ma­te­ria­les uti­li­za­dos pa­ra su cons­truc­ción así co­mo los co­lo­res e ilu­mi­na­ción trans­mi­ten calidez, es­pe­cial­men­te en el lobby y re­cep­ción de­co­ra­dos al cen­tro con una im­po­nen­te chi­me­nea de pie­dra y con ador­nos de mim­bre y ma­de­ra que cuel­gan del te­cho y le agre­gan cier­to mis­ti­cis­mo al am­bien­te. La ri­ca his­to­ria ar­te­sa­nal de es­ta re­gión y las co­mo­di­da­des con­tem­po­rá­neas es­tán com­bi­na­das a la per­fec­ción. En las sui­tes, las pa­re­des es­tán re­ves­ti­das con te­ji­dos de di­se­ño in­ca y el ac­ce­so a In­ter­net de al­ta ve­lo­ci­dad y las pan­ta­llas LED de 42 pul­ga­das, nos per­mi­ten dis­fru­tar con to­das las co­mo­di­da­des ac­tua­les en un am­bien­te que se an­to­ja fol­cló­ri­co y chic.

Ade­más del es­pec­ta­cu­lar di­se­ño de in­te­rio­res y ser­vi­cio im­pe­ca­ble, es cues­tión de or­gu­llo pa­ra es­te ho­tel ser el pri­me­ro y úni­co en to­do el país en ha­ber ob­te­ni­do la cer­ti­fi­ca­ción LEED, que dis­tin­gue a los edi­fi­cios eco­friendly, gra­cias a que cuen­ta con sis­te­mas de aho­rro y re­ci­cla­je de agua, con­trol de la ener­gía, re­ci­cla­je de desechos or­gá­ni­cos e inor­gá­ni­cos, así co­mo otras mu­chas prác­ti­cas sos­te­ni­bles. Es el úni­co ho­tel ver­de en Pe­rú y el se­gun­do en Su­da­mé­ri­ca en te­ner es­ta im­por­tan­te cer­ti­fi­ca­ción.

Ha­bi­ta­cio­nes

El Tam­bo In­ka cuen­ta con 128 ha­bi­ta­cio­nes que van de los 40 a los 80 m2 equi­pa­das con to­das las co­mo­di­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra un des­can­so per­fec­to en­tre so­bre­co­ge­do­res pai­sa­jes na­tu­ra­les, pre­sen­tes a tra­vés de ven­ta­na­les que ofre­cen imá­ge­nes ya sea del río o de las mon­ta­ñas que ro­dean el ho­tel.

To­das las ha­bi­ta­cio­nes cuen­tan una ca­ma Sim­mons Ho­tel Beauty­rest ves­ti­da con sá­ba­nas de 400 hi­los, sua­ves edre­do­nes de plu­mas y fres­cas fun­das, que in­vi­tan al re­po­so ab­so­lu­to pa­ra una to­tal re­cu­pe­ra­ción de ener­gía. Ca­da ha­bi­ta­ción tie­ne tam­bién un es­pa­cio de es­cri­to­rio, lo que da una im­por­tan­te sen­sa­ción de am­pli­tud, y en el ca­so de la Su­pe­rior y la Deluxe, ade­más cuen­tan con un co­me­dor. La ma­yo­ría de las ha­bi­ta­cio­nes tie­ne una te­rra­za pa­ra sa­lir al jar­dín y dis­fru­tar, por ejem­plo, de un es­pec­ta­cu­lar pan fran­cés con fru­tos rojos y ju­go fres­co en room ser­vi­ce al ini­ciar el día.

Los ser­vi­cios del ho­tel in­clu­yen ade­más la po­si­bi­li­dad de te­ner un ma­yor­do­mo per­so­nal pa­ra quie­nes lo re­quie­ran, y un ex­tra­or­di­na­rio con­cier­ge pa­ra asis­tir a los hués­pe­des con sus re­ser­va­cio­nes.

