Me­la­nia Cha­va­rría - se mi­me­ti­za con el ar­te

SE MI­ME­TI­ZA CON EL AR­TE

Hotbook News - - PORTADA - En­tre­vis­ta por Shei­la Cohen

El ca­mu­fla­je es la ha­bi­li­dad de mi­me­ti­zar­se con el en­torno, es una tram­pa que se uti­li­za pa­ra en­ga­ñar al ojo y con­se­guir pa­sar des­aper­ci­bi­do. Sin em­bar­go, hay per­so­nas que lo­gran el efec­to con­tra­rio, ese es el ca­so Me­la­nia Cha­va­rría Nu­ño, jo­ven me­xi­ca­na que uti­li­za la mo­da pa­ra des­ta­car su en­torno, ju­gan­do con los con­tras­tes vi­sua­les que ca­rac­te­ri­zan a la Ciu­dad de Mé­xi­co. Su éxi­to en las re­des so­cia­les se ha dado de for­ma or­gá­ni­ca y es­pon­tá­nea, por lo que su cuen­ta de Ins­ta­gram na­ció co­mo un ex­pe­ri­men­to vi­sual pa­ra com­par­tir su gus­to por la mo­da y exal­tar la cul­tu­ra me­xi­ca­na. Sin em­bar­go, a ella no le gus­ta ser con­si­de­ra­da co­mo una blog­ger de mo­da, a pe­sar de que la bus­can ar­tis­tas ur­ba­nos pa­ra que se fo­to­gra­fíe de­lan­te de sus murales, así co­mo marcas de ro­pa le pi­den co­la­bo­ra­cio­nes en la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de sus cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. Más bien po­dría­mos de­no­mi­nar­la ar­tis­ta.

Sus com­po­si­cio­nes vi­sua­les com­pa­gi­nan ar­te, ar­qui­tec­tu­ra, mo­da y fo­to­gra­fía, dan­do co­mo re­sul­ta­do una obra ar­tís­ti­ca. Mu­ros, fa­cha­das, ex­hi­bi­cio­nes de ar­te, y prác­ti­ca­men­te a cual­quier lu­gar a don­de va­ya, se­rán ins­pi­ra­ción pa­ra su pró­xi­ma crea­ción. Al­gu­nas ve­ces, su ves­ti­men­ta coin­ci­de con el lu­gar por el que tran­si­ta, y otras, ocu­rre de ma­ne­ra in-

ver­sa y crea un out­fit es­pe­cí­fi­co pa­ra con­me­mo­rar una fe­cha, un per­so­na­je o un tema.

De cual­quier ma­ne­ra, ella no bus­ca pro­ta­go­nis­mo, a pe­sar de que apa­re­ce en to­das sus fo­to­gra­fías, sino mo­di­fi­car la ma­ne­ra en la que per­ci­bi­mos la mo­da y el en­torno que ha­bi­ta­mos. Fue por eso que de­ci­di­mos en­tre­vis­tar­la pa­ra sa­ber quién es es­ta ca­ma­leó­ni­ca cria­tu­ra que ha con­se­gui­do atraer mi­ra­das so­bre nues­tro en­torno con ojos di­fe­ren­tes.

¿Quién es Me­la­nia Cha­va­rría Nu­ño?

Es di­fí­cil de­fi­nir­lo por­que creo que to­da­vía lo es­toy des­cu­brien­do, pe­ro a pe­sar de que no me en­can­ta la idea de en­ca­si­llar­me en un so­lo con­cep­to o tí­tu­lo, me de­fi­ni­ría co­mo un ser crea­ti­vo, guia­do por la ex­plo­ra­ción en to­das sus fa­ce­tas po­si­bles. Aman­te de la cul­tu­ra (principalm­ente la me­xi­ca­na) el di­se­ño y las ar­tes en to­das sus ex­pre­sio­nes. Una di­se­ña­do­ra de mo­da y tex­til de pro­fe­sión que está en cons­tan­te bús­que­da por en­con­trar “nue­vas” for­mas pa­ra re­sig­ni­fi­car el cuer­po hu­mano a tra­vés de la ves­ti­men­ta, las ten­den­cias y la mo­da; ya sea en cuan­to a su re­la­ción con el en­torno, la es­té­ti­ca, su fun­ción o for­ma.

