ALI­MEN­TA­CIÓN CONS­CIEN­TE

Hotbook News - - FITNESS & HEALTH -

Si eres de las per­so­nas que te la pa­sas a die­ta la ma­yor par­te del tiem­po y sin óp­ti­mos re­sul­ta­dos a lar­go pla­zo; si co­mes por an­sie­dad o te sien­tes cons­tan­te­men­te irri­ta­ble, can­sa­do y con des­ór­de­nes di­ges­ti­vos, es muy pro­ba­ble que ne­ce­si­tes lle­var a ca­bo cam­bios in­me­dia­tos en tus há­bi­tos de vi­da. Im­ple­men­tar una “ali­men­ta­ción cons­cien­te” te ayu­da­rá a re­co­brar el ba­lan­ce en tu or­ga­nis­mo, lo­gran­do me­jo­rar tu sa­lud, es­ta­bi­li­zar tu pe­so, y por en­de, re­cu­pe­rar vi­ta­li­dad.

Ali­men­tar­nos cons­cien­te­men­te se re­fie­re a te­ner co­no­ci­mien­to de nues­tro pro­pio or­ga­nis­mo, de có­mo fun­cio­na nues­tro me­ta­bo­lis­mo, qué le cae bien y qué no, cui­dan­do las can­ti­da­des, la edad, nues­tro his­to­rial clí­ni­co, las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas que lle­va­mos a ca­bo, la com­bi­na­ción de ali­men­tos y so­bre to­do, bus­car el equi­li­brio de nues­tro PH. Es de­cir, un ba­lan­ce en­tre lo áci­do y lo al­ca­lino, ya que mu­chas fun­cio­nes ocu­rren en cier­tos ni­ve­les de aci­dez o de al­ca­li­ni­dad. Un pe­que­ño cam­bio en el PH pue­de te­ner un efec­to pro­fun­do en nues­tras fun­cio­nes.

Cuan­do ha­bla­mos de áci­do y al­ca­lino es­ta­mos ha­blan­do de hi­dró­geno. Áci­do es una sus­tan­cia que suel­ta hi­dró­geno en una so­lu­ción quí­mi­ca, y al­ca­lino es una sus­tan­cia que re­mue­ve el hi­dró­geno de una so­lu­ción quí­mi­ca. Lo áci­do y lo al­ca­lino se mi­den en PH o hi­dró­geno po­ten­cial, en una es­ca­la que va del 1 al 14, sien­do 1 lo más áci­do y 14 lo más al­ca­lino. To­da so­lu­ción es áci­da y al­ca­li­na, tan­to en el cuer­po hu­mano co­mo fue­ra de él. Un PH por de­ba­jo del 7 es con­si­de­ra­do áci­do y por en­ci­ma de 7, al­ca­lino. El PH ideal del cuer­po hu­mano de­be ser li­ge­ra­men­te al­ca­lino, os­ci­lar en­tre el 7.35 y 7.45

Por lo ge­ne­ral, la me­di­ción de PH se ha­ce a tra­vés de la san­gre, ya que es más sen­ci­llo de me­dir que el de otras par­tes del cuer­po.

EL PH Y LOS ALI­MEN­TOS

Los ali­men­tos tam­bién se cla­si­fi­can co­mo áci­dos y al­ca­li­nos de acuer­do al efec­to que tie­nen

en el or­ga­nis­mo des­pués de la di­ges­tión y no de acuer­do al PH que tie­nen en sí mis­mos. Mu­chas ve­ces, un ali­men­to de sa­bor áci­do tie­ne un efec­to al­ca­lino, co­mo por ejem­plo, el li­món, ya que al­gu­nos de sus mi­ne­ra­les, des­pués de la di­ges­tión, ayu­dan a eli­mi­nar los io­nes de hi­dró­geno y re­du­cir la aci­dez del cuer­po.

Es im­por­tan­te con­si­de­rar es­to, por­que cuan­do nues­tro or­ga­nis­mo es­tá en un am­bien­te áci­do, so­mos vul­ne­ra­bles a las bac­te­rias, vi­rus, hon­gos, en­tre otros agen­tes, ya que es­te es el am­bien­te per­fec­to pa­ra ellos. Por con­si­guien­te, es­ta­re­mos ex­pues­tos a in­fec­cio­nes, des­ajus­tes y enfermedades ta­les co­mo dia­be­tes, cán­cer, es­tre­ñi­mien­to, fa­ti­ga, in­som­nio, do­lo­res de ca­be­za, obe­si­dad, etc.

La me­jor ma­ne­ra de re­du­cir la aci­dez de nues­tro or­ga­nis­mo y lo­grar al­ca­li­zar­nos, es a tra­vés de la de­pu­ra­ción o des­in­to­xi­ca­ción, pro­ce­so me­dian­te el cual se eli­mi­nan las to­xi­nas pro­duc­to de una ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da. Es­tos pro­gra­mas se eje­cu­tan de ma­ne­ra su­til en los que se apren­de a co­mer cons­cien­te­men­te, a mo­di­fi­car há­bi­tos y evi­ta dar­le al or­ga­nis­mo lo que NO ne­ce­si­ta. Pa­ra lle­var­los a ca­bo, te re­co­mien­do ha­cer­los ba­jo su­per­vi­sión de un pro­fe­sio­nal.

Qué me­jor for­ma de co­men­zar un nue­vo año, que mo­di­fi­car tu es­ti­lo de vi­da apli­can­do una “ali­men­ta­ción cons­cien­te” pa­ra ti y pa­ra to­da tu fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.