Bes­tia­rio Par­do

EX­PE­RIEN­CIAS VOYERISTAS EN LOS BOS­QUES DEL PA­CÍ­FI­CO CA­NA­DIEN­SE

Hotbook Magazine - - Travel -

El si­len­cio an­ces­tral de las en­se­na­das en la cos­ta de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca de­ja cla­ro al vi­si­tan­te que es­te en­torno tie­ne po­co de hu­mano y mu­cho de sa­cro. Las co­ní­fe­ras de los bos­ques llu­vio­sos de la región cus­to­dian se­cre­tos y te­so­ros an­te­rio­res a los pri­me­ros hom­bres: es el bos­que del grizz­li. Cuan­do la nie­ve se de­rri­te an­te el es­tío, du­ran­te unas se­ma­nas la cos­ta del Pa­cí­fi­co ca­na­dien­se se con­vier­te en un ver­da­de­ro bes­tia­rio. De su la­do pa­cí­fi­co, el con­ti­nen­te ame­ri­cano se en­fren­ta al agua gua­re­ci­do tras una de las ca­de­nas mon­ta­ño­sas más lar­gas del pla­ne­ta. En su ex­tre­mo sep­ten­trio­nal, don­de el hielo rei­na la ma­yor par­te del año, la be­ne­vo­len­cia del océano da un res­pi­ro a la vi­da ale­jan­do el frío tie­rra aden­tro. En es­ta cos­ta mon­ta­ño­sa ta­pi­za­da de clo­ro­fi­la, los abe­tos, ce­dros y de­más pi­ná­ceas se yer­guen desafian­tes, co­mo si la fí­si­ca no fue­ra con ellos. Es­tos cas­ti­llos de ma­de­ra son el pa­la­cio de ve­rano de uno de los ma­yo­res ma­mí­fe­ros te­rres­tres del pla­ne­ta. Aquí, el oso grizz­li se co­ro­na co­mo bes­tia en­tre las bes­tias.

El Reino del Gran Par­do

En la­ti­tu­des ca­na­dien­ses, la vi­da que­da prác­ti­ca­men­te re­du­ci­da a aque­llo que su­ce­de cuan­do el hielo se au­sen­ta. En es­ta tie­rra, cuan­do el ma­yor de los osos par­dos no rei­na, lo ha­ce el si­len­cio. Des­pués de me­ses de cal­mo frío, el co­rrer de la es­co­rren­tía del des­hie­lo po­ne fin tan­to a la quie­tud co­mo al re­gio sue­ño in­ver­nal. Tras seis me­ses de hi­ber­na­ción, los grizz­lis aban­do­nan sus re­si­den­cias de invierno. Des­de las al­tu­ras de la cor­di­lle­ra de las Cas­ca­das, es­tas fie­ras des­cien­den al li­to­ral de­ci­di­das a co­mer­se el mun­do.

Y no es un de­cir. Guia­dos por un ol­fa­to excelente y un es­tó­ma­go va­cío, los es­cuá­li­dos par­dos re­co­rren las la­de­ras en des­hie­lo di­rec­tos a re­cla­mar su trono es­ti­val. En una es­pe­cie de re­con­quis­ta pri­ma­ve­ral, los osos grizz­li acom­pa­ñan al lí­qui­do ele­men­to en el des­cen­so ha­cia la mar. Sa­be­do­res de que el es­fuer­zo se­rá re­com­pen­sa­do, la pro­me­sa de fes­ti­nes opu­len­tos no es cues­tión de lu­jo, sino de su­per­vi­ven­cia.

Al mis­mo tiem­po, otra bes­tia em­pren­de una re­con­quis­ta en sen­ti­do opues­to. Lo que es­te ani­mal bus­ca es ale­jar­se del agua sa­la­da y as­cen­der las fre­né­ti­cas co­rrien­tes dul­ces tie­rra aden­tro. Hor­das de sal­món, rey de los ma­res del nor­te, lle­gan im­po­nen­tes a las cos­tas ca­na­dien­ses ob­ce­ca­das en al­can­zar lo más al­to. Y es que, cuan­do la mo­ti­va­ción es ase­gu­rar la per­pe­tui­dad de la es­pe­cie, ir contracorr­iente se

con­vier­te en la más loa­ble de las ha­za­ñas. Sin em­bar­go, lle­gar a las al­tas y dul­ces cu­nas que arru­lla­rán su des­cen­den­cia exi­ge un al­to tri­bu­to. El rey de los ma­res pa­ga con su vi­da el po­der desovar en el Reino del Gran Par­do. Los que no son de­vo­ra­dos por otras bes­tias, pe­re­ce­rán ex­haus­tos al ter­mi­nar tan apa­sio­nan­te y pa­sio­nal via­je.