¿Cuán­do em­pe­zas­te con es­te pro­yec­to y qué te ha apor­ta­do has­ta el mo­men­to?

En reali­dad fue al­go que se dio de ma­ne­ra na­tu­ral, no fue pla­nea­do pa­ra con­se­guir re­co­no­ci­mien­to ni se­gui­do­res. Pe­ro em­pe­zó a to­mar for­ma a fi­na­les de 2016, cuan­do re­gre­sé a vi­vir a Mé­xi­co, des­pués de es­tu­diar en la Real Aca­de­mia de Am­be­res, en Bél­gi­ca. Allí, re­to­mar la cul­tu­ra po­pu­lar era una cons­tan­te co­mo par­te del pro­ce­so crea­ti­vo pa­ra los es­tu­dian­tes. Des­de siem­pre me ha in­tere­sa­do la ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro no fue has­ta mi re­gre­so cuan­do em­pe­cé a per­ca­tar­me del con­tras­te ar­qui­tec­tó­ni­co que ha­bía en la Ciu­dad de Mé­xi­co. De re­pen­te, pue­des en­con­trar una ca­sa ro­sa jun­to a una ca­sa an­ti­gua y en­fren­te un edi­fi­cio com­ple­ta­men­te nue­vo. En ge­ne­ral, con­si­de­ro que tie­ne un es­ti­lo muy ecléc­ti­co, por­que si te fi­jas, ca­da co­lo­nia tie­ne un mood es­pe­cí­fi­co. En­ton­ces, me pre­gun­té: ¿qué pa­sa­ría si nos vis­tié­ra­mos co­mo la Ciu­dad de Mé­xi­co? Así fue co­mo sur­gió la idea de tras­la­dar to­do ese con­tras­te vi­sual a la mo­da, y en­ton­ces em­pe­cé a mez­clar pren­das de ro­pa que ini­cia­ban de una ma­ne­ra y ter­mi­na­ban de otra, co­mo

patch­works so­bre­pues­tos con otras pren­das que no te­nían na­da que ver, por­que creo que es lo que su­ce­de con los pro­ce­sos del de­sa­rro­llo ar­qui­tec­tó­ni­co. Y co­mo me en­can­ta ca­mi­nar, iba en­con­tran­do fa­cha­das y mu­ros que me pa­re­cían muy atrac­ti­vos vi­sual­men­te y em­pe­cé a fo­to­gra­fiar­me en ellos.

A ve­ces coin­ci­día que mi ro­pa coor­di­na­ba con los mu­ros, y otras, cuan­do pa­sa­ba por un mu­ro que me gus­ta­ra o bien, me en­te­ra­ba de al­gu­na ex­hi­bi­ción, re­gre­sa­ba a to­mar­me la fo­to con un out­fit ad-hoc. Es­te pro­yec­to se ha con­ver­ti­do en un pro­ce­so de crea­ción per­so­nal del cual dis­fru­to ca­da mo­men­to, pues he no­ta­do que es un re­to cons­tan­te pa­ra mi crea­ti­vi­dad y me ha ayu­da­do a no te­ner li­mi­ta­cio­nes en com­bi­nar tex­tu­ras, co­lo­res, ten­den­cias o si­lue­tas en el ar­te y la mo­da.

¿Qué men­sa­je bus­cas trans­mi­tir con es­te ex­pe­ri­men­to vi­sual?

Creo que la mo­da es un re­fle­jo de una épo­ca y su cul­tu­ra. En un prin­ci­pio, que­ría ha­cer un ex­pe­ri­men­to vi­sual apro­ve­chan­do la po­si­bi­li­dad que da Ins­ta­gram por ser una pla­ta­for­ma glo­bal pa­ra hablar del Mé­xi­co con­tem­po­rá­neo, úni­co en su ti­po, y que con­tra­rio a lo que aún se pien­sa en mu­chos lu­ga­res, so­bre to­do en el ex­tran­je­ro, es un país que tie­ne el po­ten­cial de mar­car ten­den­cias en el ar­te y el di­se­ño.

