MAR DE AMO­RES

Hotbook News - - GOURMET - Tex­to por Ma­ri­na Leo­no­ra del Cam­po

Pie­dra Sal

EN EL MAR LA VI­DA ES MÁS SA­BRO­SA Y SE QUIE­RE MU­CHO MÁS, ‘CON EL SOL, LA LU­NA Y LAS ES­TRE­LLAS’, EN EL MAR TO­DO ES FE­LI­CI­DAD

En la pla­ya se bai­la al rit­mo de la mú­si­ca has­ta el ama­ne­cer, so­pla el vien­to al rit­mo de las pal­me­ras bo­rra­chas de sol, re­cuer­do co­lec­ti­vo de quie­nes ven el mar por pri­me­ra vez. La va­ca­ción se vuel­ve per­fec­ta al­re­de­dor de un pes­ca­do a “la ta­lla”, que es el es­ti­lo gue­rre­ren­se de asar­lo al car­bón, sa­zo­na­do con un ado­bo he­cho de chi­le gua­ji­llo, ajo y ce­bo­lla, man­jar que se sir­ve con fri­jo­li­tos de la olla, así, en di­mi­nu­ti­vo por ca­ri­ño, y con tor­ti­llas re­cién he­chas.

To­das las cos­tas guar­dan sus se­cre­tos cu­li­na­rios, las Ca­li­for­nias, el Ist­mo y la Pe­nín­su­la. El eco de esas sa­zo­nes son los coc­te­les: de os­tio­nes, de ca­ma­ro­nes o el que nos lle­na de ener­gía y de ale­gría, el ‘vuel­ve a la vi­da’, acom­pa­ña­dos siem­pre de una cer­ve­za bien fría. O qui­zá nos to­pe­mos con el es­ti­lo de pre­pa­rar pes­ca­dos y ma­ris­cos con el se­llo de la cos­tas de Oa­xa­ca, en don­de se com­bi­nan in­gre­dien­tes na­tu­ra­les, co­mo chi­les y fru­tos de la re­gión, mez­clan­do la tra­di­ción de la co­ci­na prehis­pá­ni­ca con sa­bo­res y pro­duc­tos ex­tran­je­ros que se fue­ron fu­sio­nan­do a tra­vés del tiem­po, pa­ra ofre­cer­le al via­je­ro una ex­plo­sión de sa­bor y ori­gi­na­li­dad, lo que per­mi­te un en­cuen­tro ca­si sa­gra­do, un re­en­cuen­tro con los te­so­ros de las pro­fun­di­da-

des an­tes cus­to­dia­das por el dios Po­sei­dón, a las que re­des pro­fa­nas ba­jan pa­ra ro­bar sus sa­bo­res ex­qui­si­tos.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co tam­bién se pue­de dis­fru­tar los ecos de esos sa­bo­res. Muy tem­prano en la ma­ña­na van por los man­ja­res que se ser­vi­rán a los con­vi­da­dos, pa­ra que dis­fru­ten de enor­mes ca­ma­ro­nes, de tos­ta­das de atún, de fi­le­tes de sal­món, par­go, me­ro, hua­chi­nan­go, do­ra­do… pes­ca­dos del Gol­fo y del Pa­cí­fi­co. Mo­men­tos en los que se dis­fru­ta del mar a pe­sar de es­tar muy le­jos, sa­bo­res que re­mi­ten a la bri­sa, a las pal­me­ras co­co­te­ras, al ‘le mue­vo la pan­za por un pe­so’, a los sal­tos mor­ta­les en La Que­bra­da de Aca­pul­co, a las ba­lle­nas emer­gien­do del agua en Ba­ja Ca­li­for­nia, al mar­lín brin­can­do fue­ra del agua, co­mo una me­mo­ria que rá­pi­da­men­te cru­za, co­mo un re­lám­pa­go en el cie­lo, y nos re­mi­te de pron­to a que­rer los mo­men­tos en que he­mos es­ta­do enamo­ra­dos.

Qui­zá por eso los fru­tos del mar tie­nen la fa­ma de ser afro­di­sía­cos, por­que el co­men­sal pue­de aban­do­nar­se al pla­cer, sin preo­cu­par­se de na­da más que de dis­fru­tar los sa­bo­res, con la paz que ge­ne­ra el ru­mor del mar in­men­so que, co­mo di­ría Jo­sé Emi­lio Pa­che­co, “em­pie­za en don­de lo ha­llas por vez pri­me­ra, y te sa­le al en­cuen­tro por to­das par­tes”.

Pie­dra Sal

Co­ci­na Con­chi­ta

Co­ci­na Con­chi­ta

Pie­dra Sal

Pie­dra Sal

Pie­dra Sal

Pie­dra Sal

Con­tra­mar

Con­tra­mar

Co­ci­na Con­chi­ta

Co­ci­na Con­chi­ta

Pie­dra Sal

Co­ci­na Con­chi­ta

Co­ci­na Con­chi­ta

Co­ci­na Con­chi­ta

Pie­dra Sal

Pie­dra Sal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.