Ma­te­ria

Hotbook Magazine - - Índice - www.ma­te­riarq.com Tex­to por: CA­MI­LA GÓ­MEZ PI­MIEN­TA (1993, Ciu­dad de Mé­xi­co) Ar­qui­tec­ta, fo­tó­gra­fa, ar­tis­ta y es­cri­to­ra. En cons­tan­te bús­que­da del sen­ti­do hu­mano en la ar­qui­tec­tu­ra y su com­pli­ci­dad con la his­to­ria. In­tere­sa­da en re­sal­tar la be­lle­za de es­pa

Lue­go de per­se­ve­rar con un en­fo­que muy cla­ro en men­te, Ma­te­ria ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se co­mo uno de los des­pa­chos ar­qui­tec­tó­ni­cos con ma­yor pres­ti­gio en Mé­xi­co. Fun­da­do en 2006 por Gus­ta­vo Car­mo­na y su es­po­sa Li­sa Bel­trán, la ofi­ci­na ha evo­lu­cio­na­do y vi­vi­do un cam­bio con el que se han de­fi­ni­do as­pec­tos cla­ve pa­ra la ge­ne­ra­ción de una ar­qui­tec­tu­ra es­pe­cí­fi­ca.

Gus­ta­vo es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Anáhuac Nor­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co y co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra re­co­no­ci­dos des­pa­chos ar­qui­tec­tó­ni­cos co­mo Se­rrano Ar­qui­tec­tos. Más tar­de cur­só una maes­tría en ar­qui­tec­tu­ra en Ari­zo­na Sta­te Uni­ver­sity, en don­de co­no­ció a su es­po­sa y aso­cia­da. Jun­tos han cons­trui­do apro­xi­ma­da­men­te 97 obras en ciu­da­des de Mé­xi­co, Por­tu­gal, Chi­le, Co­lom­bia, Bra­sil y Bar­ba­dos, y han si­do ga­lar­do­na­dos con im­por­tan­tes pre­mios, co­mo el Ri­sing Star Award por Di­se­ño Re­si­den­cial e In­te­rior del 2013, otor­ga­do por Fas­hion Group In­ter­na­tio­nal.

Ma­te­ria se ri­ge por una fi­lo­so­fía muy cla­ra que in­flu­ye no so­lo el

pro­duc­to ar­qui­tec­tó­ni­co fi­nal, sino tam­bién la di­ná­mi­ca la­bo­ral del des­pa­cho. El tra­ba­jo ela­bo­ra­do con­lle­va un cre­ci­mien­to pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos, mis­mo que se re­fle­ja en una li­ber­tad crea­ti­va e ima­gi­na­ti­va ba­sa­da en la ex­pe­rien­cia sen­so­rial del usua­rio.

A di­fe­ren­cia de mu­chos pro­yec­tos, el as­pec­to es­té­ti­co es el re­sul­ta­do de una ar­qui­tec­tu­ra cons­cien­te de su en­torno, y no la prin­ci­pal mo­ti­va­ción. Los es­pa­cios se vuel­ven “at­mós­fe­ras de­ta­lla­das” en las cua­les se de­fi­ne la for­ma de un mo­men­to, de un re­cuer­do o de una ex­pe­rien­cia. Los ma­te­ria­les otor­gan tex­tu­ra y di­men­sión, ge­ne­ran­do an­ti­ci­pa­ción, sor­pre­sa y un en­vol­ven­te

táctil que guar­da un sin­fín de vi­ven­cias plas­ma­das en el es­pa­cio.

Pa­ra Gus­ta­vo Car­mo­na y su equi­po la ar­qui­tec­tu­ra tie­ne que afec­tar e in­fluen­ciar al usua­rio, pro­vo­can­do en él emo­cio­nes y ge­ne­ran­do me­mo­rias ín­ti­mas. El clien­te se vuel­ve el pro­ta­go­nis­ta de un proyecto y sus de­seos y ne­ce­si­da­des se ma­te­ria­li­zan a tra­vés de la sen­si­bi­li­dad es­pa­cial del ar­qui­tec­to. Se crean es­pa­cios hu­ma­nos y per­so­na­les, mis­mos que pro­pi­cian la apro­pia­ción de la ar­qui­tec­tu­ra por par­te del ha­bi­tan­te y no so­lo del ar­qui­tec­to. Exis­te una especial aten­ción al de­ta­lle que tien­de a ir de lo par­ti­cu­lar a lo ge­ne­ral. Ca­da ele­men­to, sin im­por­tar que tan pe­que­ño o vi­si­ble sea, es di­se­ña­do con una to­tal aten­ción y es­me­ro. Las at­mós­fe­ras cam­bian se­gún el día, la ho­ra y la per­cep­ción del usua­rio y se ges­ta una ar­qui­tec­tu­ra en don­de hay una trans­for­ma­ción cons­tan­te. Pa­ra Gus­ta­vo Car­mo­na no hay proyecto pe­que­ño o gran­de, sim­ple­men­te exis­te un com­pro­mi­so y una res­pon­sa­bi­li­dad por pro­du­cir es­pa­cios en don­de exis­ten po­si­bi­li­da­des pa­ra la ha­bi­ta­bi­li­dad. Aun­que es me­jor co­no­ci­do por su tra­ba­jo en re­tail con gran­des mar­cas co­mo Bur­berry o Louis Vuit­ton, Ma­te­ria tam­bién ha ela­bo­ra­do pro­yec­tos de ca­sa-ha­bi­ta­ción, ex­po­si­cio­nes sen­so­ria­les, res­tau­ran­tes y res­tau­ra­cio­nes. A pe­sar de los pre­jui­cios que se sue­len te­ner cuan­do se ha­bla de obras ar­qui­tec­tó­ni­cas co­mer­cia­les, Ma­te­ria ha lo­gra­do su­pe­rar­los al crear es­pa­cios de gran ca­li­dad que si­guen los prin­ci­pios que ri­gen el des­pa­cho.