Sin em­bar­go, con el tiem­po me di cuen­ta de que lo que es­ta­ba ha­cien­do tam­bién era re­fle­jar ese con­tras­te vi­sual y la evo­lu­ción que ha­bía te­ni­do el mu­ra­lis­mo –una de las ma­yo­res apor­ta­cio­nes del ar­te mo­derno me­xi­cano– con­vir­tién­do­se en lo que hoy co­no­ce­mos co­mo street

art. Al imi­tar el en­torno que me ro­dea por me­dio de la mo­da, es­toy unien­do dos ex­tre­mos que son el street art y la mo­da. La pri­me­ra es vis­ta co­mo al­go mun­dano, mien­tras que la úl­ti­ma es con­si­de­ra­da al­go ex­clu­si­vo. Mi fi­na­li­dad es unir a esas dos ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas

que re­fle­jan la reali­dad con­tem­po­rá­nea de la Ciu­dad de Mé­xi­co por me­dio de la fo­to­gra­fía.

El ca­mu­fla­je es la ha­bi­li­dad de mi­me­ti­zar­se con el en­torno pa­ra con­se­guir pa­sar inad­ver­ti­do ¿Có­mo le ha­ces pa­ra imi­tar tu en­torno a tra­vés de la mo­da, sin pa­sar des­aper­ci­bi­da?

Me gus­ta lle­var las co­sas al ex­tre­mo, principalm­ente en tér­mi­nos vi­sua­les, amo la es­tri­den­cia en co­lo­res, tex­tu­ras y es­tam­pa­dos. Creo que ahí está la cla­ve pa­ra no pa­sar des­aper­ci­bi­da. Po­co a po­co se ha vuel­to pa­ra mí una for­ma de ser na­tu­ral, así que to­das las ma­ña­nas, cuan­do me vis­to, mi out­fit par­te de una base a la que le voy aña­dien­do ele­men­tos que van ar­mo­ni­zan­do, com­bi­nan­do o acen­tuan­do el pun­to que quie­ro des­ta­car en ese mo­men­to. Así que, a pe­sar de ser un to­tal look – que pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas pue­de ser si­nó­ni­mo de mi­ni­ma­lis­mo–, en mi ca­so son tan­tos los ele­men­tos, que se vuel­ve to­do lo con­tra­rio, y eso me en­can­ta.

Un pun­to esen­cial en lo que ha­go es el he­cho de que el en­torno de la Ciu­dad de Mé­xi­co no es igual a nin­gún otro, es con­tras­tan­te, ca­si su­rrea­lis­ta y ja­más pa­sa des­aper­ci­bi­do. Hay de­ma­sia­das co­sas pa­san­do al mis­mo tiem­po, y con­tra­rio a co­mo su­ce­de mu­chas ve­ces en la mo­da, está des­pro­vis­to de cá­no­nes de lo que es co­rrec­to o no, tal vez por eso aca­bo ha­cien­do al­go com­ple­ta­men­te fue­ra de lo or­di­na­rio.

En tu per­fil de Ins­ta­gram apa­re­ce la fra­se:

“When you don’t dress li­ke every­body el­se, you don’t think li­ke every­body el­se”. ¿Por qué la es­co­gis­te y qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti?

Es una fra­se de Iris Ap­fel, un ícono de la mo­da que ad­mi­ro mu­cho, por­que creo que es muy cier­to. Cuan­do hi­ce la in­ves­ti­ga­ción pa­ra mi te­sis y tu­ve que de­fi­nir a mi clien­te ideal, me to­pé con to­do ti­po de de­fi­ni­cio­nes ne­ga­ti­vas al­re­de­dor de la pa­la­bra ‘ex­cén­tri­co’, con la que tan­to se le aso­cia a mi mu­sa. Des­de muy chi­qui­ta me enamo­ré de la mo­da y con el pa­so del tiem­po, uno de los me­jo­res con­se­jos que re­ci­bí fue no de­jar­me afec­tar ni por la in­dus­tria ni por las re­glas que im­po­ne la mis­ma so­cie­dad. Ves­tir­me ‘di­fe­ren­te’ me ha oca­sio­na­do mu­chas reac­cio­nes, al­gu­nas bue­nas, pe­ro tam­bién mu­chas ma­las. Lo que sí me ha obli­ga­do es a tra­ba­jar mu­cho más, a es­tar cons­tan­te­men­te pre­pa­rán­do­me pa­ra evo­lu­cio­nar y for­ta­le­cer mi ca­rác­ter.

