Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni: Una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca con el so­ni­do de Bo­se Pro­fe­sio­nal.

inst:all magazine mexico - - Contenido -

Los ca­tor­ce es­pa­cios de es­te in­no­va­dor cen­tro gas­tro­nó­mi­co, ubi­ca­do en Sal­ti­llo, fue­ron so­no­ri­za­dos por la em­pre­sa AVINTECH. Me­dian­te una red Dan­te se co­nec­ta­ron am­pli­fi­ca­do­res, procesadores y más de 200 al­ta­vo­ces de Bo­se Pro­fe­sio­nal. Den­tro de un her­mo­so edi­fi­cio, lleno de de­ta­lles de las cul­tu­ras ita­lia­na y me­xi­ca­na, se en­cie­rra la esen­cia de Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni, un mo­derno cen­tro gas­tro­nó­mi­co que ofre­ce múl­ti­ples op­cio­nes al pú­bli­co de Sal­ti­llo, Coahui­la, pu­jan­te ciu­dad in­dus­trial ubi­ca­da en el nor­te de Mé­xi­co.

Pa­ra sus due­ños, la mú­si­ca es par­te fun­da­men­tal de la ex­pe­rien­cia que brin­dan a los vi­si­tan­tes, por lo que bus­ca­ron un sis­te­ma so­no­ro que ofre­cie­ra ni­ti­dez, co­ber­tu­ra y ope­ra­ción fle­xi­ble. La res­pues­ta fue en­con­tra­da en AVINTECH, em­pre­sa lo­cal de so­lu­cio­nes au­dio­vi­sua­les, quien di­se­ñó e in­te­gró un sis­te­ma de au­dio dis­tri­bui­do a tra­vés de una red Dan­te, con pro­ce­sa­mien­to Con­tro­lS­pa­ce, pa­ra co­nec­tar los más de 200 al­ta­vo­ces de Bo­se Pro­fe­sio­nal que cu­bren con bue­na mú­si­ca los 14 es­pa­cios que con­for­man Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni.

Pro­pie­dad de una fa­mi­lia ítalo-me­xi­ca­na con so­li­das raí­ces en Sal­ti­llo, Il Mer­ca­to na­ce de la crea­ti­vi­dad de Fa­bio Gen­ti­lo­ni, ter­ce­ro de los cua­tro hi­jos de Em­ma­nuel Gen­ti­lo­ni, re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio quien abrió La Te­rra­za Ro­ma­na, un clá­si­co res­tau­ran­te del cen­tro de la ciu­dad, del que Fa­bio to­mó las rien­das cuan­do su pa­dre fa­lle­ció. El nue­vo cen­tro gas­tro­nó­mi­co se ins­pi­ra en el le­ga­do fa­mi­liar, pe­ro con una vi­sión in­no­va­do­ra, arries­ga­da y mu­cho más am­plia.

El Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni el vi­si­tan­te en­cuen­tra seis di­fe­ren­tes res­tau­ran­tes, ca­fe­te­ría, pa­na­de­ría, ba­rra de ju­gos, sa­lo­nes pri­va­dos, área pa­ra ni­ños y has­ta una es­cue­la cu­li­na­ria. To­do ello den­tro de un edi­fi­cio di­se­ña­do co­mo un es­pa­cio con­ti­núo, or­ga­ni­za­do a par­tir de un pa­tio cen­tral des­de el que se co­mu­ni­can las di­fe­ren­tes áreas dis­tri­bui­das en cua­tro ni­ve­les y 8,500 m2 de cons­truc­ción. Su as­pec­to ge­ne­ral com­bi­na ele­men­tos in­dus­tria­les, mu­ros de la­dri­llo, que es un ma­te­rial icó­ni­co de la re­gión, y ob­je­tos re­ci­cla­dos y re­uti­li­za­dos, ob­te­ni­dos del ran­cho de la fa­mi­lia Gen­ti­lo­ni.

