VIA­JE POR LA CA­RRE­TE­RA AUS­TRAL

LA RU­TA EM­BLE­MÁ­TI­CA POR LA PA­TA­GO­NIA CHI­LE­NA Y SUS PE­QUE­ÑOS PO­BLA­DOS

Hotbook News - - GLOBETROTT­ER -

Una sen­da sal­va­je, cu­yos des­víos lle­van a na­ve­gar por fior­dos y la­gos prís­ti­nos ha­cia los gla­cia­res de los Cam­pos de Hie­lo Nor­te y Sur, una de las re­ser­vas de agua dul­ce más im­por­tan­tes del pla­ne­ta.

Es di­fí­cil cru­zar­se con gen­te cuan­do uno via­ja por la Ca­rre­te­ra Aus­tral. A ve­ces, tam­bién re­sul­ta ex­cep­cio­nal to­par­se con ani­ma­les. Que los hay, los hay, pe­ro su­ce­de que son hui­di­zos, co­mo el hue­mul, es­pe­cie pro­te­gi­da del lu­gar, o el cón­dor, ave in­sig­nia de es­tas la­ti­tu­des.

Durante lar­gos tra­yec­tos por in­fi­ni­tos ca­mi­nos de ri­pio, a la ve­ra de pai­sa­jes de en­sue­ño, uno pue­de cru­zar­se con al­gún arrie­ro en so­le­dad, mo­to­ci­clis­tas o ci­clis­tas erran­tes. La Ca­rre­te­ra Aus­tral es un imán pa­ra los an­da­rie­gos y re­sul­ta es­pe­cial pa­ra re­co­rrer en mo­to o bi­ci­cle­ta.

La co­lum­na ver­te­bral de la Pa­ta­go­nia chi­le­na es un ca­mino en re­lie­ve que ser­pen­tea en­tre bos­ques, ríos y cas­ca­das; que se apro­xi­ma a la ve­ra de la­gos, al pie de mon­ta­ñas y gla­cia­res; que atra­vie­sa pintoresca­s lo­ca­li­da­des; una cos­ta en la que se di­bu­jan fior­dos y oca­sos me­mo­ra­bles.

Es, al mis­mo tiem­po, la prin­ci­pal vía de trans­por­te te­rres­tre de la re­gión de Ay­sén, que abar­ca unos 1,200 km des­de Puer­to Montt has­ta Vi­lla O'hig­gins, y li­mi­ta con las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas de Chu­but, Río Ne­gro y San­ta Cruz. Tie­ne unos 100,000 ha­bi­tan­tes re­par­ti­dos en sus más de 100,000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. La ca­pi­tal, y su ciu­dad más po­bla­da, es Coy­hai­que.

La re­gión es ideal pa­ra el turismo de aven­tu­ra y la pes­ca con mos­ca. Y la Ca­rre­te­ra Aus­tral es una ru­ta in­dó­mi­ta que nos per­mi­te re­co­rrer­la de pun­ta a pun­ta, sin tre­gua pa­ra el abu­rri­mien­to. Una ru­ta es­cé­ni­ca que es la ex­cu­sa y esen­cia del via­je.

EL QUEULAT Y LA HE­REN­CIA TEUTONA

Ini­cia­mos la tra­ve­sía por el tra­mo sur de la ca­rre­te­ra, en la ciu­dad de Coy­hai­que, pa­ra via­jar 225 ki­ló­me­tros rum­bo no­roes­te ha­cia Pu­yuhua­pi. Es­te pe­que­ño po­bla­do de se­te­cien­tos ha­bi­tan­tes a ori­llas del ca­nal Pu­yuhua­pi, cre­ció con la lle­ga­da de los co­lo­nos ale­ma­nes ha­ce se­sen­ta años, quie­nes de­ja­ron su im­pron­ta en la ar­qui­tec­tu­ra y la gas­tro­no­mía, que aho­ra se fu­sio­na con las cos­tum­bres lo­ca­les de los cho­nos, ha­bi­tan­tes pri­mi­ge­nios de la re­gión.

Es por eso que re­sul­ta un gran si­tio pa­ra de­gus­tar pla­tos de ori­gen teu­tón con to­ques na­ti­vos y pro­bar la ex­qui­si­ta cer­ve­za ar­te­sa­nal que se ma­ce­ra por es­tos pa­gos. Tam­bién hay que vi­si­tar la fá­bri­ca de ta­pe­tes ar­te­sa­na­les Pu­yuhua­pi, cu­yo tra­ba­jo pun­ti­llo­so tie­ne co­mo re­sul­ta­do mag­ní­fi­cas al­fom­bras que se con­fec­cio­nan so­lo por pe­di­do.

