Vail y Brec­ken­rid­ge

Hotbook Magazine - - Índice -

Ho­me away from ho­me pa­ra apa­sio­na­dos es­quia­do­res me­xi­ca­nos y des­tino de pre­fe­ren­cia pa­ra los más ex­pe­ri­men­ta­dos via­je­ros. Y es que ade­más de tra­tar­se de una mon­ta­ña con más de 21,000 Km de pis­tas pa­ra es­quiar o ‘snow­bor­dear’ a to­da ve­lo­ci­dad, es­te lu­gar te su­mer­ge en un ver­da­de­ro cuen­to de ca­sas pin­to­res­cas, ex­tra­or­di­na­rios y lu­jo­sos ho­te­les, co­mi­da es­pec­ta­cu­lar y spas re­la­jan­tes. Un des­tino en el que to­dos pe­di­mos que­dar­nos un día más, que el

via­je no ter­mi­ne y al que se que­rrá re­gre­sar siem­pre.

Vail es un pue­blo “he­cho” pa­ra ser así de be­llo y aco­ge­dor, don­de to­do pa­re­ce es­tar don­de de­be. Es pe­que­ño y pue­de re­co­rrer­se ca­mi­nan­do. Co­mo po­cos des­ti­nos, Vail va­le la pe­na pa­ra ser vi­si­ta­do en invierno o en ve­rano con ac­ti­vi­da­des com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. Pa­ra efec­tos de temporalidad (con­si­de­ran­do que en la edi­ción de septiembre po­drás es­tar pla­nean­do tus va­ca­cio­nes de invierno) nos en­fo­ca­re­mos en la fa­ce­ta in­ver­nal del des­tino y, quién sa­be, en otro mo­men­to po­dre­mos con­tar un po­co sobre hi­king, fat bi­king, raf­ting, y to­das las otras ac­ti­vi­da­des ofer­ta­das en ve­rano.

Aquí va un rá­pi­do ove­rall de lo pri­me­ro que hay que ha­cer pa­ra quien no es un ex­per­to es­quia­dor y no es due­ño de su pro­pio equi­po pa­ra rea­li­zar la ac­ti­vi­dad. La re­co­men­da­ción en es­te ca­so es sin du­da ren­tar, ya que los equi­pos son ca­ros y los que en­con­tra­rás en ren­ta es­tán en es­ta­do im­pe­ca­ble pa­ra que los uses du­ran­te to­da tu es­tan­cia. Al lle­gar a la tien­da, quie­nes la atien­den te me­di­rán y te ayu­da­rán a ob­te­ner el gear más ade­cua­do pa­ra ti. In­clu­so, pa­ra quien ya ha es­quia­do, hay sor­pre­sas y tips pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos. El equi­po lo re­co­ges to­dos los días en la tien­da pa­ra su­bir a la mon­ta­ña y lo guar­das ahí mis­mo al sa­lir, no es ne­ce­sa­rio lle­var­lo al ho­tel con­ti­go, aun­que es posible si así lo pre­fie­ras. Ha­bien­do di­cho es­to, es­tás lis­to pa­ra se­guir ade­lan­te con la ex­pe­rien­cia de Vail.

Pa­ra los no­va­tos, hay ex­ce­len­tes ins­truc­to­res par­ti­cu­la­res o en gru­po de es­quí y snow­board y aun­que por mo­men­tos te ve­rás ro­dea­do de ni­ños de 5 años que tie­nen más ha­bi­li­dad que tú, lo im­por­tan­te es­tá en no de­ses­pe­rar por­que ¡el ter­cer día es el bueno! Lo sa­brás cuan­do es­tés ba­jan­do por pis­tas ver­des o azu­les y pi­dien­do re­gre­sar las pró­xi­mas va­ca­cio­nes.

Pa­ra los ex­per­tos, los lifts lle­gan a lo más al­to de la mon­ta­ña pa­ra des­cen­der por pis­tas ne­gras y do­ble dia­man­te, con bumps y pow­der a to­do lo que da. In­clu­so en es­tos ca­sos, va­le la pe­na en al­gu­na oca­sión con­tra­tar a un ins­truc­tor, pri­me­ro pa­ra ob­te­ner al­gu­nos con­se­jos ex­per­tos y me­jo­rar la téc­ni­ca, pe­ro sobre to­do por­que al co­no­cer la mon­ta­ña a la per­fec­ción, po­drán en­se­ñar­te ru­tas y pis­tas por las que tal vez no has des­cen­di­do an­tes, el guía te ayu­da­rá a dis­fru­tar el ca­mino al má­xi­mo y no re­co­rrer siem­pre la mis­ma ru­ta.