“El con­cep­to de Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni es in­te­gral. El ob­je­ti­vo es que el vi­si­tan­te vi­va una ex­pe­rien­cia to­tal en la que go­ce un día al­re­de­dor de la gas­tro­no­mía, pe­ro con un to­que de ar­te, mú­si­ca y buen am­bien­te. Una ex­pe­rien­cia en la que en­cuen­tre siem­pre al­go nue­vo que se con­ju­gue na­tu­ral­men­te con la gas­tro­no­mía”, ex­pli­ca Fa­bio Gen­ti­lo­ni, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni.

De acuer­do a Fa­bio Gen­ti­lo­ni, la ilu­mi­na­ción y el so­ni­do son dos de los as­pec­tos más im­por­tan­tes en un res­tau­ran­te. “Son los ele­men­tos que dan una sen­sa­ción aco­ge­do­ra, los que te in­vi­tan a per­ma­ne­cer o te in­di­can que de­bes sa­lir de ahí lo an­tes po­si­ble. Una bue­na se­lec­ción mu­si­cal nos ayu­da a ex­ten­der el tiem­po de es­tan­cia de los co­men­sa­les e in­cre­men­tar el con­su­mo en con­se­cuen­cia. Así que lo­grar que la mú­si­ca se es­cu­ché bien, con la po­ten­cia ade­cua­da, es un fac­tor de éxi­to pa­ra los res­tau­ran­tes”, se­ña­la el jo­ven em­pre­sa­rio.

En bus­ca del so­ni­do ideal, Fa­bio y sus her­ma­nos eva­lua­ron la ex­pe­rien­cia de AVINTECH y de­ci­die­ron con­fiar en ella pa­ra di­se­ñar e in­te­grar el sis­te­ma de au­dio. Pre­via­men­te, AVINTECH ha­bía in­te­gra­do una exi­to­sa so­lu­ción de au­dio am­bien­tal en los pa­si­llos ex­te­rio­res de Parque Cen­tro, el com­ple­jo co­mer­cial en el que se en­cuen­tra Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni. El di­se­ño de es­te pro­yec­to y la ca­li­dad con la que se es­cu­chan los 80 al­ta­vo­ces FreeS­pa­ce 360P de Bo­se Pro­fe­sio­nal fue­ron bue­nos ar­gu­men­tos pa­ra que la com­pa­ñía fue­se in­vi­ta­da a pre­sen­tar una pro­pues­ta que in­clu­yó el sis­te­ma de so­no­ri­za­ción, ade­más de re­des y vi­deo-vi­gi­lan­cia.

Pa­ra so­lu­cio­nar el re­to de Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni, el equi­po de AVINTECH de­ci­dió crear una red Dan­te pa­ra dis­tri­buir la se­ñal de au­dio a ca­da una de las 14 zo­nas so­no­ri­za­das. La se­ñal via­ja por fi­bra óp­ti­ca des­de el si­te prin­ci­pal has­ta los IDF de ca­da zo­na, en los que se ins­ta­la­ron am­pli­fi­ca­do­res FreeS­pa­ce (IZA 2120HZ, ZA2120HZ y IZA190HZ) y Po­we­rMatch (8500N y 8250N) con­fi­gu­ra­bles en red, de acuer­do a las ne­ce­si­da­des con­cre­tas de ca­da es­pa­cio.

Al uti­li­zar Dan­te, en com­bi­na­ción con Con­tro­lS­pa­ce des­de el si­te prin­ci­pal, se tie­ne gran fle­xi­bi­li­dad pa­ra dis­tri­buir las se­ña­les de au­dio a ca­da área. Des­de per­mi­tir que ca­da una eli­ja el con­te­ni­do de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, has­ta uni­fi­car la dis­tri­bu­ción, lo que se ha­ce cuan­do se pre­sen­ta al­gún con­cier­to en el Pa­tio Cen­tral o una ban­da to­ca en un res­tau­ran­te co­mo La Can­ti­na, por lo que ca­da zo­na cuen­ta con un Con­tro­lS­pa­ce Dan­te End­point y una tar­je­ta de red Dan­te.

