Lle­gó con una re­vo­lu­ción, ¿se irá con otra?

Hotbook News - - PORTADA - Texto por Mer­ce­des Mi­go­ya @mer­ce­des­mi­go­ya

Or­te­ga lle­va años sien­do una fi­gu­ra po­lí­ti­ca im­por­tan­te en Ni­ca­ra­gua. Des­de la dé­ca­da de los 80, se con­vir­tió en un ícono pa­ra la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na cuan­do par­ti­ci­pó en la Re­vo­lu­ción San­di­nis­ta que aca­bó con la dic­ta­du­ra de la fa­mi­lia Somoza, que ha­bía go­ber­na­do du­ran­te años. Des- pués de ese triun­fo, Or­te­ga go­ber­nó el país entre 1985 y 1990 y, cuan­do in­ten­tó re­ele­gir­se, el pue­blo pre­fi­rió dar­le la opor­tu­ni­dad a Vio­le­ta Ba­rrios de Cha­mo­rro, de otro par­ti­do. A pe­sar de la de­rro­ta, Or­te­ga per­ma­ne­ció en la vi­da po­lí­ti­ca y tra­tó de lle­gar a la pre­si­den­cia dos ve­ces más, has­ta que fi­nal­men­te fue re­elec­to en 2006.

Des­de ese año, Or­te­ga se ha de­di­ca­do a cen­tra­li­zar el po­der. Con­tro­la to­das las ra­mas del go­bierno y la ma­yo­ría de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción; ha des­ar­ma­do a la opo­si­ción y eli­mi­nó los lí­mi­tes a los pe­rio­dos pre­si­den­cia­les. Gra­cias a eso se pu­do re­ele­gir en 2011 y en 2016. La segunda vez, su com­pa­ñe­ra de fór­mu­la fue su es­po­sa, Ro­sa­rio Mu­ri­llo, quien hoy es vi­ce­pre­si­den­ta y mu­chos te­men que Or­te­ga la es­té pre­pa­ran­do pa­ra que bus­que la pre­si­den­cia en 2021.

Entre 2006 y 2016 el pue­blo si­guió apo­yan­do al pre­si­den­te a pe­sar de la cen­tra­li­za­ción del po­der, pues la eco­no­mía cre­cía un 4% anual, la ta­sa más al­ta pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, y los pro­gra­mas de apo­yo se­guían me­jo­ran­do. Sin em­bar­go, to­do cam­bió en abril de es­te año, cuan­do Or­te­ga tra­tó de mo­di­fi­car uno de esos pro­gra­mas: la se­gu­ri­dad so­cial. El 18 de ese mes, el go­bierno anun­ció que cor­ta­ría las pen­sio­nes y que au­men­ta­ría las con­tri­bu­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res pa­ra ac­ce­der a es­te ser­vi­cio, con el ob­je­ti­vo de sa­car el pro­gra­ma de se­gu­ri­dad so­cial de una cri­sis, ya que es pro­ba­ble que se que­de sin fon­dos el pró­xi­mo año.

A raíz de es­to, el pue­blo se le­van­tó en una se­rie de pro­tes­tas ma­si­vas, pe­ro la res­pues­ta de Or­te­ga fue des­me­di­da: man­dó a la po­li­cía a con­te­ner a los ma­ni­fes­tan­tes y va­rios re­ci­bie­ron im­pac­tos de ba­la. An­te la vio­len­cia gu­ber­na­men­tal, más per­so­nas sa­lie­ron a mar­char y Or­te­ga tu­vo que echar pa­ra atrás su pro­pues­ta de re­for­ma, pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de. Pa­ra el pue­blo y los em­pre­sa­rios, el pre­si­den­te lle­va de­ma­sia­do tiem­po en el po­der y se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de dic­ta­dor, jus­ta­men­te co­mo los Somoza.

Des­de las pro­tes­tas de abril, mi­les de per­so­nas se han mo­vi­li­za­do pa­ra exi­gir la re­nun­cia del pre­si­den­te, pe­ro él se rehúsa a ir­se an­tes de que ter­mi­ne su man­da­to en 2021. La vio­len­cia se ha dis­pa­ra­do, así co­mo las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. La Igle­sia tra­tó de me­diar un diá­lo­go entre Or­te­ga y la opo­si­ción, pe­ro de mo­men­to no ha ren­di­do fru­tos. An­te la si­tua­ción, 13 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, in­clu­yen­do Mé­xi­co, le han pe­di­do a Or­te­ga que de­je de re­pri­mir a los ciu­da­da­nos y la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das ha acu­sa­do a su go­bierno de vio­lar los de­re­chos hu­ma­nos.

Ni­ca­ra­gua es­tá pa­san­do por una fuer­te cri­sis po­lí­ti­ca y so­cial que ha de­ja­do más de 300 muer­tos. Has­ta prin­ci­pios de es­te año, el país era uno de los más se­gu­ros y es­ta­bles de Cen­troa­mé­ri­ca. To­do cam­bió en abril, cuan­do el pre­si­den­te, Da­niel Or­te­ga, pro­pu­so una re­for­ma a la se­gu­ri­dad so­cial que aca­bó con la pa­cien­cia del pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.