Res­tau­ran­tes Ha­wa Res­tau­rant

A car­go del chef Víc­tor Ál­va­rez del Vi­llar So­riano, el me­nú de co­mi­da pe­rua­na in­clu­ye de­li­cio­sos ce­vi­ches y causas, con in­gre­dien­tes de tem­po­ra­da que pro­veen pe­que­ños pro­duc­to­res lo­ca­les co­mo ga­ran­tía de ma­yor fres­cu­ra y con una ex­ten­sa car­ta de vi­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra ma­ri­dar con la va­rie­dad de ali­men­tos.

Ki­ri Bar

Es­te es­pa­cio es­tá di­se­ña­do pa­ra aco­ger a sus hués­pe­des por ho­ras, con có­mo­dos si­llo­nes al in­te­rior y ex­te­rior. El Ki­ri Bar ofre­ce una vas­ta se­lec­ción de coc­te­le­ría, con una car­ta especial de Gin & To­nics y de los clá­si­cos pis­cos, de los cua­les pre­pa­ran una re­ce­ta pro­pia que se ha vuel­to el sig­na­tu­re drink de la ca­sa: pis­co, Grand Mar­nier, ju­go de na­ran­ja y gra­na­di­na, son los in­gre­dien­tes de es­te de­li­cio­so coc­tel. El bar cuen­ta tam­bién con bo­ta­nas y co­mi­da, un po­co más sen­ci­lla, pe­ro no por eso me­nos sa­bro­sa que la del res­tau­ran­te.

Ac­ti­vi­da­des

El Tam­bo del In­ka, ade­más de ser un des­tino por sí so­lo gra­cias a la co­mo­di­dad y be­lle­za de sus ins­ta­la­cio­nes, cuen­ta con gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des.

El con­cier­ge de The Lu­xury Co­llec­tion pue­de pla­near y or­ga­ni­zar vi­si­tas guia­das a los si­tios ar­queo­ló­gi­cos cer­ca­nos de Pi­saq y Ollan­tay­tam­bo; tam­bién a Mo­ray que es un la­bo­ra­to­rio agrí­co­la in­ca cons­trui­do sobre te­rra­zas o a las mi­nas de sal de Ma­ras, de don­de los in­cas ob­te­nían sal pa­ra sur­tir su vas­to im­pe­rio. Ade­más pue­den en­car­gar­se de con­se­guir re­ser­va­cio­nes en los res­tau­ran­tes cer­ca­nos o de or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des co­mo cla­ses de co­ci­na pe­rua­na.

En­tre sus ins­ta­la­cio­nes, el ho­tel ofre­ce un spa de lu­jo con fit­ness center, ma­sa­jes y tra­ta­mien­tos es­pe­cia­les en aguas ter­ma­les o en una es­pec­ta­cu­lar pis­ci­na tem­pe­ra­da y te­cha­da has­ta la mi­tad y –aun­que pa­rez­ca una exa­ge­ra­ción– ro­dea­da de ma­ri­po­sas blan­cas y flo­res de to­dos co­lo­res. Al me­nos esa fue nues­tra muy suer­tu­da ex­pe­rien­cia. Una sa­la de jue­gos con me­sa de bi­llar y to­do ti­po de op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to, y las más am­plias sa­las de con­fe­ren­cias con ca­pa­ci­dad has­ta pa­ra 300 per­so­nas son so­lo al­gu­nos de fea­tu­res que el ho­tel al­ber­ga.

Kall­pa Spa cuen­ta con sau­na y ba­ño de va­por, ade­más de sa­las de tra­ta­mien­tos. Los más de­man­da­dos son los fa­cia­les de co­ca mi­le­na­ria, aun­que la re­co­men­da­ción per­so­nal se­ría un ma­sa­je pro­fun­do relajante y las aguas ter­ma­les que pro­me­ten des­can­sar el cuer­po y la men­te de los via­je­ros.

D. Ave­ni­da Fe­rro­ca­rril S/N, Va­lle Sa­gra­do, Uru­bam­ba T. +51 84 581 777 www.tam­bo­de­lin­ka­re­sort.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.