De igual ma­ne­ra, me pa­re­ce que es la fra­se de bien­ve­ni­da per­fec­ta (o la con­clu­sión per­fec­ta) a quien sea que en­tre a mi cuen­ta de Ins­ta­gram. Es una in­vi­ta­ción a ‘ver’ des­de otra pers­pec­ti­va, a que va­yan más allá de que­rer en­ca­si­llar­me en un es­te­reo­ti­po, es­ti­lo o per­so­na­li­dad y en­ton­ces li­te­ral­men­te a “no pen­sar co­mo to­dos los de­más”.

En las re­des so­cia­les cons­trui­mos una es­pe­cie de al­ter ego, una ver­sión me­jo­ra­da de no­so­tros mis­mos o de quien qui­sié­ra­mos ser. En tu ca­so, creas­te un per­so­na­je pa­ra ha­cer una obra de ar­te. ¿Có­mo con­si­gues se­pa­rar a Me­la­nia del per­so­na­je que has crea­do en las re­des so­cia­les?

En mi opi­nión, soy la mis­ma per­so­na. Pre­ci­sa­men­te creo que por ese mo­ti­vo he po­di­do ex­plo­tar­la tan­to, por­que si mi “per­so­na­je” en Ins­ta­gram fue­ra al­go fin­gi­do o di­fe­ren­te de lo que soy en es­te pro­yec­to, ha­ce mu­cho que hu­bie­ra de­ja­do de te­ner ideas pa­ra pro­du­cir fo­tos. En tal ca­so, pien­so que ha su­ce­di­do al re­vés, me he con­ver­ti­do en ese per­so­na­je que ven en mis fo­tos, he apren­di­do a vi­vir có­mo­da­men­te con to­do ti­po de reac­cio­nes de lo que mi ves­ti­men­ta ha ge­ne­ra­do, por­que de he­cho, no creo que en mi ca­so ese al­ter ego que men­cio­nas sea una ver­sión me­jo­ra­da de mí, pues­to que no me con­si­de­ro par­te de los cá­no­nes de be­lle­za o cuer­po que pue­des ver re­pe­ti­dos in­fi­ni­ta­men­te en las re­des so­cia­les, y eso la ver­dad me ha­ce muy fe­liz.

Emo­cio­nal­men­te, creo que el ves­tir­me to­dos los días del mo­do en el que lo ha­go me da ra­zo­nes pa­ra sa­lir a la ca­lle. Me mo­ti­va a le­van­tar­me ca­da ma­ña­na, por­que se me ha­ce abu­rri­dí­si­mo ves­tir de la mis­ma ma­ne­ra to­dos los días. Ade­más, me en­can­ta ver la reac­ción que pro­vo­co en la gen­te, ni te ima­gi­nas la can­ti­dad de co­men­ta­rios que he re­ci­bi­do y, sien­do ho­nes­ta, no me gus­ta pa­sar la vi­da des­aper­ci­bi­da por­que ¿pa­ra qué en­ton­ces vi­ne a vi­vir?

Al­gu­nos con­si­de­ra­rían tu es­ti­lo al­go kitsch. ¿Por qué tu fi­lo­so­fía de la mo­da es to­do lo con­tra­rio al con­cep­to de “me­nos es más”?

Me di­vier­te ir en con­tra de lo es­ta­ble­ci­do en tér­mi­nos de mo­da, di­se­ño y es­ti­lo. Me man­tie­ne ac­ti­va y alerta crea­ti­va­men­te, a es­tar cons­tan­te­men­te rein­ven­tán­do­me to­dos los días. Ade­más, la reali­dad es que no ten­go pro­ble­ma con ser con­si­de­ra­da una per­so­na con mal gus­to o kitsch. Siem­pre he te­ni­do el apo­yo de mi fa­mi­lia, des­de muy chi­qui­ta me im­pul­sa­ron a desa­rro­llar­me in­de­pen­dien­te­men­te de lo que se es­pe­ra­ría de mí, me die­ron ple­na li­ber­tad pa­ra en­con­trar mi per­so­na­li­dad, la for­ma de ser y ves­tir que me hi­cie­ra fe­liz. Creo que esa es la me­jor res­pues­ta, y en lo per­so­nal con­si­de­ro que “el más es y se­rá siem­pre me­jor”.

Fo­tos cor­te­sía de Me­la­nia Cha­va­rría Nu­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.