Uno de los gran­des es­pec­tácu­los de la na­tu­ra­le­za tie­ne lu­gar cuan­do se pro­du­ce el real en­cuen­tro. La lle­ga­da de es­te em­ba­ja­dor de los ma­res su­po­ne una in­vi­ta­ción irre­sis­ti­ble pa­ra las bes­tias de otros reinos. Des­de los ai­res, una pre­sen­cia ma­jes­tuo­sa vi­gi­la pa­cien­te. Es­ta cria­tu­ra em­plu­ma­da cus­to­dia el si­len­cio in­ver­nal cuan­do to­dos se van y asis­te pa­cien­te a su re­gre­so en los me­ses es­ti­va­les. Co­ro­na­da con un pe­na­cho blan­co, el águi­la cal­va sur­ca los ai­res de la cos­ta con un si­gi­lo que se an­to­ja im­po­si­ble pa­ra una en­ver­ga­du­ra de has­ta más de dos me­tros.

Un ha­lo de mis­te­rio ro­dea el pla­near enig­má­ti­co del águi­la de ca­be­za blan­ca. Su pre­sen­cia, so­lem­ne don­de las ha­ya, siem­bra la du­da de si es­te ser per­te­ne­ce a nues­tro mun­do o so­la­men­te es­tá de vi­si­ta. Pa­re­cie­ra que con un par de ale­teos el ave de ca­be­za blan­ca pu­die­ra ele­var­se has­ta don­de ni el Gran Par­do pue­de ver­la. Sin em­bar­go, su con­di­ción mun­da­na se evi­den­cia cuan­do la rei­na de los cie­los no pue­de re­sis­tir­se a las car­nes ro­sa­das del sal­món ve­ra­nie­go.

En po­cos lu­ga­res el lí­mi­te en­tre lo te­rres­tre y lo ma­rino que­da tan des­di­bu­ja­do co­mo en la cos­ta de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca. En es­tas en­se­na­das la­be­rín­ti­cas, en las que las raí­ces de las co­ní­fe­ras com­par­ten le­cho con las de los bos­ques de kelp, el reino del Gran Par­do com­par­te es­pa­cio con los de otros pe­sos pe­sa­dos. A cam­bio de ta­ma­ños ti­tá­ni­cos, las cria­tu­ras del agua re­nun­cia­ron a rei­nar en los bos­ques pa­ra ha­cer­lo en las pro­fun­di­da­des. No obs­tan­te, la mi­gra­ción del sal­món ha­ce que al­gu­nas de las bes­tias su­ba­cuá­ti­cas se acer­quen a los con­fi­nes de sus do­mi­nios.

Som­bras de has­ta cin­co to­ne­la­das re­co­rren las aguas po­co pro­fun­das de los en­tran­tes ra­mi­fi­ca­dos del mar en la cos­ta. La pro­mi­nen­cia de una ale­ta aza­ba­che rom­pe la pa­cí­fi­ca ten­sión de la su­per­fi­cie del agua. Son las or­cas re­si­den­tes, due­ñas y se­ño­ras allá don­de lle­ga la ma­rea. Es­tas im­po­nen­tes bes­tias pa­tru­llan la lí­nea de cos­ta du­ran­te to­do el año sal­va­guar­dan­do los te­so­ros de es­ta tie­rra cuan­do el grizz­li no es­tá.

Bu­ceo li­bre en las cos­tas de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca. Fo­to por: Je­remy Ko­res­ki / Nim­mo Bay

La pre­sen­cia del Grizz­li es in­di­ca­ti­vo de la lle­ga­da del ve­rano a las cos­tas ca­na­dien­ses.Fo­to por: Je­remy Ko­res­ki / Nim­mo Bay

Las cos­tas de BC son tie­rras enig­má­ti­cas pre­ser­va­das por su geo­gra­fía im­po­si­ble. Fo­to por: Je­remy Ko­res­ki / Nim­mo Bay

Los osos ne­gros se ali­men­tan en las pla­yas ro­co­sas del nor­te de la is­la de Van­cou­ver y de la cos­ta con­ti­nen­tal de BC.Fo­to por: Ste­ven Fi­nes / Nort­hern Van­cou­ver Is­land Tou­rism

El águi­la de ca­be­za blan­ca es una ex­per­ta pes­ca­do­ra y es fá­cil de avis­tar en las cos­tas de BC.Fo­to por: Clint Ri­vers / Ea­gle Wing Tours

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.