Los res­tau­ran­tes y de­más es­pa­cios tie­nen la li­ber­tad de ele­gir mú­si­ca a tra­vés de la pla­ta­for­ma en lí­nea Bran­dT­rack, con seis di­fe­ren­tes ca­na­les dis­po­ni­bles, pa­ra que los en­car­ga­dos de ca­da res­tau­ran­te se­lec­cio­nen el que me­jor se adap­te al mo­men­to del día y el per­fil de los co­men­sa­les pre­sen­tes.

“Des­de un ini­cio, las so­li­ci­tu­des de Il Mer­ca­to fue­ron muy cla­ras. Los res­tau­ran­tes de­bían te­ner li­ber­tad pa­ra con­tar con di­fe­ren­tes fuen­tes de so­ni­do o com­par­tir con­te­ni­dos des­de un es­pa­cio a otro”, apun­ta Héc­tor Mar­tí­nez, di­rec­tor de AVINTECH. “Ade­más, te­nía­mos que cui­dar que el so­ni­do de un es­pa­cio no se es­cu­cha­rá en otro. Es­to fue to­do un desafío, ya que hay mu­chas áreas abier­tas y to­dos los es­pa­cios se co­nec­tan me­dian­te pa­si­llos o pa­tios”, agre­gó Héc­tor.

Un ejem­plo del tra­ba­jo de ais­la­mien­to acús­ti­co se dio en La Can­ti­na, que es un res­tau­ran­te don­de el vo­lu­men de la mú­si­ca sue­na más al­to que en los de­más. Pa­ra re­sol­ver­lo, se ins­ta­la­ron pa­ne­les acús­ti­cos y una cu­bier­ta epó­xi­ca en los ca­se­to­nes de po­li­es­ti­reno del en­tre­pi­so que se­pa­ra al res­tau­ran­te El Ála­mo de La Can­ti­na. Con es­ta me­di­da pre­ven­ti­va se lo­gró re­du­cir el efec­to de los so­ni­dos de ba­jas fre­cuen­cias y ais­lar exi­to­sa­men­te los am­bien­tes de am­bos es­pa­cios.

Pa­ra resolver la so­no­ri­za­ción de la ma­yo­ría de los res­tau­ran­tes, ca­fe­te­ría, pa­na­de­ría y la es­cue­la cu­li­na­ria se ins­ta­la­ron al­ta­vo­ces de la lí­nea FreeS­pa­ce DS 16SE, DS 40SE y al­gu­nos FreeS­pa­ce 3 Se­ries con am­pli­fi­ca­do­res de la fa­mi­lia FreeS­pa­ce IZA. Mien­tras que, en otros es­pa­cios co­mo La Can­ti­na, el res­tau­ran­te Il Giar­dino y el Sa­lón de Even­tos, AVINTECH in­te­gró so­lu­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra ca­da uno.

En el res­tau­ran­te Il Giar­dino, con ser­vi­cio dis­po­ni­ble to­do el día y que se trans­for­ma en un es­pa­cio de am­bien­te fes­ti­vo du­ran­te las no­ches de fin de se­ma­na, se agre­ga­ron al­ta­vo­ces FreeS­pa­ce DS 100SE, Pa­na­ray MB4 y un am­pli­fi­ca­dor Po­we­rMatch 8250N pa­ra in­cre­men­tar las op­cio­nes de po­ten­cia y co­nec­ti­vi­dad al in­cluir la ac­tua­ción de una ban­da o DJ.

Pa­ra ofre­cer to­tal li­ber­tad al mo­men­to de rea­li­zar pre­sen­ta­cio­nes, el Sa­lón de Even­tos cuen­ta con un pro­ce­sa­dor Con­tro­lS­pa­ce ESP en com­bi­na­ción con un am­pli­fi­ca­dor Po­we­rMatch 8250N y al­ta­vo­ces FreeS­pa­ce DS 100SE y FreeS­pa­ce 3 Se­ries.

