HARRY’S BAR

DÓN­DE TO­DO CO­MEN­ZÓ

Hotbook News - - GOURMET - Fo­tos cor­te­sía de: Ci­pria­ni

Ya sea su am­bien­te aco­ge­dor, las re­ce­tas clá­si­cas ita­lia­nas o el ser­vi­cio ex­cep­cio­nal que exis­te des­de el mo­men­to que uno en­tra a cual­quie­ra de sus se­des, la ex­pe­rien­cia en Ci­pria­ni siem­pre alu­de a un sen­ti­mien­to de con­fort que uno so­lo en­cuen­tra en el ho­gar. Una sa­voir fai­re ita­liano que no se consigue de un día a otro, más bien que ha pre­va­le­ci­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes en la fa­mi­lia Ci­pria­ni, exac­ta­men­te des­de 1931.

Po­cos co­no­cen, que el co­mien­zo de es­te via­je gas­tro­nó­mi­co a tra­vés de las dé­ca­das sur­gió por la amis­tad crea­da en el bar del Ho­tel Eu­ro­pa en Ve­ne­cia, don­de Gius­sep­pe Ci­pria­ni tra­ba­ja­ba co­mo bar­ten­der. En­tre sus clien­tes más fre­cuen­tes, que pos­te­rior­men­te se con­vir­tie­ron en gran­des ami­gos, es­ta­ban el jo­ven bos­to­niano Harry Pic­ke­ring y su tía, los cua­les asis­tían dia­ria­men­te a la mis­ma ho­ra por su ape­ri­ti­vo.

Un día, Pic­ke­ring lle­gó co­mo de cos­tum­bre, sin em­bar­go no or­de­nó na­da, lo cual sor­pren­dió a Ci­pria­ni. Por con­si­guien­te, le pre­gun­tó si ocu­rría al­go, y él le res­pon­dió que sus pa­dres ha­bían de­ja­do de fi­nan­ciar­lo eco­nó­mi­ca­men­te. Giu­sep­pe, sin du­dar­lo, le pres­tó una can­ti­dad de di­ne­ro, y pa­ra su sor­pre­sa, dos años des­pués Harry no so­lo le de­vol­vió el do­ble de la can­ti­dad, sino que le dio 40,000 li­ras más con el fin de abrir un bar, con una úni­ca con­di­ción: que se lla­ma­ra Harry’s Bar. En­ton­ces no ima­gi­na­ron que se­ría el pri­me­ro de un em­po­rio y re­fe­ren­te gas­tro­nó­mi­co en la ac­tua­li­dad.

Un an­ti­guo al­ma­cén de cuer­das, ubi­ca­do en el nú­me­ro 1323 Vía Va­lla­res­so en Ve­ne­cia, pron­to se con­vir­tió en el han­gout spot de icó­ni­cas per­so­na­li­da­des y so­cia­li­tés co­mo Or­son We­lles, Er­nest He­ming­way o Tru­man Ca­po­te. Arri­go Ci­pria­ni, hi­jo de Gius­se­pe, co­men­zó a tra­ba­jar en Harry’s

a sus die­ci­nue­ve años y aún atien­de el lo­cal a sus se­ten­ta años de edad. Arri­go re­cuer­da múl­ti­ples anéc­do­tas, pla­ti­llos fa­vo­ri­tos y be­bi­das crea­das pa­ra sus lea­les clien­tes a lo lar­go de la his­to­ria de Harry’s Bar.

En­tre ellos, el clá­si­co Be­lli­ni, que tu­vo su ori­gen de­trás de la ba­rra de Harry’s,y que, por su­pues­to, fue crea­do por Gius­sep­pe Ci­pria­ni. Su re­ce­ta com­pues­ta por pu­ré de du­razno blan­co con pro­sec­co se ha vuel­to un clá­si­co universal, aun­que nun­ca tan lo­gra­do co­mo el que rea­li­zan in-si­tu. Por otro la­do, el pla­ti­llo es­tre­lla es sin du­da el car­pac­cio. Crea­do es­pe­cial­men­te pa­ra sa­tis­fa­cer la es­tric­ta die­ta de la con­de­sa Amalia Nani di Mo­ce­ni­go, que le prohi­bía co­mer car­ne co­ci­da. Gius­sep­pe, fiel a com­pla­cer los gus­tos de sus co­men­sa­les, com­pu­so el pla­to con cor­tes fi­nos de car­ne, y agre­gó una sal­sa universal, tal y co­mo lo co­no­ce­mos hoy en día.

En su 85 aniver­sa­rio, Harry’s Bar es hoy pun­to de re­fe­ren­cia. Nom­bra­do por el mi­nis­tro de Cul­tu­ra y un cla­ro le­ga­do de Ci­pria­ni. Más que un ne­go­cio, una his­to­ria que re­fle­ja pa­sión, amis­tad y amor por el pro­pio ofi­cio, al­go que la cuar­ta ge­ne­ra­ción se han en­car­ga­do de man­te­ner. Co­mo Arri­go Ci­pria­ni di­ce: “Ser­vir es un ac­to de amor”, y co­mo nos lo han de­mos­tra­do has­ta aho­ra, es al­go que los Ci­pria­ni sa­ben ha­cer, y muy bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.