Pu­yuhua­pi es el eje pa­ra co­no­cer el Par­que Na­cio­nal Queulat, cu­yo atrac­ti­vo prin­ci­pal es el Ven­tis­que­ro del Queulat, un gla­ciar que se des­cu­bre lue­go de atra­ve­sar un puen­te col­gan­te y an­dar por un bos­que de coihues, te­pas, lu­mas y arra­ya­nes. El Ven­tis­que­ro es un man­chón blan­co de hie­los eter­nos en­ca­ja­do en la hen­di­du­ra de una mon­ta­ña, que ali­men­ta con una caí­da de agua hip­nó­ti­ca el la­go Tém­pa­nos.

El Par­que, ade­más, tie­ne otros rin­co­nes pre­cio­sos co­mo el Bos­que En­can­ta­do. En Pu­yuhua­pi hay una bue­na va­rie­dad de alo­ja­mien­tos y ope­ra­do­res que or­ga­ni­zan ex­cur­sio­nes al Par­que y sus al­re­de­do­res. Bi­ci­cle­tas, tra­ve­sías en ka­yak y na­ve­ga­cio­nes por el fior­do, ca­mi­na­tas y pes­ca con mos­ca.

LA VI­LLA DE DON FELIDOR

Vi­lla Ce­rro Cas­ti­llo es un pue­bli­to de ca­sas pe­que­ñas y pin­ta­das per­fec­ta­men­te. Allí vi­ven unas 400 per­so­nas que se de­di­can a la ga­na­de­ría, pe­ro an­tes eran más. Es que Coy­hai­que, la ciu­dad ca­be­ce­ra de la re­gión, cre­ció y atra­jo po­bla­do­res de aquí y de allá co­mo mano de obra.

No es es­te el ca­so de don Felidor San­do­val, irre­me­dia­ble­men­te cam­pe­ro, quien op­tó por que­dar­se en sus tie­rras. Gau­cho fa­ná­ti­co y cam­peón de ro­deo, “Don Fe­li” es tam­bién un em­pren­de­dor: lle­va diez tem­po­ra­das con Las Arau­ca­rias, su cam­po, aho­ra orien­ta­do al turismo, don­de re­ci­be via­je­ros, los aga­sa­ja con un exi­mio cor­de­ro al asa­dor, los lle­va a ca­bal­gar y a ca­mi­nar por los al­re­de­do­res. “An­tes me de­di­ca­ba al cam­po, y de a po­qui­to em­pe­za­mos con las ex­cur­sio­nes al ce­rro Cas­ti­llo”, cuen­ta el hom­bre, mien­tras con­di­men­ta el cor­de­ro que en ins­tan­tes irá a las bra­sas.

Gran ji­ne­te, tie­ne una vein­te­na de ca­ba­llos, bien man­sos pa­ra que to­dos los pue­dan mon­tar. In­me­dia­ta­men­te des­pués del cor­de­ro, in­vi­ta a una ca­bal­ga­ta cor­ta, has­ta la ri­be­ra del río Iba­ñez. Un pa­seo sua­ve, que termina en un ce­rri­to, un mi­ra­dor na­tu­ral de ex­cel­sa be­lle­za.

CA­MI­NAR SO­BRE UN GLA­CIAR

Co­chra­ne, a tres­cien­tos ki­ló­me­tros de Coy­hai­que, es un pue­blo pe­que­ño y apa­ci­ble. El ti­bio sol de la tar­de y el cie­lo diá­fano que nos co­bi­jó durante el ex­te­nuan­te y pre­cio­so tra­yec­to ce­dió pa­so, a una no­che gé­li­da y pla­ga­da de es­tre­llas. La ma­ña­na si­guien­te nos en­cuen­tra ca­mino al gla­ciar Ca­llu­queo, ubi­ca­do a unos 50 ki­ló­me­tros del pue­blo.

Son las on­ce de la ma­ña­na y hay un cie­lo diá­fano. El gla­ciar se ve co­mo una gi­gan­tes­ca len­gua de hie­lo que ser­pen­tea la­de­ra aba­jo del ce­rro San Lo­ren­zo, que con sus 3,700 metros se eri­ge co­mo una de las más al­tas y co­di­cia­das por los es­ca­la­do­res de la re­gión.

Pa­ra lle­gar hay que atra­ve­sar la la­gu­na Ca­llu­queo, que se ali­men-

ta de las aguas del río del mis­mo nom­bre. To­dos es­tos ca­llu­queos le de­ben su nom­bre a don Ca­llu­queo, quien ha­bi­ta­ra es­tas tie­rras ha­ce unos 40 años. Los Ca­llu­queo son una de las tan­tas fa­mi­lias ma­pu­ches que ve­nían de la ve­ci­na is­la de Chi­loé.

Ba­ja­mos un sen­de­ro ha­cia la la­gu­na, don­de em­bar­ca­mos pa­ra na­ve­gar de fren­te y rum­bo al gla­ciar. No hay viento y el sol está que ar­de. Es un día es­plén­di­do pa­ra es­tas la­ti­tu­des.

Una vez del otro la­do, una ca­mi­na­ta cor­ta des­de la cos­ta nos se­pa­ra del sen­de­ro que nos lle­va­rá fren­te al gla­ciar. Des­de aquí ini­cia­mos un mi­ni-trek­king sen­ci­llo.

