Ca­ri­be pa­na­me­ño

Hotbook News - - PORTADA -

Vein­te años atrás, el Ca­ri­be pa­na­me­ño era una in­cóg­ni­ta. Los in­dios ku­na vi­vían de la pes­ca, de sus cul­ti­vos y co­co­te­ros en el ar­chi­pié­la­go de San Blas, has­ta don­de unos po­cos lle­ga­ban, cuan­do la ru­ta des­de la Ciu­dad de Pa­na­má era un ba­rrial im­po­si­ble. Lo mis­mo su­ce­día en Bo­cas del To­ro, al nor­te, muy cer­ca de la fron­te­ra con Cos­ta Ri­ca, don­de los na­ti­vos ngo­be y los des­cen­dien­tes de los afro­an­ti­lla­nos que fue­ron a tra­ba­jar en los cul­ti­vos de ba­na­na no sa­bían del turismo y sub­sis­tían de lo que la tie­rra y el mar les ofre­cie­ra.

Los al­bo­res del nue­vo si­glo tra­je­ron vien­tos de cam­bio a es­tos is­lo­tes in­dó­mi­tos que tras­cen­die­ron al mun­do en­tre su­su­rros de via­je­ros. Mo­chi­le­ros, sur­fers y aven­tu­re­ros fue­ron los pri­me­ros en dar el pa­so más allá de las fron­te­ras co­no­ci­das. Así, fue­ron lle­gan­do al Ca­ri­be pa­na­me­ño, don­de un sin­fín de is­las emer­gen del océano Atlán­ti­co, se en­tre­te­jen man­gla­res y pla­yas se­mi de­sier­tas, re­ple­tas de osos pe­re­zo­sos, mo­nos va­rio­pin­tos y del­fi­nes. Un lu­gar don­de los in­dí­ge­nas pre­ser­van sus tra­di­cio­nes. Bo­cas del To­ro y San Blas com­bi­nan el más per­fec­to lu­gar co­mún del Ca­ri­be –aguas cris­ta­li­nas, are­na fi­na, cli­ma tro­pi­cal, pal­me­ras, co­ra­les, pe­ces de co­lo­res– con un linaje cul­tu­ral que se pre­ser­va a pe­sar del turismo en al­za, que aún no es ma­si­vo.

KU­NA YALA

El ar­chi­pié­la­go de San Blas, di­cen, tie­ne tan­tas is­las co­mo días del año. La úni­ca for­ma de lle­gar es en co­che par­ti­cu­lar o con las ca­mio­ne­tas 4 x 4 de los ku­na, el úni­co trans­por­te au­to­ri­za­do pa­ra ha­cer el tra­yec­to ha­cia el puer­to, y de ahí, em­bar­car a las is­las.

Es me­dia ma­ña­na y un gru­po de mu­je­res cor­ta ba­na­nas, yu­ca y za­pa­llo a la som­bra de la puer­ta de una cho­za, so­bre una ca­lle de tie­rra en Car­ti Sug­dup, un pe­que­ño is­lo­te que, con 200 ha­bi­tan­tes y va­rios ran­chos, pa­re­ce re­bal­sar. Es­tán pre­pa­ran­do el al­muer­zo. Ha­blan a los gri­tos, co­mo pe­lean­do, pe­ro en reali­dad es su tono, son los modos del idio­ma du­le­ga­ya, la len­gua de los ku­na, amos, se­ño­res y re­yes del ar­chi­pié­la­go.

Gil­ber­to Ale­man­cia es ori­gi­na­rio de Car­ti Sug­dup, que quie­re de­cir ‘is­la can­gre­jo’, una de las más gran­des y po­bla­das de la Co­mar­ca Ku­na Yala, crea­da en 1938 y au­tó­no­ma des­de 1953, cuan­do se es­ta­ble­ció el Con­gre­so Ge­ne­ral Ku­na, la au­to­ri­dad política y ad­mi­nis­tra­ti­va. En es­te is­lo­te, al que se da la vuel­ta en diez mi­nu­tos, vi­ven unas 900 per­so­nas, hay hos­pi­tal, es­cue­la pri­ma­ria y se­cun­da­ria, ener­gía eléc­tri­ca con ge­ne­ra­dor pro­pio y pa­ne­les so­la­res. Tam­bién, te­le­vi­sión sa­te­li­tal, se­ñal pa­ra ce­lu­la­res e in­ter­net en la es­cue­la. Gil­ber­to vi­ve en la Ciu­dad de Pa­na­má y ca­da tan­to vie­ne a des­can­sar al ho­gar de Cris­ti­na, su ma­dre.

