¿Cuán­to nos que­da por avan­zar?

inst:all magazine mexico - - Editorial -

Es cla­ro que nues­tras gran­des ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas ya es­tán ple­na­men­te in­te­gra­das en cues­tio­nes de co­mu­ni­ca­ción y tec­no­lo­gía. Exis­ten no­ve­do­sos cen­tros fi­nan­cie­ros, co­rre­do­res cor­po­ra­ti­vos, re­gio­nes don­de se han ins­ta­la­do cen­tros de da­tos, fá­bri­cas de hard­wa­re, desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re y mu­cho más.

Pe­ro no podemos ol­vi­dar que millones de per­so­nas que vi­ven en el cam­po si­guen aban­do­na­das. Si aca­so, han si­do to­ca­das por la tec­no­lo­gía ce­lu­lar que les ha pro­vis­to de un ha­lo de luz ha­cia el pro­gre­so. Acep­té­mos­lo, mu­chos de esos es­pa­cios ru­ra­les vi­ven a ex­pen­sas de los desas­tres na­tu­ra­les, no son par­tí­ci­pes de pro­yec­tos de desa­rro­llo in­te­gral y vi­ven co­mo lo han he­cho dé­ca­das sin es­pe­rar cam­bios.

Es­to es una gran di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca de lo que su­ce­de en el Le­jano Orien­te, el Su­r­es­te Asiá­ti­co o Europa: te­ne­mos mie­do al pro­gre­so. Nos ufa­na­mos de nues­tras ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les pe­ro que­re­mos que las co­mu­ni­da­des que las ha­bi­tan si­ga vi­vien­do en el pa­sa­do abe­rran­te; asu­mi­mos que lo her­mo­so de la na­tu­ra­le­za de­be aso­ciar­se con la po­bre­za de sus ha­bi­tan­tes. Po­ne­mos de por me­dio las cau­sas am­bien­ta­les o has­ta el so­ba­do con­cep­to de so­be­ra­nía pa­ra re­te­ner millones de per­so­nas en el aban­dono.

¿Aca­so cons­truir ca­rre­te­ras, vías de tren, ae­ro­puer­tos, re­fi­ne­rías, plan­tas ge­ne­ra­do­ras de ener­gía de­be sig­ni­fi­car des­truc­ción y dis­pen­dio? ¿No so­mos ca­pa­ces de in­te­grar co­mu­ni­da­des al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co del si­glo XXI sin pen­sar que arrui­na­re­mos “su pu­re­za cul­tu­ral”?

To­da la gen­te quie­re pro­gre­sar, quie­re tra­ba­jar y me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da. In­cor­po­rar a pue­blos in­dí­ge­nas, a co­mu­ni­da­des ru­ra­les o a pue­blos ale­ja­dos se­rá be­né­fi­co pa­ra to­dos. Ha­cer­los par­tí­ci­pes de­be ser una con­di­ción obli­ga­da. Ellos sa­brán de­ci­dir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.