Po­co des­pués des­an­da­mos ca­mino, pe­ro an­tes de en­ca­rar la vuel­ta com­ple­ta, na­ve­gar la la­gu­na y al­mor­zar al otro la­do, nos des­via­mos ha­cia una in­men­sa cue­va de hie­lo en­cas­tra­da en­tre las ro­cas. Es ho­ra del des­can­so y de un buen tra­go de agua pu­ra, fres­quí­si­ma, un cho­rro ex­qui­si­to del des­hie­lo.

VI­LLA O'HIG­GINS Y EL LA­GO GLA­CIAL

El úl­ti­mo rin­cón de la Ca­rre­te­ra Aus­tral es un pá­ra­mo de qui­nien­tos ha­bi­tan­tes, y el pa­so obli­ga­do en la ru­ta de mon­ta­ñis­tas y aven­tu­re­ros rum­bo a El Chal­tén, ha­cia el mí­ti­co ce­rro Fitz Roy, me­ca de es­ca­la­do­res en la pro­vin­cia de San­ta Cruz, del la­do ar­gen­tino. Es un pue­blo en pleno de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co, que en ve­rano col­ma su ca­pa­ci­dad y tie­ne una am­plia ofer­ta de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre.

“Vi­lla O'hig­gins tie­ne to­do lo que tú pue­des bus­car. Los cam­pos de hie­lo, ríos pu­ros, la­gos, muy bue­na pes­ca, sen­de­ros, trek­king, mi­ra­do­res ma­ra­vi­llo­sos", apun­ta Da­niel Ji­mé­nez, guía de turismo y en­car­ga­do del ho­tel Ro­bin­son Cru­soe. Aun­que el atrac­ti­vo de la lo­ca­li­dad es, so­bre to­do, el im­pre­sio­nan­te gla­ciar O'hig­gins y ha­cia allá va­mos, en otra gé­li­da y bru­mo­sa ma­ña­na.

La ex­cur­sión par­te des­de el puer­to Baha­mon­des, a po­cos ki­ló­me­tros del pue­blo, el fi­nal del ca­mino, li­te­ral­men­te. Na­ve­ga­mos aho­ra por es­te es­pe­jo de agua in­men­so, co­no­ci­do tam­bién co­mo el la­go de los Gla­cia­res, ya que os­ten­ta la ma­yor can­ti­dad de gla­cia­res en sue­lo chi­leno. Ubi­ca­do a la altura del pue­blo ar­gen­tino de Los An­ti­guos, don­de to­ma el nom­bre de la­go San Mar­tín, di­vi­de aguas: a la iz­quier­da pa­ra Ar­gen­ti­na, a la de­re­cha pa­ra Chi­le.

Es, tam­bién, el úni­co la­go bi­zo­nal en Ay­sén y uno de los más hon­dos del mun­do: tie­ne no­ve­cien­tos metros de pro­fun­di­dad. Ade­más, está en un si­tio es­tra­té­gi­co: el Cam­po de Hie­lo Sur y el Cam­po de Hie­lo Nor­te re­pre­sen­tan la ter­ce­ra re­ser­va mun­dial de agua dul­ce del pla­ne­ta, des­pués de Groen­lan­dia y la An­tár­ti­da.

Un par de ho­ras des­pués de zar­par, lle­ga­mos a la pri­me­ra pa­ra­da, el pa­ra­je Can­de­la­rio Mancilla, pa­so fron­te­ri­zo ha­cia el Chal­tén, don­de des­cien­den va­rios mo­chi­le­ros, mu­chos con sus bi­ci­cle­tas a cues­tas. De­be­rán ca­mi­nar o pe­da­lear un buen tre­cho, unos 22 ki­ló­me­tros has­ta el la­go del De­sier­to –li­mí­tro­fe con Ar­gen­ti­na– y fi­nal­men­te 33 ki­ló­me­tros más, en óm­ni­bus, has­ta el Chal­tén.

Pa­ra quie­nes se­gui­mos, la his­to­ria es otra. Pa­sa­do el me­dio­día, el bar­co se de­ten­drá fi­nal­men­te fren­te a la mo­le de hie­lo, el tre­men­do e im­po­nen­te gla­ciar O'hig­gins, con sus dos gla­cia­res lin­de­ros: a un la­do el Chico, cu­ya len­gua se hun­de en el agua, pe­ro al­gu­na vez es­tu­vo pe­ga­di­to al O'hig­gins y, al otro la­do, el Gaea.

Dos ma­ri­ne­ros se ale­jan en un zó­diac en bus­ca de hie­lo pa­ra el tra­di­cio­nal brin­dis gla­cial on the rocks. No co­rre una go­ta de viento, el cie­lo está des­pe­ja­dí­si­mo y el sol se re­fle­ja in­ten­sa­men­te en las to­rres de hie­lo que di­bu­ja el gla­ciar, que im­po­ne si­len­cio, res­pe­to y ad­mi­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.