Lo ideal por prac­ti­ci­dad y cos­tos es com­prar un Epic­pass, por­que de­pen­dien­do del ti­po de pa­se que ad­quie­ras po­drás ac­ce­der a cual­quie­ra de los Vail Re­sorts, las ve­ces que quie­ras. Ade­más hay una apli­ca­ción que de­be­rás des­car­gar en tu ce­lu­lar, en la que po­drás ver los ki­ló­me­tros y ru­tas por las que has des­cen­di­do, en­con­tra­rás di­fe­ren­tes pun­tos de la mon­ta­ña en los que pue­des sa­car­te fo­tos y lle­var un ré­cord de tu pro­gre­so en las dis­tin­tas tem­po­ra­das que ha­yas es­quia­do. Es­ta apli­ca­ción se vol­ve­rá tu alia­do más im­por­tan­te pa­ra tra­ba­jar en tus ha­bi­li­da­des es­quian­do y me­jo­rar tu per­for­man­ce.

En Vail la ofer­ta ho­te­le­ra es am­plia y, de­bo de­cir, im­pe­ca­ble. The Lod­ge at Vail, Four Sea­sons, The Se­bas­tian, en­tre tan­tos otros, ofre­cen una ex­pe­rien­cia de lu­jo y aten­ción sin igual. Con chi­me­neas y có­mo­dos es­pa­cios co­mu­nes, cho­co­la­te ca­lien­te o té a me­dia tar­de y ha­bi­ta­cio­nes que ofre­cen ne­va­das vis­tas de lo que, en la ima­gi­na­ción, po­dría ser una vi­lla de ca­sas de ga­lle­tas de jen­gi­bre. El ser­vi­cio es cá­li­do, a pe­sar de lo frío del cli­ma, y el di­se­ño de in­te­rio­res, de­bien­do re­sal­tar en es­te ca­so a The Se­bas­tian, es sim­ple­men­te ex­tra­or­di­na­rio.

El ti­po de via­je es el fa­vo­ri­to de mu­chos, ma­ña­nas tem­pra­ne­ras en las que se dis­fru­ta del día al ai­re li­bre es­quian­do y, du­ran­te la tar­de, apro­ve­char la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca que pa­re­ce inago­ta­ble en­fo­ca­da en brin­dar con­fort con de­li­cias in­dul­gen­tes. Gri­lled Chee­se con so­pa de to­ma­te, ri­sot­tos, de­li­cio­sas ham­bur­gue­sas, pa­pas fri­tas con acei­te de tru­fa y que­so par­me­sano, Mac and Chee­se, es­pá­rra­gos con to­cino, en­tre otras ma­ra­vi­llas. To­do es­to con vino, mu­cho buen vino.

Aun­que hay res­tau­ran­tes “ne­ce­sa­rios” pa­ra dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia com­ple­ta de Vail co­mo Pe­pi’s pa­ra aprés-ski drinks, el nue­vo Whi­te Bi­son, que ofre­ce co­ci­na ame­ri­ca­na con­tem­po­rá­nea o Mat­suhi­sa pa­ra una ex­tra­or­di­na­ria ex­pe­rien­cia ja­po­ne­sa del acla­ma­do gru­po No­bu, en es­ta oca­sión ha­re­mos én­fa­sis en los hots­pots no tan co­no­ci­dos de es­te des­tino.

