Mo­rris­sey an­tes de ser Mo­rris­sey

Hotbook Magazine - - Índice -

Des­cu­brien­do a Mo­rris­sey (Mark Gill, 2017) re­tra­ta las ob­se­sio­nes, los an­he­los, las in­se­gu­ri­da­des, la for­ma de pen­sar y la for­ma de ser de un jo­ven, Ste­ven Par­tick Mo­rris­sey. Den­tro de la es­ce­na mu­si­cal es fá­cil en­con­trar per­so­na­jes a los que va­le la pe­na co­no­cer de una for­ma más ín­ti­ma, uno de ellos es Mo­rris­sey y ese acer­ca­mien­to se da, en es­ta oca­sión, a tra­vés de la pe­lí­cu­la Des­cu­brien­do a Mo­rris­sey (En­gland is Mi­ne).

En 1982, en Man­ches­ter, un as­pi­ran­te a can­tan­te lla­ma­do Ste­ven Pa­trick Mo­rris­sey y el gui­ta­rris­ta Johnny Marr se unie­ron a otros jóvenes mú­si­cos pa­ra for­mar The Smiths, gru­po in­de­pen­dien­te de rock al­ter­na­ti­vo al que le bas­ta­ron so­lo cin­co años to­can­do pa­ra mar­car a una ge­ne­ra­ción com­ple­ta, ins­pi­rar a otras ban­das que lle­ga­ron des­pués y de­jar im­pre­so su nom­bre en la his­to­ria de la mú­si­ca; tras la se­pa­ra­ción, el vo­ca­lis­ta se lan­zó co­mo so­lis­ta, ofre­cien­do con­cier­tos y gra­ban­do nue­vos dis­cos, mien­tras que el co­fun­da­dor de la agru­pa­ción si­guió ade­lan­te con di­ver­sos pro­yec­tos.

An­tes de que ini­cia­ra la his­to­ria de The Smiths, ha­bía co­men­za­do la de Ste­ven Pa­trick Mo­rris­sey y al­gu­nos de sus epi­so­dios más so­bre­sa­lien­tes son con­ta­dos de ma­ne­ra pre­ci­sa y con un rit­mo ati­na­do en Des­cu­brien­do a Mo­rris­sey. La cin­ta ini­cia en 1976 en Man­ches­ter, pre­sen­tan­do a un ado­les­cen­te que no pa­re­ce te­ner un rum­bo de­fi­ni­do pa­ra su fu­tu­ro y al que úni­ca­men­te le in­tere­sa es­cri­bir. Se tra­ta de un ti­po so­li­ta­rio con al­ma de poe­ta, in­con­for­me con la es­ce­na mu­si­cal lo­cal y que busca ex­pre­sar­lo a tra­vés de sus car­tas di­ri­gi­das a la pu­bli­ca­ción es­pe­cia­li­za­da NME.

Ste­ven, co­mo era co­no­ci­do por to­dos en esa eta­pa de su vi­da, es an­ti­so­cial y no se sien­te có­mo­do cer­ca de los de­más; no le in­tere­sa ser nor­mal, tra­tar con él es al­go com­pli­ca­do pa­ra el res­to de la gen­te e in­clu­so pa­ra su pro­pia fa­mi­lia; su per­so­na­li­dad tam­bién es de­pre­si­va por mo­men­tos y al ver­lo en su día a día es fá­cil no­tar que no en­ca­ja­ba en la ru­ti­na co­ti­dia­na de Man­ches­ter. To­do es­to apa­re­ce re­su­mi­do per­fec­ta­men­te en uno de los diá­lo­gos del pro­ta­go­nis­ta con su ma­dre, cuan­do le di­ce “el mun­do sim­ple­men­te no es­tá cons­trui­do pa­ra gen­te co­mo yo”.

Quie­nes es­pe­ran ver un fil­me so­bre có­mo se for­mó The Smiths, de­ben te­ner cla­ro que lo que ve­rán es uno acer­ca de có­mo sur­gió Mo­rris­sey, quien de­be en­con­trar la for­ma de se­guir sien­do él mis­mo en un en­torno que no lo acep­ta y cons­tan­te­men­te le ata­ca, una fa­mi­lia que en su ma­yo­ría no lo en­tien­de, una reali­dad so­cial que le obli­ga a te­ner tra­ba­jo des­de muy jo­ven pa­ra ayu­dar con los gas­tos de su ca­sa y mo­men­tos des­alen­ta­do­res en los que pa­re­ce que nun­ca po­drá lo­grar su sue­ño de es­cri­bir. Tam­bién hay es­pe­ran­za cuan­do de­ci­de arries­gar­se a co­lo­car un anun­cio con el que se pos­tu­la co­mo un can­tan­te que busca un gru­po con in­fluen­cias de Da­vid Bo­wie y los New York Dolls, y en­cuen­tra así a al­guien que quie­re lo mis­mo que él y quien re­sul­ta una pie­za cla­ve pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes.

Un po­co com­pla­cien­te y exi­gen­te, Ste­ven com­pa­ra­ba la es­ce­na mu­si­cal de Man­ches­ter con un pro­lon­ga­do mo­vi­mien­to in­tes­ti­nal pa­ra el que ha­cía fal­ta mu­cho pa­pel. De­ci­de in­vo­lu­crar­se en esa es­ce­na en un in­ten­to por en­con­trar ese so­ni­do que na­die más le ha­bía da­do y su ca­mino se vuel­ve lar­go, ade­más de tor­tuo­so, has­ta que pier­de las es­pe­ran­zas y un día, mien­tras vi­ve por iner­cia, lle­ga al­guien lla­ma­do Johnny, a quien ha­bía co­no­ci­do años atrás y con quien com­par­te in­tere­ses.

Des­cu­brien­do a Mo­rris­sey mues­tra a su pro­ta­go­nis­ta tal co­mo era du­ran­te su ju­ven­tud, por lo que es fá­cil iden­ti­fi­car­se con él al sa­ber qué que­ría y qué pen­sa­ba en aque­lla épo­ca. La pe­lí­cu­la nos trans­por­ta al Man­ches­ter de fi­na­les de los 70 gra­cias a un buen tra­ba­jo he­cho en los apar­ta­dos de di­se­ño de ar­te y ves­tua­rio, que en ca­da es­ce­na nos de­ja ver có­mo se vi­vía en ese en­ton­ces y cuá­les eran los looks más co­mu­nes, qué ti­po de lu­ga­res ha­bía pa­ra divertirse y có­mo eran las ca­sas. Se tra­ta de un via­je de re­gre­so en el tiem­po pa­ra con­tar una his­to­ria so­bre el lí­der de The Smiths co­mo ser hu­mano y no co­mo ído­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.