El te­rreno de su fa­mi­lia desem­bo­ca en el mar y tie­ne cuatro cons­truc­cio­nes de ca­ña, ma­de­ra y te­cho de pa­ja; duer­men en ha­ma­cas. Es no­che de lu­na lle­na y co­rre una bri­sa que apa­ci­gua el tre­men­do sol que durante el día fus­ti­ga con su in­ten­so ver­ti­ca­lis­mo tro­pi­cal. Cris­ti­na pre­pa­ra el tu­le­ma­si, un pla­to tra­di­cio­nal que lle­va pes­ca­do con za­pa­llo, ba­na­na y yu­ca. Ella es la úni­ca mu­jer ku­na a la que no le mo­les­ta que la fo­to­gra­fíen. O tal vez sí le mo­les­ta­ba, pe­ro Gil­ber­to la con­ven­ció. Él es guía de turismo, sa­be lo que di­ce.

Durante la ce­na, Gil­ber­to me ha­bla de su pue­blo, de “la re­vo­lu­ción” y sus cos­tum­bres. “Los ku­na son de tie­rra fir­me, pe­ro al­re­de­dor del 1800 co­men­za­ron a lle­gar a las is­las. Ku­na sig­ni­fi­ca ‘per­so­na’ y yala, ‘mon­ta­ña o te­rri­to­rio", di­ce Gil­ber­to, mo­reno, ba­ji­to, for­ni­do y ojos ras­ga­dos. “En 1920, el pre­si­den­te Be­li­sa­rio Po­rras tra­tó de im­po­ner la re­li­gión ca­tó­li­ca, que las mu­je­res se vis­tie­ran oc­ci­den­tal­men­te, que de­já­ra­mos nues­tras ce­re­mo­nias tra­di­cio­na­les, que los pes­ca­do­res pa­ga­ran im­pues­tos. Has­ta que, en 1925, los lí­de­res se can­sa­ron y el 25 de fe­bre­ro se al­zó la re­vo­lu­ción”.

Las mu­je­res ku­na, so­bre to­do las an­cia­nas, vis­ten sus mo­las, el atuen­do tra­di­cio­nal: fal­das de co­lo­res con di­se­ños geo­mé­tri­cos, un pa­ñue­lo ro­jo en la ca­be­za, bra­za­le­tes o wi­ni que les cu­bren bra­zos y pier­nas, un aro de oro en la na­riz y pen­dien­tes en las ore­jas. Ha­blan po­co el es­pa­ñol. La mo­la, ex­pli­ca Gil­ber­to, se uti­li­za por pri­me­ra vez, lue­go del ri­tual más im­por­tan­te: la ce­re­mo­nia de la pu­ber­tad”. To­das pa­san por es­te ri­to, aun­que lue­go, y ca­da vez me­nos, vis­tan a la usan­za.

En te­rri­to­rio ku­na hay más agua que tie­rra. Un mar ver­de es­me­ral­da ideal pa­ra ha­cer la plan­cha y cu­rio­sear con el snor­kel, ro­dea is­lo­tes con nom­bres tan pe­cu­lia­res co­mo An­zue­lo, Agu­ja, Ele­fan­te, o la is­la del Pe­rro, cien­tos de pe­que­ñas por­cio­nes cir­cu­la­res de tie­rra que bro­tan co­mo hon­gos del mar, con pal­me­ras, unas po­cas cho­zas y car­pas mon­ta­das es­pe­cial­men­te pa­ra los via­je­ros que quie­ran per­noc­tar. Y na­da más.

Al­re­de­dor de la is­la An­zue­lo hay va­rios ca­yu­cos, los bo­tes tí­pi­cos, co­mo el de Eduar­do, un pes­ca­dor de lan­gos­tas. El hom­bre, co­mo to­dos los na­ti­vos, bu­cea sin tan­que de oxí­geno y se su­mer­ge unos 10 metros a bus­car la pre­sa que ven­de­rá en los chi­rin­gui­tos que co­ci­nan pa­ra los tu­ris­tas. Al­gu­nos na­ve­gan a lo le­jos con sus ve­las ex­ten­di­das, otras per­ma­ne­cen cer­ca de la cos­ta ti­ran­do sus re­des, con una ban­da­da de pe­lí­ca­nos al ace­cho, re­vo­lo­tean­do. En tie­rra fir­me las mu­je­res te­jen sus mo­las sen­ta­das en una ha­ma­ca, se le­van­tan, apu­ran el pa­so cuan­do lle­ga un ca­yu­co en bus­ca de la pes­ca del día. Y pre­pa­ran la co­mi­da a los via­je­ros que lle­gan pa­ra al­mor­zar, na­dar y dor­mir ba­jo las es­tre­llas.