Por su par­te, en La Can­ti­na se in­te­gró una ver­sá­til y po­ten­te so­lu­ción con un pro­ce­sa­dor Con­tro­lS­pa­ce y tres am­pli­fi­ca­do­res Po­we­rMatch 8500N pa­ra dar la po­ten­cia ne­ce­sa­ria a los di­fe­ren­tes mo­de­los de al­ta­vo­ces Roo­mMatch Uti­lity y Se­rie LT, en com­bi­na­ción con otros mo­de­los FreeS­pa­ce DS 16SE, DS 100SE y FreeS­pa­ce 3 Se­ries.

“Cuan­do vi­si­to al­guno de los res­tau­ran­tes de Il Mer­ca­to es co­mún en­con­trar­me con ami­gos o co­no­ci­dos y to­dos coin­ci­den en que el so­ni­do es muy bueno, crea el am­bien­te ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar de la co­mi­da y al mis­mo tiem­po se pue­de con­ver­sar con los de­más. Es­tos co­men­ta­rios de usua­rios sa­tis­fe­chos son muy ha­la­ga­do­res”, co­men­ta Héc­tor Mar­tí­nez, de AVINTECH.

La rea­li­za­ción de Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin la con­vic­ción de re­unir a los ex­per­tos en di­fe­ren­tes cam­pos. Des­de los ar­qui­tec­tos e in­terio­ris­tas, has­ta el in­te­gra­dor au­dio­vi­sual, ca­da em­pre­sa par­ti­ci­pan­te apor­tó su ta­len­to y ex­pe­rien­cia, lo que ge­ne­ró con­fian­za en los in­ver­sio­nis­tas del pro­yec­to. “Héc­tor, de AVINTECH, nos in­sis­tió mu­cho en uti­li­zar el equi­po de Bo­se Pro­fe­sio­nal. Nos hi­zo com­pren­der que, en un pro­yec­to a lar­go pla­zo co­mo el nues­tro, era im­por­tan­te in­ver­tir en la me­jor tecnología dis­po­ni­ble pa­ra lo­grar el re­sul­ta­do desea­do”, agre­ga Fa­bio Gen­ti­lo­ni. Il Mer­ca­to Gen­ti­lo­ni ha con­quis­ta­do al pú­bli­co lo­cal, des­de jó­ve­nes pa­re­jas o gru­pos de ami­gos, has­ta fa­mi­lias en­te­ras y em­plea­dos de las plan­tas in­dus­tria­les de la zo­na. Tan­to su di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, co­mo su in­no­va­dor con­cep­to han ob­te­ni­do múl­ti­ples pre­mios in­ter­na­cio­na­les. Pa­so a pa­so, es­te cen­tro gas­tro­nó­mi­co se con­vier­te en un atrac­ti­vo pa­ra el tu­ris­mo que bus­ca sa­bo­rear nue­vos pla­ti­llos en un es­pa­cio lleno de con­fort, aten­ción de pri­me­ra y am­bien­te con muy bue­na mú­si­ca.

“Que­re­mos que los vi­si­tan­tes co­noz­can nues­tras raí­ces a tra­vés de Il Mer­ca­to, que es fru­to de nues­tro ori­gen ítalo-me­xi­cano. Los ita­lia­nos son muy de­ta­llis­tas. Los me­xi­ca­nos son muy crea­ti­vos. Y a no­so­tros nos mo­ti­va la bús­que­da de ca­li­dad en los de­ta­lles”, ex­pre­sa Fa­bio. “Mez­clar las cul­tu­ras me­xi­ca­na e ita­lia­na des­de el pun­to de vis­ta gas­tro­nó­mi­co es fá­cil, pues am­bas son muy vas­tas y ri­cas en tra­di­ción. El re­to es in­no­var y con­ta­giar a nues­tros 230 em­plea­dos to­dos los días, pe­ro si te arries­gas, crees en lo que ha­ces y le im­pri­mes el ca­ri­ño que te en­se­ña­ron, es muy fá­cil com­par­tir la pa­sión por un pro­yec­to tan úni­co co­mo es­te”, fi­na­li­za Fa­bio Gen­ti­lo­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.