Gus­ta­vo Car­mo­na con­si­de­ra que el re­tail po­dría com­pa­rar­se con el di­se­ño de tem­plos e iglesias en otras épo­cas, pues atien­den a una ne­ce­si­dad con­gruen­te con su res­pec­ti­vo tiem­po y es­pa­cio, se­gún una ideo­lo­gía que no so­lo tra­ta el qué, si no el có­mo y el por qué. La crea­ción de di­chos pro­yec­tos le ha otor­ga­do al

des­pa­cho una sin­gu­lar dis­ci­pli­na, ade­más de la li­ber­tad de ex­pe­ri­men­ta­ción geo­mé­tri­ca y ma­te­rial.

Es­tos co­no­ci­mien­tos se apli­can pos­te­rior­men­te a otro ti­po de obras en don­de se refuerza lo apren­di­do y se sus­ci­ta una cons­cien­cia es­pa­cial y ma­te­rial de par­ti­cu­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas. Ma­te­ria con­si­de­ra su tra­ba­jo en re­tail co­mo uno de los más im­por­tan­tes den­tro del des­pa­cho, pues no so­lo los ha im­pul­sa­do a me­jo­rar y rom­per es­que­mas, tam­bién les ha da­do la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra po­der afron­tar de ma­ne­ra con­tun­den­te cual­quier re­to.

Ade­más de los pro­yec­tos co­mer­cia­les, exis­ten dos obras es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes pa­ra Ma­te­ria. Una de ellas es el Pa­be­llón Quin­ta Mon­tes Molina, mis­mo que les otor­gó la me­da­lla de plata en la Bie­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co del 2015. Se tra­ta de una li­ge­ra cu­bier­ta de con­cre­to que abra­za y en­vuel­ve la pla­za de una cons­truc­ción re­pre­sen­ta­ti­va del por­fi­ria­to del si­glo XIX, ubi­ca­da en Mé­ri­da, Yu­ca­tán. Di­cha cu­bier­ta flo­ta por me­dio de es­bel­tas co­lum­nas y do­ta al es­pa­cio de una trans­pa­ren­cia en­tre el jar­dín que lo ro­dea y la pla­za. El proyecto se hi­zo pa­ra alo­jar di­fe­ren­tes even­tos par­ti­ci­pa­ti­vos co­mo con­cier­tos y en­cuen­tros so­cia­les. De­bi­do al gran pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co que cu­bre el proyecto, la cu­bier­ta se con­fi­gu­ró de ma­ne­ra fle­xi­ble, per­mi­tien­do al usua­rio trans­for­mar el es­pa­cio a tra­vés de lo­na­rias, pa­ne­les e in­clu­so la re­mo­ción com­ple­ta de una sec­ción de la mis­ma. A tra­vés de un len­gua­je mo­derno, se re­in­ter­pre­tan con­cep­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos clá­si­cos y se res­pe­ta la obra cons­trui­da, in­te­grán­do­se a ella sin ser in­va­si­va.

Ca­sa Sao Paio, otra de las obras más sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra el des­pa­cho, es una res­tau­ra­ción de una Quin­ta tra­di­cio­nal por­tu­gue­sa ubi­ca­da en el cas­co an­ti­guo de Por­tu­gal. La cons­truc­ción ori­gi­nal da­ta del si­glo XVII y se en­con­tra­ba en con­di­cio­nes de­te­rio­ra­das. A tra­vés de un len­gua­je ar­qui­tec­tó­ni­co clá­si­co, se res­tau­ró la par­te ex­te­rior del proyecto res­pe­tan­do los ejes de los mu­ros de gra­ni­to ama­ri­llo exis­ten­tes.

En el in­te­rior se con­ser­va­ron las tra­di­cio­na­les cu­bier­tas de ma­de­ra que otor­gan al es­pa­cio una do­ble al­tu­ra y se bus­có ge­ne­rar un am­bien­te di­ná­mi­co a tra­vés de un len­gua­je mo­derno y for­mas vo­lu­mé­tri­cas or­gá­ni­cas. Se uti­li­za­ron ma­te­ria­les tí­pi­cos del si­tio co­mo gra­ni­to, ma­de­ra y pie­dra ar­do­sia ne­gra, y ma­te­ria­les con­tem­po­rá­neos pa­ra ge­ne­rar un cla­ro con­tras­te en­tre lo an­ti­guo y lo nue­vo.

Sin im­por­tar el ti­po de proyecto, Ma­te­ria ha lo­gra­do so­bre­lle­var ca­da re­to pa­ra brin­dar al usua­rio una ar­qui­tec­tu­ra de gran ca­li­dad at­mos­fé­ri­ca, ma­te­rial y vi­ven­cial, es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra su con­tex­to tem­po­ral y es­pa­cial.

Ca­sa Sao Paio- Al­ber­to Mo­ra

Pa­be­llón Quin­ta Mon­tes Molina - Jai­me Na­va­rro

Fo­tos cortesía de Ma­te­ria

Ca­sa Sao Paio- Al­ber­to Mo­ra

LV Ma­saryk Flags­hip- Jai­me Na­va­rro

LV Ma­saryk Flags­hip- Jai­me Na­va­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.