C

inst:all magazine mexico - - COLUMNA -

uan­do so­mos ni­ños, to­dos te­ne­mos una cu­rio­si­dad “in­fan­til”, esa que nos mue­ve a ob­ser­var pri­me­ro y to­car des­pués, es la reac­ción más bá­si­ca que se de­be in­ten­tar pro­du­cir al di­se­ñar una ex­pe­rien­cia de usua­rio, en cual­quier lu­gar. Es­to se co­no­ce co­mo “in­ter­ven­ción lú­di­ca”.

Su pro­pó­si­to es crear una dis­trac­ción fí­si­ca y/o psi­co­ló­gi­ca, que trans­por­te a los usua­rios a otro lu­gar don­de se ge­ne­re tran­qui­li­dad, ex­pec­ta­ti­va o sim­ple­men­te pa­ra cam­biar el es­ta­do de áni­mo. Por ejem­plo, en un en­torno la­bo­ral con un am­bien­te muy plano, las in­ter­ven­cio­nes lú­di­cas se­rían idea­les pa­ra fa­vo­re­cer las “pau­sas ac­ti­vas” que es­tá com­pro­ba­do que me­jo­ran la pro­duc­ti­vi­dad, o en un hos­pi­tal don­de pa­cien­tes o vi­si­tan­tes pue­dan cam­biar su “mind­set” (es­ta­do men­tal) y sen­tir­se trans­por­ta­dos tem­po­ral­men­te a otro lu­gar.

Pa­ra en­ten­der por qué la in­ter­ac­ción es un com­po­nen­te que ca­da vez tie­ne más im­por­tan­cia en el di­se­ño de ex­pe­rien­cias, bas­ta con ob­ser­var a la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de per­so­nas “na­ti­vas di­gi­ta­les”. Los ni­ños pe­que­ños que in­ten­tan pa­sar las pá­gi­nas de una re­vis­ta im­pre­sa o to­can in­sis­ten­te­men­te un dis­play que no res­pon­de. Es­to nos ha­rá re­fle­xio­nar so­bre qué y có­mo de­be ma­ni­fes­tar­se la in­ter­ac­ción, sin me­nús ni lis­tas de op­cio­nes.

Vol­va­mos al en­torno la­bo­ral. Jeff Day, CEO de Blue­wa­ter Tech­no­lo­gies, men­cio­na que en una in­ves­ti­ga­ción del Cen­tro pa­ra Or­ga­ni­za­cio­nes Po­si­ti­vas de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan se iden­ti­fi­có el va­lor co­mer­cial de las re­des de ener­gía po­si­ti­vas en­tre los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en un es­pa­cio.

En re­su­men, las per­so­nas que tra­ba­jan en una cul­tu­ra la­bo­ral po­si­ti­va pue­den ser más crea­ti­vas, pro­duc­ti­vas y equi­li­bra­das, mien­tras que las re­la­cio­nes car­ga­das ne­ga­ti­va­men­te ge­ne­ran un im­pac­to abru­ma­dor en la dis­mi­nu­ción de la efec­ti­vi­dad de las or­ga­ni­za­cio­nes.

Es­to tam­bién apli­ca a las in­ter­ven­cio­nes lú­di­cas, que es­tán di­se­ña­das pa­ra en­tu­sias­mar, de­lei­tar y emo­cio­nar a las per­so­nas. Es­to vie­ne de la épo­ca de las pin­tu­ras ru­pes­tres, pa­san­do por el ar­te re­na­cen­tis­ta, has­ta el ar­te mo­derno, con la idea cen­tral de con­tar una his­to­ria (o story­te­lling) co­mo el ob­je­ti­vo de to­das ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.