The 10th es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra rea­li­zar una pau­sa si pre­ten­des es­quiar to­do el día y al­mor­zar. Al en­trar, hay gran­des ves­ti­do­res con es­pa­cios pa­ra guar­dar tu equi­po y po­drás sus­ti­tuir las bo­tas de es­quí por pan­tu­flas, lo que re­pre­sen­ta un agra­da­ble des­can­so pa­ra tus pies y pan­to­rri­llas; tam­bién co­mer una ham­bur­gue­sa, una en­sa­la­da o un ri­sot­to, be­ber una cer­ve­za o una co­pa de vino y des­pués re­gre­sar pa­ra es­quiar un par de ho­ras más an­tes de di­ri­gir­te a tu ho­tel a dar­te un ba­ño ca­lien­te y des­can­sar un po­co. La re­co­men­da­ción pa­ra una de las noches de tu via­je es ce­nar es el res­tau­ran­te Fla­me den­tro del Four Sea­sons; de­cir que es una steak­hou­se me pa­re­ce sub­es­ti­mar­lo. En es­te lu­gar, el cor­de­ro pa­sa por un pro­ce­so de dry-aging de 21 días, el pork belly se co­ci­na por 24 ho­ras y el cier­vo se sir­ve de for­ma in­no­va­do­ra en corn­dogs con cat­sup ahu­ma­da he­cha en ca­sa, mez­cla de tres mos­ta­zas y aio­li. El pul­po, el fa­vo­ri­to, es en reali­dad la re­ce­ta de la fa­mi­lia de Ge­rar­do Vie­jo, sous­chef de Fla­me. Y to­do lo an­te­rior de­be­rá acom­pa­ñar­se de una pro­ba­da –o to­da la ca­nas­ta– de pan con ro­me­ro.

Los pos­tres va­len ca­da ki­lo ex­tra con el que re­gre­ses a ca­sa, y la re­co­men­da­ción nú­me­ro uno del lu­gar pa­ra ter­mi­nar la co­mi­da son las do­nas de to­cino. La ce­na en es­te lu­gar es­tá avalada con la pre­sen­cia del som­me­lier, quien ade­más de las recomendaciones de ma­ri­da­je con vino, nos ofre­ció co­mo di­ges­ti­vo un té Earl Grey con hi­go re­mo­ja­do por cin­co días en whisky y un to­que de Or­ja, que pa­ra quien co­mo yo, no ten­ga idea de qué es eso, es ja­ra­be de al­men­dra con cí­tri­cos. Me lle­vé una gra­ta sor­pre­sa con el after tas­te de té ne­gro al pa­sar el gus­to del whisky.

Hay in­fi­ni­dad de ac­ti­vi­da­des que pue­den rea­li­zar­se ade­más de dis­fru­tar de las pis­tas. Los spas se ca­rac­te­ri­zan por con­sen­tir los cuer­pos can­sa­dos con ma­sa­jes

re­la­jan­tes e ins­ta­la­cio­nes pa­ra ol­vi­dar­se de que exis­te algo que no sea exac­ta­men­te ese mo­men­to y ese lu­gar. En es­te ca­so, re­co­men­da­mos el Sig­na­tu­re Mas­sa­ge del Bloom Spa, en The Se­bas­tian Vail.

Una ac­ti­vi­dad to­tal­men­te re­co­men­da­ble que pue­de ser tan ex­tre­ma o tran­qui­la co­mo la deseen, es su­bir la mon­ta­ña snow­mo­bi­ling. La ra­pi­dez de­pen­de­rá de lo in­tré­pi­do que sea el con­duc­tor y así mis­mo se­rá la ex­pe­rien­cia en ge­ne­ral. Las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res, con nie­ve que se an­to­ja es­pon­jo­sa ba­jo cie­los azu­les a 12,500 pies de al­tu­ra. Ten­drás un guía al fren­te que te en­se­ña­rá a usar la mo­to y te mos­tra­rá al­gu­nas se­ña­les pa­ra co­mu­ni­car­te con el gru­po ya sea pa­ra avan­zar, de­te­ner­te, o apa­gar la mo­to. Los mis­mos pro­vee­do­res que ren­tan las mo­tos, te pro­por­cio­na­rán la ves­ti­men­ta ade­cua­da, bo­tas que no de­ja­rán que se te mo­jen los pies, tra­jes pa­ra nie­ve y cas­cos. Lo ideal es que lle­ves tus pro­pios guan­tes y vi­sor pa­ra ma­yor co­mo­di­dad.