LAS BO­CAS DEL AL­MI­RAN­TE

Cris­tó­bal Co­lón lle­gó a Bo­cas del To­ro en su cuar­to y úl­ti­mo via­je. Al­gu­nas ver­sio­nes ase­gu­ran que di­vi­só un pe­ñas­co en la is­la de Bas­ti­men­tos con

for­ma de to­ro acos­ta­do, y de ahí el nom­bre. Joan Bergs­trom fue una de las pri­me­ras ex­tran­je­ras en lle­gar a Bo­cas a fi­nes de los no­ven­ta, tam­bién na­ve­gan­do, pe­ro des­de su Flo­ri­da na­tal (Es­ta­dos Uni­dos), cuatro si­glos des­pués que el al­mi­ran­te ge­no­vés.

Di­ce que se enamo­ró del lu­gar, de su gen­te, de su na­tu­ra­le­za in­dó­mi­ta, cuan­do el pa­raí­so bo­ca­to­ren­se aún es­ta­ba in­tac­to. Y fue así que cons­tru­yó Ca­sa Acuario, una po­sa­da en la apa­ci­ble is­la Ca­re­ne­ro, una tí­pi­ca cons­truc­ción ca­ri­be­ña de ma­de­ra y bal­co­nes con vis­ta al mar. “Me pa­sé una vi­da en­te­ra bus­can­do es­te lu­gar”, di­ce Joan. De­trás de ella, co­men­za­ron a lle­gar los nue­vos co­lo­ni­za­do­res, ex­tran­je­ros ávi­dos de si­tios vír­ge­nes don­de em­pe­zar una vi­da nue­va. Co­mo Luis Ber­to­ne, sur­fis­ta ar­gen­tino, quien lle­va una dé­ca­da por aquí. Cuan­do lle­gó, pu­so una es­cue­la de surf y en­se­gui­da co­no­ció a Penny, con quien tie­ne una hi­ja. Jun­tos mon­ta­ron el res­tau­ran­te Bibi’s on the Beach, uno de los me­jo­res del lu­gar.

“Me que­dé en Bo­cas por el cli­ma, la na­tu­ra­le­za, las olas. Por­que ha­bía co­sas por ha­cer en de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co. Y por­que es tran­qui­lo, tal vez de­ma­sia­do”, di­ce Luis. Los me­jo­res si­tios pa­ra sur­fear, se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta, son Ca­re­ne­ro, Paunch, Bluff, Pla­ya Lar­ga y Pla­ya Pri­me­ra, en Bas­ti­men­tos. “Con­si­de­ran­do que es el Ca­ri­be, tie­ne más de lo que uno es­pe­ra”.

Pe­ro Bo­cas tie­ne mu­chas pla­yas, y ade­más de las que men­cio­na Luis, tam­bién hay que ir a Wi­zard y Red Frog, en Bas­ti­men­tos. A Wi­zard se lle­ga por un sen­de­ro en me­dio de la jun­gla. A mi­tad de ca­mino está Up in the Hill, un cof­fee shop muy agra­da­ble, el lu­gar pa­ra to­mar ai­re durante la ca­mi­na­ta. Sir­ven ju­gos na­tu­ra­les con frutos de su fin­ca, ha­cen brow­nies es­pec­ta­cu­la­res con chocolate de su pro­pia co­se­cha y ela­bo­ran pro­duc­tos con acei­te de co­co. Es de no­che y des­de mi ha­ma­ca en Ca­sa Acuario pue­do ver las lu­ces de la is­la Co­lón, la es­te­la de luz de las lan­chas que van y vie­nen, el man­so Ca­ri­be, la lu­na cre­cien­te. Los lo­ca­les son gen­te muy apa­ci­ble y tran­qui­la. De ha­ber sido por ellos ex­clu­si­va­men­te, Bo­cas no se­ría, se­gu­ra­men­te, lo que es hoy. “La ma­yo­ría de mis ami­gos son na­ti­vos e in­dios, pa­so mu­cho tiem­po con ellos –di­ce Joan, sen­ta­da a mi la­do–. Aquí pue­des vi­vir con lo que cul­ti­vas y pes­cas. Hay po­cos lu­ga­res en el mun­do don­de se pue­de ha­cer es­to. Los que vie­nen de afue­ra pien­san que les van a en­se­ñar a los de aquí, pe­ro son los na­ti­vos quie­nes tie­nen mu­cho que en­se­ñar­nos a los que ve­ni­mos de fue­ra”.

Tex­to y fo­tos por Gui­do Piotrkows­ki

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.