Te­ne­mos que hablar de Ye­men

Hotbook News - - PORTADA - Tex­to por Mer­ce­des Mi­go­ya @mer­ce­des­mi­go­ya

El pa­sa­do 15 de oc­tu­bre, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das hi­zo una afir­ma­ción se­ve­ra: Ye­men, el país de la Pe­nín­su­la Ará­bi­ga que está en gue­rra ci­vil des­de 2014, se en­cuen­tra al bor­de de su­frir la peor ham­bru­na del si­glo. In­me­dia­ta­men­te des­pués, va­rios paí­ses con­de­na­ron lo que está su­ce­dien­do y al­gu­nos ex­per­tos que tra­ba­jan en ONG no die­ron cré­di­to a que al­go así es­tu­vie­ra pa­san­do en pleno 2018. Sin em­bar­go, es­ta no es la pri­me­ra vez que el mun­do se “preo­cu­pa” por lo que está pa­san­do en Ye­men.

Des­de an­tes del ini­cio del con­flic­to, Ye­men era una de las na­cio­nes más po­bres de Me­dio Orien­te y te­nía va­rios pro­ble­mas in­ter­nos por divisiones ideo­ló­gi­cas y re­li­gio­sas. En 2011, apro­ve­chan­do

el mo­men­tum de la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra Ára­be, al­gu­nos de sus ciu­da­da­nos se or­ga­ni­za­ron pa­ra exi­gir que el pre­si­den­te Ali Ab­du­llah Sa­leh, que lle­va­ba 33 años en el po­der, per­mi­tie­ra elec­cio­nes jus­tas. En 2012, Sa­leh no pu­do re­sis­tir más la pre­sión y de­ci­dió ce­der su pues­to, pe­ro en lo que se de­ci­día quién to­ma­ría su lu­gar, el vi­ce­pre­si­den­te Abd Ra­bo Man­sur Ha­di asu­mió el pues­to de ma­ne­ra in­te­ri­na. Me­ses des­pués y an­tes de las elec­cio­nes, Sa­leh se unió a un gru­po de re­bel­des co­no­ci­dos co­mo hu­tíes y le dió un gol­pe de es­ta­do a Ha­di. Con es­to ini­ció la gue­rra ci­vil que ha de­ja­do más de 10,000 muer­tos y mi­llo­nes de des­pla­za­dos.

Des­de 2012, la si­tua­ción se ha com­pli­ca­do to­da­vía más, pues dos po­ten­cias de Me­dio Orien­te es­tán apro­ve­chan­do la gue­rra pa­ra en­fren­tar­se. En 2015, Ara­bia Sau­di­ta de­ci­dió en­trar al con­flic­to apo­yan­do al pre­si­den­te Ha­di y a su vez, Es­ta­dos Uni­dos, está apo­yan­do a los sau­díes con la ven­ta de ar- mas. Adi­cio­nal­men­te, del otro la­do del con­flic­to, Irán está ar­man­do a los hu­tíes.

Durante los úl­ti­mos me­ses, gra­cias a Irán y a Ara­bia Sau­di­ta, el ries­go pa­ra los ci­vi­les ha cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te, pues la prin­ci­pal ba­ta­lla se está li­bran­do en Ho­dei­da, la ciu­dad con el prin­ci­pal puer­to del país. De he­cho, fue por la ba­ta­lla de Ho­dei­da que la ONU ad­vir­tió en oc­tu­bre que Ye­men está a pun­to de en­fren­tar la peor ham­bru­na que se ha vis­to en 100 años. Y el prin­ci­pal cul­pa­ble es Ara­bia Sau­di­ta, pues sus ata­ques aé­reos es­tán des­tru­yen­do el puer­to y, por lo tan­to, la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria no está lle­gan­do a quie­nes más la ne­ce­si­tan.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción, 8.4 mi­llo­nes de per­so­nas ya es­tán al bor­de de mo­rir de ham­bre y con los ata­ques de los úl­ti­mos días, la ci­fra pue­de au­men­tar en cues­tión de se­ma­nas. Den­tro de la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble es­tán los ni­ños, pues se­gún el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos, cuatro de ca­da diez pa­de­cen des­nu­tri­ción. Adi­cio­nal­men­te, la Ofi­ci­na de la ONU pa­ra la Coor­di­na­ción de Asun­tos Hu­ma­ni­ta­rios (OCHA) cal­cu­la que 22.2 mi­llo­nes de ye­me­níes –más del 60% de la po­bla­ción– ne­ce­si­tan al­gún ti­po de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, pro­tec­ción o asis­ten­cia.

Des­de 2012, la co­ber­tu­ra del con­flic­to ha sido un subiba­ja. Hay tem­po­ra­das en las que se es­cu­cha mu­cho del tema, pe­ro hay otras en las que a los me­dios se les ol­vi­da que exis­te. Sean cua­les sean las cau­sas de es­ta in­di­fe­ren­cia, el pro­ble­ma es y se­gui­rá sien­do muy gra­ve. En pa­la­bras de la coor­di­na­do­ra de la ONU pa­ra Ye­men: “No hay du­da de que de­be­ría de dar­nos ver­güen­za, y to­dos los días de­be­ría­mos des­per­tar­nos y re­no­var nues­tro com­pro­mi­so por ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra ayu­dar a la gen­te que está su­frien­do y ter­mi­nar con es­te con­flic­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.