Du­ran­te el tra­yec­to po­drás pa­rar­te las ve­ces que desees pa­ra ad­mi­rar el pai­sa­je, sa­car fo­tos, ha­cer vi­deos, o sim­ple­men­te ti­rar­te de es­pal­das en la nie­ve. Si cuen­tas con una cá­ma­ra Go­pro, es­te se­rá, ade­más de la es­quia­da, un ex­ce­len­te mo­men­to pa­ra uti­li­zar­la y sa­car fo­tos im­pre­sio­nan­tes de la mon­ta­ña mien­tras atra­vie­sas el bos­que y lle­gas a la ci­ma. Una ac­ti­vi­dad que pue­de ser rea­li­za­da por to­dos, sin im­por­tar la con­di­ción fí­si­ca y a par­tir de los 9 años de edad.

Si re­to­ma­mos la gas­tro­no­mía en Vail, un lu­gar que de­fi­ni­ti­va­men­te no pue­des perderte, in­clu­so por la so­la ex­pe­rien­cia de lle­gar, es Ga­me Creek Cha­let. Pa­ra ir al res­tau­ran­te de­be­rás su­bir en el lift (en ho­ras en que ya se en­cuen­tra ce­rra­do pa­ra uso ge­ne­ral de la mon­ta­ña) y des­pués a una es­pe­cie de trac­tor que atra­vie­sa la nie­ve y te lle­va a una ca­ba­ña que se en­cuen­tra a 2,000 pies de al­tu­ra sobre el pue­blo de Vail, de­co­ra­da co­mo una ta­ber­na clá­si­ca y con cá­li­da ilu­mi­na­ción. Una de­li­cio­sa va­rie­dad de que­sos, ra­vio­les con men­ta y par­me­sano, tár­ta­ra de res y un ver­da­de­ro des­ca­ro cuan­do de los pos­tres se tra­ta: crè­me brû­lée de pis­ta­che, cho­co­la­te y fram­bue­sa, y plá­ta­nos con ce­re­za, cho­co­la­te y he­la­do de ca­ra­me­lo y sal.

Pa­ra quien quie­ra ex­pe­ri­men­tar un lu­gar un po­co más re­la­ja­do que Vail, y me atre­ve­ría a de­cir que in­clu­so más híps­ter, a una ho­ra apro­xi­ma­da­men­te se en­cuen­tra Brec­ken­rid­ge, que ade­más de tra­tar­se de un buen lu­gar pa­ra quien es­tá apren­dien­do a es­quiar y ‘snow­bor­dear’, da­da la in­cli­na­ción de sus pis­tas, se sien­te co­mo un lu­gar más real y, aun­que no es Dis­ney pa­ra los es­quia­do­res co­mo lo es Vail, Brec­ken­rid­ge es per­fec­ta­men­te im­per­fec­ta. Tie­ne to­do ti­po de tien­das con cu­rio­si­da­des en don­de se en­cuen­tran des­de más­ca­ras de ar­di­lla has­ta aves­tru­ces de peluche con los co­lo­res del ar­co iris; por­ta­va­sos, cua­der­nos y tar­je­tas con­me­mo­ra­ti­vas pa­ra mo­rir de ri­sa, lu­ga­res en don­de hay de to­do, pe­ro na­da a la vez, y don­de pu­de sa­ciar mi gus­to per­so­nal por com­prar co­sas inú­ti­les. En Breck –pa­ra los ami­gos–, la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca as­cien­de a más de 200 res­tau­ran­tes. Re­lish es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra ce­nar, don­de en­con­tra­rás co­mi­da tí­pi­ca de Co­lo­ra­do y don­de el me­nú cam­bia de acuer­do a la tem­po­ra­da. Aun­que hay bue­na ho­te­le­ría, la op­ción ideal, si vas en gru­po, es ren­tar una ca­sa.

Pa­ra es­quiar o ha­cer snow­board, Brec­ken­rid­ge cuen­ta con seis pi­cos de mon­ta­ña y ca­si 12,000 km2 de pis­tas, una su­per­pi­pe de 22 pies, 11 bowls y la chair-lift más al­ta de Amé­ri­ca del Nor­te. La calidez de los lo­ca­les, lo co­ol de sus ca­lles, la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y de even­tos du­ran­te el año, com­bi­na­dos con la gran ex­pan­sión de su re­sort lo han con­ver­ti­do en uno de los des­ti­nos de es­quí más vi­si­ta­dos en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal.

Fo­to por Marck Gutt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.